lunes, 24 de octubre de 2016

¿Qué es ser fuerte cuando estás enfermo?



Continuamente me repiten... "yo no sé si aguantaría, tú eres muy fuerte", "¿Cómo puedes ser tan alegre y positiva, estando toda la vida enferma? Yo no sería tan fuerte". Algunas personas creen que una persona fuerte es aquella que no tiene miedo, la que no le preocupa lo que pueda pasar, la que no siente dolor cuando le pinchan o le hacen pruebas médicas de todo tipo, la que se lanza de cabeza contra todo sin pensar en las consecuencias... No. La verdad es que están muy equivocados.
Una persona puede ser fuerte pero tener terror a la agujas, a las pruebas médica dolorosas o a cualquier diagnóstico negativo... como me pasa a mí. El dolor y el temor se sienten igual, pero sabemos que hay que hacerlo y que no queda otra opción.

Una persona fuerte es aquella que acepta lo que le depara la enfermedad, pero intenta poner todos los medios que hay a su alcance para afrontarla con optimismo y positividad. Es aquella que hace todo lo que le dice el médico e intenta aprender y mantenerse informada.

No pensar demasiado en lo que pueda venir, antes de que llegue (un rechazo, resultados y/o diagnóstico, una prueba dolorosa..) es también algo propio de una persona fuerte. Una persona así piensa que es mejor dejar pasar los días, vivir y disfrutar y cuando llegue el momento, ese momento temido, entonces nos podremos quejar o temblar de miedo, como hago yo. No por estar "dándole vueltas al coco", muchos días antes, solucionaremos nada, ni nos ayudará... más bien al contrario, conseguiremos no vivir plenamente esos días, estar de mal humor, tristes, nerviosos y hacer que nuestra tensión se dispare.

Yo soy de las que cuando me tienen que realizar alguna prueba médica o darme alguna mala noticia les digo que sea rápido... ¡ya!. Los malos tragos cuanto antes mejor.

Y puede que me digas... "yo no soy así, no soy tan fuerte, yo siempre estoy pensando en todo, estoy triste y de mal humor. No puedo pensar en positivo". Bueno, pues esto es algo que se puede aprender. Poco a poco, debes ir acostumbrando tu mente a pensar en positivo. Evita adelantarte a los hechos y pensar en qué pasará mañana, esto sólo te causará angustia y preocupación. Cuando te lleguen esos pensamientos negativos, o empieces a pensar en esa prueba que te tienen que hacer o en que tu riñón no está funcionando como debería, aparta esos pensamientos e intenta distraerte. Ocupa tu mente en realizar actividades que requieran de toda tu atención. A medida que pase el tiempo, notarás que te sientes más fuerte, que estás más contento y que disfrutas más de la vida y de los pequeños detalles.
Otra cosa importante es mantenerse informado e investigar todo acerca de tu enfermedad de ese modo tomarás la mejores decisiones llegado el momento.

La fuerza para vivir con una enfermedad crónica también se puede sacar expresando los sentimientos, no guardándolo todo para nosotros. A veces, es importante desahogarse, para encontrar consuelo y ánimo. Hay que hablar con nuestra gente, con amigos, con personas que estén pasando por lo mismo e incluso con profesionales médicos... gente que sea, sobre todo, positiva, que te hagan reír y que te apoyen en los momentos malos. Lo que menos necesitamos son personas negativas que nos roben las energías.

Recuerda que la fortaleza para sobrellevar una enfermedad, aceptarla y afrontarla, la tienes en tus manos. Tú eres el que debe cambiar tu forma de pensar, el que debe pensar en que vas a coger el toro por los cuernos e intentar disfrutar de la vida. No es sencillo, pero merece la pena intentarlo para tener esa "fuerza" que nos haga ganar calidad de vida.


Ana Hidalgo



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info