martes, 17 de abril de 2018

Arroz con alitas de pollo


El arroz es uno de mis platos preferidos y me gusta hacerlo de muchas formas. Para los enfermos renales es un plato que no debe faltar en nuestro menú semanal.  Hoy lo he hecho, un poco "inventado" por mí y que ha salido muy bueno, por lo que lo añado a la lista de mis platos frecuentes. Se trata de un arroz con alitas de pollo. Y aquí os dejo la receta.

Ingredientes para 4 personas:

  • Alas de pollo (2 o 3 trozos de alas por persona)
  • 300g de arroz
  • 700 ml de caldo casero (el doble de arroz y un poquito más)
  • 1 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 2 dientes de ajo
  • 100g de habas congeladas
  • 75g de guisantes congelados
  • Romero seco. Pimienta negra
  • 2 cucharadas de tomate frito
  • 1 cucharadita de pimentón
  • Aceite de oliva
Preparación:

La noche antes cortaremos a trocitos los pimientos y los pondremos a remojar. También se pueden poner en remojo las habas y los guisantes. Cambiaremos el agua varias veces durante el tiempo del remojo.
Se tendrá preparado el caldo casero con antelación (puedes poner un muslo de pollo y pavo, o una carcasa, un hueso de ternera, una ramita de perejil, una hoja de laurel, un trozo de puerro...)


Elaboración:

En primer lugar, herviremos las habas y los guisantes durante unos minutos. Se escurren y se reserva.
En una paellera o en una cazuela ancha se echa aceite y se fríen las alas de pollo, sazonadas con pimienta y romero al gusto. Se dejan dorar bien, y se retiran un poco, para añadir, a continuación, los pimientos. Se dejan que pochen bien y, seguidamente, añadiremos el ajo bien picadito. Se dan unas vueltas y se echa una cucharadita de pimentón dulce, con cuidado de que no se queme. También se añade el tomate frito y se da unas vueltas. Se deja hacer unos minutos.

Después añadimos las habas y los guisantes y, con la cazuela tapada, lo dejaremos cocinar unos 5 minutos más a fuego suave. Echamos el arroz y removemos bien, durante un minuto y enseguida se echa el caldo. 
Si vemos que el arroz se seca, no tengáis problema de añadir un poco de agua. 
El arroz debe quedar en su punto y sin caldo. ¡Y a comer!

¿Lo sabias? El arroz es uno de los alimentos indicados para el enfermo renal, ya que aporta mucha energía con muy poca cantidad de proteína, fósforo y potasio. Para quitar aún más el potasio de las verduras, antes de realizar la paella se pueden hervir unos minutos. 
Recuerda que las verduras congeladas contienen menos potasio que las frescas. 



Ana Hidalgo





lunes, 16 de abril de 2018

Canelo, una historia de lealtad


Canelo era el perro de un hombre que a finales de la década de los 80 vivía en la trimilenaria ciudad de Cádiz, España. Una mascota que seguía a su dueño a todas partes y en todo momento.
Este hombre anónimo vivía solo, por lo que el buen perro era su más leal amigo y único compañero. La compañía y el cariño mutuo los hacía cómplices en las miradas y hasta en los gestos.
Cada mañana se les podía ver caminando juntos por las tranquilas calles de la ciudad cuando el buen hombre sacaba a pasear a su amigo. Tres veces a la semana unos de esos paseos eran hacía el Hospital Puerta del Mar, ya que debido a complicaciones renales, el hombre se sometía a continuos tratamientos de diálisis.

Obviamente, como en un hospital no pueden entrar animales, él siempre dejaba a Canelo esperándolo en la puerta del mismo. “Espérame aquí, compañero”, y Canelo, como siempre, esperaba pacientemente a su amigo. El hombre salía de su diálisis, y juntos se dirigían a casa. Esa era una rutina que habían cumplido durante mucho tiempo.

Cierto día el hombre sufrió una complicación en medio de su tratamiento, los médicos no pudieron superarla, debió ser internado, y a los pocos días falleció. Mientras tanto, Canelo, como siempre, siguió esperando la salida de su dueño tumbado junto a la puerta del centro de salud. Pero su dueño nunca salió.

