martes, 24 de octubre de 2017

Sin miedo a sonreír. Por Belén Pazos


Me encanta la energía que se transmite en esta página. Aquí te dejo mi aportación como energía y toque de humor. Mil besos:

Mis riñones, esos pequeños celosos compulsivos y acaparadores de mis atenciones, me hacen pasar por situaciones surrealista. Una acude a un nutricionista esperando encontrarse con la famosa frase "somos lo que comemos"; y juro que piedras no he comido nunca.

He de confesar que me senté con pocas ganas de cambiar y mejorar mi dieta, pero lo que me encontré, en casi dos horas de consulta, es para contar. La "nutricionista", primero me preguntó por mi alimentación; y en tono serio me explicó que mi alimentación no era mala.¡Ufff!, eso lo sabía, tengo de maestra a mi abuela Isabel y sus recetas ancestrales.

Después, se dedicó a preguntarme por cosas que nada tenían que ver con nutrición. Eso me puso nerviosa, lo reconozco. Terminó clavando sus pupilas para afirmar rotundamente "Todos ; absolutamente todos tus problemas renales están en tus miedos. Miedos infantiles y miedos adultos disfrazados de seguridad. Somos emociones, has tenido mucho miedo y lo tienes". -me dijo-. Así terminó la consulta entre evoluciones de animales varias, pero eso ya es otra historia.

Al llegar a casa pensé en mis pobres riñoncitos. ¡Toda mi vida guardando mis miedos en ellos; pensando en lo malísimos que eran, y los pobres, sólo se defendían a pedrada limpia de ese hijo puta del miedo! Un miedo que crecía y se escondía callado para aniquilar, herir y paralizar mis decisiones mientras mis dos héroes luchaban valientes y decididos mostrando su supremacía y poder. Mis dos pequeños camaradas, batallando con ese asesino mutilador para que no lograse salirse con la suya.

Y ahora, después de tantos años de trabajo no agradecido, con todo el dolor de su riñón , han protestado y se han puesto de huelga. En el cartel reivindicativo se puede leer "¡Basta ya!, defiéndete tú!" . Y yo, que no quiero perder unos trabajadores tan leales, he mirado en mi interior y he podido ver a ese seductor de Don Miedo dominante y poderoso. Lo he agarrado por la solapa y le he gritado con valentía:
He venido a este mundo para hacer realidad mis pequeños grandes sueños. No me cansaré de luchar. Y tú, JAMÁS, me arrebatarás las ganas de VIVIR.

Belén Pazos



Ana Hidalgo


1 comentario:

  1. Que gran verdad Belén!!!mi nefrologa me dijo que escondía en mi interior y sin querer y sin pensarlo le dije el abandono de mis padres,no sentirse querida ni bienvenida en este mundo!!!y yo creía que lo tenía asumido y que nunca me había importado y de pronto me so cuenta cuanto me duele!!!pero.....mi único riñón se está cansando de sufrirlo y me lo a echo saber!!!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info