sábado, 6 de abril de 2019

Cuatro trasplantes

Foto de: Pedro Soriano y #FFpaciente
Son muchas las preguntas que me hacen en torno a este último trasplante... y debo aclarar que cada persona es un mundo y en la misma persona, cada trasplante, puede transcurrir de manera diferente: edad, condición física, rechazo agudo, post-operatorio fácil o complicado... Yo voy a explicar un poco cada uno de ellos, porque ninguno fue igual, ni siquiera parecido.

El primero de mis trasplantes sucedió cuando yo contaba con 17 añitos. Era una adolescente presumida y muy preocupada por los amigos e ir a bailar. Por aquella época me realizaba hemodiálisis. Era joven y fuerte y la operación transcurrió sin complicaciones. Estuve en una habitación aislada durante algo más de una semana (no lo recuerdo exactamente) y de ahí me dieron el alta y para casa y la calle (sin mascarilla). Pero... aquí hay un pero muy grande. El uréter del riñón no estaba funcionando como debía y a los pocos meses del trasplante me tuvieron que ingresar y operar dos veces más (arreglos y al final unir mi uréter con el del riñón trasplantado)... total, el riñón me duró apenas un par de años.

 El segundo, fue de mi padre. Esta vez estaba con diálisis peritoneal. Tenía 20 años. Los dos entramos a la vez en quirófano, quitaron y  pusieron riñón. Una semana en aislamiento y para casa y la calle (sin mascarilla). Desgraciadamente, este riñón no quiso ir desde el principio como debía y a los 4 años dejó de funcionar.

Volví a hemodiálisis y a los 26 años me volvieron a llamar. El tercer trasplante fue muy complicado, yo tenía una gran anemia y no estaba en muy buenas condiciones. Intentaron ponerlo en la parte delantera derecha y no pudieron, así que me abrieron por detrás y me lo colocaron en el sitio habitual de los riñones. Estuve aislada durante un mes y mi riñón tardo 21 día en funcionar. Pero, por contrapartida, este es el que más tiempo me ha durado ¡¡27 años!!  Aquí podéis leer con más detalle como fue la operación.

Y llegamos al cuarto trasplante, que como la mayoría sabe, se realizó hace 15 días. No he llegado a entrar en diálisis, aunque estaba a punto, y tenía todavía una pequeña función renal del 11%. Yo estaba en una perfecta condición física y anímica, y la recuperación está siendo bastante buena. He estado una semana en el hospital ingresada en una planta normal, con puerta abierta, con la única condición de que el que entrara se pusiera una mascarilla. A la semana me han dado el alta y ... para casa y la calle (sin mascarilla). Me encuentro bien, bastante fuerte, con hambre (de hecho, nunca la he perdido) y con intención de cuidarme y quererme mucho y cuidar y querer mucho este maravilloso regalo.

Gracias a todos por vuestro interés y fuerte abrazo.


Ana Hidalgo 



4 comentarios:

  1. Felix Morales Prado6 de mayo de 2019, 13:27

    Hola, Ana. Te escribo desde diálisis. Tengo muchas preguntas. Pero, por ahora, sólo quiero felicitarte por tu nuevo riñón y mostrarte mi admiración por tu valor y tu lucha. Eres una fajadora. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Felix. Te mando un abrazo y muchos ánimos.

      Eliminar
  2. Hola Ana! Gracias por tu historia. Me ha conmovido y animado. Tengo una historia parecida y espero mi cuarto trasplante. Fuerza;D

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...