sábado, 9 de diciembre de 2017

Fideos a la cazuela



Hoy os traigo un plato ideal para este tiempo: fideos a la cazuela;  que se pueden hacer de pescado o de carne. Yo los voy a preparar con costilla de cerdo, pero también se pueden hacer con pavo, pollo, atún, mariscos...
Es una receta muy sencilla, pero muy sabrosa.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1/2 Kg. de costillas de cerdo cortadas a trocitos
  • 400 gr. de fideos perla o del nº 4
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla pequeña o cebolleta
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • Una cucharada de tomate frito
  • 150 gr. de alcachofas congeladas
  • Pimienta
  • Agua o caldo casero (de carne o verduras)
  • Especias para estofado (opcional)

Preparación:
La noche antes se trocean las verduras (ajo, cebolla, pimiento rojo y pimiento verde) y se ponen a remojar, cambiando varias veces el agua.
Cuando se vaya a preparar el guiso, un rato antes se sacan las alcachofas del congelador y se ponen en agua.

Elaboración:
Se pone una cacerola al fuego con aceite y cuando esté caliente se añaden las costillas sazonadas con pimienta. Se deja que se doren bien, y cuando están bien doraditas, se retiran hacia un lado de la cazuela y, en el hueco que queda, pondremos las cebolla, los ajos y los pimientos (bien escurridos). Bajamos el fuego y se deja pochar.
Cuando esté todo bien pochado, añadiremos la cucharada de tomate frito, las alcachofas, las especias para estofado (si tenéis) y la pimienta al gusto. Se dan unas cuantas vueltas y se añade el agua o el caldo. Dejamos hervir unos 15 minutos para que las costillas se pongan tiernas. A continuación echaremos los fideos y un poco de colorante.
Dejaremos hervir el tiempo que pone en el paquete de los fideos.

¿Lo sabías? Este plato ha de quedar caldoso. Si os habéis pasado con el caldo, no pasa nada, lo sacáis y lo reserváis. Los fideos se tragan el caldo enseguida, por eso, si os quedan muy secos, hay que ir añadiendo agua o caldo, si es necesario. Quedan igual de buenos y son muy agradecidos. Si os sobran podéis hacer lo mismo, calentarlos con un poco más de agua o caldo. Esta receta es ideal para prediálisis ya que si os echáis poca carne aportará poca proteína.
IMPORTANTE: Recordad que el caldo cuenta como líquido, si tienes restricción debes comer los fideos secos, sin caldo

Cantidad por cada 100g de alimento:
Costilla de cerdo-              Potasio- 260 mg Fósforo- 240 mg  Proteína- 17,10 g 
Fideos (pasta)-                   Potasio- 67 mg    Fósforo- 165 mg  Proteína- 12,5 g
Cebolla-                              Potasio- 130 mg   Fósforo- 36 mg
Ajo-                                     Potasio- 446 mg  Fósforo- 134 mg 
Pimiento rojo-                    Potasio- 160 mg   Fósforo- 22 mg
Pimiento verde-                 Potasio- 120 mg   Fósforo- 19 mg
Alcachofa congelada-        Potasio- 248 mg   Fósforo- 58 mg
Tomate frito-                      Potasio- 280 mg   Fósforo- 39 mg


Ana Hidalgo




domingo, 3 de diciembre de 2017

Pronto llega la Navidad y con ella el estrés Navideño


Se acercan las fechas Navideñas y para muchas personas el estrés se acentúa. Un amplio porcentaje de la población asegura que a medida que se acercan las Navidades se van poniendo más nerviosos.

Es verdad que en estas fechas llegan las luces de colores, las tiendas decoradas, las calles llenas de gente cargadas con paquetes y regalos; aunque, al igual que en años anteriores, con esta crisis más bien son paquetitos.
Llegan los días de comer y beber sin parar, de hacer excesos, y de empachos, gastritis y de las sales de frutas.
Llegan las eternas sobremesas y reuniones con familiares y amigos que solo vemos muy de vez en cuando. Llegan los días de dejar la Visa temblando, y temblando nosotros pensando en el mes siguiente cuando lleguen las facturas.
Llegan los días de las risas y los nervios de los niños esperando lo que les traerá el Papá Noel o los Reyes Magos o ambos a la vez.

Pero también llegan los días, para muchas personas de los agobios, del cansancio, del desear que pasen pronto, de las depresiones y de la tristeza, si en ese momento falta un ser querido. Llegan las eternas discusiones familiares, el tener que repartir bien las Fiestas para no quedar mal con nadie y evitar enfados, y ,¡cómo no! los quebraderos de cabeza para preparar y elaborar los menús Navideños.

Uno de cada cinco españoles sufre del llamado estrés navideño. En esta época el estrés puede alcanzar niveles insospechados.La causas que más estrés provocan en estas fiestas son:

  • La compra de los regalos en el último momento.
  • No saber que regalar, o verse " forzados" a regalar por compromiso.
  • La preocupación que conllevan los gastos extras.
  • Ir de compras, dar mil vueltas y no encontrar lo que se busca.
  • Tomar decisiones de dónde y cómo se van a celebrar las fiestas.
  • El estrés de las preparaciones; tanto de menús, como vestido, peluquería etc.
  • Sentirse forzados a "estar felices" porque es Navidad y es casi una obligación quererse en esta época.

La forma de enfrentarse a estas situaciones es teniendo mucha tranquilidad y anticiparse a todo:

  1. Organízate. Hay que preparar la lista de las compras y de los alimentos que se vayan a preparar con tiempo.
  2. Prepara un presupuesto y no te pases de ahí.  Evita los desastres económicos. Las compras y los regalos deben estar de acorde con lo que puedes pagar.
  3. Hay que comprar los regalos poco a poco y fijarse una fecha tope. No dejarlo todo para el último minuto.
  4. En estas fechas se reúnen las familias que a veces tienen conflictos. Evita hacer comentarios que puedan causar molestias y arruinar la fiestas. Recuerda que la manera de pensar y las costumbres no se cambian porque llegue la Navidad.
  5. Ten expectativas realistas, no pretendas que todo vaya a quedar perfecto y que todo el mundo se vaya a portar a las mil maravillas.
  6. Evita quedar exhausto. Establece prioridades y piensa bien el tiempo que tienes disponible tú y tu familia.
  7. Planifica un tiempo para estar con tu pareja o para estar a solas.

La Navidad puede ser muy relajada si decidimos tomarnos un tiempo para nosotros mismos, pequeñas acciones como salir a caminar, dormir una siesta, hacer respiraciones profundas (un arma ideal contra la tensión y el estrés) y disfrutar de un buen momento con amigos, puede ayudar a manejar el estrés, y estaremos así cuidando de la salud de nuestro corazón.
Intenta dormir 8 horas diarias para funcionar bien durante el día. No podemos pretender rendir si no le hemos dado suficiente descanso a nuestro cuerpo

En fin, paciencia y a disfrutar.


Ana Hidalgo

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Etapas de la enfermedad renal




La enfermedad renal consta de cinco etapas. Es el nefrólogo quien determina en qué etapa se encuentra el enfermo, en función del daño renal y la filtración glomerular que tenga, es decir, la medición de su nivel de funcionamiento renal. Normalmente, los riñones van perdiendo su capacidad para filtrar residuos de la sangre y de eliminar la orina de forma gradual. Cada etapa tiene su tratamiento y un tipo de alimentación.
A continuación, os explico en qué consiste cada etapa:

Enfermedad renal en Etapa 1 y Etapa 2
Normalmente en estas etapas apenas hay síntomas, se suele descubrir en alguna revisión médica o por algún otro motivo que lleve a acudir al médico. Es importante diagnosticar la enfermedad en estas etapas ya que ayudará a controlar y retrasar el deterioro renal.
Generalmente se diagnostica cuando se presenta: hipertensión arterial, niveles superiores de creatinina o urea en sangre, sangre o proteínas en la orina, antecedentes familiares de enfermedad renal poliquística, a consecuencia de la diabetes...
En estos estadios es importante tomarse la tensión arterial de forma regular y mantenerla controlada. Si es diabético es necesario tener muy controlados los niveles de glucosa en sangre.

Enfermedad renal en Etapa 3
En esta etapa, la función renal se reduce notablemente, entre un 30% y 60% de su capacidad máxima. Aquí comienzan a aparecer la anemia y alteraciones óseas. Es probable que el nefrólogo comente la necesidad de comenzar con tratamiento oral. También habrá que seguir, a partir de ahora, una dieta que ayude a mantener los niveles correctos de potasio, fósforo, proteínas... Habrá que estar en contacto regularmente con un equipo de nefrología para controlar de forma adecuada la situación. En este momento es de extrema importancia vigilar el avance de la enfermedad y hacer todo lo posible para retrasar el deterioro de la función renal.

