martes, 19 de julio de 2016

Me repito, pero el ejercicio es muy importante


Bailando en el Día de la Danza
Sí, ya sé que lo digo constantemente, ya sé que os cuesta muchísimo, que no estáis en forma, que os cansáis, que a veces hay que pedir permiso a un pie para mover el otro, que no os apetece, que no tenéis tiempo... todo eso lo sé muy bien... pero hay que hacer algo de ejercicio. No me valen excusas, aunque sea caminar un rato, o bailar en casa al ritmo de tu música preferida, siempre que te encuentres bien, claro está.

No hay que realizar ejercicio o practicar algún deporte cuando tenemos dolor, fiebre, dolores articulares o nos encontramos mal. Tampoco realizaremos ejercicios violentos o de contacto físico que puedan dañar la fístula o el catéter.

Todavía me escriben personas con enfermedad renal que piensan que realizar ejercicio o practicar algún tipo de deporte no es bueno para su salud.Tienen miedo de que les pueda afectar a la fístula, al catéter o al riñón trasplantado. Me comentan que no hacen nada y que pasan muchas horas sentados o en reposo. Estas personas tienen un total desconocimiento respecto al tipo de ejercicio que pueden hacer, cómo realizarlo y la frecuencia.

En una master class de Zumba
Muy al contrario, el ejercicio nos ayuda a sentirnos mejor, nos fortalece, nos ayuda a descansar por las noches, nos hace más resistentes a las infecciones, sube la autoestima, baja la tensión arterial, baja el colesterol, mantiene nuestro peso estable... y un montón de beneficios más. También nos ayuda a enfrentarnos a las limitaciones y a los tratamientos que tenemos debido a nuestra enfermedad.

Un ejercicio moderado y continuado mantenido durante 30 minutos y practicado entre 3 y 5 días a la semana es algo que debemos practicar en nuestra vida como un hábito saludable que mejorará enormemente nuestra calidad de vida.

Adaptaremos el ejercicio a nuestra situación, sin llegar al agotamiento físico, y  hay que ser constantes en la práctica.
Hacer ejercicio nos ayuda a generar endorfinas, "la hormona de la felicidad”, por eso después de practicar ejercicio o simplemente de salir a bailar nos sentimos más fuertes, más animados, con renovadas energías y con ganas de “comernos el mundo” y esto es muy importante en las personas con una enfermedad crónica.

Si no has hecho nunca deporte o hace tiempo que no lo realizas, hay que consultarlo con el nefrólogo y empezar poco a poco. Al cabo de un cierto tiempo, notarás como tus fuerzas y tu energía van aumentando, notarás que te sientes más ligero y con mucho más ánimo.

¿A qué esperas?


Flashmob en la cual participé (llevo la camiseta fucsia y el pantalón gris)


      




Ana Hidalgo



2 comentarios:

  1. ¡Me encanta la mamá con el bebé! Pesas extras ;)
    Genial ver gente tan diferente pasándolo bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Siiii! Además el niño se lo pasó bomba. No paraba de reírse todo el tiempo.
      Fue muy divertido, aunque tuvimos que repetir bastantes tomas y en pleno sol.
      Un beso, guapa.

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info