El perro permaneció allí sentado, esperando. Ni el hambre ni la sed lo apartaron de la puerta. Día tras día, con frío, lluvia, viento o calor seguía acostado en la puerta del hospital esperando a su amigo para ir a casa.
El personal del hospital le explicaba al perro que debía irse a casa, que su dueño habia fallecido, pero el perro no tenía intenciones de separarse de allí. Los días se transformaron en meses y los meses en años


Los vecinos de la zona se percataron de la situación y sintieron la necesidad de cuidar al animal. Se turnaban para llevarle agua y comida, incluso lograron la devolución e indulto de Canelo una ocasión en que alguien hizo una denuncia y la perrera municipal se lo llevó para sacrificarlo.
Nunca se aburrió. Nunca se fue en busca de alimento. Nunca buscó una nueva familia. Sabía que si su único amigo había entrado por esa puerta, por allí debía volver a salir como siempre, y él lo esperaría para volver juntos a casa.

La asociación Agadén lo adoptó y se encargó de cuidar de él. Quisieron darlo en adopción, pero el perro siempre huía para regresar una y otra vez a la puerta del hospital a esperar a su querido y único amigo. La gente de Cádiz lo cuidaba y Canelo se convirtió en el perro del pueblo, en el perro de todos.

DOCE AÑOS fue el tiempo que el noble animal pasó fuera del hospital esperando la salida de su amo con amorosa, estoica e inquebrantable paciencia.

La espera llegó a su fin el 9 de diciembre de 2002, cuando tristemente, Canelo murió atropellado por un auto a las afueras del hospital, cuyo conductor huyó. La vida de Canelo se escurrió por la estela dibujada con su lealtad, pero nos dejó lo único que nos podía dejar: un inolvidable mensaje de amor. Canelo sólo vivía para encontrarse con su dueño, y ahora en la muerte, por fin regresaba con él.

La historia de Canelo fue muy conocida en toda la ciudad de Cádiz. El pueblo gaditano, en reconocimiento al cariño, dedicación y lealtad de Canelo, puso su nombre al callejón y anexo al hospital en el que solía merodear y un relieve en la pared recuerda a este excepcional animal.

Fuente: Pasitos cortos 

A Canelo que durante 12 años esperó a las puertas del hospital a su amo fallecido.
El pueblo de Cádiz como homenaje a su fidelidad. Mayo del 2002.








Ana Hidalgo



                                 

sábado, 24 de marzo de 2018

Calabacines rellenos



Hoy tenemos una receta que nos la envía Ana del Grande, unos deliciosos calabacines rellenos que, en el caso de Ana, son redondos, aunque los podéis hacer con los normales, los alargados. Lo bueno de los calabacines es que aceptan muchos rellenos, en este caso es con carne, pero también se pueden hacer con pollo, atún, huevo, pescado, verduras...

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 calabacines redondos
  • 300 gr de carne picada de ternera (o mezcla, cerdo y ternera)
  • 1/2  cebolla
  • 1/2 pimiento verde
  • 1 ajo tierno
  • Pan rallado
  • Queso para gratinar

Elaboración:
Se hierven los calabacines durante diez minutos. Luego se dejan enfriar. Se parten por la mitad y se les quita la pulpa.
En una sarten aparte se sofrie la cebolla, el pimiento y el ajo tierno. Se dejan unos minutos y a continuación se añade la carne picada.
Una vez la carne está dorada se le hecha la pulpa del calabacín picada y se  remueve bien hasta que queda una pasta. Se puede cuajar echándole una yema de huevo batida (opcional).
Se ponen las 8 mitades de los calabacines sobre una bandeja untada con aceite de oliva y se rellenan con la carne. Se espolvorean con el pan rallado y el queso rallado y se gratinan al horno durante 10 minutos.  ¡¡Y a comer!!

¿Lo sabías? Recuerda que si tienes restricción de potasio debes realizar el remojo de las verduras; en el caso de los calabacines, al ser enteros, si te caben en algún recipiente, los puedes remojar, si no, con doble cocción ya eliminas una buena cantidad de potasio. Es un plato bastante completo, por lo que se puede comer como plato único.

