jueves, 22 de junio de 2017

Filetes de pechuga de pollo al limón


Hoy os traigo una idea para variar los típicos filetes de pollo a la plancha con mucho sabor. Es una receta muy sencilla y rápida de hacer.

Ingredientes:

  • Filetes de pechuga de pollo
  • Media cucharada de orégano
  • Media cucharada de romero 
  • Zumo de un limón
  • Aceite de oliva y pimienta.
  • Una cucharadita de azúcar 

Preparación:
En un recipiente o en un bol ponemos el zumo del limón, un chorrito de aceite de oliva, el romero y el orégano. Lo mezclamos todo bien y se lo añadimos a los filetes de pollo. Lo dejamos en esta maceración como mínimo media hora (si es más tiempo mucho mejor).


Elaboración:
Una vez que ha pasado el tiempo de maceración, sacamos los filetes del líquido y añadimos pimienta al gusto.
En una sartén, con un poquito de aceite (muy poquito), se van friendo con cuidado de que no salpique (yo lo hago con la sartén tapada para evitar accidentes). Una vez dorados los filetes se reservan aparte.
En el mismo aceite de freírlos, añadiremos el líquido que nos quedó del macerado con una cucharadita de azúcar y lo movemos bien  para que se despeguen todos los jugos de la carne.
Lo dejamos al fuego durante un par de minutos o hasta que la salsa empiece a espesar.
A la hora de servir colocamos los filetes en los platos y añadimos un poco de salsa por encima.


¿Lo sabías? En vez de romero y orégano, puedes añadir la mezcla de hierbas Provenzales si las tienes.
 Es un plato ideal para trasplantados y para los que están en diálisis. Si estás en prediálisis y tienes que reducir las proteínas, come una pequeña porción y controla durante el resto del día la ingesta de proteínas.

Pollo-    Potasio- 359 mg   Fósforo- 200 mg    Proteínas-   20,6 g 
Limón-  Potasio- 148 mg   Fósforo-   16 mg


Ana Hidalgo


domingo, 18 de junio de 2017

"Sala de espera" Donar vida no cuesta nada...¡Dona!





Os invito a leer la revista "Sala de espera"  en la que su autor, Israel Gil López, @Israel_GL, periodista y redactor de TV, habla sobre las donaciones y los trasplantes.
En ella me realiza una estupenda entrevista, junto a la de el Dr. José María Ferrer.

"Decisiones como la de ser donante de órganos, tejido y médula resulta fundamental para salvar vidas. No olvidemos que podemos necesitar que nos trasplanten un órgano un día para seguir viviendo".


¡DONA Y REGALA VIDA!


Entra en la revista  "SALA DE ESPERA"  y lee


Israel Gil López (autor de la revista)





Ana Hidalgo






lunes, 12 de junio de 2017

Tabulé (para enfermos renales)



El tabulé es una ensalada fría, muy refrescante, oriunda de Siria y Libano. Se prepara con sémola de trigo (cous-cous). Una receta ideal para tomar en época de calor. El ingrediente principal, como he dicho es el cous-cous. El resto de ingredientes varía en función de los gustos.

Ingredientes para 4 personas:

  • 250 gr de cous-cous
  • La misma cantidad de agua que de cous-cous
  • 1 pepino
  • 1 o 2 tomates 
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde pequeño
  • Un trocito de cebolleta o cebolla
  • El zumo de 1 o 2 limones
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Perejil y hierbabuena o menta fresca
  • Aceitunas negras

Preparación:
La noche antes, o varias horas con antelación se cortan en cuadraditos las verduras y se ponen a remojar, cambiando el agua un par de veces en ese tiempo. De ese modo quitaremos bastante potasio a las verduras. Igualmente se puede poner a remojar el perejil y la menta.
Las aceitunas negras también se pueden poner en remojo e ir cambiando el agua varias veces, para eliminar un poco la sal.

Elaboración:
Se pone el cous-cous en un recipiente y se añade la misma cantidad de agua fría. Se deja que esponje, se hidrate y se absorba durante unos cinco minutos. Pasado este tiempo, iremos removiendo con un tenedor para que el cous-cous quede sueltecito.
A continuación se añaden las verduras (bien escurridas del agua), el zumo de limón, el aceite de oliva, el perejil y la menta. Se remueve todo para que quede bien mezclado y se ponen las olivas negras para dar más colorido a esta estupenda ensalada.
Se mete en la nevera hasta la hora de servirlo bien fresquito.
¡Y a disfrutar!



¿Lo sabías? El tabulé es importante prepararlo con tiempo para que pueda estar en la nevera al menos un par de horas y los ingredientes se "fusionen" bien entre sí.
Como he dicho anteriormente los ingredientes se pueden usar al gusto o necesidad de cada uno. Si no se quiere echar tomate no se pone, lo mismo con la cebolleta, con las aceitunas  y con otros ingredientes.
El perejil tiene mucho potasio, en 100 gr, 811 mg, pero como siempre se usa en pequeñas cantidades no resulta un aporte demasiado notorio. Por ejemplo: unas hojas (unos 2g) equivalen a 16,22 mg. Lo mismo sucede con la menta y la hierbabuena.
La cantidad de zumo que se añade es muy relativa ya que eso va a gustos. Es mejor empezar con poco e ir añadiendo más. Tiene que tener un gusto a limón refrescante que nos agrade.
Es importante intentar que no predomine ningún sabor, hay que crear una sensación de mezcla de aromas.
Este plato, a excepción del tomate, contiene verduras que no son demasiadas altas en potasio. También es pobre en proteínas, por lo que es ideal para personas en prediálisis. Para los que están en diálisis, lo pueden acompañar con un filete de pollo a la plancha.

Pepino-               Potasio: 140 mg      Fósforo: 23 mg
Pimiento verde-  Potasio: 120 mg     Fósforo:  19 mg
Pimiento rojo-   Potasio: 160 mg      Fósforo:  22 mg
Tomate-              Potasio: 242 mg      Fósforo:  24 mg
Limón-               Potasio: 148 mg       Fósforo:   16 mg



Ana Hidalgo






jueves, 8 de junio de 2017

Entrevista a Sonsoles Hernández (Traïnsplant). Ejercicio para enfermos renales



Hoy quiero presentaros a Sonsoles Hernández, fundadora (Directora General) en Traïnsplant. Es una entrevista que sacará de dudas a muchos enfermos renales sobre si se puede o no realizar ejercicio y cómo hacerlo. Y ahora os dejo con la entrevista:

1. Háblame un poco de ti y de tu trabajo relacionado con el deporte y los enfermos renales. 
Soy una abulense de 34 años apasionada del ejercicio físico y la salud. Desde que nací estoy en contacto con la enfermedad renal, ya que mi padre estuvo más de 20 años en diálisis y le acompañaba desde pequeña a sus sesiones.
Cuando finalicé la Licenciatura en Ciencias del Deporte me propuse seguir estudiando y aquí estoy. Tras finalizar, pasé casi la totalidad de mi tiempo dedicada a estudiar los beneficios del ejercicios en personas con ERC y trasplante. Me doctoré en Biomedicina. Como no podía ser de otra forma, mi investigación versa sobre los efectos del ejercicio físico en personas con enfermedad renal en diálisis y trasplantados. Me interesa muchísimo el entrenamiento de fuerza y las pruebas de larga distancia tras un trasplante renal. Actualmente asesoro a deportistas y profesionales de varios países y trabajo como profesora en la Universidad. ¡Me encanta mi trabajo!

2. ¿Qué es Traïnsplant? ¿Qué objetivo tiene?
Tras años de investigación y de preparación física a deportistas trasplantados y en diálisis creé Traïnsplant.
TRAÏNSPLANT nace de la necesidad de conseguir un espacio donde pacientes y profesionales de la salud puedan acudir para un buen asesoramiento sobre el deporte. La plataforma se compone de diferentes apartados:

  • Información y formación para pacientes y profesionales del sector del deporte y la salud
  • Proyectos de investigación en personas con enfermedad renal crónica y trasplante relacionados con el ejercicio físico y el deporte de alto rendimiento
  • El Club deportivo TRAÏNSPLANT y organización de eventos deportivos, como la Transplant Bike o los Campeonatos Nacionales de Deporte y Salud.

El término es la unión de dos palabras inglesas “train= entrenamiento” y “transplant=trasplante”. La “Ï” con diéresis hace alusión a los DONANTES y a las SEGUNDAS OPORTUNIDADES. A la VIDA. #givemelife.
Se trata de una plataforma que engloba toda la información referente al ejercicio físico para personas con enfermedad crónica o trasplante de órganos y médula.

