sábado, 9 de diciembre de 2017

Fideos a la cazuela



Hoy os traigo un plato ideal para este tiempo: fideos a la cazuela;  que se pueden hacer de pescado o de carne. Yo los voy a preparar con costilla de cerdo, pero también se pueden hacer con pavo, pollo, atún, mariscos...
Es una receta muy sencilla, pero muy sabrosa.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1/2 Kg. de costillas de cerdo cortadas a trocitos
  • 400 gr. de fideos perla o del nº 4
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla pequeña o cebolleta
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • Una cucharada de tomate frito
  • 150 gr. de alcachofas congeladas
  • Pimienta
  • Agua o caldo casero (de carne o verduras)
  • Especias para estofado (opcional)

Preparación:
La noche antes se trocean las verduras (ajo, cebolla, pimiento rojo y pimiento verde) y se ponen a remojar, cambiando varias veces el agua.
Cuando se vaya a preparar el guiso, un rato antes se sacan las alcachofas del congelador y se ponen en agua.

Elaboración:
Se pone una cacerola al fuego con aceite y cuando esté caliente se añaden las costillas sazonadas con pimienta. Se deja que se doren bien, y cuando están bien doraditas, se retiran hacia un lado de la cazuela y, en el hueco que queda, pondremos las cebolla, los ajos y los pimientos (bien escurridos). Bajamos el fuego y se deja pochar.
Cuando esté todo bien pochado, añadiremos la cucharada de tomate frito, las alcachofas, las especias para estofado (si tenéis) y la pimienta al gusto. Se dan unas cuantas vueltas y se añade el agua o el caldo. Dejamos hervir unos 15 minutos para que las costillas se pongan tiernas. A continuación echaremos los fideos y un poco de colorante.
Dejaremos hervir el tiempo que pone en el paquete de los fideos.

¿Lo sabías? Este plato ha de quedar caldoso. Si os habéis pasado con el caldo, no pasa nada, lo sacáis y lo reserváis. Los fideos se tragan el caldo enseguida, por eso, si os quedan muy secos, hay que ir añadiendo agua o caldo, si es necesario. Quedan igual de buenos y son muy agradecidos. Si os sobran podéis hacer lo mismo, calentarlos con un poco más de agua o caldo. Esta receta es ideal para prediálisis ya que si os echáis poca carne aportará poca proteína.
IMPORTANTE: Recordad que el caldo cuenta como líquido, si tienes restricción debes comer los fideos secos, sin caldo

Cantidad por cada 100g de alimento:
Costilla de cerdo-              Potasio- 260 mg Fósforo- 240 mg  Proteína- 17,10 g 
Fideos (pasta)-                   Potasio- 67 mg    Fósforo- 165 mg  Proteína- 12,5 g
Cebolla-                              Potasio- 130 mg   Fósforo- 36 mg
Ajo-                                     Potasio- 446 mg  Fósforo- 134 mg 
Pimiento rojo-                    Potasio- 160 mg   Fósforo- 22 mg
Pimiento verde-                 Potasio- 120 mg   Fósforo- 19 mg
Alcachofa congelada-        Potasio- 248 mg   Fósforo- 58 mg
Tomate frito-                      Potasio- 280 mg   Fósforo- 39 mg


Ana Hidalgo




domingo, 3 de diciembre de 2017

Pronto llega la Navidad y con ella el estrés Navideño


Se acercan las fechas Navideñas y para muchas personas el estrés se acentúa. Un amplio porcentaje de la población asegura que a medida que se acercan las Navidades se van poniendo más nerviosos.

Es verdad que en estas fechas llegan las luces de colores, las tiendas decoradas, las calles llenas de gente cargadas con paquetes y regalos; aunque, al igual que en años anteriores, con esta crisis más bien son paquetitos.
Llegan los días de comer y beber sin parar, de hacer excesos, y de empachos, gastritis y de las sales de frutas.
Llegan las eternas sobremesas y reuniones con familiares y amigos que solo vemos muy de vez en cuando. Llegan los días de dejar la Visa temblando, y temblando nosotros pensando en el mes siguiente cuando lleguen las facturas.
Llegan los días de las risas y los nervios de los niños esperando lo que les traerá el Papá Noel o los Reyes Magos o ambos a la vez.

Pero también llegan los días, para muchas personas de los agobios, del cansancio, del desear que pasen pronto, de las depresiones y de la tristeza, si en ese momento falta un ser querido. Llegan las eternas discusiones familiares, el tener que repartir bien las Fiestas para no quedar mal con nadie y evitar enfados, y ,¡cómo no! los quebraderos de cabeza para preparar y elaborar los menús Navideños.

Uno de cada cinco españoles sufre del llamado estrés navideño. En esta época el estrés puede alcanzar niveles insospechados.La causas que más estrés provocan en estas fiestas son:

  • La compra de los regalos en el último momento.
  • No saber que regalar, o verse " forzados" a regalar por compromiso.
  • La preocupación que conllevan los gastos extras.
  • Ir de compras, dar mil vueltas y no encontrar lo que se busca.
  • Tomar decisiones de dónde y cómo se van a celebrar las fiestas.
  • El estrés de las preparaciones; tanto de menús, como vestido, peluquería etc.
  • Sentirse forzados a "estar felices" porque es Navidad y es casi una obligación quererse en esta época.

La forma de enfrentarse a estas situaciones es teniendo mucha tranquilidad y anticiparse a todo:

  1. Organízate. Hay que preparar la lista de las compras y de los alimentos que se vayan a preparar con tiempo.
  2. Prepara un presupuesto y no te pases de ahí.  Evita los desastres económicos. Las compras y los regalos deben estar de acorde con lo que puedes pagar.
  3. Hay que comprar los regalos poco a poco y fijarse una fecha tope. No dejarlo todo para el último minuto.
  4. En estas fechas se reúnen las familias que a veces tienen conflictos. Evita hacer comentarios que puedan causar molestias y arruinar la fiestas. Recuerda que la manera de pensar y las costumbres no se cambian porque llegue la Navidad.
  5. Ten expectativas realistas, no pretendas que todo vaya a quedar perfecto y que todo el mundo se vaya a portar a las mil maravillas.
  6. Evita quedar exhausto. Establece prioridades y piensa bien el tiempo que tienes disponible tú y tu familia.
  7. Planifica un tiempo para estar con tu pareja o para estar a solas.

La Navidad puede ser muy relajada si decidimos tomarnos un tiempo para nosotros mismos, pequeñas acciones como salir a caminar, dormir una siesta, hacer respiraciones profundas (un arma ideal contra la tensión y el estrés) y disfrutar de un buen momento con amigos, puede ayudar a manejar el estrés, y estaremos así cuidando de la salud de nuestro corazón.
Intenta dormir 8 horas diarias para funcionar bien durante el día. No podemos pretender rendir si no le hemos dado suficiente descanso a nuestro cuerpo

En fin, paciencia y a disfrutar.


Ana Hidalgo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info