miércoles, 9 de agosto de 2017

Personas y vidas. Xavier Moll: El esfuerzo tiene su recompensa



Me gustaría primero de todo dar las gracias a mi mujer Dèlia; sin ella esta historia no sería posible ya que ella fue la donante.

Hace más de 25 años decidí hacer un cambio de vida; me tomé mucho más en serio el deporte y adopte hábitos de vida saludables. En ese momento, no sabía lo importante que sería ese cambio 22 años más tarde, la alta montaña en varias disciplinas, junto con la bici de carretera y el gimnasio, entraron a formar parte de mi vida.


 Fue precisamente en una prueba de esfuerzo que el doctor me comentó que en mi sangre había una proteína que no debería estar. Un reflujo en la orina había dañado mis riñones y me empezaron a controlar en el hospital Germans Trias. 
Mi función renal fue bajando hasta que, en junio del 2015, me comentan que mis riñones solo filtran un 12%. Gracias al haberme cuidado, podía seguir haciendo vida totalmente normal, incluso el mismo deporte que hacía antes; rampas o sensación de cansancio eran solo los únicos síntomas de que algo ya empezaba a ir mal.




A finales de Septiembre del 2015 me trasplantan. En 14 días ya comienzo a pasear por la montaña del Maresme. En un mes vuelvo al gimnasio y en cinco semanas cojo la bici de carretera, siempre con el visto bueno de los médicos, cirujano y nefróloga. Y en menos de tres meses vuelvo a subir montañas con mi mujer, (Matagalls, Pedraforca o Puigmal).
Sin duda estaba recogiendo el fruto de haber hecho deporte, que sin llegar a ser profesional, sí ha sido de alto nivel.


Estas fotos que comparto, gracias a Ana Hidalgo, son fruto de la constancia de esos 25 años, y del trabajo específico de año y medio en el gimnasio. 
Los últimos seis meses han sido muy duros, pero si consigo que personas trasplantadas o enfermos renales, que se encuentren bien, se animen a caminar o ir a un gimnasio, una horita tres veces por semana, estaré muy contento.

Ana habla muchas veces de la autoestima y de estar bien con uno mismo, lo comparto al cien por cien, y encima la actividad física, dentro de los límites de cada uno, nos ayudará a controlar los efectos secundarios de la medicación.
Por último dar las gracias a mis amigos Marta y Jordi, la primera por animarme hacerme las fotos, y a Jordi por ser el autor.
Un fuerte abrazo







Haz clic en las fotos para verlas de tamaño real

Xavier Moll




Ana Hidalgo



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info