Enfermedad renal en Etapa 4
A medida que la función renal se va deteriorando y se alcanza esta etapa, es el momento de comenzar a prepararse para la diálisis y/o un trasplante renal. En este estadio suele aparecer el picor en la piel, fatiga, dificultad para concentrarse, pérdida de apetito, hinchazón (sobre todo en piernas y alrededor de los ojos), palidez, náuseas,... entre otros síntomas. El nefrólogo hablará de los tipos de diálisis que existen, para que se pueda ir decidiendo por el tipo de tratamiento llegado el momento. Las visitas y las pruebas serán más frecuentes en esta etapa. Se seguirá con la dieta estricta y seguramente que se tendrá que limitar la ingestión de líquidos. Cuando el filtrado sea inferior a 15, posiblemente el médico comentará la necesidad de comenzar con la diálisis.

Enfermedad renal en Etapa 5
En esta etapa avanzada de la enfermedad renal, los riñones han perdido casi toda la capacidad de hacer su trabajo con eficacia. El resultado es una acumulación de productos de desechos, agua y otras sustancias que podrían ser peligrosas si permanecen en la sangre. Cuando la enfermedad ha avanzado hasta este punto, se necesita la diálisis o un trasplante para seguir con vida.




Ana Hidalgo



domingo, 19 de noviembre de 2017

Puerros en vinagreta


Hoy os quiero proponer esta fácil y riquísima receta.
No os creáis que es un plato aburrido, porque en realidad es muy sabroso y se puede tomar tanto en tibio como en frío.

Ingredientes (para 4 personas)

  • Puerros (dependiendo del tamaño serán 2 o 3 por persona)
  • 1 o 2 cebolletas (depende de lo grande que sean)
  • 1 huevo
  • ¼ de pimiento rojo
  •  ½ pimiento verde        
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de vinagre de jerez
  • 1 cucharadita de perejil picado

Preparación:

Primero se preparan las verduras. Se retira la parte más verde de los puerros, se trocean por la mitad y se ponen en remojo con agua. En otro recipiente se añade el pimiento rojo, el  pimiento verde, la cebolleta y el perejil, picados muy finamente, también con agua. Se dejan en remojo varias horas (o toda la noche), cambiando varias veces ese agua.

Elaboración:

En primer lugar, pondremos una olla con agua a calentar y echaremos los puerros. En cuanto comiencen a hervir se tira esa agua y se vuelve a poner otra limpia, dejando cocer durante 18-20 minutos, hasta que estén bien cocidos. Reservar encima de un papel absorbente.
Aparte coceremos el huevo durante 10-12 minutos. Una vez cocido, enfriaremos y pelaremos.
Escurriremos las verduras (pimientos, cebolleta, perejil) y añadiremos la clara de huevo también picadita.
En un bol mezclaremos el aceite, el vinagre y la yema de huevo. Batiremos bien esta mezcla hasta que emulsione.
Después se mezclan las verduras con la vinagreta y se prueba el punto de vinagre (rectificar al gusto)
Servir los puerros cocidos con la vinagreta por encima y ...¡A disfrutar!

¿Lo sabías? Puedes realizar este plato con puerros frescos o en conserva, siempre sabiendo que hay que cambiarles más veces el agua para eliminar la sal que contienen. Estos últimos al ser en conserva contienen menos potasio. Los puerros son ricos en fibras y diuréticos. Este es un plato ligero por lo que las personas en diálisis deberán acompañarlo de un plato de carne o pescado. Es un plato aconsejable en la etapa de prediálisis, al contener pocas proteínas.

Huevo (100g)Potasio- 138 mg  Fósforo-  205 mg  Proteínas-  12,8 gr
Cebolleta-  Potasio- 250 mg   Fósforo-  26 mg
Pimiento verdePotasio- 120 mg  Fósforo-  19 mg
Pimiento rojo-   Potasio-  160 mg  Fósforo-  22 mg
Puerros-   Potasio- 267 mg Fósforo- 48 mg
Puerros en conserva-  Potasio 150 mg   Fósforo-  32 mg



Ana Hidalgo


lunes, 13 de noviembre de 2017

Tortilla de berenjenas


Una sencilla tortilla puede ser una buena solución para una cena. Podemos hacer tortillas con otros rellenos: calabacín, patatas, cebolla, espárragos... Hoy la he hecho de berenjena, una de las verduras más aconsejables para nosotros, los enfermos renales.

Ingredientes para dos personas:

  • Una berenjena
  • 3 huevos
  • Aceite de oliva
  • Ajo en polvo
  • Pimienta

Preparación:
La berenjena se corta a cuadrados, sin pelar, y se pone en un bol con agua para remojar. Se deja varias horas, cambiando el agua varias veces. 
Un rato antes de realizar la tortilla se deja escurrir la berenjena para que suelte todo el agua. 

Elaboración:
En una sartén con aceite se saltea la berenjena, bien escurrida,  añadiendo pimienta y ajo en polvo al gusto. Se deja hacer hasta que esté bien blanda y a continuación se añaden los huevos. Mezclamos bien y cuajamos la tortilla. 
Servir muy caliente. 

¿Lo sabías? La tortilla se puede considerar un plato ligero que nos aporta una cantidad adecuada de calorías y no mucha cantidad de proteínas, fósforo y potasio. Hay que decir que la proteína del huevo es muy buena, lo que la hace un plato adecuado para cualquier etapa de la enfermedad renal. Para las personas trasplantadas es ideal acompañarla de un plato de ensalada.

Huevo-  potasio- 138 mg  fósforo- 205 mg  proteínas- 12,8 gr

Berenjena- potasio-  190 mg  fósforo- 26 mg




Ana Hidalgo



domingo, 12 de noviembre de 2017

Inspiración... ¿Dónde estás?



He leído en algún sitio que la inspiración "es la sensación que nos lleva a escribir", pero hay días que por más que pienso no se me ocurre ningún tema sobre el que hablar. ¿Dónde están las musas de las que tanto hablan los escritores?. Bueno, en mi caso serían "musos".

A veces, siento como si me estuviera estrujando el cerebro para extraer algo de zumo en forma de escritura. Pero aquí me tenéis escribiendo sobre mis dificultades y mi falta de inspiración para escribir.

Es difícil escribir cuando sientes que tienes un bloqueo mental.  Intentas que te llegue la inspiración necesaria para poder redactar un nuevo post, pero nada, te quedas en blanco.
Aunque la mayoría de veces, la inspiración llega de repente, ¡zas! y dejo todo para ponerme a escribir antes de que se me olvide. Siempre procuro llevar una libreta en el bolso para anotar las ideas que me vienen a la cabeza ya que soy bastante olvidadiza.

Yo misma me sorprendo del resultado cuando publico el artículo... me digo: ¡Esto lo he escrito yo! Ni siquiera me doy cuenta de como lo hago... lo escribo y punto. Escribo lo que me sale en esos momentos, como lo que estoy escribiendo ahora.

¿Dónde estará la dichosa inspiración?. Esto de escribir es bastante complicado. Realmente, valoro el trabajo de los escritores cuando escriben un libro. Es sorprendente tanta imaginación, tanta creatividad, y como consiguen llenar hojas y hojas con un tema, logrando mantener al lector interesado en la lectura, y no sólo eso, sino que incluso, a veces, te sientes parte de la historia que están relatando.

Normalmente mis inspiraciones llegan de maneras muy diversas: una idea, algo que me ha ocurrido, alguna frase que he leído, unas palabras que alguna persona me ha comentado, algún artículo, una noticia de la televisión... Es muy importante la inspiración, por  supuesto, pero también lo es saber plasmar la idea y escribirla correctamente.

Por eso, de un tiempo a esta parte, he reducido un poco la frecuencia de los artículos, porque es bastante difícil escribir a menudo; no sólo es el blog, sino la página de facebook, Twitter y algunas colaboraciones. A veces me siento un poco saturada.

En fin, a lo tonto, a lo tonto, he vuelto a escribir un artículo sin tener por el momento "las musas" de mi parte.


Ana Hidalgo


miércoles, 8 de noviembre de 2017

No te quedes colgado viendo la vida pasar




Si tienes una mala época, si tienes una enfermedad crónica, si los problemas y las preocupaciones te agobian... no te dejes vencer, no te quedes parado viendo la vida pasar, como si de esa forma, quedándose quieto y cerrando nuestra mente, los problemas, enfermedades y preocupaciones desaparecieran, pasaran de largo o se solucionaran.

