Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2018

Una enfermera. Tu enfermera*

Imagen
Muchos se plantean que para ser enfermera es necesario una enorme vocación que te lance de forma directa a una profesión que pocos conocemos antes de entrar en la universidad. Y la verdad absoluta es que, para ser enfermera, una buena enfermera, más que vocación, son necesarias otras «prendas». Esto lo he llegado a entender ahora, tras casi treinta años ya de profesión. Lo realmente necesario es que te gusten las personas y lo que haces, desear hacer un buen trabajo, con esfuerzo, dedicación, con estudio… Es necesaria una mente científica, capacidad para ver con humanidad a las personas que tenemos delante y al lado, es imprescindible grandes dosis de empatía, capacidad para aparcar los egos y trabajar en equipo. La vocación existe, por supuesto, pero no es el único ingrediente ni el más indispensable. Una enfermera debe avanzar con su profesión, aportar algo cada día, dejarse enseñar a diario, cuestionarse, ponerse en duda… ¡uuufff, cuántas cosas, ¿verdad!?

Creo que la de enfermera …

Motivos por los que bailo

Imagen
Motivos por los que bailo:
Es bueno para la salud.Regula mi tensión arterial y ayuda a mi corazón.Estimula mi circulación sanguínea.Fortalece mis músculos.Mejora mi resistencia y mi fuerza.Es muy divertido y favorece la coordinación.Mejora mi agilidad, equilibrio y concentración.Mantiene mi memoria activa.Reduce mi estrés, me relaja y ayuda a liberar tensiones.Con el baile quemo calorías y mantengo un peso estable.Me ayuda a fomentar las relaciones sociales.La risa acompaña todos los bailes. En resumen: mejora mi estado físico, mental y emocional.
El baile no entiende de edades, todo el mundo puede bailar. Todos podemos encontrar el tipo de baile que se ajuste a nuestros gustos y se adapte a nuestras necesidades/capacidades.
¿A qué esperas para ponerte en movimiento y bailar?

Este es el vídeo de una de las actuaciones con mis compañeras. Yo estoy atrás, pero voy hacia adelante en el minuto 4




Ana Hidalgo