Receta de: Ana del Grande

Ana Hidalgo



martes, 6 de marzo de 2018

Informes hospitalarios que han quedado para la posteridad (Humor)



ESTOS MÉDICOS…

Dicen que los médicos no saben escribir, pero hay algunos que tampoco se les da bien redactar.

Informes hospitalarios que pasarán a la posteridad! Frases sacadas de historiales médicos o de informes reales.
(comentarios "copiraig")

  • El paciente no tiene historial de suicidios.(vaya, que suerte)
  • No había experimentado rigores sino espasmos, pero su marido afirma que ayer estaba muy caliente en la cama.(pues... de eso ha sido)
  • El paciente rechazó la autopsia.(faltaría más)
  • El paciente afirma que siente un fuerte dolor en el pene que se extiende hasta los pies.(Ojito con éste)
  • Resbaló en el hielo y sus piernas fueron en direcciones opuestas a primeros de diciembre.(Estamos en Febrero y no han vuelto)
  • Para cuando se le ingresó, su corazón había dejado de latir y se encontraba mucho mejor.(Dónde va a parar)
  • Al segundo día, la rodilla estaba mucho mejor y al tercero había desaparecido completamente.(¡¡Cómo lo vería la rodilla!!)
  • El paciente se ha dejado los glóbulos blancos en otro hospital.(un lapsus lo tiene cualquiera)
  • La paciente experimenta dolor en el pecho si se tumba de lado izquierdo durante un año.(eso no es nada, otro año sobre el otro pecho y se le pasa)
  • El paciente está deprimido desde que comenzó a visitarme, en 1983. (fue más rápida la rodilla que él.)
  • El historial médico del paciente ha sido insignificante, con un aumento de peso de un kilo durante los últimos tres días.(¿Era un elefante?)
  • La paciente no para de llorar. También parece que está deprimida.(pero vamos, que sólo lo parece)
  • La paciente dejó el hospital sintiéndose mucho mejor, salvo por sus dolencias originales.(Eso es un hospital bueno¡Cómo te tratan!)
  • Sujeto varón de sesenta y nueve años, decrépito pero de aspecto sano. Estado mental activo, pero olvidadizo.(Este es el de los glóbulos)
  • La paciente expiró en el suelo tranquilamente.(ante todo no ponerse nervioso)
  • La piel estaba húmeda y seca.(Ole)
  • El bebé salió, se cortó el cordón umbilical y se le entregó al pediatra, que respiró y lloró de inmediato.(El niño un portento y el pediatra un huevazos, llorar por algo tan normal...)
  • El examen rectal reveló una tiroides de tamaño normal.(menos mal, pobre recto, si llega a ser una tiroides "XXL"...)
  • La paciente " tubo " gofres para desayunar y anorexia para comer.(Ole y Ole)
  • Afirmó que había sufrido estreñimiento durante casi toda su vida, hasta 1989, cuando se divorció.(y ¿cuál fue la mayor alegría?)
  • El paciente presenta dolores de cabeza ocasionales, constantes, infrecuentes.(En qué quedamos, a ver.)
  • El paciente gozaba de buena salud, hasta que su avioneta se quedó sin combustible y se estrelló.(Este médico era presentador de telediarios)
  • El examen de los genitales resultó negativo, excepto por el pie derecho.(Madre de Dios, Madre de Dios, Madre de Dios)
  • El paciente vive con su madre, su padre y una tortuga como mascota, que acude a clases de formación profesional tres veces por semana.(para que luego digan de las tortugas)

Recibido por correo (y lo comparto con vosotros). Espero que os haya hecho sonreír un poco y olvidaros por un momento de vuestros problemas.


Ana Hidalgo



domingo, 4 de marzo de 2018

Bizcocho casero




Este bizcocho tiene mucho éxito en mi familia y en cada aniversario no puede faltar. Además es de fácil elaboración.

Ingredientes:

  • 1 yogur natural normal o desnatado
  • 2 medidas de yogur de azúcar
  • 3 medidas de yogur de harina
  • 1 medida de yogur de aceite de girasol
  • 2 huevos
  • 1 sobre de levadura
  • Un poco de canela en polvo.