Lo que tienes que hacer es remontar, "coger el toro por los cuernos" y enfrentarte al problema o a la enfermedad que te haya tocado vivir, aprendiendo a conocerla y adaptándola a ti.

¿Por qué quieres aferrarte al dolor? Sé valiente y atrévete a enfrentarte a las situaciones a medida que vayan llegando, pero mientras tanto...
NO te quedes colgado viendo la vida pasar ¡APROVÉCHALA!

Disfruta y saborea los pequeños momentos; ahí, en esos pequeños detalles, es donde se encuentra los momentos de felicidad. Esos momentos que guardarás en tu mente para las épocas que no sean tan benévolas.

No te quedes quieto, no dejes que la tristeza o la pena se adueñen de ti durante mucho tiempo. Es preciso cambiar nuestro "chip" y pensar que la vida pasa, y que depende de nosotros que pase de manera gratificante, a pesar de las circunstancias, y aprovecharla al máximo, día a día, hora a hora, minuto a minuto.

 ¡VIVE!


Ana Hidalgo






viernes, 27 de octubre de 2017

A mis seguidores...



Hace más de siete años que estoy en este mundo del blog y de las redes sociales, y a lo largo de todo este tiempo me han escrito y me escriben todo tipo de personas:

Los más numerosos son los que descubren mi blog, o algunas de mis redes sociales, y sienten que se les cae la venda de miedo e ignorancia que les tapaba por completo los sentidos, dando lugar a una mirada de esperanza y comprensión. Son, principalmente, los que hace poco que acaban de ser diagnosticados.

Hay otros que se asombran de que se pueda seguir teniendo una vida, una buena calidad de vida, con una enfermedad crónica como la nuestra, con sus épocas malas, regulares y mejores. No lo entienden, y aunque intento con mis palabras que lo comprendan, es muy díficil transmitirles, a través de la red, la energía y la esperanza necesaria. Estas personas, que son las menos, necesitan otro tipo de ayuda, la profesional, y ahí poco puedo hacer yo.

Muchos seguidores son, al igual que yo, pacientes expertos y llevan también su enfermedad con coraje y optimismo. Son personas que quieren seguir aprendiendo y compartiendo conocimientos para poder tener una buena calidad de vida y poder llevar un vida activa, aún con una enfermedad crónica.

En cambio, hay unos pocos, que no son ellos los que me siguen, sino que es alguien de su familia. Estos enfermos, no quieren saber nada de su enfermedad, se limitan a acudir al médico cuando toca y a cumplir con el tratamiento y poco más. Es alguien de su familia (un hermano, la esposa, la madre....) el/la que me sigue y procura informarse para ayudar a su familiar. Este tipo de pacientes se les llama pacientes pasivos. Aunque también hay enfermos renales que me siguen, ellos y su familia, para aprender y conocer mejor la enfermedad e interactuar con otros enfermos renales.

A todos ellos les doy las gracias por seguir mi página y por comentar y mandarme sus dudas, sus agradecimientos y sus felicitaciones. No dudéis en dejar vuestros comentarios y vuestras preguntas.

Intento transmitir en mi blog los conocimientos que la experiencia de la enfermedad me ha dado, así como inyectar optimismo y esperanza a mis lectores... creo que lo estoy consiguiendo, a juzgar por la cantidad de mensajes que recibo.

Y voy a terminar diciendo que aquí estoy para ayudar en la medida que sea posible y para contestar a vuestras dudas siempre que esté en mi mano; que esta página, como he dicho muchas veces, es un apoyo moral frente a la enfermedad y un lugar donde encontrar consejos para mejorar nuestra calidad de vida. Las preguntas y dudas de carácter médico deben ser respondidas por nuestros nefrólogos o médicos de familia.

Gracias por seguirme y estar a mi lado.


Ana Hidalgo


martes, 24 de octubre de 2017

Sin miedo a sonreír. Por Belén Pazos


Me encanta la energía que se transmite en esta página. Aquí te dejo mi aportación como energía y toque de humor. Mil besos:

Mis riñones, esos pequeños celosos compulsivos y acaparadores de mis atenciones, me hacen pasar por situaciones surrealista. Una acude a un nutricionista esperando encontrarse con la famosa frase "somos lo que comemos"; y juro que piedras no he comido nunca.

He de confesar que me senté con pocas ganas de cambiar y mejorar mi dieta, pero lo que me encontré, en casi dos horas de consulta, es para contar. La "nutricionista", primero me preguntó por mi alimentación; y en tono serio me explicó que mi alimentación no era mala.¡Ufff!, eso lo sabía, tengo de maestra a mi abuela Isabel y sus recetas ancestrales.

Después, se dedicó a preguntarme por cosas que nada tenían que ver con nutrición. Eso me puso nerviosa, lo reconozco. Terminó clavando sus pupilas para afirmar rotundamente "Todos ; absolutamente todos tus problemas renales están en tus miedos. Miedos infantiles y miedos adultos disfrazados de seguridad. Somos emociones, has tenido mucho miedo y lo tienes". -me dijo-. Así terminó la consulta entre evoluciones de animales varias, pero eso ya es otra historia.

Al llegar a casa pensé en mis pobres riñoncitos. ¡Toda mi vida guardando mis miedos en ellos; pensando en lo malísimos que eran, y los pobres, sólo se defendían a pedrada limpia de ese hijo puta del miedo! Un miedo que crecía y se escondía callado para aniquilar, herir y paralizar mis decisiones mientras mis dos héroes luchaban valientes y decididos mostrando su supremacía y poder. Mis dos pequeños camaradas, batallando con ese asesino mutilador para que no lograse salirse con la suya.

Y ahora, después de tantos años de trabajo no agradecido, con todo el dolor de su riñón , han protestado y se han puesto de huelga. En el cartel reivindicativo se puede leer "¡Basta ya!, defiéndete tú!" . Y yo, que no quiero perder unos trabajadores tan leales, he mirado en mi interior y he podido ver a ese seductor de Don Miedo dominante y poderoso. Lo he agarrado por la solapa y le he gritado con valentía:
He venido a este mundo para hacer realidad mis pequeños grandes sueños. No me cansaré de luchar. Y tú, JAMÁS, me arrebatarás las ganas de VIVIR.

Belén Pazos



Ana Hidalgo


domingo, 22 de octubre de 2017

Salsa chimichurri



¿Quién dice que no se puede comer sabroso sin sal?... Prepara una salsa chimichurri y tenla en la nevera siempre lista.
La salsa chimichurri es una salsa de origen argentino que sirve normalmente para acompañar carnes, patatas y lo que te apetezca. Es una salsa que se prepara en muy poco tiempo y que casi todo el mundo conoce.
Lo mejor es, que esta salsa lleva ingredientes muy comunes que normalmente tenemos siempre a mano en casa. Además al llevar aceite y vinagre puede durar bastante tiempo en la nevera, y se conserva estupendamente. Cuanto más tiempo esté, más concentrados serán los sabores.
Lo ideal es probarla y añadir más o menos hierbas y especias según el gusto de cada uno.
Se puede preparar de varias formas, pero os dejo esta receta que es muy sencilla y otra opción más sencilla aún.

Ingredientes:

  • 4 dientes de ajo
  • 1 pizca de guindilla cayena
  • 2 cucharadas de orégano
  • 1 cucharadita de tomillo
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1/2 vaso de aceite 
  • 1/2 vaso de vinagre

Elaboración:
Echa en una sartén un chorro de aceite y añade el comino, el orégano, el tomillo y la guindilla cayena (tritúrala un poco antes). No lo cocines, solo que se temple un poco el aceite  para que suelten los aromas. Cuando empiece a coger algo de calor, incorpora el perejil picado, el pimentón dulce, los dientes de ajo picados y el vinagre. Mezcla bien y retira a un bol. Vierte el aceite y guarda en un frasco a ser posible de cristal.



Otra opción es comprar en una tienda un preparado de especias para chimichurri

Ingredientes:
  • Preparado para chimichurri
  • Aceite (girasol que es menos intenso)
  • Vino blanco
  • Vinagre

Elaboración:
En un bol se añade la cantidad de la mezcla para chimichurri que queramos. A las hierbas se le añade el doble de cantidad de aceite, una parte de vino blanco y una parte de vinagre. 
Se irá probando hasta encontrar el punto adecuado.



Ana Hidalgo




miércoles, 18 de octubre de 2017

Hoy cumplo 26 años de trasplante... ¡Hay que seguir!



