domingo, 7 de junio de 2015

Las cabinas de rayos UVA: un riesgo elevado de cáncer

Ahora, con el buen tiempo y con estos calores más propios de agosto que de este mes de junio en el que nos encontramos, a muchas personas les corre prisa por lucir bronceado y presumir durante varios meses. Claro, que con el trabajo, la casa, los estudios, etc. no hay tiempo para ir a menudo a la playa. Y ahí es donde aparecen las populares cabinas de rayos UVA, un método rápido y eficaz de "tostarse" el cuerpo, pero muy agresivo y peligroso para la salud. Cuanto más rayos UVA se toman, más aumenta el riesgo de melanoma; y cuanto más joven se empieza a usar este tipo de cabinas más probabilidades se tienen de tener un melanoma cutáneo. Porque las radiaciones, tanto en cabina como solares, se van acumulando con el tiempo. Se ha demostrado que las cabinas de rayos UVA incrementan hasta un 75% las probabilidades de desarrollar un melanoma  en la piel cuando empiezan a utilizarse antes de los 30 años.  

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha elevado la clasificación sanitaria de los rayos UVA  que emiten las máquinas de bronceado artificial, de probablemente cancerígenos, a cancerígenos.


Pero ahora los investigadores dan un paso más y piden que se equipare su riesgo al del tabaco. Creen que el bronceado con rayos UVA cumple con los mismos criterios que el tabaquismo como causa de cáncer y argumentan que explicar la relación causa-efecto entre las cabinas de rayos UVA y el cáncer podría prevenir millones de nuevos casos.

En Brasil, Inglaterra y Australia lo han prohibido y EEUU está en camino de prohibirlo. 

La creencia de que los rayos UVA ayudan a preparar la piel para la temporada veraniega es falsa. Las dosis de radiación ultravioletas que se reciben son muy superiores a lo considerado aconsejable, y eso no es nada bueno.


Desde hace un tiempo, se empiezan a conocer personas que son adictas a tomar el sol o a los rayos UVA. Es lo que se llama Tanorexia, y estas personas nunca se ven suficientemente morenas a pesar de estar negras como el carbón. Siempre están obsesionadas con estar más bronceadas y sienten una ansiedad enfermiza cuando piensan en que van a perder el bronceado.


Las personas trasplantadas y las personas que toman alguna medicación fotosensibilizadora NO debemos exponernos a este tipo de rayos. En general evitaremos la exposición al sol, ya sea natural o en cabina, y si se toma el sol natural con mucha precaución como ya he comentado otras veces. La incidencia de cáncer en estas personas puede ser tan alta como un 70% en los 20 años posteriores al trasplante. Los cánceres de piel crecen más rápidamente y tienden a ser más peligrosos en las personas que tenemos el sistema inmunológico deprimido.

El tratamiento con altas dosis de corticosteroides también pueden debilitar el sistema inmunológico. Así que la misma precaución tendrán todas aquellas personas en tratamiento con corticoides.

Así que ya sabéis, más vale estar blanquitos y sanos, que bronceados y arriesgarnos a contraer un cáncer cutáneo.

Si queréis tener un poco de color, hay autobronceadores temporales que se aplican después de la ducha y "dan el pego". Aunque hay que aplicarlo perfectamente, tal como indican en las instrucciones, para evitar que queden manchas o ronchas. 

Más información: http://www.donismunoz.com/index.asp?op=4&pg=42



Ana Hidalgo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info