sábado, 30 de enero de 2016

Personas y vidas: Xavier, "La experiencia del caos"



21 de diciembre de 2.013 fue mi fecha del caos.
Tras varios meses de encontrarme mal sin saber el motivo con varios síntomas (hinchazón desmesurado de mis pies, falta de fuerzas para caminar e incluso vomiteras diarias), decido ir a mi ambulatorio de urgencias. Tras varias exploraciones se me indica que tengo los niveles de creatinina disparados y que rápidamente coja un taxi y me vaya al Hospital de Bellvitge ya que los síntomas encontrados no apuntan nada bien.
Ese mismo día ingreso en Bellvitge y tras una larga noche de pruebas y vomiteras, a la mañana siguiente recibo el bombazo de boca del Nefrólogo Jefe…”Xavier, tienes insuficiencia renal, no te funcionan los riñones”.

Mi mundo se cae en ese momento, caigo en shock, no entiendo nada, me paralizo, incapaz de articular palabra salvo llorar y llorar y pensar “Joder que he hecho mal para que me pase esto”.

Los siguientes días son de aúpa. Tratamiento de diálisis en hospital con catéter, reunión familiar en el hospital para informar de mi estado ante la sorpresa general, tensiones por algunos comentarios y miedos ante lo que ni entiendo ni comprendo.

Por fin, y con ayuda tanto profesional como psicológica, al cabo de unas semanas empiezo a entender y a aceptar lo que me ocurre. ENTENDIMIENTO Y ACEPTACION. Por aquí empecé. Reto iniciado.

Siguientes pasos y por resumir, cierto bloqueo mental al tratamiento con catéter que me condujo a varias hospitalizaciones seguidas durante el 2.014 por no querer entender los cuidados higiénicos que conlleva el catéter. A partir de ahí, decido que quiero que me pongan una fístula en el brazo izquierdo con el fin de acabar de una vez con tanta infección en el catéter.
Empiezo mis sesiones de diálisis en el centro de L,Hospitalet, donde coincido con muchos enfermos renales con los que he aprendido a compartir información, miedos, alegrías hasta conseguir que sean una extensión de mi familia.

Una vez asimilados los cambios en mi vida (no me permiten trabajar, me otorgan la incapacitación del 100%, las sesiones de 4 horas, día si día no, en diálisis), decido que mi situación no va a impedir cuidarme y ponerme en forma. También decido aprovechar mi situación para reinventarme y decidir que personas y/o cosas quiero en mi vida o no las quiero y tomo decisiones al respecto. Algunas decisiones fueron duras, pero las afronté con entereza y decidí seguir hacia adelante.

Empiezo mi actividad física en Junio de 2.014 con caminatas iniciales de 30 minutos hasta conseguir caminar de 1h,30 a 2,00h hasta la playa a diario, 5 días por semana. Los principios son duros ya que mi cuerpo se resiente mucho, con el tratamiento de diálisis y la falta de actividad durante mucho tiempo, pero decido seguir siendo constante en el esfuerzo y que nada ni nadie me impida forzar cada día un poquito más. En septiembre de 2.015 decido combinar mis caminatas con actividad de piscina y reforzar mi espalda y hombros.

Actualmente nado en sesiones de 45 minutos casi ininterrumpidamente 3 dias por semana y combino la natación con caminatas diarias de 7 a 8 km.
Poco a poco, he ido notando las mejoras hasta poder hacer una vida casi normal (con los pros y contras de la insuficiencia renal). Mi actividad física actual no envidia para nada a la de una persona supuestamente sana, es más creo que me cuido muchísimo más que muchos de ellos.

Si mi experiencia sirve para ayudar anímica y emocionalmente a los enfermos renales que su situación les bloquea y les angustia, me daré por satisfecho.

Para todos ellos, muchísimo ánimo y que sepáis que con constancia y ganas de mejorar, todo es posible. Todas las armas están en nuestra mente.

Xavier Manzanares


Ana Hidalgo




3 comentarios:

  1. Animo que no estás solo, somos más los que dia a dia nos esforzamos en seguir adelante, aunque de vez en cuando retrocedas unos pasos no te desanimes.

    ResponderEliminar
  2. Tu testimonio me ha emocionado, qué valentía y qué fuerzas!!!, hacen que una sienta que no debe bajar los brazos. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Xavier, soy Leticia escribo desde Guadalajara, Jalisco. México, mi esposo esta tiene insuficiencia renal, y yo me siento muy triste, seguramente él más, la verdad, que al leer cómo te enteraste de tu enfermedad y de tu posterior aceptación es muy motivante, quisiera preguntarte cuantos años tienes de edad y como te despediste de tu trabajo y como lo tomo tu familia. Pareces una persona muy práctica. Yo quiero aprender y aceptar este proceso y encontrarle sentido. Gracias por leerme.


    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info