¡Vamos allá! Un añito más que se añade a los que ya tiene mi riñón trasplantado... resistiendo... aguantando como un campeón, luchando para seguir conmigo.

Ya comienza a avisarme, comienza a hacerme saber que un día se tendrá que despedir de mí. Yo le contesto, que lo sé, que es algo que se veía venir y es algo que le puede pasar a cualquiera...  pero que no se agobie,  porque estoy contenta de que haya cumplido, y de que esté aún cumpliendo, su función de filtración y limpieza y regalándome una buena calidad de vida.

Lo cuido con esmero, lo mimo, le doy cariño  y le procuro todo el bienestar posible para que todavía siga funcionando el tiempo que sea preciso. Nunca podré agradecerle lo suficiente todo lo que ha hecho por mí, y todo lo que está haciendo. Estaré eternamente agradecida a su dueño, mi donante, y a toda su familia, por haberme regalado vida.

Estoy contenta porque llevo la mitad de mi vida con este riñón, disfrutando y saboreando cada detalle de la vida. No me preocupa demasiado el día que diga "hasta aquí he llegado". Ese día, sé que estaré preparada, estaré fuerte porque me habré cuidado y seguiré cuidándome y queriéndome igual o más.

Por eso, por esa calidad de vida que me está proporcionando mi queridísimo riñón, animo a todas las personas a que se hagan donantes. Porque con este gesto altruista y generoso, logran que muchas personas sigan viviendo y que otras, que están atadas a una máquina, mejoren su calidad de vida.

Y de momento... ¡A seguir con fuerza!

GRACIAS A TODOS LOS DONANTES Y A SUS FAMILIAS


     



Ana Hidalgo



miércoles, 4 de octubre de 2017

Arroz tres delicias con gambas



 Hoy toca una receta que es muy fácil de preparar, se trata del arroz tres delicias. Además lo puedes preparar en cantidad para poder congelar y comerlo otro día. Las cantidades son aproximadas.

Ingredientes para dos personas:

  • 200 gr de arroz de grano largo
  • 100 gr gambas peladas
  • 50 gr de guisantes congelados
  • 100 gr de zanahorias baby congeladas
  • 2 lonchas de pavo o jamón cocido bajo en sal
  • 2 huevos
  • Aceite de oliva virgen

Preparación:
Unas horas antes se sacan del congelador los guisantes y las zanahorias y se ponen en agua. Se cambia el agua un par de veces.

Elaboración:
Se pone un cazo con agua a calentar. Se añaden la zanahoria y los guisantes, cuando rompa a hervir se cambia el agua por otra nueva y se termina la cocción. Después se escurren y se reservan.
Mientras tanto, en un sartén con un poco de aceite se hace una tortilla con los huevos bien batidos. Luego la cortas a tiras y la reservas.
El pavo se corta también a tiras y se reserva.

Hecho esto, se pone a cocer el arroz. En una cazuela se añaden un par de cucharadas de aceite. Cuando el aceite esté caliente añadimos el arroz en seco y damos unas cuantas vueltas para que quede impregnado del aceite. A continuación, añadimos el agua. Cuando empiece a hervir, iremos removiendo de vez en cuando hasta que pase el tiempo que pone en el paquete para su cocción. Una vez cocido, se escurre y se pasa por agua fría. Si puedes prepararlo con antelación mucho mejor.

A continuación, ponemos una sartén (que sea grande) al fuego con un chorrito de aceite, echaremos las gambas y las saltearemos durante 3 minutos. Cuando las gambas tengan buen color, echamos los demás ingredientes (zanahoria, guisantes, tortilla y pavo o jamón cocido). Se da unas vueltas  y se añade el arroz. Seguimos dando unas cuantas vueltas más y ... ¡A comer!

¿Lo sabías? Los alimentos congelados contienen menos potasio. Con el remojo y la doble cocción se elimina más potasio. El guisante es, de las legumbres, la que menos de este mineral contiene. Este plato contiene un importante aporte de proteínas de los guisantes, el huevo y el jamón o pavo, por lo que las personas en etapa de prediálisis lo tomarán como plato único.Se puede prescindir de las gambas o del jamón/pavo si no quieres añadir demasiado fósforo y proteínas.

Guisantes congelados-   Potasio- 150 mg   Fósforo-  90 mg  Proteínas- 5,4 gr  
Zanahorias congeladas-Potasio-  181 mg  Fósforo-  23mg
huevo crudo-  Potasio- 138 mg  Fósforo-  205 mg  Proteínas-12,8 gr
Gambas frescas- Potasio- 258 mg  Fósforo- 300 mg Proteínas- 18,7 gr
Jamón cocido-   Potasio- 340 mg  Fósforo- 150 mg  Proteínas- 20 gr
Arroz blanco-    Potasio- 113 mg    Fósfor- 94 mg    Proteínas- 6,7 gr.

Ana Hidalgo




sábado, 30 de septiembre de 2017

Personas y vidas. La historia de Candela. Por Sonia López



Sonia López es una madre que lucha por dar a su hija una vida normalizada, una vida llena de color y llena de ilusión. Es una madre coraje, como muchísimas de vosotras que os veréis reflejadas en su historia. Os dejo que os la cuente:

Ahora sí que soy capaz de escribir y hablar del tema, sin decaer ni pensar que esta vida no es justa, y por eso me lanzo a escribir nuestra historia, porque es la historia de mi familia .

Soy madre de una niña y un niño preciosos, Candela y Bruno, de 5 y 3 años, y tengo la suerte de estar casada con un hombre maravilloso.

En un día difícil de olvidar, en Abril del 2015, con un simple análisis de orina, ya que a mi hija se le hinchaba el párpado, le detectaron una proteinuria muy muy alta, y esto ha ido trayendo una cosa detrás de otra, acabando en un Síndrome Nefrótico, el cual iba a acabar con sus dos riñoncitos. Esta enfermedad le fue diagnosticada en 2015, y proviene de una alteración genética (un síndrome cuyo nombre no me interesó en su momento).

El pronóstico era que en unos años tendría el fallo renal, pero sorprendentemente y por desgracia, en Agosto 2016, cayó en fallo renal, sin ningún tipo de progresión, por lo que inevitablemente tendríamos que pasar por diálisis. (Con los menores intentan realizar el trasplante desde pre-diálisis y con los adultos creo que con donante vivo también).

Como madre, el duelo me resultó muy duro; lo viví cuando la diagnosticaron y pensé que no iba a ser capaz de superar lo que se nos venía encima. Pero cuando tuvo el fallo, ya había asimilado y aceptado el nuevo miembro de la familia llamado “IRC”, y sólo me ocupé de cuidar a Candela y a mi familia, sin pensar en nada más. Eso no quita que tenga momentos de enfado con la vida, y esos no creo que se acaben nunca.

Desde Agosto 2016, hasta el día de hoy hemos pasado por muchas fases: Intentar la diálisis peritoneal, que no funcionó. Un trasplante que tuvo complicación quirúrgica pues el donante era niño también y se trataba de una microcirugía y pasó lo que no tenía que pasar. El que nosotros no podamos ser donantes, pues ha creado un anticuerpo en las horas que tuvo el riñoncito contra una proteína que tenemos nosotros. Y la última, infección de catéter que nos llevó a cambiárselo este Julio.

Pero entre fase y fase, y como muy bien dice Ana en su blog, ponemos punto y aparte rapidísimo y volvemos a la normalidad como familia, y estamos orgullosos de haber llegado a esta normalización. Yo no creía mucho en mí, pero lo conseguí. Indiscutiblemente a mi hija le ayuda muchísimo, y ella es la primera que todo lo normaliza y todo lo vive como algo totalmente rutinario (Incluso a veces cuando “le toca cole” en lugar de “Montse “que es como llamamos a la sesión de diálisis, dice que quiere ir a la “Montse “ ¡y se enfada!)

Eso sí, el tema restricción de líquidos y fruta, y no poder bañarse es lo que peor llevamos, difícil negar agua y fruta a tu hija. Para el resto de temas, tenemos suerte de tener uno de los mejores hospitales, Sant Joan de Deu en Esplugues, a 5 minutos, mi trabajo a otros 5 minutos y su colegio a 10 min, por lo que sólo falta las mañanas de diálisis. Esto ha hecho que no hayamos roto nuestra rutina anterior, que esto también ayuda mucho a llevar la espera de una manera menos desesperante, y a que a Bruno no le altere su día a día. Tenemos que pensar en su bienestar también.

Nuestra fase ahora es : En hemodiálisis, y a la espera de un donante, e incluidos en listas de donación cruzada inter-vivos, de hiper-sensibilizados etc.