Foto de Sonsoles: Enfermos renales realizando ejercicios en hemodiálisis

3. Hablando de personas que están en hemodiálisis ¿Es conveniente que realicen deporte?
 Las personas con enfermedad renal crónica pueden mejorar su salud general mediante la actividad física y son muchos los beneficios que los pacientes obtienen por el mero hecho de ser más activos. Por ejemplo…
Los ejercicios de resistencia aeróbica, de baja intensidad y de larga duración, tienden a disminuir los marcadores de índices inflamatorios y aumentan el anabolismo en pacientes en prediálisis, hemodiálisis y diálisis peritoneal. Este tipo de ejercicio también incrementa el consumo de oxígeno mejorando la capacidad cardiorrespiratoria del paciente lo que le permite desarrollar actividades de la vida cotidiana con menor fatiga.
Se ha demostrado que, a menudo, pacientes en hemodiálisis padecen depresión y ansiedad. El ejercicio físico ayuda a mejorar la capacidad funcional facilitando un estado de independencia física y, por tanto, el estado de bienestar evitando situaciones psicológicas adversas.
El cansancio de piernas es un síntoma habitual de la enfermedad renal. Con el entrenamiento de fuerza muscular esa debilidad y fatiga se puede mitigar considerablemente, lo que se traduce en una mejora de la capacidad de caminar, subir escaleras o mantenerse de pie sin cansancio durante más tiempo.
Todos los beneficios de la actividad física expuestos anteriormente engloban una meta final: mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedad renal crónica, tengan tratamiento en diálisis o hayan sido trasplantados. 
Los pacientes con ERC, sobre todo los pacientes de diálisis, sufren una acusada pérdida muscular y una fatiga excesiva. Se sabe que la inactividad, la atrofia muscular y la función física reducida se asocian con una mayor mortalidad en ERC. Las causas conocidas incluyen miopatía urémica,  neuropatía, inactividad, y anemia. El ejercicio en pacientes que reciben tratamiento de diálisis fue introducido por primera vez hace tres décadas, pero es un tratamiento que se ofrece en pocas unidades renales en todo el mundo, a pesar de la evidencia científica que apoya su aplicación

4. ¿Qué beneficios tiene el ejercicio para las personas que están en hemodiálisis? ¿Y en general, para los enfermos renales?
La actividad física ha demostrado estar asociada con la mejora del nivel de salud de la población general y de pacientes con insuficiencia renal. Los Centros de Control de Enfermedades y el Colegio Americano de Medicina Deportiva (ACSM) recomiendan que todos los adultos realicen ejercicio al menos 30 minutos todos los días. Son muchas las razones para fomentar la actividad física en la población general. Entre ellas, podemos destacar la mejora de la salud general, la reducción del número de hospitalizaciones y la mejora de la calidad de vida relacionada con la salud. Puesto que se ha demostrado que la actividad física disminuye los factores de riesgo cardiovascular en la población general cabe preguntarse si el beneficio de la actividad física también puede transferirse a pacientes con enfermedad renal crónica (ERC), que son una población de alto riesgo cardiovascular. La respuesta es sí.
Es necesario trabajar para aumentar la conciencia de los beneficios potenciales de un mayor nivel de actividad física para los pacientes con ERC. Una de las causas más características del crecimiento de población con enfermedad renal se deriva del sedentarismo, lo que se traduce en un aumento de la morbilidad y la mortalidad. Los pacientes con ERC que reciben hemodiálisis (HD) y diálisis peritoneal (DP) tienen una disminución considerable de la tolerancia al ejercicio, de la capacidad funcional y de la resistencia y la fuerza, así como una menor masa muscular que los sujetos sanos o que pacientes con insuficiencia renal crónica severa que todavía no necesitan tratamiento renal sustitutivo.
Para mejorar la calidad de vida de pacientes sometidos a diálisis o trasplante deberían ser incluidos en su rehabilitación programas de ejercicio planificados y supervisados por profesionales.

jueves, 25 de mayo de 2017

Medicamentos genéricos ¿nos confunden?



Muchos de nosotros tomamos medicamentos que son genéricos, es decir fármacos que salen al mercado una vez caducada la patente del fármaco de marca. Los medicamentos genéricos contienen exactamente la misma cantidad de principio activo y producen exactamente el mismo efecto que los de marca. En resumen, son idénticos en calidad, eficacia y seguridad.

Estamos acostumbrados a identificar los medicamentos por la marca comercial que tomábamos o que son muy conocidos (Ejemplo: es frecuente que se hable de Nolotil en lugar de Metamizol, o de Gelocatil en vez de Paracetamol, o de Aspirina, en vez de ácido acetilsalicílico). Esto puede suponer un riesgo de duplicidad en la administración. Si quieres evitarlo, aprende el nombre de tus medicamentos no sólo por el nombre comercial, sino también por el principio activo correspondiente.

A veces, cuando voy a comprar a la farmacia mis medicamentos, veo que hay personas que se quejan de los cambios en la marca que les dan, con el trastorno que ello supone, sobre todo a las personas mayores o polimedicadas. Incluso en muchas ocasiones rechazan los medicamentos genéricos.

Para las personas polimedicadas puede suponer un quebradero de cabeza cuando un mismo medicamento tiene diferencias en la presentación; la apariencia es muy importante. Los genéricos también tienen diferentes "marcas", y cuando vas a la farmacia te pueden dar cualquiera, lo que puede crear confusión, sobre todo a las personas mayores. Yo misma he llegado a tener tres cajas diferentes de atorvastatina.

También es bastante frecuente que una misma pastilla, por ejemplo la atorvastatina, tenga diferentes formas y/o color, ya que los laboratorios que los fabrican no tienen la obligación de mantenerlas iguales. Esta complicación se añade a las diferentes cajas (más grandes, más pequeñas, con diferentes colores...). Las personas mayores o polimedicadas, una gran mayoría, están acostumbradas a nombrar las pastillas por su apariencia (es frecuente que hablen de sus pastillas como la pastilla grande y blanca, o la cápsula azul... por poner un ejemplo).
Como esto no se puede evitar, debemos tener algunos trucos que nos ayude en la identificación y evitar equivocarnos:
  • Es conveniente aprender, como he dicho más arriba, a identificar los medicamentos por su composición, además de la marca comercial. 
  • También es bastante útil tener siempre el mismo lugar para cada medicamento, de ese modo aunque tengan diferentes cajas y diferentes formas y colores, sabremos que ahí se pone, por seguir utilizando el mismo ejemplo, la atorvastatina, y al lado el atenolol... y así sucesivamente con los demás medicamentos.
  • A ser posible, pediremos en la farmacia que nos den siempre la misma marca; si es necesario llevaremos el cartón de la anterior medicación.
  • En caso de personas mayores o con las facultades cognitivas reducidas, siempre tendrán a otra persona que supervise la toma correcta de sus medicamentos.


Ana Hidalgo





domingo, 21 de mayo de 2017

Solomillo a la pimienta con patatas a la mantequilla



Ingredientes para el solomillo:

  • Solomillo de cerdo
  • Pimienta molida y en grano
  • Aceite de oliva 
  • 1 brick pequeño de nata para cocinar
  • Un vasito de brandy o whisky

Elaboración:
Lo primero que se hará es limpiar la carne de la grasa con un cuchillo y cortarla en medallones o en la forma que se quiera.
En una sartén, se echa una cucharada de aceite y se pone la carne a fuego medio o fuerte. Cuando la carne esté dorada se retira a un plato y se espolvorea de pimienta.
Para la salsa usaremos la misma sartén donde hemos preparado la carne. Lo primero que haremos es echar toda la nata dejando reducir un par de minutos minutos, removiendo los jugos que había dejado la carne. A continuación se añade un vasito de brandy o whisky y se añaden los granos de pimienta y un poco más de pimienta molida (si es al momento mejor) al gusto. Se deja evaporar el alcohol unos minutos, se vuelve a introducir la carne en la salsa y se deja un par de minutos más.



Ingredientes para las patatas:

  • Un bote de patatas cocidas
  • Una cucharada de aceite de oliva
  • 3 o 4 dientes de ajo
  • Limón
  • Mantequilla, unos 40g más o menos
  • Pimienta negra
  • Romero fresco o en especias.

Preparación: 
Las patatas al ser en conserva contienen menos potasio pero más sal. Lo que se puede hacer es, unas horas antes aclarar bien el agua de esas patatas y volver a ponerlas en remojo (puede ser en el mismo tarro). Esto se hace dos o tres veces más. De esta forma se consigue reducir además de la sal que contienen, todavía más el potasio.
Los dientes de ajo sin pelar y la ramita de romero fresco, también se pueden poner a remojo durante unas horas.

