martes, 19 de abril de 2016

¡Cuidado con la dietas ahora que llegan las prisas!



Ahora llegan las prisas por perder los kilos que se acumulan en invierno y que, gracias a la ropa, se ocultan y se disimulan. Pero si para una persona sana no es aconsejable realizar una dieta sin estar bien asesorados por un nutricionista o por un médico, para una persona con enfermedad renal se convierte en algo que puede ser perjudicial para nuestra salud.

Por eso, desde un punto de vista práctico, para realizar correctamente una dieta,hay una serie de recomendaciones que deben adoptarse:

  • Lo principal es que para adelgazar debes estar convencido de tener que hacerlo. Saber que tienes que hacerlo por salud: porque estás obeso, hipertensión arterial alta, colesterol etc... Tienes que convencerte de que no es solo realizar una dieta y punto; es estar dispuesto a modificar los hábitos de tu alimentación. Es muy importante tener una actitud positiva y no tomarlo como un "castigo pasajero" al final del cual obtendrás el premio de poder comer sin ningún tipo de control. (recuerda que el comer sano y equilibrado no es un "castigo")
  • Las pérdidas rápidas de peso no son convenientes para el organismo, ya que se mantienen difícilmente y los kilos vuelven a recuperarse en cuanto se abandona la dieta. (es el llamado efecto yo-yo... primero pierdes, pero luego no sólo ganas los kilos que tenías antes, sino que se te añade alguno de regalo)
  • Recuerda que comer menos no significa comer peor o con monotonía. Lo ideal es realizar cinco comidas diarias, dos principales más el desayuno y un pequeño aporte a media mañana y en la merienda y , por supuesto, no picar absolutamente nada entre estas comidas.(comiendo así, con tus comidas adecuadas, dudo que te puedas quedar con hambre)
  • Evita a toda costa tener a mano alimentos para "picar": frutos secos, aceitunas, galletas saladas y otros alimentos de ese tipo que se comen compulsivamente y que no te proporcionan sensación de saciedad. (si comes como te indico en el apartado anterior, no tendrás necesidad de picar)
  • Un buen truco es comer en platos pequeños o de postre, pues el efecto óptico es importante a la hora de saciar el apetito. Si llenas el plato pequeño, la sensación es de que estamos comiendo más, pero la cantidad es menor (el cerebro... que es fácil de engañar...)
  • Otro punto importante es comer despacio, masticando lentamente y disfrutando de cada bocado. Cuando se come deprisa entra más cantidad de alimentos antes de que nuestro cerebro nos avise de que ya está saciado. La impresión de estar saciados aparece en el cerebro al cabo de entre 15 y 20 minutos. (deja el tenedor o la cuchara en el plato entre bocado y bocado, así comerás más despacio)
  • Desconfía totalmente de las dietas llamadas milagrosas. Hay cantidad de dietas absurdas y extrañas y que pueden perjudicar nuestra salud . No debe seguirse una dieta si no es bajo estricto control médico-dietético. (malo, malo... sobre todo para los enfermos crónicos)
En resumen, lo mejor que se puede hacer es comer bien todo el año... de todo, poco, evitando grasas saturadas, productos de bollería y pastelería industriales... La mejor alimentación es la variada y equilibrada. 
Y, por supuesto, realizar ejercicio de forma moderada, te ayudará a moldear la figura y te hará perder la grasa sobrante.



Ana Hidalgo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info