Elaboración:

Se mezcla el yogur, el aceite, el azúcar, los huevos y el pellizco de canela en polvo y se bate con la batidora. Cuando esté bien mezclado se la añade la levadura y las 3 medidas de harina, una por una y se sigue batiendo.
A continuación se echa la pasta en un molde previamente untado de mantequilla y harina y se cuece en el horno durante 30 o 40 minutos, más o menos a 200º.
La cocción dependerá del tipo de horno; lo mejor es vigilar e introducir un palillo y si sale seco es que ya está hecho.

¿Lo sabías?  Los bizcochos y la repostería industrial contienen una alta cantidad de sal y suelen llevar aceites vegetales hidrogenados, nada buenos para enfermos renales, hipertensos y con el colesterol alto. Para las personas diabéticas o con problemas de sobrepeso sustituir el azúcar por edulcorante no calórico. Si no se tiene problemas con el potasio se puede añadir cacao y nueces a trocitos.



Ana Hidalgo


domingo, 25 de febrero de 2018

"Dogspital", iniciativa pionera en España. "Porque el cariño también cura"


  Foto de Cadena ser.
http://cadenaser.com/emisora/2017/11/21/radio_ibiza/1511291360_168622.html

No hace mucho que se ha puesto en marcha en España, en concreto en el hospital de Can Misses de Ibiza, un proyecto de visitas de perros a pacientes ingresados.

Los interesados en la visita de su mascota deben solicitar la activación de este protocolo a través de su enfermera de referencia.

Esta magnífica iniciativa proporcionan un gran beneficio tanto al paciente ingresado como a su mascota.

Las visitas tienen que pasar varios controles exigidos, el enfermo ingresado tener el visto bueno del médico y la mascotas, tienen que pasar el control veterinario y de comportamiento por parte de un educador canino.

La persona que tiene que pasar mucho tiempo ingresada en un hospital, echa mucho de menos a su mascota, y la visita de ésta puede proporcionar unos grandes beneficios terapéuticos. Aumenta la sensación de bienestar y alegría al verla y el ánimo sube, repercutiendo en la salud. Ese día, seguro que el enfermo descansa mejor y con la emoción de ver a su querida mascota, se siente con más fuerzas para afrontar su estancia en el hospital.

Es así que la visita de mascotas en hospitales son altamente positivas para mejorar el estado de ánimo de sus dueños enfermos.
¡Ojalá cunda el ejemplo en todos los hospitales de España y se implante esta magnífica iniciativa!

         
                 


Ana Hidalgo

lunes, 19 de febrero de 2018

Pimientos de piquillos rellenos de atún



Hoy vamos a hacer pimientos de piquillos rellenos. Se pueden realizar con rellenos diferentes (bacalao, pollo, carne picada, huevo...), pero yo los voy a rellenar de atún.

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 cebolletas 
  • 1 pimiento verde
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate
  • 3 latitas de atún (180g de peso escurrido)
  • 1/2 litro de salsa bechamel (aprox)
  • 12 pimientos del piquillo para rellenar
  • 4 o 6 pimientos del piquillo para la salsa.
  • aceite. 

Preparación:
La noche antes pondremos los pimientos y las verduras a remojar. Los pimientos los sacaremos del bote y después de lavar bien se ponen con agua limpia a remojar. Las cebolletas, el pimiento verde, los ajos y el tomate pelado se trocean muy finamente y se ponen a remojar. Cambiaremos el agua varias veces.

Elaboración:
Primero haremos la bechamel ni muy espesa ni muy líquida. Se reserva
A continuación pondremos una sartén con aceite y añadiremos las cebolletas, el pimiento verde y los dientes de ajo bien escurridos. Dejamos rehogar un poco y añadimos el tomate. Se sofríe un par de minutos y a continuación incorporamos el atún y lo sofreímos unos minutos más.
Añadimos la mitad de la bechamel, ligamos bien y dejamos enfríar la preparación. Rellenamos con esta mezcla los pimientos de piquillo.
Aparte pondremos en el vaso de la batidora el resto de la bechamel, con los pimientos de piquillos que tenemos aparte y lo trituramos bien.
Colocaremos los pimientos en una fuente refractaria, lo cubriremos con la salsa de la batidora y horneamos a 160º unos 10 minutos.
Quedan perfectos acompañados con un poco de arroz blanco.