Elaboración:
En una sartén se echa una cucharada de aceite y las patatas bien escurridas. A continuación se agrega la mantequilla, los ajos sin pelar pero partidos por la mitad y el romero.
Lava y seca con papel de cocina un limón. Ralla un poco de la piel y añádela por encima de las patatas.
Seguidamente añade pimienta negra al gusto.
Saltea las patatas a fuego fuerte hasta que la mantequilla esté derretida y todos los ingredientes estén integrados.
¡Riquísimas!

¿Lo sabías? Este es un plato que contiene bastante proteína animal, por lo que los que tienen que reducir su consumo deberán comer raciones pequeñas (una ración de 70-80 g). Como he dicho anteriormente las verduras y legumbres en conserva tienen menos potasio que las frescas, pero también contienen más sal. Hay que aclararlas bien e incluso dejarlas en remojo un tiempo cambiando el agua para quitar gran parte de la sal y reducir más el potasio.  Este plato es ideal para trasplantados con buena función renal. Para los demás enfermos renales, de forma ocasional. También se puede hacer con pollo o pavo

Solomillo de cerdo. 
Proteínas-22,30 g Potasio-370 mg Fósforo-196 mg
Patata         
Proteínas-2,10 g Potasio-410 mg Fósforo-53 mg

(nota: la patata está contabilizada como cruda, porque no he encontrado
la composición de la patata en conserva)


Ana Hidalgo

domingo, 7 de mayo de 2017

"No pienses demasiado en el mañana; el mañana llegará mañana"


Sentir y vivir... disfrutar de la vida, encarar los problemas y afrontarlos a medida que van llegando.
Para mí el día a día es lo más importante; no pienso demasiado en lo que pueda pasar mañana.

Es muy importante para cualquier persona vivir en el presente, disfrutar del momento, del aquí y ahora, sobre todo, junto a las personas queridas y a los amigos. No hay que pensar demasiado en el mañana, sólo lo suficiente para estar preparado cuando éste llegue. Aceptar, asumir y actuar en consecuencia.

La insuficiencia renal crónica es una enfermedad para toda la vida, y por la que se pasa por muchas etapas...continuamente. Debemos adaptarnos a cada una de ellas y aceptar la siguiente a medida que llega... no antes. De otro modo, se te va pasando la vida sin sentir y sin vivir. Ante todo, hay que afrontar las cosas con calma, porque de esta manera nos ayudará a tener mejor condición psicológica y a tener un buen estado de ánimo, influyendo también en la calidad de vida. Porque una persona que no se pasa la vida pensando en el futuro de manera negativa (me falla el riñón, voy a entrar en diálisis, me tienen que hacer una biopsia, tienen que operarme...) y tiene un buen estado de ánimo, tendrá siempre más disponibilidad de tener una mejor calidad de vida, sea la etapa que sea, ya que se preocupará más de cuidarse, de ser feliz, de aprender y de vivir, obteniendo resultados muy positivos para su salud.

Hay que enfrentarse a las circunstancias como vengan y a medida en que lo hagan. Esto no quiere decir que no debamos pensar en nuestro pasado o en nuestro futuro.  El pasado es algo que nos enseña, que nos guía y nos conduce; nos ayuda a progresar y a aprender. El futuro nos sirve para planear objetivos, para conseguir nuestras metas y nuestros sueños y sobre todo para motivarnos.

Sé, sin ninguna duda, que vivir el momento presente no siempre resulta fácil. A veces, tantas preocupaciones, dudas y pensamientos se encuentran atrapados con arrepentimientos y tristezas del pasado o la ansiedad de lo que nos depara el futuro, lo cual puede hacer que sea difícil disfrutar del presente. Si te cuesta vivir en el momento, hay algunas cosas que puedes hacer que te pueden servir. Por ejemplo:

  • Durante el día, busca unos minutos para realizar unas respiraciones profundas. 
  • Intenta prestar atención a aquello que estás haciendo en esos momentos. Concéntrate en lo que estás haciendo, viendo, oliendo, escuchando.
  • Si notas que tu mente comienza a pensar en el futuro o en aquello que puede o no pasar, vuelve a prestar atención a tu presente de nuevo. Tampoco te obsesiones con ello y te molestes contigo mismo cuanto tu mente se disperse. 
  • Sonríe y ríete con frecuencia. Rodéate de personas que te alegren el presente y que te animen a disfrutar de la vida. 
  • Haz deporte. El realizar actividades físicas nos ayuda a centrarnos en lo que estamos haciendo en el momento. El ejercicio nos exige esfuerzo y concentración y funciona estupendamente para "desconectar" de las preocupaciones durante el tiempo que lo realizas.
Así que ya sabes... disfruta... NO PIENSES EN MAÑANA,  VIVE HOY... AHORA



Ana Hidalgo





lunes, 1 de mayo de 2017

Personas y vidas. Mónica: "nuestro viaje con insuficiencia renal en pareja"


Mónica y su marido Iñigo

   Sí, "en pareja", porque tanto mi marido como yo tenemos insuficiencia renal, aunque actualmente estamos los dos trasplantados. Y no, no nos conocimos ni en un hospital, ni en una sala de diálisis ni nada parecido.

  Mi nombre es Mónica, tengo 44  y soy de Irún,  Gipuzkoa. Aproximadamente a los 12 años supe que tenía poliquistosis renal, una enfermedad hereditaria que no me era desconocida, puesto que una parte importante de mi familia materna la tenía, en aquel entonces mi abuela se dializaba, luego empezó mi madre, y posteriormente algunos de mis tíos y tías. Algunos actualmente también están trasplantados. Viví mi adolescencia como cualquier otro adolescente, pues mi  poliquistosis es de tipo adulto, no me causó ningún problema hasta los 35 años más o menos.

A los 18 años conocí a Iñigo, el que se convertiría en mi compañero de viaje en esta "aventura" que nos esperaba, de la que aún no éramos conscientes. Él acudía todos los años a revisión con los nefrólogos a raíz de un problema que tuvo con 14 años, pero no sabíamos que la nefropatía que él tenía, acabaría en una insuficiencia renal. Así que fue algún tiempo después de casarnos,  que supimos que, aunque con enfermedades totalmente distintas, los dos acabaríamos padeciendo una insuficiencia renal crónica. Al principio la noticia nos dejó en shock, además mi madre que había tenido muchas complicaciones, acababa de fallecer, pero enseguida nos dimos cuenta que teníamos que cambiar nuestra actitud. Fue, en ese momento, cuando comprendimos que la vida se compone de etapas, que no podemos llegar a la siguiente sin haber recorrido la anterior, que unas serían mejores y otras peores, por lo que teníamos que aprender a vivir cada momento, cada instante, sin pensar demasiado en el futuro, en la siguiente etapa, que en realidad nadie puede saber cómo será... algo que tuvimos más claro todavía cuando nació nuestra hija Oihane. Y desde luego, Iñigo ha sido y es  un complemento perfecto en cada etapa de este viaje.

LAS ETAPAS DE NUESTRO VIAJE

   El deterioro renal de Iñigo fue más rápido que el mío. Así que aquí comenzó nuestra primera etapa, el 19 de septiembre del 2005, cuando comenzó con la diálisis. Decidió  hacerse la diálisis peritoneal, en un principio con tres intercambios al día. Como él continuaba trabajando, se le hacía dura esta modalidad de diálisis, y terminó haciéndose la diálisis peritoneal automática con la cicladora por las noches. Resultó más llevadero por el día, aunque su descanso se vio afectado. Le llamaron un par de veces para un posible trasplante, pero no hubo suerte. Su madre le empezó a insistir mucho que ella quería donarle un riñón. Pero Iñigo al principio se negaba, no es una decisión tan fácil de tomar, aunque luego comprendes que ella como madre, qué mejor regalo le iba a dar. Así que al final aceptó, y tras todas las pruebas se consideró que era apta como donante.

  Y llegó el día, el 3 de noviembre del 2009, tras cuatro años en diálisis, por fin se hizo el esperado trasplante. Fue todo un éxito para los dos, para madre e hijo. Él estaba tan agradecido, y tan feliz porque comenzaba una  nueva vida, y ella también, porque de alguna manera, le daba la vida por segunda vez, no puede haber alegría mayor para una madre. Así que aquí comenzó otra etapa, etapa de  relativa libertad.

