Testimonio: No tengas miedo al miedo. Por Lola Molina


Y cuando llega el momento… lo sabes.

Sí, lo sabes. De alguna manera, inexplicable, tu cuerpo, tu mente, tu espíritu, lo saben. 

Con cuarenta y seis años, tres hijos, un trabajo al que le había dedicado dieciocho años… Años de miles de kilómetros, de cientos de personas distintas, de decenas de ciudades. De compañeros, jefes, clientes, empresas. Hay un día que te levantas y sabes que es el momento de dar un giro. Durante meses estuve nadando entre las dudas y el miedo. Hacía tiempo que sabía que mi enfermedad seguía progresando y no iba a darme una tregua. Era el día. Y la hora. Estaba dispuesta pero no estaba preparada. No sé si alguna vez se está del todo preparado para decir adiós a tu vida tal y como la conoces, tal y como la has construido y saltar a lo desconocido. Aún más, sabiendo que te lanzas de cabeza a afrontar tus nuevos límites y dispuesta a descubrir sus nuevas fronteras. Mucho miedito. 

La enfermedad renal crónica tiene luces y sombras. Me considero afortunada por tener la alternativa de la diálisis. Mi cicladora tiene nombre desde que llegó a casa y todos los días le doy las gracias. A veces si suena alguna alarma también le regaño y nos vamos juntas de viaje cuando podemos.  No siempre que falla un órgano vital tienes un soporte que te ayude a llegar con calidad a ese momento de plena gratitud, cuando recibes un injerto que devolverá la ansiada “normalidad” a tu vida.

Pero hubo una sombra que me aterró. Desde que me dijeron que las alteraciones neurológicas eran frecuentes. Inquietud en piernas, calambres musculares y rampas, irritabilidad, fatiga y… disminución de la agudeza mental. ¿Queeeeeeee? No puede ser, no lo voy a permitir… Decidí estudiar y mantenerme mentalmente activa. Muy activa. Todo lo que pudiera: cursos presenciales, online, charlas, talleres… Todo lo que se me ocurriera y pudiera. Así hice formaciones en Coaching, Coaching de salud, Inteligencia Emocional, PNL, Gestión de equipos ágiles, scrum… Y autodidacta diseñando contenidos. Me hice paciente mentora en la Escuela Andaluza de Salud Pública y creé Nefrochef.


NEFROCHEF - Nació como una herramienta para ayudar a las personas con enfermedad renal a aceptar y adaptarse a algunas de las nuevas necesidades. Qué y cómo comer. En los talleres de Prediálisis me di cuenta de lo difícil que resulta cambiar hábitos en un momento de tu vida tan complejo y más aún, si cabe, en lo que nos apetece para alimentarnos. Aprender a ser conscientes que una alimentación adecuada puede hacernos sentir más ligeros e incluso a tomar menos medicamentos. 

                                     

Encontré muchas guías, muchísimas recetas, consejos, pero faltaba crear conciencia, animar e implicar a las personas en su proceso de adaptación. Teniendo en cuenta que las necesidades son diferentes si estás en prediálisis, diálisis peritoneal, hemodiálisis o tienes un injerto. Y que no somos islas, la comida nos une y también nos puede separar. Es bueno tener muy presentes a las personas que conviven con nosotros y no tenerlas al margen de algo tan cotidiano y tan familiar que hacemos juntos varias veces al día como es el hecho de comer. 

Busqué colaboradores: cocineros, hosteleros profesionales, nefrólogos, enfermeras…  generosamente aceptaron participar compartiendo información, recetas y trucos para hacer más fácil reducir sodio, potasio, fósforo, adaptar el consumo de proteínas necesario en cada momento, la cantidad de agua y qué bebidas tomar. Mejorar el conocimiento para elegir las mejores decisiones. De una forma cercana y con sentido del humor, que es el aderezo que no debe faltar nunca. Por desgracia y debido a las circunstancias hace un tiempo que estamos entre paréntesis, pero estoy segura que entre todos podremos seguir adelante con este proyecto que no había hecho nada más que empezar.

Hoy he puesto en marcha una web que he creado para mi hermana Mercedes –trasplantada de riñón hace ya algo más de dos años, médico internista y paliativista- y su equipo de profesionales especializados que trabajan en el proyecto aCCurandi (www.accurandi.com ) para cuidar y acompañar a pacientes frágiles, sus familias y cuidadores a través de e-consultas. Pronto empezaré a bucear en el mundo tecnológico gracias a la beca de la Fundación Once en la que he tenido la suerte de que me admitan. ¡Qué emocionante!

Todavía me quedan muchas puertas por abrir, muchos melones que catar… ¡¡JaJaJa!! Dificultades por superar. Agarrarse fuerte a  lo que se nos ofrece a nuestro alrededor y dar las gracias por tenerlo. Y seguir dando. Dando guerra, dando besos, dando abrazos, dando sonrisas y sonreírte…

No me siento capaz de dar consejos ni moralejas, este camino apenas ha empezado. Sólo puedo decir que cuando te despides amigablemente del miedo y no le cierras la puerta -para que vuelva y se asome si te despistas- el horizonte se expande, se encienden las luces suena la música y sabes que lo tienes todo para disfrutar del viaje.


Lola Molina



Muchísimas gracias, Lola. Me ha encantando tu testimonio y tu forma de contarlo. Espero que a mis seguidores les guste tanto como a mí y que vean la vida desde el punto de vista positivo. 

Ana Hidalgo 



Comentarios

  1. Hola soy Ma Elena, mexicana de 49 años y con 8 meses en hemodiálisis. Lola tu testimonio es extraordinario y realmemte anima a seguir buscando la felicidad a través de la terapia ocupacional con todo los problemas de salud, quitarse el miedo y usar este mismo para trascender. Gracias Lola y Ana por nutrirnos con sus experiencias

    ResponderEliminar
  2. Gracias por este testimonio que da luz a los que aún navegamos entre las dudas y el miedo 💖 hermana valiente
    Reyes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Entradas populares de este blog

Filtrado glomerular

Entrevista a Jose Manuel después de su trasplante. Por Sonia Gallego

Entrevista a unos riñones deteriorados (con I.R.C.)