viernes, 15 de septiembre de 2017

La vida es única y no hay que desaprovecharla



La vida es única... ¡vívela, disfruta, ríete todo lo que puedas! Estruja todo su jugo y absorbe todo lo positivo y rechaza lo negativo.

No es fácil, lo sé muy bien, para alguien que padece una enfermedad crónica, tener una forma de pensar positiva y optimista.
Muchas personas se extrañan de las cosas que escribo y de la positividad que irradio. Pero es que, chicos y chicas, ¡no queda otra!. Si no lo haces de este modo ¿Qué te queda? ¿Amargarte toda la vida y amargar a los demás?, ¿Encerrarte en tu mundo de dolor y tristeza, llorar y quejarte? o ¿Lamentarte continuamente de haber sido tú el/la que ha has contraído una enfermedad crónica? y el clásico de ¿Por qué a mí?... ¡Y estar así toda la vida!... No, gracias.

A menudo me preguntan y me piden consejo para cambiar su forma de ver las cosas, de ver su enfermedad y de no estar continuamente pensando en lo que va a pasar. No voy a negar que he tenido, tengo y tendré mis épocas malas, como todo el mundo, que he caído y me he arrastrado de dolor y tristeza, he derramado muchas lágrimas y me he visto baja de moral, pero siempre, absolutamente siempre, he sacado fuerzas de donde fuera, para volver a levantarme y remontar, para seguir siendo la misma de siempre.

La mayoría de enfermos crónicos tenemos momentos en que nuestras fuerzas llegan al límite, pero hay que pensar que nada es eterno y que al igual que llegan épocas malas también llegan las etapas buenas, aunque en esos momentos, de inmenso dolor, tristeza y desesperación no se pueda, ni siquiera, llegar a imaginar.

Creo que a mí también me ha ayudado mucho mi fuerte carácter, mi empuje, voluntad y constancia (por no decir, mi tozudez). No me rindo fácilmente, y cuando se presenta algún problema, tanto físico como emocional, al principio, parece que vaya a caer moralmente, pero sólo es un tropezón, tras el cual me vuelvo a levantar con más fuerzas y con más ganas de luchar y de seguir batallando.

Por eso hay que decirse uno mismo... ¡Yo puedo! y seguir siempre adelante, sin mirar atrás, y sin preocuparse demasiado por lo que llegará... viviendo el presente intensamente y saboreando esos momentos buenos que nos vayan llegando.

La vida es única y no hay que desaprovecharla. Así que hay que actuar y empezar a pensar en positivo.


Ana Hidalgo



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info