  Esta etapa volvió a cambiar el 25 de abril del 2013, cuando yo empecé en diálisis. Aunque mi idea era hacerme también diálisis peritoneal, no pudo ser, y tuve que hacerme hemodiálisis 3 veces a la semana. La verdad es que siempre lo llevé bien, no tuve grandes problemas, ni durante las sesiones ni después. Y algo positivo que me llevo de esa etapa, son las grandes personas que conocí, compañeros de diálisis, que eran oídos para escuchar penas, pero con los que compartí muchos momentos de alegrías y risas, que hacían que las sesiones pareciesen más cortas. Compañeros que llevo en el corazón y con los que a día de hoy nos juntamos de vez en cuando para pasar un buen rato.

  Esa etapa acabó la madrugada del 24 de julio del año pasado, cuando recibí la llamada, en mi caso, hubo esa única llamada, había un riñón para mí, un riñón que alguien anónimo o su familia generosamente habían decidido donar. Tengo que decir que en ese momento no tenía muchas ganas del trasplante, a pesar de llevar 3 años en diálisis ya. No sé por qué, pero sentía que no era el momento. Pero me equivoqué, y sí lo era. Desde hace 8 meses estamos disfrutando de otra etapa de nuestra vida.

   Son muchas las cosas e incluso anécdotas que podríamos contar. Ha habido momentos en estos años para todo, hemos llorado mucho, porque no siempre las cosas salen como a uno le gustaría, no siempre todo va bien, y las emociones muchas veces funcionan como una montaña rusa. Además, cuando uno tiene hijos, cualquier preocupación que se tiene, es mayor. Pero hemos tratado siempre de ver el lado bueno de la vida, precisamente también por nuestra hija, ella ha vivido nuestra enfermedad desde pequeña, así que hemos tratado de que no le marcara demasiado, esperamos haberlo conseguido. 
Siempre hemos tratado de hacer una vida lo más normal posible, hemos salido de vacaciones, hemos comido o cenado con los amigos, hemos ido al monte... bueno, hemos hecho las cosas normales de cualquier familia. Aunque en ocasiones no haya sido fácil, nos hemos esforzado por lograrlo. Como dije antes, hemos tratado de disfrutar cada momento de la vida, y valorar lo que tenemos, por pequeño que sea, por insignificante que parezca. Esto es algo que te enseña la enfermedad.

    A veces, la gente cuando nos conoce, nos dice
"qué  mala suerte, los dos igual", yo también lo he pensado muchas veces. Pero hoy día doy gracias, gracias porque para este viaje no podría haber tenido compañero mejor. Me ha comprendido, me ha mimado, me ha cuidado, porque él ha vivido antes lo que luego he vivido yo, por lo que ha podido ser totalmente empático conmigo, espero haber estado yo a la altura con él. No sabemos cuál será la siguiente etapa, ahora estamos disfrutando de la libertad de no vivir dependiendo de ninguna máquina, y mi mayor deseo es que llegue lo que llegue,  poder seguir con Iñigo disfrutando cada etapa de nuestro viaje, de nuestra vida.

Mónica

Mi comentario: Gracias, Mónica, por esta bellisíma historia de amor a pesar de la enfermedad. Te agradezco enormemente que hayas aceptado publicarla. Un fuerte abrazo para Iñigo y para ti. Cuidaros mucho.
Ana Hidalgo
 

viernes, 28 de abril de 2017

Xavi: El deporte nos ayuda a contrarrestar los efectos de la medicación

Xavi llegando al pico del Puigmal de 2.913 m
Quiero compartir con vosotros, a petición del protagonista y con mucho gusto, un artículo dónde habla de la importancia del deporte para hacernos física y mentalmente más fuertes, y para ayudarnos a paliar los efectos secundarios de la medicación tan potente que tomamos. 
Y ahora os dejo con el artículo:

Hoy es la historia de Xavi la que os presentamos... Y es que a veces, el trasplante es sólo un paréntesis, una parada en boxes para cambiar aquello que ya no funciona, y seguir con una vida activa y llena de ilusión. Y esta experiencia, como muchas otras, nos enseña ésto. ¡A todos aquellos que estáis esperando, ánimo y fuerza que al final llegará vuestro momento!

Xavi haciendo esquí de montaña

 A raíz de una prueba médica hace cerca de 20 años le detectaron una proteína en sangre perjudicial y desde entonces lo empezaron a controlar doctores de Nefrologia de l'Hospital Germans Trias en Badalona. Cuando en el 2015 vieron que sus riñones tampoco filtraban más en un 12%, se pudo trasplantar gracias a la generosidad de su mujer,  Dèlia, con la que eran compatibles. Recibió un riñón a finales de septiembre del mismo año.

Tres días después de la operación, ya andaba por el pasillo del hospital, a los 14 días lo hacía por las montañas del Maresme y, en tan solo un mes, volvía al gimnasio, empezaba a coger la bicicleta de carretera y se atrevía a andar por las montañas de Sant Llorenç de Munt o el Matagalls. A los tres meses del trasplante, volvió por 29ª vez a la cima del Puigmal de 2.913m, junto con su mujer.

Hoy en día sigue corriendo, haciendo mountain bike e incluso cada año se va al Canadá con su mujer a hacer Heli-Esquí.

¡Y es que Xavi es un auténtico amante de la montaña con una salud de hierro! "El deporte aparte de hacernos física y mentalmente más fuertes, nos ayuda a contrarrestar los efectos secundarios de la medicación, que las personas trasplantadas tenemos que tomar, ¡anímate y muévete!"


Enlace del artículo:  http://trasplantaments.gencat.cat/es/detall/article/Testimoni_Xavi



Ana Hidalgo



martes, 25 de abril de 2017

¿Qué hacer para pensar en positivo ante la enfermedad?



Está comprobado. Una vida activa con ejercicio moderado, realizado de forma continua, una buena alimentación, adecuada para cada etapa de la enfermedad, una visión positiva, tener metas y objetivos (que no sean inalcanzables, claro) y la autoestima y el ánimo bien altos, sirven para que la enfermedad sea más llevadera. Siempre surgen problemas, obstáculos y patologías oportunistas que intentan arruinar el espíritu de lucha y de optimismo. Pero el poder de la mente y la ilusión por vivir,  de las personas que somos optimistas y positivas, son más fuertes.

El estado de ánimo puede ser de gran importancia en la aceptación de la enfermedad y en la mejora de la calidad de vida del enfermo. Oponer resistencia y negar la realidad solo sirve para sufrir más y hacer que los que están a nuestro alrededor sufran con nosotros.

Unos pequeños consejos te ayudarán a afrontar con optimismo la  enfermedad:

  1.  Es importante centrar nuestra atención en el momento presente. No debemos adelantarnos a los acontecimientos que tienen que llegar. No sabes qué va a pasar e incluso puede que todo sea de menor importancia de lo que le estás dando mucho antes de que llegue. Si tienes algo que te angustia o te preocupa, busca una actividad u ocupación que requiera de toda tu atención.  Por ejemplo: leer un buen libro (uno que te guste de verdad), quedar con un amigo para comer, salir de excursión con la familia, ir al cine... en fin, hay miles de actividades que pueden ayudarte a salir de ti mismo y mantener tu mente entretenida. Es posible disfrutar de la vida y de los pequeños detalles más allá de la debilidad física.
  2.  Procura acercarte a personas optimistas y que estén llenas de energías. Te contagiaran y te ayudarán a tener más ilusión y alegría. Por el contrario aléjate de aquellas personas que roban tu energía y que son negativas. El aislamiento no es bueno a nivel emocional, deja que te acompañen y no te encierres en casa. Aunque también, a veces, sienta bien estar un rato solo; siéntete libre a la hora de elegir pasar un rato "a solas contigo". 
  3.  Algo que puede ayudar a ser más optimista es conocer tu enfermedad. El desconocimiento y la desorientación a nivel emocional de una persona que es diagnosticada con una enfermedad crónica, es un terrible sufrimiento. Es habitual que el enfermo se pregunte "¿Por qué me tuvo que pasar a mí?". Consulta al médico todas tus dudas, pregunta todo lo relacionado a tu enfermedad que quieras saber y no te vayas de la consulta sin haber comprendido todo.
  4. Realiza ejercicio. El realizar una actividad física además de fortalecernos físicamente y de hacer que nos encontremos con más fuerza y resistencia,  nos hace sentirnos muy bien. Eso se debe a la liberación de endorfinas, unas sustancias químicas que producen sensación de felicidad y euforia. También mejoran la autoestima por lo que se eleva la percepción positiva del atractivo de uno mismo, y en consecuencia, hace que te valores más y estés más positivo y optimista.
  5. Celebra cada pequeña mejoría que tengas o cada revisión o consulta pasada satisfactoriamente. Prémiate porque te lo mereces. Puede ser: compra ropa nueva, un masaje, un tratamiento de belleza, un dulce, algún plan con familia o amigos... en fin, aprende a tratarte con cariño, con respeto y a valorarte de verdad.
  6. Ríe... ríe mucho. La risa es una auténtica medicina que alivia cualquier mal. Puedes acudir a un taller de risoterapia, ir a ver una película de risa,  un teatro de humor... cualquier momento es bueno para reír, para relajarse, potenciar emociones agradables, conocer gente interesante...
  7. Evita comparaciones. Las comparaciones de cómo eres tú y de cómo es otra persona, son perjudiciales para tu salud mental y tu autoestima. Nada mejor que ser uno mismo y aceptarte tal y como eres. La frustración y la rabia son pensamientos negativos que nos pueden llevar a la depresión.
  8. Cuida tu imagen. Aunque estemos enfermos, no tenemos que parecerlo (esto es algo que repito constantemente). Verte bien es una manera de sentirte bien. El cuidado personal te renueva, te reconforta y ayuda a romper con el pesimismo. 
  9. En caso de que lo necesites, es adecuado acudir a un especialista que te ayude a exteriorizar tus sentimientos y emociones. Hay personas que les es muy complicado salir del pesimismo y la tristeza en la que están enclaustrados, por lo que necesitan un punto de apoyo que les guíe y les ayude a salir y enfrentarse a la situación en la que se encuentran.
                           Y... SOBRE TODO... DISFRUTA DE LA VIDA