¿Lo sabías? Se puede hacer la bechamel utilizando caldo de pescado casero en vez de leche, de esa forma se reduce el aporte de fósforo. Otra opción para hacer la bechamel es con leche de arroz.
Este plato es una buena alternativa para los pacientes en predialisis, porque aporta una cantidad pequeña de proteínas. Si el atún lo pones bajo en sal, será mucho mejor.

Información en cada 100 g:
Cebolletas-   Potasio -250 mg  Fósforo -26 mg
Pimiento verde-  Potasio -120 mg   Fósforo -19 mg
Tomate-   Potasio -242 mg  Fósforo -24 mg
Atún en aceite- Potasio -248 mg  Fósforo -200 mg  Proteínas  -23,8 g
Pimientos del piquillo-  Potasio  -210 mg  Fósforo -25mg
Leche de vaca-  Potasio -139 mg  Fósforo -88 mg
Leche de arroz- Potasio -27 mg


Ana Hidalgo




miércoles, 31 de enero de 2018

Verduras congeladas


La alimentación para un enfermo renal es bastante complicada, sobre todo en la época de prediálisis y diálisis, ya que uno de los minerales que se acumula en nuestro cuerpo es el potasio, además del fósforo, pudiendo provocar debilidad muscular, hormigueos, palpitaciones... Controlar adecuadamente la cantidad que se consume es fundamental.

El potasio, como ya comenté en otro artículo, se encuentra sobretodo en alimentos de origen vegetal como frutas, verduras, hortalizas, legumbres, frutos secos, alimentos precocinados, bebidas gaseosas...

Hoy voy a hablaros de las verduras congeladas; es un buen método para eliminar más cantidad de potasio. Se pueden utilizar verduras frescas, y se congelan bien limpias, o bien se pueden utilizar productos ultracongelados, siempre que no sean platos de verduras precocinadas.

Las verduras congeladas tienen la ventaja de que ya están limpias, enteras o troceadas y listas para su cocción en agua hirviendo (en nuestro caso, remojo y doble cocción). Además, como entre la recolección y la congelación transcurre muy poco tiempo, estos productos conservan muy bien las cualidades nutritivas de las verduras y legumbres frescas, siendo incluso superior su contenido en vitaminas. Por poner un ejemplo, las espinacas frescas pueden llegar a la tienda varios días después de su recolección, por lo que la cantidad de vitamina C que aportan será menor que la que proporcionan unas espinacas congeladas.
Lo que si hay que evitar, son los alimentos precocinados, porque además de contener una cantidad enorme de potasio y fósforo añadidos, contienen más grasas y bastante más sal.

Las verduras congeladas están libres de conservantes, ya que el frío es su método natural de conservación. Es más, la mayoría no tienen ni aditivos, ni sal agregadas. Por ello son muy aconsejables para los enfermos renales.

El proceso de ultracongelación comienza en el mismo momento en que se realiza la recogida de las verduras, desde donde se trasladan a las fábricas, y allí las verduras se lavan concienzudamente, se escaldan, para después someterlas a ultracongelación, es decir, a temperaturas inferiores de -20 ºC, lo que aumenta la vida útil de los alimentos y evita que los microorganismos se desarrollen. Todo ello, realizado con estrictas medidas de seguridad.

Para descongelar la verdura y que pierda más potasio, se puede dejar a temperatura ambiente, o meter en agua durante unas horas, dependiendo del tipo de verdura o legumbre. Por poner un ejemplo: el brecol, lo dejo a temperatura ambiente porque al meterlo en agua queda muy blando (aunque alguna vez lo he hecho), y los guisantes, los pongo en remojo un rato y quedan perfectamente bien, consiguiendo rebajar, aún más, el nivel de potasio.

Y para aumentar el sabor de todas estas verduras y legumbres, y para sustituir a la sal, debemos tener en nuestra despensa todo un arsenal de condimentos, especias e hierbas aromáticas, que aportarán esa "chispa" a nuestras comidas.