Llevamos una vida “casi” normal, eso sí, eliminando la preocupación de nuestra mente, y sólo ocupándonos del día a día, de disfrutarlo, informarnos sobre la IRC, yendo a ALCER , intentando ver todo lo que haya disponible para mejorar la calidad de vida de nuestra hija y de la familia, porque cada miembro, como abuelos, hermano, padres, aporta un granito de arena para que mi hija crezca en un entorno que normalice su patología, y le dé autonomía como a cualquier otra niña en los diferentes momentos que irá viviendo.

Ahora Candela pasea con la emoción de su vuelta al cole con su hermanito, con su baile, su inglés, su nueva profesora en diálisis, y con sus próximas colonias... ¡eso es su vida! Y a darle recursos para que desde ya, acepte su inesperada y temprana compañera de vida : la IRC (dichosa).

¡Saludos y mucha fuerza a tod@s ¡

Sonia López Collado



Ana Hidalgo




miércoles, 27 de septiembre de 2017

Actividad física y medicación. Por Xavier Moll




Xavier ha querido compartir con nosotros cómo soluciona la toma de medicamentos mientras se está realizando una actividad física... en su caso, el montañismo. Además del texto, nos deleita con unas maravillosas fotografías. Muchas gracias, Xavi.


A menudo Ana hace mucho hincapié en la necesidad de hacer actividad física en las personas trasplantadas, también suele comentar la importancia vital de tomar los medicamentos inmunosupresores: evidentemente no puedo estar más de acuerdo con ella.
¿Se puede combinar? ¡Por supuesto!


Os relato una actividad física de este verano en Pirineos de más de 11 horas subiendo a cuatro de las seis puntas del  Pico Russell (3207 mts). Solo hay que planificar cuándo tomar la medicación para que cuadre correctamente con la comida. Espero que os gusten las fotos.

El despertador suena a las 5.30; desayunamos, y al terminar, tomo la cortisona; en estos momentos son las 6:15 de la mañana. Empezamos a caminar y voy tomando sorbos de agua.
A las 8:15 nos detenemos un rato y me tomo el Advagraf y el Myfortic. Seguimos andando y a las 9:15 volvemos a parar para comer algo.


A partir de ahí, y ya en terreno más técnico, vamos hidratándonos convenientemente, bebiendo agua y comiendo. A la una, después de una hora sin comer sólido, me tomo la pastilla del hierro. Espero media hora antes de tomar algo,  y seguimos con la actividad.
Sobre las tres de la tarde, empezamos el descenso hacia el parking.  Al habernos retrasado algo calculo que llegaremos sobre las 17:30, pero un perro abandonado que intento coger sin éxito me retrasa algo más, así que al llegar, me tomo el calcio, acompañado de un sándwich y decido no comer para dejar una horita para la segunda toma del  Myfortic, que tomo sobre las 19:15.
Cenamos sobre las 20:30 ¡casi me como la nevera entera …je je je!  y al terminar me tomo el Alopurinol y... ¡a dormir!


Chicas, chicos… si la hora del gym, del paseo o de cualquier actividad física coincide con la toma de algún medicamento, no dudéis en llevarlo encima y tomarlo a la hora que corresponda.

Por último, para los que deis paseos al aire libre o actividades un poco más largas en montaña, la crema de factor 50+ tiene que ser otro medicamento.También hay que protegerse bien la cabeza con una gorra; es imprescindible para todos, y más para las personas trasplantadas.


Esta actividad fue realizada con mi mujer Dèlia, ella fue la donante del riñón que funciona como un campeón, y es que las personas que deciden donar en vida pueden llevar una vida totalmente normal.


Xavier Moll


Ana Hidalgo




viernes, 15 de septiembre de 2017

La vida es única y no hay que desaprovecharla



La vida es única... ¡vívela, disfruta, ríete todo lo que puedas! Estruja todo su jugo y absorbe todo lo positivo y rechaza lo negativo.

No es fácil, lo sé muy bien, para alguien que padece una enfermedad crónica, tener una forma de pensar positiva y optimista.
Muchas personas se extrañan de las cosas que escribo y de la positividad que irradio. Pero es que, chicos y chicas, ¡no queda otra!. Si no lo haces de este modo ¿Qué te queda? ¿Amargarte toda la vida y amargar a los demás?, ¿Encerrarte en tu mundo de dolor y tristeza, llorar y quejarte? o ¿Lamentarte continuamente de haber sido tú el/la que ha has contraído una enfermedad crónica? y el clásico de ¿Por qué a mí?... ¡Y estar así toda la vida!... No, gracias.

A menudo me preguntan y me piden consejo para cambiar su forma de ver las cosas, de ver su enfermedad y de no estar continuamente pensando en lo que va a pasar. No voy a negar que he tenido, tengo y tendré mis épocas malas, como todo el mundo, que he caído y me he arrastrado de dolor y tristeza, he derramado muchas lágrimas y me he visto baja de moral, pero siempre, absolutamente siempre, he sacado fuerzas de donde fuera, para volver a levantarme y remontar, para seguir siendo la misma de siempre.

La mayoría de enfermos crónicos tenemos momentos en que nuestras fuerzas llegan al límite, pero hay que pensar que nada es eterno y que al igual que llegan épocas malas también llegan las etapas buenas, aunque en esos momentos, de inmenso dolor, tristeza y desesperación no se pueda, ni siquiera, llegar a imaginar.

Creo que a mí también me ha ayudado mucho mi fuerte carácter, mi empuje, voluntad y constancia (por no decir, mi tozudez). No me rindo fácilmente, y cuando se presenta algún problema, tanto físico como emocional, al principio, parece que vaya a caer moralmente, pero sólo es un tropezón, tras el cual me vuelvo a levantar con más fuerzas y con más ganas de luchar y de seguir batallando.

Por eso hay que decirse uno mismo... ¡Yo puedo! y seguir siempre adelante, sin mirar atrás, y sin preocuparse demasiado por lo que llegará... viviendo el presente intensamente y saboreando esos momentos buenos que nos vayan llegando.

La vida es única y no hay que desaprovecharla. Así que hay que actuar y empezar a pensar en positivo.


Ana Hidalgo



domingo, 10 de septiembre de 2017

Mi página cumple ¡7 años!




Ya son 7 años.... ¡qué barbaridad! Hace 7 años que comenzaba mi andadura como bloguera, con total desconocimiento pero con muchas ganas. Pensaba que iba a ser cosa de pocos meses y que me cansaría... pero mira por donde, hasta ha surgido un libro de todo lo que he escrito estos años.

7 años que dan para mucho, tanto, que a veces rebusco en mi memoria algo sobre lo que escribir y que no haya escrito aún. Más de 1000 artículos, que se dice pronto, poniendo todo mi esfuerzo y trabajo en ellos.

A diario recibo mensajes de personas que me cuentan que están mucho mejor de ánimo desde que han encontrado mi blog, que me dan las gracias, que me cuentan sus miedos, sus angustias y se desahogan conmigo... y yo intento, con mis palabras aportarles algo de luz y tranquilidad, ayudarles en la medida que me es posible.

Siento un gran orgullo al saber que detrás de la pantalla, hay personas que leen mis artículos, mis frases, mis consejos... y que aunque sea por un momento, se sienten acompañados y aliviados en sus penas y preocupaciones.

Y, al igual que todos los años, quiero daros las gracias a todos vosotros por continuar conmigo, por estar junto a mí, porque sin vosotros esto no tendría sentido.

También os invito a que os animéis a colaborar con alguna historia o artículo para mi blog.
Os mando a todos un enorme abrazo y espero que continuéis conmigo y con mi página.
GRACIAS


Ana Hidalgo





domingo, 13 de agosto de 2017

Pechuga de pollo con salsa de pimientos y pasta



Hoy os invito a probar este plato que se puede comer como plato único y está muy rico. Si haces el pollo de un día para otro está mucho más sabroso.

Ingredientes para 4 personas:

  • 3 o 4 pechugas de pollo
  • 1 cebolla o cebolleta
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo si es peq, si es muy grande 1/2
  • 1 brick de nata para cocinar (200ml)
  • 2 cucharadas de tomate frito
  • 1 cucharada de pimentón
  • Pimienta
  • Un chorro de vino (medio vasito)
  • Agua
  • Aceite

Preparación:
La noche anterior se cortan las verduras (cebolla, pimiento verde y pimiento rojo) a trocitos y se pone en remojo con agua, cambiándola varias veces.

Antes de cocinar, las pechugas se cortan a trozos pequeños y se añade pimienta.