Ana Hidalgo


  


domingo, 16 de abril de 2017

Personas y vidas. Belén, de Paraguay: "Vivir plenamente con o sin riñón"



Belén con su familia

Hoy quien nos cuenta su historia es Belén Franco Barni, de 36 años y de Asunción (Paraguay). Se trata de una entrevista que le realizaron en el año 2014 y que paso a reproducir. 
Gracias, Belén por dejar tu testimonio en mi blog. 

Belén tiene los brazos marcados por la diálisis. Nos relata detalladamente el proceso mediante el cual se limpia la sangre, cómo se colocan las agujas, de qué manera se unen la vena y la arteria. Sonríe al hablar, ella lleva años en la causa. La enfermedad renal se le manifestó a los 19 años. “Era una chica delgada y vital, hasta que empecé a sentir algunos malestares, los médicos me diagnosticaron una gastritis. Irónicamente, mi padre es nefrólogo, pero jamás imaginó que en la familia uno de nosotros sufriría esta enfermedad”, recuerda. Existen varias causas por las que se pueden perder los riñones, la de Belén fue inmunológica. En marzo de 1999, al borde de un shock, se le diagnosticó glomerulonefritis, rápidamente progresiva. “Cuando mi papá se enteró, vía telefónica, ya que mi mama le llamó desde el consultorio donde nos encontrábamos ambas, se quedó pálido y le dijo que fuera inmediatamente al Sanatorio. Era tanta mi ingenuidad sobre la gravedad del asunto que le dije : ‘Bueno, paso antes por casa a buscar mis cosas’, a lo que él respondió: ‘No, te vas ahora mismo’. Ese día cambió la vida de Belén. Actualmente, portadora del tercer trasplante de riñón, trabaja como psicóloga laboral en el IPS, está casada y es mamá de José María, de dos años. Frepa (Fundación Renal del Paraguay) nace, también en 1999, a iniciativa de sus padres, y hoy busca fortalecerse con la solidaridad de la gente.

¿Qué nos pasa cuando sufrimos insuficiencia renal? Tus dos riñones dejan de producir la orina en cantidad suficiente y dejan de limpiar tu sangre. Sin esas dos funciones, empiezas a intoxicarte con la sangre sucia. Algunos hacen poco pipí o dejan de hacerlo completamente y, entonces, van a diálisis, a lo que se llama riñón artificial, que saca el pipí y depura la sangre.

¿Cómo asumiste la enfermedad? Era muy joven. Ese mes previo al diagnóstico, venía de un mes complicado, con vómitos. Cuando me interné me dijeron que me iban a dializar y yo pregunté si lo harían una sola vez. Después, poco a poco, me fui dando cuenta de cómo sería mi vida de ahí en adelante. Se hizo habitual en mí dializarme, esperando el trasplante. Esa primera vez me dialicé durante nueve meses, tres veces por semana por cuatro horas cada día.

¿Un familiar te donó el riñón? Sí, una tía. Después de la operación empecé la facultad. Algunas personas se hacen un trasplante y les dura 25, 30 años, yo acepté super bien el órgano, pero para 2003 lo había perdido; se dio un rechazo por el tema de la inmunidad. Terminé la facultad entre diálisis y otro trasplante, el segundo fue de un paciente cadavérico.

Paciente cadavérico suena fuerte. Solamente para quien no está en esto, pero para nosotros es una esperanza de vida. Volvió a ocurrir en mí el rechazo a los pocos años. Ahora estoy trasplantada desde el 2011, por tercera vez, ya pasaron tres años y estoy muy bien. Mi marido, Juan Carlos, fue el donante, nos casamos en el 2005.

¿Vos se lo pediste? No, partió de él. La operación se hizo en Barcelona, donde estuvimos viviendo durante cinco años, porque mi marido es médico y fue a hacer una especialización. Para mí fue un tiempo sabático.

Amor de corazón y riñón. (Sonríe). Él tenía la idea de ser mi donante desde un principio, pero yo no quería porque él tenía sus planes, tenía que estar fuerte. Así que volví a Paraguay, entré en diálisis de nuevo y me puse en la lista de espera de un donante; porque allá en España, si lo hacía, me iban a poner última, además, para recibir un trasplante tienes que estar preparada, no es que cualquiera lo recibe de un día para el otro.

¿No se produjo aquí la donación? No, esperé cuatro meses, tiempo que estuvimos separados. Juan Carlos me llamó y me dijo que regresara, que ya probé y no hubo donante, y que él me donaría. Yo, que seguía sin querer eso, le dije que volvía con la condición (creí que no la cumpliría) de que bajara 10 kg en un mes. Al mes bajó. Viajé y a los dos meses me hicieron el trasplante.

¿Cómo fue pasar la mejor etapa de la juventud con esta deficiencia renal? Muchos consideran la enfermedad como un castigo; yo no. Siempre lo tomé como algo que tenía que pasarme y que debía afrontar. Jamás perdí las ganas de vivir, no lo hice cuando era jovencita ni ahora que tengo más conciencia y que pasé por tantas cosas terribles; me refiero a experiencias cercanas a la muerte. Soy una privilegiada, porque pudiendo estar muerta, sigo viviendo. Me siento bendecida por Dios, tengo un marido que es un sol, una familia grande y un hijo que es la razón de mi vida.



¿Cómo surge la idea de la Frepa (Fundación Renal del Paraguay)? Fue una iniciativa de mis padres, quienes sensibilizados por lo que fue mi enfermedad se reunieron con un grupo pequeño de personas. Mi mamá, fue la primera presidenta. Hoy, la situación de los enfermos renales está más paliada por el Gobierno, pero en aquel tiempo la gente se moría por insuficiencia renal.

¿Cómo recaudan fondos? A través de donaciones, de espectáculos de artistas. Así recaudamos para la gente más humilde. Muchas personas van para ayudarnos, otros para ver al artista y ahí se enteran de quiénes somos.

El riñón no tiene la suerte de otros órganos, es de bajo perfil. Sí, como la fundación, como mi mamá que resguardó siempre la parte íntima familiar. Ahora, con el actual presidente de Frepa, que es publicista, estamos siendo más conocidos. Él sabe cómo expresar nuestra misión, usar las imágenes que más impactan y sensibilizan. Es necesario que el pueblo tome conciencia, porque esta enfermedad afecta a muchísimos compatriotas.
La mayor dificultad que afronta la fundación es lo poco que la gente conoce sobre la función y cuidado de los riñones. Belén cierra la nota: “Buscamos crear conciencia. Solo un trasplantado o un familiar puede entender lo valioso de nuestra lucha por la salud renal”.

Vivir plenamente
Hacer tantas horas de diálisis a ningún enfermo renal le es fácil, “más de una vez —nos confiesa Belén— pensaba en cuánto necesitaba ese tiempo para hacer otras cosas. Fui afortunada, porque me recibí gracias a la solidaridad de mis compañeros que se iban a estudiar conmigo mientras me dializaba. Tuve mis distintas etapas –en esas cuatro horas en el hospital–, un tiempo cantaba, otro rezaba, otro dormía, otro estudiaba”. Belén subraya que la enfermedad renal es crónica, no terminal, por lo tanto, se puede llevar una vida activa.