Ana Hidalgo


miércoles, 24 de enero de 2018

Pausa relativa






La fuerza de la voluntad, estar en acción y tener mucha constancia, es algo que continuamente os aconsejo y por supuesto, practico. Sin embargo, a veces, lo que nos pide el cuerpo es "dejar de hacer", descansar y relajarnos.
De vez en cuando es bueno hacer una pausa relativa, y en vez de hacer deporte o ejercicio intenso, se puede pasear, caminar tranquilamente o bailar en casa al ritmo de una suave música. Sobre todo, después de pasar un tiempo enfermos, con algún resfriado, alguna gripe, infección estomacal... debemos pararnos y aprender a descansar sin sentir remordimientos de conciencia.

En esa circunstancia me encuentro actualmente; después de estar pasando (porque no hay manera de que me lo quite de encima) un más que molesto resfriado, no tengo ganas de acudir al gimnasio.  El lunes lo intenté, más por cabezonería que otra cosa, pero pude comprobar que no estaba al cien por cien... ni al cincuenta por ciento... ¡Madre mía, que cansancio! Cómo puede, un simple resfriado, dejarme tan "echa polvo".
Es un gran desafío para mí, ya que soy muy activa y enérgica y no estoy muy acostumbrada a detenerme, sino que me gusta estar en continuo movimiento.

Así que, debo tomarlo con paciencia y sí, claro que hago ejercicio, saco a mi perrita a realizar sus caminatas diarias...  Eso ya es algo y en unos días volveré a tener mis magníficas energías.

Si la vida te pide parar... escucha el mensaje y actúa en consecuencia



Ana Hidalgo  


jueves, 11 de enero de 2018

Vencer la apatía y la pereza




Como cada día, esta mañana ha sonado el despertador; con ojos soñolientos, lo apago y pienso: - "me tengo que levantar que tengo miles de cosas que hacer"-.

Al final pasan cinco minutos cuando, poco a poco, comienzo a levantarme. Soy una persona que me gusta cumplir con mi horario y que tengo bastante fuerza de voluntad, aunque a veces no estoy en las mejores condiciones. Pero siempre pienso que hay que ponerse las pilas y funcionar, que la vida está para vivirla y no para quedarse estancado quejándose del cansancio y de los problemas.

Una vez levantada, realizo mis estiramientos, cinco minutos cada día, consiguiendo revitalizar todos mis sentidos y  que se "despierten" mis músculos y huesos aletargados por tantas horas en la misma postura... en esos momentos noto las agujetas que el zumba de la tarde anterior me ha dejado de recuerdo. No me desagradan, pero... ¡ cómo duelen, corcho!

Poco a poco me activo y me pongo en marcha, no dejo que la pereza y el cansancio me venzan. Si tengo que ir más despacio, voy, pero yo cumplo mi rutina y mis tareas.

Es difícil, para las personas con una enfermedad crónica, no dejarse vencer por la apatía y la pereza cuando no se está en las mejores condiciones (por un resfriado, una anemia, una infección, un dolor muscular, diálisis...) Pero lo peor que puedes hacer es, sentarte en el sofá o quedarte en la cama todo el día sin moverte, porque no tienes ganas de hacer nada o estás cansado.
Poco a poco, hay que ir realizando las actividades que se puedan, y aunque parezca contradictorio, hacer  algo de ejercicio suave ayuda a fortalecerse y tener más energía. Si no estás suficientemente en forma, caminar 30 minutos, o una sesión de yoga, pilates o taichi, te pueden ayudar a recuperar las energías más rápidamente.

En cambio, si te encuentras demasiado mal, no es conveniente moverte. Hay que reposar hasta que el cuerpo se recupere de nuevo. Un esfuerzo sobrehumano tampoco es conveniente. Si tienes mucho dolor y malestar, es mejor descansar y tener paciencia.

Todos pasamos momentos de sentirnos apáticos, desganados o simplemente cansados, por diversos motivos, bien sea por la anemia, por una mala noche, o por el trabajo...

En resumen puedo decir que, después de un pequeño esfuerzo, mi día está concluyendo de forma positiva. Parece como si a medida que pasara la jornada mis fuerzas hayan ido aumentando y a pesar del día ajetreado que he tenido, me siento mucho mejor que esta mañana.

Ana Hidalgo



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info