domingo, 1 de marzo de 2015

¿Energía "off"?... Actívate y enciende el "on"

Cuando estamos bajos de energía, es muy difícil que podamos tomar la decisión de empezar algo, sea lo que sea. Nos sentimos estancados, no encontramos el momento adecuado, no sabemos por donde empezar o simplemente nunca nos ponemos a ello.

¿Te sientes así? ¿Te cuesta realizar lo que te has propuesto?. 

Puede que quieras hacer algo y te sientes motivado, pero cuando vas a ponerte manos a la obra, te desinflas y nunca llega el momento de dar el primer paso. En tu cabeza resuenan las frases. "venga, arriba", "hay que moverse", "va, que hay miles de cosas por hacer"... Después te sientes mal y te preguntas por qué te cuesta tanto empezar algo o avanzar.

No te preocupes, si de vez en cuando te sucede, lo primero que debes hacer es pensar y cuidar de ti para conseguir que tu nivel de energía vuelva a ser el adecuado. Disfrutar de tus aficiones, pasar un rato divertido con tus amigos, dar tranquilos paseos, una buena lectura..., son maneras de descansar y además recuperarte energéticamente, ya que los buenos momentos hacen que baje el nivel de estrés, te relajan y te preparan para ser capaz de realizar aquello que consideras importante.


Algunos trucos para evitar o solucionar esta falta de energía :

  • Haz solo lo que te corresponda. A veces, nos da por pensar que somos imprescindibles y nos cuesta delegar nuestras tareas en alguien o simplemente pedir ayuda. Queremos hacerlo todo nosotros y eso conlleva un gran desgaste, sobre todo cuando las cosas no salen como queremos.
  • Sé tolerante contigo. Si las cosas no te salen como quieres, si te sientes desganado, desmotivado o débil, sé comprensivo contigo. No eres una máquina, tienes tus momentos malos como todo el mundo, pero piensa que hay otros muchos en los que eres capaz de comerte el mundo.
  • Plantéate metas realistas. Hay épocas en las que te sientes estupendamente y quieres abarcarlo todo y te apuntas a miles de cosas (gimnasio, cursos, proyectos, hobbies...), pero piensa que puedes llegar a sentirte desbordado y al final, no vas a poder llevar a cabo ninguna de todas tus tareas.
  • No dejes de moverte. Aunque no puedas realizar aquellas tareas que te suponen un esfuerzo, puedes hacer otras actividades que te relajen y que te ayuden a seguir "en marcha". Si te paras que sea para tomarte un descanso. Sé consciente de que se trata de una pausa temporal, pero que no por ello debes dejar de moverte.

Ana Hidalgo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info