Extractado de una entrevista que me realizaron en el año 2014. Al día de hoy, 10 de abril de 2017, algunas cosas cambiaron:
Perdí el tercer riñón, que me había donado mi marido, experimenté más situaciones cercanas a la muerte y volví a entrar en diálisis hace 1 año y algunos meses.
Amo con locura a mi marido y mi hijo que ya tiene 5 años. No estoy en lista de espera, simplemente vivo lo mejor posible, con mucha alegría y con gratitud infinita a Dios y a la gente que me acompaña.
Sigo trabajando con más fuerza en la Fundación Renal del Paraguay, sigo ejerciendo Psicología Laboral de forma privada, mi vida cada vez cobra más sentido y espero poder seguir ayudando a quienes necesitan, aunque solo sea escuchándolos.

¡Viva la Vida! 
Belén Franco Barni, 36 años. Asunción, Paraguay.-




Ana Hidalgo




lunes, 10 de abril de 2017

Cross-match en trasplante renal: qué es y en qué consiste.


Imagen de Pixabay: PublicDomainPictures
Cross-match o prueba cruzada es un protocolo inmunológico que busca conocer la certeza de compatibilidad entre donante y receptor y se realiza para decidir a quién se le va a trasplantar un órgano o tejido.
Antes de explicar en qué consiste esta técnica vamos a explicar de forma breve y sencilla —muy simplificada, dado que es un sistema con un funcionamiento muy complejo— en qué consiste el sistema inmunológico de nuestro organismo. 

Sistema inmunitario humano ¿Qué es?
Nuestro sistema inmunitario es el encargado de mantener nuestros tejidos sanos y protegidos de todo ataque extraño, bien de agentes patógenos (todo tipo de microorganismos como bacterias, hongos, virus, parásitos) como de toda sustancia extraña que pueda agredir o dañar nuestro cuerpo. Este sistema está formado por órganos, tejidos y células.

Órganos que forman parte de nuestro sistema inmunitario: médula ósea, timo y sistema linfático, fundamentalmente. También se debe añadir la sangre, dado que es ella la que llega a todos los órganos y tejidos para poder defenderlos y en ella se transportan los elementos fundamentales de nuestro sistema de defensa. Véase imagen:
Medline Plus
 El sistema inmunológico se forma durante la etapa fetal. En esa etapa se produce el reconocimiento de nuestro propio sistema de tejidos, cuyo fin es hacer un registro de las sustancias que nos forman para después poder reconocerlas como propias.

¿Qué se consigue durante el desarrollo del sistema inmune en la etapa fetal? En este periodo se identifican nuestros tejidos y estructuras como propios para poder defenderlos de tejidos y sustancias ajenos. Cuando el individuo nace, el sistema inmunitario irá adaptándose al entorno que nos rodea, objetos, sustancias… a los que irá conociendo y tomando contacto y poder así tolerarlos: alimentos, sustancias químicas, pólenes, ropas y tejidos… A veces, el sistema inmunitario no reacciona bien frente a ciertos tipos de sustancias cotidianas y aparecen las alergias (las alergias pueden aparecer casi durante toda la vida).

La respuesta inmunológica frente a patógenos también puede tener memoria, es decir, una vez haya tenido contacto con una sustancia extraña que ha considerado enemiga, genera una serie de mecanismos de defensa que perduran en el tiempo. Este es el mecanismo que aprovechan las vacunas: mediante la administración de vacunas se pone al individuo en contacto con sustancias pertenecientes a microorganismos. Las sustancias frente a las que reacciona nuestro sistema inmunitario se llaman antígenos (Ag) que se pueden fabricar de forma artificial en los laboratorios, sin tener que administrar el microorganismo patógeno, por eso las vacunas son tan seguras. Al entrar esos antígenos en contacto con nuestro sistema inmunitario éste reacciona desarrollando una defensa completa como si de verdad fuera un agente infeccioso. Ello permite que si un día ese patógeno entra en realidad en nuestro cuerpo con intención de infectarlo, las defensas ya están formadas y preparadas y la enfermedad no se desarrolla o, si lo hace, será muy débil o atenuada. Esto es lo que se conoce como inmunidad inducida por vacunas.
Este sistema de inmunidad inducida no es posible con todos los agentes microbianos patógenos, por ello no existe vacuna para todas las infecciones producidas por microorganismos que nos producen enfermedades, como por ejemplo el sida, el paludismo o la tuberculosis.

jueves, 6 de abril de 2017

¿Cuánto dura un riñón trasplantado?



Una conversación que me ha ocurrido alguna vez que otra durante mi vida como trasplantada:

-¿Llevas 25 (24, 23, 22 etc) años trasplantada? ¿Entonces ese riñón ya es tuyo?
-¡Pues claro que es mío, no va a ser del vecino!. 
-Me refiero a si es ya para siempre.
-No, no es para siempre. De hecho este es mi tercer trasplante. 
-¡Anda! Pues yo pensaba que cuando te trasplantaban ya era para siempre y ya estabas curado.
-Pues como ves, el trasplante es un tratamiento más, mucho mejor que la diálisis, por supuesto, y que nos sirve para mejorar nuestra calidad de vida durante el tiempo que esté funcionando.


Un riñón tiene fecha de caducidad, no se sabe cuándo, pero tiene una duración que variará dependiendo de la causa que haga que deje de funcionar: puede ser desde un rechazo crónico, razones inmunológicas, nefropatía del trasplante por causa del algunos medicamentos, la enfermedad de base que se tuviera, *no cuidarse (no tomar la medicación inmunosupresora o tomarla mal)... 

También hay factores externos que pueden influir en la pérdida del injerto renal, como puede ser: la edad y el estado funcional del órgano trasplantado. Es decir que un riñón de una persona de 60 años, no va a rejuvenecer al ser trasplantado a un paciente de 20 años. Este riñón seguirá sumando años en el cuerpo del receptor.

Otros detalles que juegan en favor o en contra de la duración son, si son trasplantes de cadáver o de donante vivo, cuando hay mayor compatibilidad, mejor es la adaptación del órgano al cuerpo.
La duración media de un riñón va en aumento y se sabe de trasplantes con una duración de más de 30 años.

En resumen, puedo decir que la duración es impredecible, y lo único que se puede hacer por nuestra parte, es cuidarlo mucho, y cuidarnos. Tomaremos nuestros medicamentos exactamente como nos lo indican, acudiremos a nuestras revisiones, y llevaremos una vida lo más sana y activa posible.

*Leer: Inmunosupresores vitales e importantes para el trasplantado



Ana Hidalgo



domingo, 12 de marzo de 2017

Macarrones con berenjena



Ingredientes para 4 personas:

  • 300 gr de macarrones o pennes
  • 2 berenjenas
  • 200 g de tomate entero de lata (no utilizar el triturado ni salsas comerciales) o un tomate natural.
  • Aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • Pimienta, orégano y ajo en polvo
  • Un poquito de queso parmesano rallado.

Preparación:
La berenjena se corta a cuadraditos y el ajo en láminas y se ponen en remojo durante al menos 4 horas, cambiando el agua dos o tres veces en ese tiempo.
El tomate se escurre bien de la lata y se trocea. Si es natural se corta en gajos finos y se pone en remojo al igual que la berenjena, 4 horas o más y se cambia el agua un par de veces.

Elaboración:
Los macarrones o pennes se ponen a cocer en abundante agua con un chorrito de aceite durante el tiempo que se indique en el paquete de la pasta, debiendo quedar al dente. Escurrimos y se refrescan con agua fría. Se reservan.
En una sartén con un poco de aceite se echa la berenjena y se deja que se vaya haciendo; a continuación se añade el ajo y se deja que se sofría. Después se añade el tomate y se da unas vueltas. Añadimos pimienta, ajo en polvo y orégano al gusto; se cuece durante unos 15 minutos a fuego suave.

Terminación del plato: añadimos los macarrones al sofrito preparado y mezclamos unos minutos a fuego suave. Servimos muy caliente espolvoreado con un poco de queso rallado.


¿Lo sabías?  En la receta se utiliza tomate entero de lata que tiene menos potasio que el tomate natural, aunque contiene sal. La pimienta, ajo en polvo y el orégano aportan sabor al plato en sustitución de la sal. Este plato es muy bajo en proteínas por lo que es ideal para personas que están en prediálisis. Para los que están en diálisis sería conveniente acompañarlo con un segundo plato de pescado blanco o carne magra.