Elaboración:
En una cazuela o sartén amplia se añade un poco de aceite y cuando está caliente se pone el pollo a freir. Una vez frito (no hay que dejarlo demasiado tiempo, no tiene que dorarse), se retira y se reserva.
En la misma sartén, se añade un poco más de aceite y se echa la cebolla, el pimiento verde y el pimiento rojo. Se echa un poco de pimienta y se deja hacer a fuego suave.
Una vez blanditas las verduras, se añade la cucharada de pimentón y el tomate frito. Se dan unas vueltas y, a continuación, se añade un chorrito de vino y agua (un vaso o dos, según se vea).
Se deja hacer a fuego suave durante unos 15 minutos. Cuando las verduras estén hechas y la salsa haya espesado, se tritura todo con la batidora y se vuelve a poner en la sartén. Añadimos, entonces, la nata (al gusto; yo pongo casi todo el brick) e introducimos en la salsa el pollo.
Lo dejamos unos minutos más y ¡listo!.
Se sirve acompañado de pasta, la que más te guste.También queda buenísimo con un poco de arroz basmati.

¿Lo sabías? Este plato contiene un importante contenido en proteínas, por lo que las personas que están en etapa de prediálisis, deberán tomar una pequeña ración del pollo y aumentar la pasta. Igualmente, al elevado contenido en proteína se añade un aumento del fósforo, por lo que las personas que lo tienen alto, no olvidarán tomar la medicación correspondiente.
Este plato contiene tomate frito, con alto contenido en potasio, pero la cantidad es bastante pequeña, 2 cucharadas, por lo que no reviste demasiada importancia, de todos modos, si no quieres ponerlo lo puedes hacer, la salsa también saldrá muy buena.
Al añadir la pimienta hace que el plato esté muy sabroso, sin echar de menos la sal.

Pollo- Potasio- 359mg  Fósforo- 200mg  Proteínas-  20,6g
Pimiento verde- Potasio-  120mg  Fósforo 19 mg
Pimiento rojo- Potasio-  160mg  Fósforo- 22mg
Cebolla- Potasio- 130mg  Fósforo-  36mg
Cebolleta- Potasio- 250mg  Fósforo- 26mg



Ana Hidalgo



miércoles, 9 de agosto de 2017

Personas y vidas. Xavier Moll: El esfuerzo tiene su recompensa



Me gustaría primero de todo dar las gracias a mi mujer Dèlia; sin ella esta historia no sería posible ya que ella fue la donante.

Hace más de 25 años decidí hacer un cambio de vida; me tomé mucho más en serio el deporte y adopte hábitos de vida saludables. En ese momento, no sabía lo importante que sería ese cambio 22 años más tarde, la alta montaña en varias disciplinas, junto con la bici de carretera y el gimnasio, entraron a formar parte de mi vida.


 Fue precisamente en una prueba de esfuerzo que el doctor me comentó que en mi sangre había una proteína que no debería estar. Un reflujo en la orina había dañado mis riñones y me empezaron a controlar en el hospital Germans Trias. 
Mi función renal fue bajando hasta que, en junio del 2015, me comentan que mis riñones solo filtran un 12%. Gracias al haberme cuidado, podía seguir haciendo vida totalmente normal, incluso el mismo deporte que hacía antes; rampas o sensación de cansancio eran solo los únicos síntomas de que algo ya empezaba a ir mal.




A finales de Septiembre del 2015 me trasplantan. En 14 días ya comienzo a pasear por la montaña del Maresme. En un mes vuelvo al gimnasio y en cinco semanas cojo la bici de carretera, siempre con el visto bueno de los médicos, cirujano y nefróloga. Y en menos de tres meses vuelvo a subir montañas con mi mujer, (Matagalls, Pedraforca o Puigmal).
Sin duda estaba recogiendo el fruto de haber hecho deporte, que sin llegar a ser profesional, sí ha sido de alto nivel.


Estas fotos que comparto, gracias a Ana Hidalgo, son fruto de la constancia de esos 25 años, y del trabajo específico de año y medio en el gimnasio. 
Los últimos seis meses han sido muy duros, pero si consigo que personas trasplantadas o enfermos renales, que se encuentren bien, se animen a caminar o ir a un gimnasio, una horita tres veces por semana, estaré muy contento.

Ana habla muchas veces de la autoestima y de estar bien con uno mismo, lo comparto al cien por cien, y encima la actividad física, dentro de los límites de cada uno, nos ayudará a controlar los efectos secundarios de la medicación.
Por último dar las gracias a mis amigos Marta y Jordi, la primera por animarme hacerme las fotos, y a Jordi por ser el autor.
Un fuerte abrazo







Haz clic en las fotos para verlas de tamaño real

Xavier Moll




Ana Hidalgo



jueves, 3 de agosto de 2017

Chuletas con pimientos



Hoy os traigo una receta que se puede preparar con antelación ya que está más rica de un día para otro.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 Chuletas de cerdo
  • 1 Pimiento verde
  • 1 cebolla o cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • El zumo de medio limón
  • 200 ml de caldo (casero) o de agua
  • Un poco de vino blanco (un chorrito)
  • 15 g de mantequilla
  • Aceite 
  • Pimienta negra al gusto


Preparación:
Se cortan en aros el pimiento y la cebolla; los ajos se cortan en láminas y todas estas verduras se ponen en remojo durante varias horas, cambiando el agua varias veces.



Elaboración
En una sartén con un poco de aceite se pone a dorar un poco las chuletas por ambos lados, sazonadas con un poco de pimienta negra. Una vez hayan cogido un poco de color se retiran y se reservan en un plato.
En el mismo aceite pondremos el pimiento, la cebolla y los ajos, bien escurridos, y se deja freír hasta que la cebolla empieza a estar transparente. Añadiremos de nuevo las chuletas y pondremos un poco más de pimienta negra (al gusto).
A continuación, bañaremos las chuletas con el caldo casero o el agua y le echaremos un chorrito de vino blanco (como medio vasito). Taparemos y dejaremos cocer unos 20 minutos, más o menos,  a fuego suave. No debe evaporarse todo el líquido.
Cuando la carne esté cocida, se añade el jugo del limón y la mantequilla.

Queda perfecto acompañado de un arroz blanco o una ensalada de lechuga y maíz (previamente remojada).



¿Lo sabías? Este plato contiene un importante contenido en proteínas, por lo que las personas que están en la etapa de prediálisis, deberán tomar una pequeña ración. Así mismo, el elevado contenido en proteína lleva implícito un elevado contenido en fósforo, por lo que las personas que lo tienen alto, no olvidaran tomar la medicación prescrita para su control.
Si tienes problemas con el colesterol elimina la grasa que contenga la carne y no añadas la mantequilla.
La pimienta y el limón aportan mucho sabor a este plato
Para trasplantados, es aconsejable comenzar con un primer plato ligero, como una ensalada o verdura, ya que este plato aporta bastantes calorías.


Chuletas de cerdo- Potasio- 326 mg   Fósforo- 170 mg  
Proteínas-  15,2 g 
Pimiento verde-      Potasio- 120 mg   Fósforo-   19 mg
Cebolla-                   Potasio- 130 mg   Fósforo-   36 mg
Cebolleta-                Potasio- 250 mg   Fósforo-   26 mg




Ana Hidalgo



jueves, 27 de julio de 2017

Emociones y sentimientos de un enfermo renal



Sientes que no puedes más, que tu cuerpo se rebela y no quieres hacer nada, tienes que pedir permiso a un pie para mover el otro, te falta concentración en todo lo que haces, estás apático, triste... y todo eso desde que, hace un par de meses, pusieron nombre a la enfermedad que te estaba intoxicando el cuerpo y haciendo que te encontrarás, físicamente, tan mal: Insuficiencia Renal Crónica en fase terminal.
En ese momento, no creías que fuera algo tan grave y saliste de la consulta como en una nube, con la cabeza llena de palabras y términos que te eran, hasta ese momento, completamente desconocidos.

Solamente, cuando llegaste a casa, y comprendiste el alcance de todo lo que te habían explicado, te diste cuenta de tu situación. Entonces lo que sentiste fue una rabia tremenda, buscabas culpables y pensabas que no había derecho, que eso no te podía ocurrir a ti, que qué era lo que habías hecho mal....en fin, miles de preguntas que hacían que te irritaras más y que sintieras tu pecho a punto de explotar por un enfado monumental.
Alternando con la rabia y la ira, también apareció el miedo... un miedo terrible a lo que te pudiera ocurrir, miedo a lo desconocido, miedo al dolor, miedo a no saber afrontar todo lo que se te venía encima.

