Si estás triste... ¡Llora y exprésate!


Sabéis que en mi blog y en mi página de Facebook procuro siempre dar consejos de positividad y optimismo, de alegría y de vida. Pero, como ya he dicho en algún que otro artículo, no es beneficioso mantener una sonrisa de oreja a oreja cuando estás pasando por una mala etapa en tu vida.
No es obligatorio fingir que estás bien, aguantar las ganas de llorar y tragarte esas lágrimas que luchan por salir y hacer que te derrumbes.
No hay que forzarse a reír cuando no tienes otra cosa en tu cabeza que el dolor y la preocupación. La tristeza es un sentimiento muy natural.
Muy al contrario, hay que expresar lo que sientes, soltar el lastre que vas arrastrando y que te impide continuar con tu vida. La emociones contenidas son dañinas para la salud física y mental. El reprimir el llanto no favorece la salud. Otra consecuencia de aguantarse el deseo de llorar es que se contiene más rabia y agresividad.  Lo ideal es el equilibrio.

Date permiso para estar triste de vez en cuando, para llorar, para gritar y para enojarte. No pienses que haces mal, al contrario, después de soltar esa cadena de emociones te sentirás mejor. El cuerpo habrá expresado su pesar y te dará la oportunidad de poder relajarte y reflexionar.

Cuando se llora, se liberan hormonas del bienestar que ayudan a disminuir los niveles altos de angustia y que actúan como un calmante natural de las emociones intensas.

Después de ese "bajón"... de llorar y de expresar tu pena, tu rabia o tu enojo, remonta y vuelve a ser como siempre... alegre, positivo y optimista, e incluso mucho mejor.

Los enfermos renales pasamos por muchas etapas (prediálisis, diálisis, trasplante, rechazo, complicaciones...) y debemos aprender que aunque seamos luchadores, fuertes y positivos, podemos expresar nuestros sentimientos y nuestras emociones negativas cuando sea preciso.
Hay que enfrentarse a las emociones. Hay que aceptar que tanto las emociones positivas como las negativas forman parte de la vida y que en ocasiones hay que sentirlas.

Y luego, después de la tormenta, llega la calma y la tranquilidad y se entra en un estado de relajación. Vuelven de nuevo nuestras ganas de luchar, de seguir viviendo y  de disfrutar de los pequeños detalles de la vida.


Ana Hidalgo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Filtrado glomerular

Bañarse con un catéter de diálisis peritoneal es posible

Ideas de menús para pacientes en hemodiálisis