Berenjena-          Potasio 190 mg    Fósforo  26 mg    Proteínas 1,2 gr   
Tomate natural-  Potasio 268 mg     Fósforo  27 mg    Proteínas 1,1 gr   
Tomate de lata-   Potasio 217 mg    Fósforo  19 mg    Proteínas 1 gr 
Pasta sin huevo-  Potasio   67 mg    Fósforo 165 mg   Proteínas 12,5  




Ana Hidalgo



       

jueves, 9 de marzo de 2017

Hoy es el Día Mundial del Riñón




Hoy es el Día Mundial del Riñón, cuyo objetivo es dar a conocer la importancia que tienen los riñones para nuestra salud.

Es muy importante detectar precozmente cualquier patología renal, para que se pueda evitar el deterioro irreversible de los riñones.

Hay que realizarse controles anuales de sangre, mantener unas cifras de tensión arterial dentro de la normalidad, llevar una dieta sana y sin excesos de grasas y sin excederse en la sal. También es muy importante practicar algún tipo de ejercicio o deporte con regularidad.
Los pacientes con diabetes y con hipertensión arterial deben saber que tienen factores de riesgos para la enfermedad renal crónica (ERC) y que deben controlar su diabetes y su hipertensión.

Los principales objetivos en el Día Mundial del Riñón son:

  • Hacer que la población tome conciencia sobre la importancia de la prevención.
  • Promover un estilo de vida sana y saludable.
  • La prevención de enfermedades renales crónicas y la detección temprana de la enfermedad.
  • Promover la donación de órganos para trasplante.
  • Fomentar en la población el conocimiento sobre las enfermedades renales.
  • Informar sobre los factores de riesgo frente a una enfermedad renal.

También aprovecho la ocasión para que las personas sanas cuiden de sus riñones y sepan qué síntomas pueden esconder una enfermedad renal, ya que muchas veces pasan desapercibidas.

Si notas alguno de estos síntomas, no dudes en acudir al médico.


Ana Hidalgo



miércoles, 1 de marzo de 2017

Espaguetis (o tallarines) de calabacín salteados




Este es un plato muy sencillo y simple, pero muy sabroso, que tanto sirve como acompañamiento de carnes y pescados  o mezclado con pasta.


Ingredientes para una persona:
  • Un calabacín
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • Pimienta
  • Hierbas provenzales (tomillo, romero, albahaca, hinojo)
  • Ajo en polvo


Preparación:
La noche antes, (o por la mañana si vas a preparar el plato para la cena) se lava el calabacín y se corta a tiras. Se puede usar un aparato específico para ello o hacerlo como lo he hecho yo, con un pelador. Luego se pone a remojo y se cambia el agua dos o tres veces.




Elaboración:
Se escurre bien el calabacín.
En una sartén se echa el aceite y añadimos el calabacín junto a la pimienta, las hierbas provenzales y el ajo en polvo. Se sofríe hasta que haya reducido el líquido que sueltan.
Y... a comer


¿Lo sabes?

  • Con la técnica del troceado y el remojo se elimina una buena cantidad de potasio. Los trasplantados pueden saltarse este paso.
  • Las hierbas aromáticas dan un sabor estupendo sin añadir sal.
  • El calabacín contiene por cada 100g:
                             Agua- 94,6
                           Proteínas- 1,2
                           Potasio- 202
                           Fósforo- 29


Ana Hidalgo



martes, 28 de febrero de 2017

La vida (de un enfermo crónico)



Autoría de la foto: Ana Hidalgo


Un día más que llega,
y un día más para vivir,
la vida se cuenta por esos momentos,
percibir el sol, el viento y la lluvia,
por nuestra respiración sentir.

No me digas que no es preciosa la vida,
no me digas que no hay que quererla,
a pesar de que como enfermos crónicos
debamos, por lo tanto, también sufrirla. 

Si tienes una mala época,
que te causa dolor y pesar,
busca en ese rinconcito de tu mente,
buenos recuerdos, 
para poderla sobrellevar.

La enfermedad será más llevadera,
si te cuidas, te quieres, te ríes y eres positivo,
atrayendo las buenas energías
que tu cuerpo y tu mente ansían. 

Así que ya sabes, 
vive cada día, disfruta de cada detalle,
capta cada bello instante,
para recordar... cuando tu salud falle. 


Ana Hidalgo



Os recuerdo que no soy poetisa pero he tenido un momento, un instante, de inspiración. 
Gracias. 




miércoles, 15 de febrero de 2017

Las proteínas en la enfermedad renal



Las proteínas son unos nutrientes de gran importancia para la formación de los músculos del cuerpo. Pero muchas personas piensan que sirven sólo para esto y poco más. Sin embargo, también son necesarias para la reparación y formación de células y tejidos, así como para el adecuado funcionamiento del sistema de defensa, transportando las sustancias grasas a través de la sangre.

La proteínas son moléculas formadas por aminoácidos. Algunos aminoácidos se producen dentro de nuestro cuerpo, pero otro debemos tomarlos del exterior, con los alimentos. Los que se producen en el cuerpo son "no esenciales" y los que se adquieren a través de los alimentos son los "esenciales".
Los aminoácidos esenciales están presentes, sobre todo, en los alimentos de origen animal como la carne, el pescado, los huevos y la leche. Pero también lo podemos encontrar en alimentos vegetales, como la soja, las legumbres y los cereales, aunque en menor cantidad.

En los enfermos renales, a medida que avanza la enfermedad, los desechos de proteínas se acumulan en la sangre. En una persona sana, las proteínas no pueden atravesar el filtro de los riñones, pero si este filtro está dañado, deja pasar las proteínas al torrente sanguíneo, lo que ocasiona la proteinuria. La proteinuria es el término que significa que existen proteínas en la orina en una cantidad elevada. Uno de los signos que nos indican que hay proteinuria en la orina es la espuma.
Si la persona con enfermedad renal llega a este punto, es posible que deba controlar bien las proteínas que consume, ya que esto ayudará a reducir la carga de trabajo de los riñones ralentizando el deterioro renal. El nefrólogo será el que diga si necesita limitar la cantidad de proteínas a consumir.

Proteínas que hay que tomar según la etapa de la enfermedad renal:

Enfermedad Renal Crónica Avanzada o Etapa de prediálisis- En esta etapa es aconsejable reducir la ingesta de proteínas, pero teniendo mucho cuidado en no llegar a la desnutrición. Los nefrólogos realizarán un seguimiento en este aspecto durante esta etapa de la enfermedad. Reduciendo las proteínas se puede retrasar la progresión de la enfermedad renal.  Se recomienda 0,8 g de proteínas por cada kilo de peso y día. Cantidad aconsejada para una persona de 70 kg: 70×0,8= 56 g de proteínas al día.

Etapa diálisis- En esta etapa hay que aumentar la ingesta de proteínas para una buena nutrición . En hemodiálisis se recomienda  entre 1-1,2 g por cada kilo de peso y cada día. Es decir, para una persona de 70 Kg serán entre 70-84g de proteínas al día. Si se está en diálisis peritoneal la cantidad a ingerir de proteínas será un poquito mayor, ya que pueden perderse en la eliminación del líquido peritoneal. En este caso serán entre 1,2 y 1,5g por Kilo de peso y día. Así una persona de 70 k podrá tomar entre 84-105 g de proteínas al día.

Etapa trasplante- En esta etapa lo que impera es la alimentación sana y equilibrada, pero de todas formas no abusaremos de las proteínas, sobre todo las cárnicas. Se suele recomendar 1 g de proteína por kilo y día. Pero como siempre digo, lo mejor es la sensatez y la moderación en todo, y comer de forma saludable.

Fuente: http://alcer.org/federacionalcer/alimentacion-en-la-enfermedad-renal/



Ana Hidalgo



sábado, 11 de febrero de 2017

¡ He llegado a los 10.000 seguidores en Facebook!




¡Estoy muy contenta y asombrada! Nunca pensé que mi humilde página en Facebook, "Vivir con insuficiencia renal" fuera a crecer de esta forma. Vale que llevo más de seis años y vale que me lo he currado, pero 10.000 es un cifra importante e imponente.

A mi parecer he logrado llegar a esta cifra no solo por compartir experiencias e información de forma sencilla y clara, de manera que todas las personas puedan comprender lo que significa la Insuficiencia Renal Crónica y todo lo que conlleva, sino también, por la positividad, energía y optimismo que procuro enviar a mis seguidores a través de la página; a la vez que por las frases matinales que ayudan a comenzar el día y por los pequeños consejos que suelo dar.

Otra cosa que suelo hacer y que a todos mis seguidores les gusta es contestar a todos y cada uno de los mensajes que recibo, (y no son pocos) y si puedo ayudarles a solucionar un problema, que no sea de tipo médico, lo hago.

