Entrevista a Jose Manuel después de su trasplante. Por Sonia Gallego


Jose Manuel con su nieta

Hola amigos. Hoy estamos  con Jose Manuel Sánchez, un excompañero de hemodiálisis al que acaban de trasplantar hace cinco meses y que tenía ganas de ayudar con su experiencia a todas las personas que estén en su situación. Por eso, hemos decidido hacerle unas cuantas preguntas para que nos cuente su historia y pueda ayudar a toda la gente que está esperando esa llamada, como estamos esperando tantas personas:


-¿Qué sentiste cuando te diagnosticaron la insuficiencia renal? ¿Crees que los médicos  te explicaron bien lo que era esta enfermedad en ese momento?
-A ver, a mí es que no fue algo que me pillara por sorpresa, me lo diagnosticaron hace veinte años más o menos y me dijeron que iba a acabar en hemodiálisis. Los médicos en todo momento se portaron muy bien y me explicaron muy bien lo que era.

-Cuando comenzaste la hemodiálisis, ¿Qué tal la llevabas? Cuéntanos un poco tu experiencia en diálisis por favor.
-La llevaba bien porque, como tú has presenciado, yo soy una persona optimista. Además, me pilló ya a los 72 años y yo tenía mi vida hecha. Imagínate si me pasa con 42 años, ¿qué vida le podría haber dado a mi mujer y mis hijas? Siendo autónomo como he sido, imagínate si me pasa antes…
Mi experiencia en diálisis, en general es positiva tanto por el personal sanitario como los compañeros, y la llevaba bastante bien.

-¿Quién fue tu principal apoyo o apoyos en este periodo?
-Mi familia. Mi mujer, mis hijas y mi nieta.

-¿Cómo viviste esa llamada tan esperada y la espera hasta que te dijeron que era para ti? ¿Y cuándo supiste que el riñón era definitivamente para ti qué sentiste?
-Lo viví con mucha alegría y esperanza. Te voy a contar mis dos llamadas. El 17 de Agosto de 2019 me llamaron y había un riñón para dos receptores. Entonces, como el otro receptor había tenido ya tres intentos yo creí que le daban prioridad por eso porque era compatible con los dos. El médico me dijo “¿no estará usted enfadado porque no es para usted?” y mi contestación fue “Dr., me voy contentísimo porque veo como funciona y lo llevan ustedes, el día que tenga que ser para mí, vendrá, porque yo soy optimista, y sino, pues es que no está de Dios. Con mi edad he tenido bastante suerte en enfermedades de cómo me ha tratado la vida”. Y como ven, el día 6 de Septiembre de 2019 a las doce de la noche me llamaron de nuevo. Cuando llegué al hospital había dos riñones para dos receptores, lo cual ya era un paso adelante. El día 7 de Septiembre a las tres de la tarde entré en quirófano. Antes de conectarnos estábamos contentos los dos, el riñón y yo. El postoperatorio todo funcionó normal según los parámetros médicos. Al tercer día salí de la habitación de aislamiento, lo cual fue un alivio porque ya podía salir a darme paseos por la sala.

-¿Cómo vives ahora tu día a día?
-Cada día que me levanto por la mañana es un regalo que tengo. (Me lo cuenta emocionado y cogiendo aliento para seguir hablando). Suelo hacer tareas en casa, salgo a pasear o a comprar algo y me gusta ir a la biblioteca del centro de mayores a leer la prensa. Hay días que cuido de mi nieta porque su madre está trabajando.

-¿Cómo te cuidas para que ese riñón te dure lo máximo tiempo posible?
-Llevo al 100% las indicaciones médicas. Por ejemplo, ahora me han dicho que no tome nada de alcohol. Aparte de eso, no llevo ninguna dieta estricta. Solamente pocas grasas, sin sal y poco café. Además, ejercicio no es que haga nada concreto, pero ando todos los días llegando a hacerme hasta  4 o 5 kilómetros.

-¿Qué consejo le darías a las personas que están esperando un riñón en estos momentos?
-Que tengan paciencia y sobre todo que se cuiden mucho para que cuando les llegue estén al 100% . Y que sean optimistas, que piensen que les va a llegar.

-¿Qué les dirías a esas personas que quieren donar pero todavía dudan si hacerlo o no?  ¿Por qué hay que hacerse donantes de órganos?
-Que no se lo piensen y que no sean egoístas, Que piensen que la ciencia va a seguir y que nunca se sabe si van a necesitarlo ellos. Todos somos importantes pero nadie imprescindible. Hay que ayudar y dejar lo mejor a las generaciones venideras. Nunca pensemos lo que nuestro país puede hacer por nosotros, sino lo que nosotros podemos hacer por el país.

YO, CUANDO HAGO UN PEQUEÑO BIEN A ALGUIEN ME ENCUENTRO SATISFECHO POR HACER EL BIEN A OTRA PERSONA Y REALIZARLO EN ESE MOMENTO.

Gracias Jose por colaborar y terminar con una gran frase de la que debemos aprender todos. Gracias  por tus palabras tan positivas. Esperamos que te dure muchos años ese nuevo riñón tan esperado amigo.

Sonia Gallego


Gracias Sonia por esta entrevista y por hacer ver que nunca hay que perder la esperanza del trasplante, se tenga la edad que se tenga, si el cuerpo está en condiciones, el trasplante siempre llega.
Un abrazo a ti a Jose.

Ana Hidalgo






Comentarios

Entradas populares de este blog

Filtrado glomerular

El prurito (picor) en la enfermedad renal

Entrevista a unos riñones deteriorados (con I.R.C.)