martes, 13 de diciembre de 2016

El dichoso envase de los medicamentos


Hay una cosa que me sucede, a menudo, cuando me dispongo a tomar mis medicamentos y que me da muchísima rabia.
Una vez que saco el blíster (es la tira de plástico transparente donde se encuentran las pastillas), para extraer una de ellas, y tomar la que me corresponde, cuando quiero introducirla de nuevo en su cajita no hay manera de que entre por completo... me desespera, forcejeo con ella, la vuelvo a sacar, acomodo un poco las otras, vuelvo a intentarlo, forcejeo con más fuerza, pero... nada de nada, hay veces que la condenada tira de pastillas no quiere entrar en su correspondiente caja junto a la demás. Un trozo de papel bastante extenso, el prospecto, me lo impide. Eso me exaspera, intento forzar la tira para que entre, se me arruga, saco el prospecto, lo doblo y lo aplasto bien para encajarlo lo mejor posible, lo vuelvo a intentar colocándolo de otra forma.

Al final de una dura lucha, entre la tira de las pastillas, el enorme papel y yo, termino sacando el dichoso prospecto de la caja...  total tengo otra caja igual y ya me lo sé de memoria. En caso de no tener otra caja del mismo medicamento, si no consigo meterlo, ni siquiera arrugándolo, lo guardo aparte en un cajón. ¡Con la de medicamentos que tomo como para estar batallando con todas la cajas!
Leer: El complicado prospecto de los medicamentos 

Otra cosa que me desespera es que, a pesar de que pienso bien por donde abrir la cajita del medicamento, muchas veces la suelo abrir por donde está el prospecto doblado, así que tengo que volver a cerrarla y darle la vuelta. La miro y pienso "tengo que acordarme que he de abrirla por este lado", pero nada, a la próxima me vuelve a pasar.... la abra por donde la abra siempre estará el maldito prospecto.

Ahora bien... si por el contrario, me interesa leer el prospecto, bien sea porque es un medicamento nuevo o bien porque tengo algún síntoma extraño y quiero consultarlo, este pedazo de papel se acurruca bien en un rinconcito de la caja para que me sea imposible sacarlo si no es sacando todos los blisters de las pastillas. ¡Es desesperante!

 ¿Os pasa a alguno de vosotros/as lo mismo?


Ana Hidalgo

2 comentarios:

  1. jajjajajajaj Ana Hidalgo, a mí me pasa todo exactamente igual que lo has descrito, es increí
    ble pensaba que solo me ocurría a mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, MCarmen, creo que nos pasa a la mayoría.
      Gracias por pasarte por aquí.
      Un saludo

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info