La página de Facebook de "Vivir con insuficiencia renal" es una página que comencé casi a la vez que mi blog, del mismo nombre; es un lugar donde enfermos renales y familiares/cuidadores encuentran personas en su misma situación o en parecidas circunstancias. Es una página donde hay mucha participación, lo que nos ayuda a darnos cuenta de que no estamos solos en esta enfermedad, que hay muchas personas que viven con ella y que hacen todo lo posible para tener una buena calidad de vida.

Por eso os doy las gracias por vuestra confianza y vuestro apoyo. Espero que sigamos juntos mucho tiempo más y que la página siga creciendo.




Ana Hidalgo

lunes, 6 de febrero de 2017

El lupus y la insuficiencia renal



Hoy os dejo con un texto escrito por una chica que padece lupus y que prefiere permanecer en el anonimato. Nos explica lo que es vivir con esta enfermedad.


Carta de una lúpica:

Antes de vincular estas dos enfermedades, me gustaría de manera simplificada explicar que es el lupus.
Como enferma de lupus, me desespera la desinformación que existe al respecto: no se pega, no es una infección, no es cáncer...
Es una enfermedad inmunológica que se divide en diferentes tipos, la más común es la que yo tengo, el  LUPUS SISTÉMICO. Lo que provoca este tipo de lupus es que tu sistema inmunitario no reconozca tus órganos como propios, por lo que reacciona atacándolos.

Al igual que en cualquier otra enfermedad no a todo el mundo le afecta de la misma manera y ni con la misma agresividad. CADA LUPUS ES UN MUNDO.

A mi me lo diagnosticaron con 12 años, y a los 6 meses de tenerlo me atacó al riñón produciendo una insuficiencia renal crónica, por lo que desde entonces tengo diagnosticado  LUPUS ERITEMASO SISTÉMICO CON GLOMURONEFRITIS  PROLIFERATIVA DIFUSA TIPO IV.

Las personas que tenemos como enfermedad primaria el Lupus, luchamos por que la afectación no siga su proceso, y al igual que los trasplantados, necesitamos inmunosupresores para que nuestro LOBO duerma y no siga con su destrucción.

Yo, ahora mismo, estoy con la IR en estadio IV, intento llevar una vida lo más normal posible con el 2O% de función renal que me queda, intentando retardar la diálisis y el posterior trasplante, ya que a diferencia de un enfermo renal normal, si llega el momento de que necesite un trasplante y lo recibiera, volvería a la misma lucha, nuestro cuerpo no reconoce ningún órgano como suyo por lo que lo intentará destruir de nuevo.
Para ello, a parte de la medicación propia de la IR, (diuréticos, corticoides, calcio, antihipertensivos, eritropoyetina, hierro, corticoides, tratamiento para el colesterol y ácido úrico) tomamos inmunosupresores, en mi caso prograf y myfortic, aparte de pastillas que vienen bien para nuestra enfermedad, como puede ser el dolquine.

Esta es la historia de como muchos lúpicos llegamos a adquirir la insuficiencia renal, sólo esperamos que algún día den con la cura del Lupus, aunque ahora mismo es una utopía, ¡quién sabe!... todo es posible mientras haya esperanza.

La vida es muy bonita a pesar de todo, sólo hay que creer en vencer al gigante, y es entonces cuando él se hace pequeño.

Una lúpica


Ana Hidalgo




jueves, 26 de enero de 2017

Pilates, bienestar físico y mental



Joseph Pilates, auténtico pionero de la mente y el cuerpo, nacido en Alemania en 1880 y que, tras pasar muchas temporadas enfermo en su juventud, luchó y creó un método para combatir su debilidad y mejorarla, y para que fuera útil para otras personas, se convirtió en un atleta muy completo.

Es un método seguro y eficaz, que combina la condición mental y la física, y que nos permite obtener una mente sana y un cuerpo fuerte. Cada movimiento se conecta con el siguiente y así conseguimos mayor fuerza, resistencia y flexibilidad. Proporciona, además, un enfoque del fitness que va desde el interior hasta el exterior.

Con la práctica habitual del método Pilates, el cuerpo crece y mejora, la mente gana concentración y se relaja y el espíritu se eleva.

Beneficios físicos
  • Proporciona un entrenamiento completo.
  • Consecución de un desarrollo armónico, evitando en todo momento la hipertrofia muscular y favoreciendo la flexibilidad articular.
  • Mejora la postura corporal.
  • Mejora la coordinación muscular.
  • Incrementa el tono abdominal.
  • Favorece el control respiratorio.
  • Elimina tensiones musculares, así como mejora la rigidez articular.
  • Equilibra el cuerpo con estiramientos y ejercicios de resistencia en todas las sesiones.
  • Centra la mente en la calidad, en lugar de la cantidad de movimientos.
  • Evita lesiones y mejora las lesiones ya existentes.
  • Promueve la relajación con un entrenamiento fluido, funcional... ¡y divertido!
  • Mejora los niveles de energía.

Beneficios mentales
  • Mejora la concentración mental.
  • Desarrolla la voluntad y el deseo.
  • Mejora los sentimientos de confianza en uno mismo y la autoestima.
  • Reduce el estrés.
  • Desarrolla la disciplina

Beneficios espirituales
  • Mejora el humor.
  • Invita a aceptarse a uno mismo
  • Cultiva la conciencia porque hace que la mente se centre y la libera de los pensamientos externos.

"El bienestar físico es el primer requisito para la felicidad" Joseph Pilates


Texto cedido por mi profesora de Pilates Patricia López,
Directora de Estudi 10


Ana Hidalgo


sábado, 21 de enero de 2017

Alex, trasplantado renal: Carta para John Doe

Alex, trasplantado renal.
Carta para John Doe*:

Esta noche, justo hace un año, sobre las 2 de la mañana, recibía la llamada más esperada de mi vida tras 5 años de espera. Cuando la recibí, la verdad es que no actué como esperaba: con alegría, felicidad, entusiasmo.  Más bien fue como un... ufff,  que palo ahora ir al hospital,  estoy viendo una serie y me tengo que desconectar de la máquina de diálisis. Sí, amigo o amiga, hablo de la llamada que me iba a dar un nuevo comienzo en mi vida, tras haber pasado todos esos años dependiendo de una máquina para seguir viviendo, ya que por sí solo, mi cuerpo no era capaz de sobrevivir.
 Así que, a los diez minutos de la llamada del Doctor,  reaccioné.
La mezcla de emociones fue muy desconcertante... ¡estaba completamente impactado! Felicidad, miedo, alegría, incertidumbre... había de todo en mi cabeza.

 No hace falta que cuente como transcurrieron esos cinco años tan duros, ya que, seguramente, algo sabrías o simplemente no te hacía falta saber cómo sufren algunas personas. Lo que sí te puedo contar es el cambio que he experimentado desde ese mismo día en el hospital; la primera gota de orina que vino acompañada de unas cuantas lagrimas de felicidad. Sí, Jhon Doe, 5 años sin poder hacer algo tan "normal"...  la explosión de felicidad me llenó enseguida las emociones. Y desde ese día todo ha ido a mejor .

¡La ducha!... ¡Una simple ducha!. Ahora la disfruto como nunca he hecho, sin cables, sin curaciones, sin ataduras. Así que, simplemente, hago lo que nunca realmente hice y os aconsejo que es lo que deberíais hacer todos vosotros, los que estáis leyendo estas líneas y no sois Jhon Doe, claro está:  Disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, de los pequeños momentos y sobretodo, valorar lo que tenéis, por muy básico y rutinario que sea, porque algunas veces no valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos .¡Y no veas si es verdad!

Pero esta carta no va dirigida a cualquier persona, ya que sin tu aportación solidaria yo no estaría escribiendo esto. Sí, amigo o amiga que estas descansando en paz, estas palabras, cada una de ellas, van dirigidas a ti,  y se que no hay palabras suficientes para expresar el agradecimiento que te tengo. Siento de corazón que haya tenido que ser de esta manera, ya que tu vida ha dado un nuevo rumbo a la mía. Desde luego estoy cuidando del riñón y de mi salud como nunca lo he hecho. Ten por seguro que no lo voy a dejar de hacer.

Hoy es el primer aniversario de muchos... estoy seguro, pero no podía dejarlo en un simple gracias, Así que GRACIAS por este regalo.  Sigue descansando en paz... que sí, que ya lo sé, que soy un coñazo pero al menos una vez al año vas a tener que aguantarte y recibir mi agradecimiento .
Gracias Jhon Doe .

* Jhon Doe- Alias usado para referirse a alguien desconocido

Alex Socada


Ana Hidalgo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info