Ahora, después de un par de consultas médicas en el servicio de nefrología, estás pasando por otra etapa del "duelo". La tristeza y la pena todavía están ahí, pero te has propuesto ponerte las pilas y comienzas a recopilar información a través de medios fiables, como son: los médicos, personal sanitario, páginas de asociaciones y de enfermos expertos... y también hablando mucho con otros enfermos que se encuentran en una situación parecida a la tuya o que ya la han vivido y que te cuentan sus experiencias. Esto está consiguiendo que vayas aceptando tu realidad, que vayas preparándote mentalmente para tu entrada en diálisis y que quieras cuidarte mucho para mejorar tu calidad de vida. También está consiguiendo que esas emociones de tristeza y apatía se vayan reduciendo y comienzas a ver tu enfermedad de otra forma, con más esperanza y menos temor.

En poco tiempo, estarás sonriendo a la vida de nuevo, dando gracias por estar vivo y por poder estar junto a tu familia. Siempre habrán épocas malas y baches que tendrás que sortear y pasar con paciencia, sacando tus emociones negativas de nuevo (pena, tristeza, rabia...), pero lograrás superarlo y volver a sonreír con más fuerza.

Y seguirás viviendo... disfrutando de la vida... y esperando el ansiado día que recibas la llamada para un trasplante.



Ana Hidalgo


miércoles, 26 de julio de 2017

Para qué sirven los riñones y cómo podemos saber si hay daño renal



Seguro que sabéis que nuestros riñones tienen forma de judía y son del tamaño de nuestro puño. Y que están ubicados hacia el medio de la espalda, justo debajo de las costillas. Tienen un tamaño que pueden alcanzar los 13 centímetros de largo y los 8 centímetros de ancho. Resulta curiosa una característica de posicionamiento de los riñones, y es que el riñón derecho se sitúa un poco más encima que el izquierdo, descansando sobre el hígado.

Los riñones realizan un importante trabajo: el de eliminar del cuerpo los desechos y el agua sobrante. Estos desechos y el agua que sobra se transforman en orina, la cual es almacenada en la vejiga hasta que es expulsada al ir al baño.

Además de la eliminación de toxinas y líquido, los riñones liberan hormonas que contribuyen a la producción de glóbulos rojos (eritropoyetina)  y al control de la presión arterial, y que mantienen en equilibro el calcio en el cuerpo.

¿Qué es la función renal?
La función renal es el trabajo que realizan los riñones. Esta función renal se puede medir a través del Filtrado Glomerular. Una persona  que está completamente sana, tendrá una función renal de un 100%.  Algunas personas nacen con un solo riñón y sin embargo llevan una vida normal y sana. Al igual que las personas trasplantadas que pueden estar perfectamente con el 60-50 por ciento de su función renal, si ésta permanece estable.
Si se tiene menos del 20% de función renal, comienzan a aparecer los síntomas urémicos. Y si disminuye por debajo de 10 a 15,  se necesitará de tratamiento sustitutivo (diálisis o trasplante) para poder vivir.

¿Por qué dejan de funcionar los riñones?
 Son muchas las razones por las que la función renal puede disminuir. Algunas de ellas pueden ser:

  • Diabetes
  • Hipertensión arterial alta
  • Glomerulonefritis
  • Poliquistosis renal
  • Infecciones de orina de repetición
  • Causas desconocidas

Los riñones pueden dañarse rápidamente a causa de una lesión o un envenenamiento. Pero casi todas las enfermedades renales deterioran los riñones de forma lenta y silenciosa. Pueden pasar muchos años antes de que se noten los síntomas.

¿Cuáles son los síntomas de una enfermedad renal?
Cuando la enfermedad está en una etapa temprana es muy probable que no se tenga ningún tipo de síntoma. A medida que el deterioro renal va avanzando, los síntomas van apareciendo. Algunos pueden ser:

  • Cansancio y fatiga. Anemia.
  • Sabor desagradable en la boca (como metálico y con olor a amoníaco) debido a una acumulación de la urea en la saliva.
  • Picazón (prurito) por todo el cuerpo, provocado por la retención de tóxicos que pueden depositarse en la piel.
  • Necesidad de orinar con mayor o menor frecuencia de lo habitual. Cambios de aspecto de la orina.
  • Náuseas y vómitos, además de pérdida del apetito o de peso.
  • Retención de líquidos, lo que da lugar a una hinchazón de piernas, tobillos, pies, cara y manos.
  • Somnolencia o problemas de concentración
  • Oscurecimiento de la piel

¿Qué pruebas básicas realizará el médico para saber si mis riñones están sanos?
El médico te realizará unos análisis de sangre y de orina. Con los análisis de sangre comprobará los niveles de creatinina y urea. Si los niveles están altos, quiere decir, que se está acumulando en la sangre, por lo que es posible que los riñones no estén trabajando bien. Medirá, así mismo, la tasa de filtración glomerular, que ayudará a obtener una información estimada de la cantidad de sangre que pasa a través de los glomérulos.

En los análisis de orina, el médico comprobará la cantidad de orina que produces en un día y cuánta proteína está pasando a través de tu orina. También realizará un análisis de depuración de creatinina para ver si tus riñones están limpiando bien la sangre.

Además, podrá pedir una ecografía, que proporcionará imágenes de los riñones, y ayudará al médico a visualizar el tamaño y forma de éstos, y ver si hay algo fuera de lo normal.

¡CUIDA TUS RIÑONES... CUIDA TU SALUD!



Ana Hidalgo








viernes, 21 de julio de 2017

Toca cuidarse más, mi riñón está "envejeciendo"


Tengo 52 años y aunque mi vida, como la de muchos enfermos crónicos, no haya sido, ni es, un camino de rosas, estoy contenta con ella y agradezco vivirla. Valoro los pequeños detalles y procuro seguir el ritmo de vida que va marcando mi estado físico y mental en esos momentos: si estoy plena de energía, lleno el día con muchas actividades. Si, por el contrario, el día lo tengo más bien "flojo", me tomo las cosas con más calma.

En esta etapa de mi vida, mi riñón comienza a sentirse "cansado", está envejeciendo y se está haciendo notar... son casi 26 años funcionando y comportándose como un campeón, pero ahora tengo que cuidarlo mucho porque desde hace algún tiempo a empezado a bajar el ritmo.
Debo cuidar más mi alimentación (siempre he llevado una dieta saludable y mediterránea) y, aunque todavía no sea de forma drástica, pongo más atención en lo que como y tengo más cuidado en no forzar el riñón.

Y seguro que os preguntaréis.... ¿Y cómo estás de ánimo?... Pues, sinceramente, estoy bien.  Se que un día este regalo llegará a su fin y de nuevo tendré que volver a diálisis. Ese día será duro, pero de momento no me "caliento el coco" pensando demasiado  y disfruto de la vida. Vivo el presente, el momento y el instante.
Sigo el mismo ritmo de siempre y sigo con mis clases de zumba y pilates que me encantan.

Soy de las que se crecen ante las adversidades; si la vida se me plantea dura, yo lo soy más... y allá que voy a embestirla y a poder con todo. 

Un consejo para todos aquellos que están pasando por un mal momento- Recordad que hay que agradecer por todo lo que tenéis, pensando en positivo y huyendo de lo negativo.



Ana Hidalgo



domingo, 16 de julio de 2017

Homenaje para todos los enfermos crónicos. Por Xavier Manzanares

Xavi, trasplantado renal desde hace medio año.
Desde mi modesta y humilde opinión, la mayoría de los enfermos crónicos parecemos invisibles en una sociedad de supuestos seres perfectos, prisas y deseos primarios de felicidad individual.

Nos toca ser los parias, los raros, se nos mira con lástima y, a veces, hasta con desdén, y se nos cataloga, cuando no, se nos aparta como estigmatizados (no sea que se les pegue algo, digo yo).

Y en cierta medida raros si somos (aunque esas "rarezas" nos definen como seres únicos y no del montón) para los "aparentemente normales y sanos". Somos raros porque exteriormente a muchos no se nos nota la enfermedad (hasta que te fijas mucho). Porque en muchos casos la enfermedad que tengamos afecta a nivel interno a nuestro organismo, pero en apariencia parecemos estar geniales.

Raros porque si no deambulamos como zombis por la vida, depresivos, o quejándonos continuamente, muchos ya sacan sus propias conclusiones y encima te las sueltan; las famosas frasecitas como ....."no será para tanto. Se te ve bien", "y ahora que estás bien te quitarán la paga no?" O una de las que más me rechinan "ya quisiera yo estar como tú de bien"....etc etc.

