miércoles, 27 de abril de 2016

Día Mundial Contra el Ruido #sanidadSINruido


Hace unos meses escribí un artículo sobre "mi estancia en urgencias". Describía el caos y la mala organización que existía en los hospitales, pero también el tremendo ruido que debíamos soportar los que estábamos allí ingresados. Ruidos de carros, mucha gente hablando e incluso chillando, móviles sonando continuamente, máquinas con unos pitidos que se te metían dentro del cerebro...

Cuando una persona está hospitalizada normalmente no tiene ganas de nada y lo que quiere es descansar para recuperarse lo más rápido posible. Todo el ruido que se forma en hospitales pueden alterar el sueño del enfermo, provocando dolor de cabeza, nerviosismo, agotamiento y crear un ambiente que puede, incluso, retrasar su curación.

Una de las principales quejas que tienen los enfermos ingresados son las dificultades para dormir por las noches. Aunque la mayoría del ruido que se produce por la noche responde a conversaciones, lo que de verdad aumenta los decibelios del ruido por la noche son las alarmas y los interfonos. Eso, unido a que no te dejan descansar el tiempo necesario (vienen a las 12 de la noche por si quieres tomar algo y luego a las 6 de la mañana te despiertan para los análisis) no es el ambiente ideal para recuperarse rápidamente.

¿Qué se podría hacer para reducir el ruido?
  • Identificar los factores que producen ruido y de dónde provienen.
  • Conocer la opinión de los enfermos y profesionales sobre la existencia o no de ruido en el hospital.
  • Buscar estrategias para reducir los niveles de ruido (ruedas de goma para los carros de curas, tacos en las sillas y un poco de respeto al silencio... por ejemplo)
  • Campañas de concienciación a trabajadores, enfermos, acompañantes y visitantes.
  • Controlar el volumen de voz en las conversaciones en pasillos y espacios comunes.
  • Carteles y trípticos de advertencias (como los que habían antiguamente)

Las medidas para controlar y reducir el ruido no solo beneficiarían a los enfermos, sino que también harían disminuir el estrés del personal sanitario y facilitaría la comunicación médico-paciente.
No sería cuestión de eliminar por completo el ruido, sino de reducirlo para que los enfermos puedan descansar y recuperarse mucho mejor.

Así que ya sabéis, en el hospital... Ssshhhhhh (habla bajito, por favor)

RESPETA EL SILENCIO DE LOS DEMÁS

Spot publicitario realizado por profesionales y por pacientes gracias a EnfermeríaTV


                




 Para saber más, entra   aquí 


Ana Hidalgo



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info