jueves, 25 de mayo de 2017

Medicamentos genéricos ¿nos confunden?



Muchos de nosotros tomamos medicamentos que son genéricos, es decir fármacos que salen al mercado una vez caducada la patente del fármaco de marca. Los medicamentos genéricos contienen exactamente la misma cantidad de principio activo y producen exactamente el mismo efecto que los de marca. En resumen, son idénticos en calidad, eficacia y seguridad.

Estamos acostumbrados a identificar los medicamentos por la marca comercial que tomábamos o que son muy conocidos (Ejemplo: es frecuente que se hable de Nolotil en lugar de Metamizol, o de Gelocatil en vez de Paracetamol, o de Aspirina, en vez de ácido acetilsalicílico). Esto puede suponer un riesgo de duplicidad en la administración. Si quieres evitarlo, aprende el nombre de tus medicamentos no sólo por el nombre comercial, sino también por el principio activo correspondiente.

A veces, cuando voy a comprar a la farmacia mis medicamentos, veo que hay personas que se quejan de los cambios en la marca que les dan, con el trastorno que ello supone, sobre todo a las personas mayores o polimedicadas. Incluso en muchas ocasiones rechazan los medicamentos genéricos.

Para las personas polimedicadas puede suponer un quebradero de cabeza cuando un mismo medicamento tiene diferencias en la presentación; la apariencia es muy importante. Los genéricos también tienen diferentes "marcas", y cuando vas a la farmacia te pueden dar cualquiera, lo que puede crear confusión, sobre todo a las personas mayores. Yo misma he llegado a tener tres cajas diferentes de atorvastatina.

También es bastante frecuente que una misma pastilla, por ejemplo la atorvastatina, tenga diferentes formas y/o color, ya que los laboratorios que los fabrican no tienen la obligación de mantenerlas iguales. Esta complicación se añade a las diferentes cajas (más grandes, más pequeñas, con diferentes colores...). Las personas mayores o polimedicadas, una gran mayoría, están acostumbradas a nombrar las pastillas por su apariencia (es frecuente que hablen de sus pastillas como la pastilla grande y blanca, o la cápsula azul... por poner un ejemplo).
Como esto no se puede evitar, debemos tener algunos trucos que nos ayude en la identificación y evitar equivocarnos:
  • Es conveniente aprender, como he dicho más arriba, a identificar los medicamentos por su composición, además de la marca comercial. 
  • También es bastante útil tener siempre el mismo lugar para cada medicamento, de ese modo aunque tengan diferentes cajas y diferentes formas y colores, sabremos que ahí se pone, por seguir utilizando el mismo ejemplo, la atorvastatina, y al lado el atenolol... y así sucesivamente con los demás medicamentos.
  • A ser posible, pediremos en la farmacia que nos den siempre la misma marca; si es necesario llevaremos el cartón de la anterior medicación.
  • En caso de personas mayores o con las facultades cognitivas reducidas, siempre tendrán a otra persona que supervise la toma correcta de sus medicamentos.


Ana Hidalgo





2 comentarios:

  1. Yo el problema que he tenido con los genéricos es que aunque el principio activo es igual sí hay diferencias en cuanto a excipientes (p.e. lactosa). La medicación que tomo me la apunto con los dos nombres (genérico y comercial).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elah. Muchas gracias por dejar tu comentario en mi blog.
      Un saludo

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info