martes, 25 de abril de 2017

¿Qué hacer para pensar en positivo ante la enfermedad?



Está comprobado. Una vida activa con ejercicio moderado, realizado de forma continua, una buena alimentación, adecuada para cada etapa de la enfermedad, una visión positiva, tener metas y objetivos (que no sean inalcanzables, claro) y la autoestima y el ánimo bien altos, sirven para que la enfermedad sea más llevadera. Siempre surgen problemas, obstáculos y patologías oportunistas que intentan arruinar el espíritu de lucha y de optimismo. Pero el poder de la mente y la ilusión por vivir,  de las personas que somos optimistas y positivas, son más fuertes.

El estado de ánimo puede ser de gran importancia en la aceptación de la enfermedad y en la mejora de la calidad de vida del enfermo. Oponer resistencia y negar la realidad solo sirve para sufrir más y hacer que los que están a nuestro alrededor sufran con nosotros.

Unos pequeños consejos te ayudarán a afrontar con optimismo la  enfermedad:

  1.  Es importante centrar nuestra atención en el momento presente. No debemos adelantarnos a los acontecimientos que tienen que llegar. No sabes qué va a pasar e incluso puede que todo sea de menor importancia de lo que le estás dando mucho antes de que llegue. Si tienes algo que te angustia o te preocupa, busca una actividad u ocupación que requiera de toda tu atención.  Por ejemplo: leer un buen libro (uno que te guste de verdad), quedar con un amigo para comer, salir de excursión con la familia, ir al cine... en fin, hay miles de actividades que pueden ayudarte a salir de ti mismo y mantener tu mente entretenida. Es posible disfrutar de la vida y de los pequeños detalles más allá de la debilidad física.
  2.  Procura acercarte a personas optimistas y que estén llenas de energías. Te contagiaran y te ayudarán a tener más ilusión y alegría. Por el contrario aléjate de aquellas personas que roban tu energía y que son negativas. El aislamiento no es bueno a nivel emocional, deja que te acompañen y no te encierres en casa. Aunque también, a veces, sienta bien estar un rato solo; siéntete libre a la hora de elegir pasar un rato "a solas contigo". 
  3.  Algo que puede ayudar a ser más optimista es conocer tu enfermedad. El desconocimiento y la desorientación a nivel emocional de una persona que es diagnosticada con una enfermedad crónica, es un terrible sufrimiento. Es habitual que el enfermo se pregunte "¿Por qué me tuvo que pasar a mí?". Consulta al médico todas tus dudas, pregunta todo lo relacionado a tu enfermedad que quieras saber y no te vayas de la consulta sin haber comprendido todo.
  4. Realiza ejercicio. El realizar una actividad física además de fortalecernos físicamente y de hacer que nos encontremos con más fuerza y resistencia,  nos hace sentirnos muy bien. Eso se debe a la liberación de endorfinas, unas sustancias químicas que producen sensación de felicidad y euforia. También mejoran la autoestima por lo que se eleva la percepción positiva del atractivo de uno mismo, y en consecuencia, hace que te valores más y estés más positivo y optimista.
  5. Celebra cada pequeña mejoría que tengas o cada revisión o consulta pasada satisfactoriamente. Prémiate porque te lo mereces. Puede ser: compra ropa nueva, un masaje, un tratamiento de belleza, un dulce, algún plan con familia o amigos... en fin, aprende a tratarte con cariño, con respeto y a valorarte de verdad.
  6. Ríe... ríe mucho. La risa es una auténtica medicina que alivia cualquier mal. Puedes acudir a un taller de risoterapia, ir a ver una película de risa,  un teatro de humor... cualquier momento es bueno para reír, para relajarse, potenciar emociones agradables, conocer gente interesante...
  7. Evita comparaciones. Las comparaciones de cómo eres tú y de cómo es otra persona, son perjudiciales para tu salud mental y tu autoestima. Nada mejor que ser uno mismo y aceptarte tal y como eres. La frustración y la rabia son pensamientos negativos que nos pueden llevar a la depresión.
  8. Cuida tu imagen. Aunque estemos enfermos, no tenemos que parecerlo (esto es algo que repito constantemente). Verte bien es una manera de sentirte bien. El cuidado personal te renueva, te reconforta y ayuda a romper con el pesimismo. 
  9. En caso de que lo necesites, es adecuado acudir a un especialista que te ayude a exteriorizar tus sentimientos y emociones. Hay personas que les es muy complicado salir del pesimismo y la tristeza en la que están enclaustrados, por lo que necesitan un punto de apoyo que les guíe y les ayude a salir y enfrentarse a la situación en la que se encuentran.
                           Y... SOBRE TODO... DISFRUTA DE LA VIDA




Ana Hidalgo


  


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info