Y mis respuestas para ellos suelen ser estas (entre otras)...

¿Sabes tú  lo que es saberse discapacitado?
¿Sabes el dolor interno y anímico que significa descubrir que lo eres y serás para el resto de tu vida?
¿Tienes la más mínima idea de lo que significa volver a empezar de cero, cambiar usos y costumbres ya arraigadas de toda la vida  para adecuar tu vida a la nueva situación de enfermo crónico?
¿Acaso conoces la fuerza de voluntad que se necesita para salir día a día al mundo con fuerza y optimismo y una sonrisa a pesar de como estamos y nos sentimos?

Algunos, por suerte, sí se hacen una idea y deciden estar a nuestro lado. Otros optan por el silencio o por apartarse. Que cierto es el dicho que si quieres saber con quién realmente puedes contar, solo tienen que irte mal las cosas y lo sabrás ipso-facto.

No obstante, deciros como enfermo crónico, dializado casi 3 años y trasplantado hace medio año, que la fuerza interna que tenemos no nos la quita nadie ni nada. Que hay que luchar y no bajar nunca los brazos. Y emulando la frase determinante de Rocky "en la vida hay que avanzar sin dejar de encajar golpes. Avanzar mientras te golpean. Solo así se gana". Que practicar deporte es importantísimo en todas las fases de la enfermedad porque nos ayuda tanto física como mentalmente a afrontar fuertes el camino a recorrer.

Mi homenaje va por todos..TOOODOOOOS los que a pesar de las dificultades físicas intentamos que nuestro Hoy sea mejor que nuestro Ayer y peor que nuestro Mañana.

Brindo por todos los campeones/as que no dejamos que una enfermedad nos amargue o nos cambie
Somos ya campeones de la vida. ¡¡Bravo por todos nosotros!!
👏👏👏👏

Xavier Manzanares



Ana Hidalgo


martes, 11 de julio de 2017

Si estás triste... ¡Llora y exprésate!


Sabéis que en mi blog y en mi página de Facebook procuro siempre dar consejos de positividad y optimismo, de alegría y de vida. Pero, como ya he dicho en algún que otro artículo, no es beneficioso mantener una sonrisa de oreja a oreja cuando estás pasando por una mala etapa en tu vida.
No es obligatorio fingir que estás bien, aguantar las ganas de llorar y tragarte esas lágrimas que luchan por salir y hacer que te derrumbes.
No hay que forzarse a reír cuando no tienes otra cosa en tu cabeza que el dolor y la preocupación. La tristeza es un sentimiento muy natural.
Muy al contrario, hay que expresar lo que sientes, soltar el lastre que vas arrastrando y que te impide continuar con tu vida. La emociones contenidas son dañinas para la salud física y mental. El reprimir el llanto no favorece la salud. Otra consecuencia de aguantarse el deseo de llorar es que se contiene más rabia y agresividad.  Lo ideal es el equilibrio.

Date permiso para estar triste de vez en cuando, para llorar, para gritar y para enojarte. No pienses que haces mal, al contrario, después de soltar esa cadena de emociones te sentirás mejor. El cuerpo habrá expresado su pesar y te dará la oportunidad de poder relajarte y reflexionar.

Cuando se llora, se liberan hormonas del bienestar que ayudan a disminuir los niveles altos de angustia y que actúan como un calmante natural de las emociones intensas.

Después de ese "bajón"... de llorar y de expresar tu pena, tu rabia o tu enojo, remonta y vuelve a ser como siempre... alegre, positivo y optimista, e incluso mucho mejor.

Los enfermos renales pasamos por muchas etapas (prediálisis, diálisis, trasplante, rechazo, complicaciones...) y debemos aprender que aunque seamos luchadores, fuertes y positivos, podemos expresar nuestros sentimientos y nuestras emociones negativas cuando sea preciso.
Hay que enfrentarse a las emociones. Hay que aceptar que tanto las emociones positivas como las negativas forman parte de la vida y que en ocasiones hay que sentirlas.

Y luego, después de la tormenta, llega la calma y la tranquilidad y se entra en un estado de relajación. Vuelven de nuevo nuestras ganas de luchar, de seguir viviendo y  de disfrutar de los pequeños detalles de la vida.


Ana Hidalgo

domingo, 9 de julio de 2017

Resultados de la encuesta de "Vivir con insuficiencia renal"



Antes de pasar a las valoraciones, dejadme que os diga que me ha parecido estupenda la participación que ha tenido la pequeña encuesta que he organizado. Lo que pretendía conseguir con ello era conocer un poco las etapas de la enfermedad renal en la que se encuentran los enfermos (mis seguidores), si hacen ejercicio y si se cuidan o no. En doce días de encuesta ha habido 205 respuestas.
Os agradezco enormemente vuestra colaboración y difusión.

Empezaré hablando de la encuesta por partes, pregunta por pregunta:

Como se puede observar en el siguiente gráfico,  entre las personas que rellenaron el cuestionario, el número de mujeres que contestaron al mismo es bastante más alto. Esto lo interpreto como que las mujeres se interesan más por realizar los test de salud y se preocupan de conocer más datos sobre estos temas. O bien, que la mayoría de mis seguidores son mujeres... también puede ser.
La edad de los encuestados ha sido mayoritariamente de 40 a 59 años, seguida por los de 20 a 39. Son edades en las que el uso de internet y sobre todo las redes sociales es algo bastante normal. Y edades en las que hay un mayor interés por conocer la propia enfermedad, por estar bien informados, por mantener una buena calidad de vida y por el autocuidado.
La nacionalidad de los que han contestado ha sido española en algo más de la mitad, y de otra nacionalidad el resto de tanto por ciento. La mayoría de ellos han sido de nacionalidad argentina y mexicana, seguido por colombianos y venezolanos. A la pregunta de la situación de la I.R.C. en la que se encontraban, un 32,5% eran trasplantados, seguidos por el 23,4% que estaban en hemodiálisis. En menor cantidad, un 13,2% están en diálisis peritoneal y el 12,7% en prediálisis.
También quiero señalar que han realizado la encuesta varios familiares/cuidadores de enfermos renales, un 10,7%.
Los familiares/cuidadores de una persona con insuficiencia renal que se implican en la enfermedad de la persona querida o que cuidan, facilitan la convivencia y ayudan a que los baches a los que nos enfrentamos los enfermos renales sean más llevaderos. 


sábado, 8 de julio de 2017

Morcilla vegana


Hoy os propongo una receta vegana, que está riquísima y que es apta para enfermos renales (con el consabido remojo). Se llama morcilla porque se asemeja mucho al aspecto de una morcilla sin la piel y su sabor es un poco parecido. No dejéis de probarla porque os sorprenderá.

Ingredientes:
  • 2 berenjenas grandes
  • 1 cebolla o cebolleta grande
  • Pimienta negra molida 
  • Orégano
  • Aceite de oliva virgen
  • 25 gr de piñones (esto es opcional y para trasplantados)

Preparación:
La noche anterior o unas cuantas horas antes se cortan las berenjenas y la cebolla y se pone en remojo, cambiando varias veces el agua.


Elaboración:
 Se pone aceite en una sartén y cuando esté caliente se echan las berenjenas y la cebolla (escurrir bien del agua del remojo). Añadir bastante orégano (yo lo echo en varias veces durante el cocinado ya que hay que echar bastante) y pimienta negra al gusto (a nosotros nos gusta que se note el gustito a pimienta). Se va friendo poco a poco, a fuego lento y removiendo de vez en cuando, más o menos durante media hora. Cuando esté casi hecho y la berenjena ha tomado un color oscuro y esté casi deshecha, se añaden los piñones. Se deja unos minutos más para terminar de hacer.
Se puede acompañar con tostadas, como aperitivo, para acompañar otros platos ...



¿Lo sabías?
Si lo dejas de un día para otro está mucho más bueno. La berenjena es una verdura que contiene poco potasio, por lo que este plato está indicado para cualquier etapa de la enfermedad renal. Si pones cebolla en vez de cebolleta también bajarás el nivel de potasio. Recuerda que los piñones solo son para las personas trasplantadas, para los demás enfermos renales, de forma ocasional.


Berenjena:   Potasio- 190  mg    Fósforo- 26 mg
Cebolla:       Potasio-  130 mg    Fósforo- 36 mg
Cebolleta:    Potasio-  250 mg   Fósforo- 26 mg
Piñones:       Potasio-  900 mg   Fósforo- 604 mg     
25 gr de piñones de la receta : Potasio- 225 mg   Fósforo- 151 mg



Ana Hidalgo




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info