martes, 23 de diciembre de 2014

Haz más sencilla tu vida

Imagina que intentas abrir una maleta a la que le has puesto un montón de candados. La maleta es tu vida y los candados todos tus miedos, inseguridades, dudas, conflictos internos y externos, malhumores, prejuicios, batallas sin sentidos, disgustos, discusiones, preocupaciones futuras... en fin, todas esas cosas a las que damos mucha importancia y que terminan por arrastrarnos y provocarnos estrés. Esa maleta "emocional" que acarreamos y que cada vez nos pesa más. 

Nadie nace con un manual de instrucciones para vivir, dónde nos explique cómo hacer para tener una buena vida y que ésta nos resulte más fácil y feliz.


Pero, poco a poco, después de muchos años de acarrear una pesada carga de preocupaciones, temores, dudas... me he dado cuenta, que en muchos casos, la vida podría ser más sencilla siendo capaz de disfrutar con mayor intensidad de ella. ¿Cómo? Aligerando la pesada carga para quedarnos con lo imprescindible. 


Lo ideal sería poder ir soltando los candados y soltar el lastre y la pesada carga, para caminar hacia donde deseamos, evolucionar como personas, sin dejarnos arrastrar por lo que no nos conviene ni nos sirve para nada en nuestra vida.


La verdad es que somos complicados. El ser humano en general es muy complicado. Muchas veces confundimos, inconscientemente, la idea de una vida intensa con una vida difícil y llena de obstáculos que nos ponemos nosotros mismos, con discrepancias y hostilidades. Lo que ocurre es que muchas personas están tan acostumbradas a tener conflictos y a buscarse problemas que, si no los tienen, se sienten vacíos y parece que pierdan su razón de ser.


¿Qué hacer para simplificar tu vida?... No complicarse. Si no quieres algo en tu vida, no le prestes atención, no le hagas caso. Deja que pase de largo. No te "comas el coco" pensando y pensando. Esa es la clave. Los pensamientos negativos hemos de dejarlos de lado, tratar de salir de ellos para que no nos absorban y no caigamos en la desesperación. Muchas veces un problema crece y se hace enorme porque uno mismo lo alimenta, prestándole más atención de la necesaria.


Cuando empiezas a simplificar tu vida y vas soltando los candados de esa maleta (llena de rencores, disputas, disgustos, pensamientos negativos, miedos...) es cuando la vida adquiere mayor intensidad, es más satisfactoria y maravillosa.


¡Atrévete a soltar tus candados! Disfruta de las cosas sencillas y no te compliques. Disfruta de tu familia, encuentra tiempo para ti, para ese masaje que vas posponiendo, ese paseo por la montaña, ese café con los amigos. 



Ana Hidalgo


2 comentarios:

  1. Sabias palabras que se resumen en una frase tan simple pero no tan fácil de llevar a la práctica: ser feliz es querer lo que uno tiene, no tener lo que uno quiere... El vaso siempre será el mismo, pero la forma de verlo puede cambiar si sabemos aprovechar positivamente toda las experiencias que vamos acumulando con los años y al final te das cuenta de lo que realmente importa.

    Hay que ir por la vida con actitud positiva y mente abierta. De una simple decisión dependió el volver a reencontrarnos tantos años después... ¡y aquí estamos!

    Un besazo y... ¡felices fiestas, Ana! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupenda decisión, Angeles, y bravo por nuestra amiga Montse a quien se le ocurrió la idea.
      Te mando un fuerte beso y te deseo un Feliz Año 2015.

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info