lunes, 21 de noviembre de 2016

Agua (importancia y su uso como instrumento de tortura)



Hoy os voy a hablar del agua, tan importante para la vida humana y un verdadero quebradero de cabeza para las personas que están en diálisis y tienen restringido los líquidos.
El cuerpo humano está formado en un 50 a un 60% de agua. Aproximadamente el 40% de este agua se encuentra en el interior de las células (agua intracelular). El resto (agua extracelular) es la que circula en la sangre y baña los tejidos.
La cantidad de agua que ingerimos no sólo proviene del agua en sí, sino que todo lo que comemos contiene algo de agua. Algunos alimentos en mayor proporción que otros. Por ejemplo: Leche entera 89%, arroz 13%, solomillo de ternera 75%, manzana 85%, aguacate 76%, lechuga 95%, aceite de oliva 0,1%...

¿Qué cantidad de agua tenemos que beber? Pues eso dependerá de lo que orines y lo que sudes. Por ejemplo, un corredor de maratón puede llegar a perder entre 4 y 5 litros de agua durante la carrera. Para reponer ese líquido que ha perdido deberá beber la misma cantidad más o menos de agua. Si eres una persona que tiene un trabajo dónde se suda mucho (trabajando al aire libre en pleno verano, en un horno o de cocinero) también deberás beber mucha agua para hidratarte. Pero por lo general, para una persona normal y que tenga buena función renal, una cantidad de dos litros más o menos es una cantidad correcta.

¿Quién debe beber poca agua? Las personas que son incapaces de eliminar el agua sobrante a través de la orina, porque no les funciona el riñón, deberán beber poca agua. Beberán en función de lo que orinen. ¡Ojo! que hay que recordar que si el médico dice que sólo pueden beber medio litro al día, se refiere a líquidos en general y no podemos olvidar de que muchos alimentos contienen una buena cantidad de agua. También se deberá comer una dieta baja en sal para no tener sed.
Otras personas que deben tener cuidado con la ingesta de líquidos son aquellos que tengan hiponatremia (que tengan la concentración de sodio en plasma bajo, o sea, las personas que tienen un exceso de agua), y ciertos pacientes con insuficiencia cardiaca o con cirrosis.


Tipos de agua mineral:
El agua mineral es aquella que tiene varios tipos de minerales que según sea la cantidad de éstos le confieren unas u otras propiedades terapéuticas:

  • Agua de mineralización muy débil: como máximo 50mg/l de residuo seco.
  • Agua de mineralización débil: el residuo seco no debe superar los 500mg/l
  • Agua de mineralización fuerte: cuando se supera los 1500mg/l de residuo seco.
  • Agua clorurada: cuando los cloruros superan los 200mg/l.
  • Agua cálcica: el calcio está presente en una cantidad mayor de 150mg/l.
  • Agua sódica: El sodio tiene una mayor concentración de 200mg/l.
  • Agua sulfatada: cuando hay una concentración de sulfatos superior a 200mg/l
  • Agua bicarbonatada: cuando hay más de 600mg/l de bicarbonatos.

Para los enfermos renales, lo aconsejable será beber el agua con la menor mineralización posible.

Un poco de Historia. El agua y las torturas

Beber agua fue un instrumento de tortura en la Edad Media
En aquella época se utilizaba el agua para torturar a las pobres gentes. Había multitud de métodos y tipos de tortura. (aunque para tortura que se lo digan a los enfermos renales, que no pueden beber apenas líquido y pasan una sed tremenda, sobre todo en verano)

Entre los métodos de tortura más utilizados en aquella época estaban:

El waterboarding o submarino- Se colocaba un pañuelo húmedo en la cabeza de la persona y se vertía agua. A medida que la tela se iba humedeciéndose, se ajustaba a la cara del sometido, y pronto comenzaba a generarle una angustiante sensación de asfixia. El éxito de este método era que no dejaba ninguna secuela o marca pero producía un enorme sufrimiento físico y psicológico en el prisionero.
La tortura china de agua- En ésta se dejaba caer una gotita pequeña en una parte de la frente de la victima por un largo periodo de tiempo. Normalmente cuando estaba todo listo y funcionando se cerraban todas la ventanas de la habitación y se dejaba a oscuras al acusado, aumentando de esta forma su tortura mental. Se sabe que quien era condenado a esto tardaba varios días en morir, y que podía hacerlo de distintas formas, debido a un paro cardíaco causado por el incesante goteo que le impedía conciliar el sueño.
La silla sumergible- Aquí se sumergía a las victimas varias veces en agua y se volvía a sacar, en ocasiones se trataba de agua fría. Durante los juicios de Salem, esta técnica fue muy usada para torturar a los sospechosos de brujería, así como para probar si una mujer era verdaderamente una bruja. La prueba consistía en atar a una mujer sospechosa de brujería a una silla con un palo de madera. Después, la silla era sumergida varias veces, hasta que la víctima se ahogaba o “confesaba”
Cura de agua- En esta tortura se ataba a la víctima de pies y manos y se la obligaba a beber grandes cantidades de agua. Este tipo de tortura fue utilizada en el siglo XV en la inquisición española; con este método no se incumplía ninguna de las reglas de la tortura inquisitorial, que eran que no se derrama sangre ni que se mutilara al acusado. También siglos después fue usada como tortura legal y método de ejecución.

En resumen, de una forma u otra, el agua tiene un papel muy importante para la vida de todos los seres vivos.

También te puede interesar:
"Para beber, lo mejor... el agua"
"El agua para los trasplantados"


Ana Hidalgo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info