miércoles, 31 de diciembre de 2014

Los "no propósitos" del 2015

Dibujo extraído de:
http://mejoresimagenes.info/gif-gracioso-de-los-propositos-2015/
Ya está aquí. Apenas quedan unas horas para el 2015, para tirar el antiguo calendario y colgar el nuevo, lleno de buenos propósitos y de buenos objetivos. 
Ahora es el momento ideal para hacer balance de todo cuanto nos ha sucedido en el año que estamos dejando atrás, el momento de plantearnos nuevas metas, nuevos compromisos, de atrevernos a hacer algo que estamos dejando de lado y de cumplir nuestros propósitos.Pero este año, en vez de aconsejarte con propósitos complicados y que cada año repites y no cumples, voy a hacerlo más sencillo, y te daré algunos consejos para objetivos que sí puedes realizar:
  1. Si sabes que no vas a ir al gimnasio, ¡no te apuntes!- Cada año, muchas personas se apuntan al gimnasio para abandonarlo poco después. En vez de gastarte ese dinero, intenta hacer ejercicio de manera que no lo notes: camina, baja una o dos paradas antes de llegar a tu destino, sube escaleras, baila con tu música favorita.
  2. Aléjate de las personas que no te gustan- No te obligues a salir con personas que te caen mal o que te hacen sentir incómodo; huye de estas personas y busca la compañía de gente que te hagan reír y te ayuden en los malos momentos.
  3. No te apuntes a ningún curso, si estás seguro de que no vas a poder terminarlo, ni tienes tiempo para ello- En lugar de ello, en tus ratos libres, sumérgete en la lectura. De esta forma además de enriquecerte mentalmente, adquirirás conocimiento y facilidad de palabra. 
  4. Otro de los objetivos de muchas personas es viajar- Pero si durante el año no intentas ahorrar, te será complicado realizarlo (a no ser que seas rico). Entonces, empieza por ahorrar para conseguir ese viaje tan deseado.
  5. Este es el más común de los propósitos: comenzar una dieta- Cada año te propones lo mismo y cada año fracasas en el intento. En vez de realizar una dieta estricta y "milagrosa" intenta ir poco a poco reduciendo la cantidad de comida que ingieres. No es cuestión de matarse de hambre, sino de ir cambiando poco a poco nuestra manera de comer. De esta forma ni tu salud ni tu carácter se resentirán.
  6. Si tú no estás convencido, no dejes de fumar- No te comprometas con tu pareja, hijos, padres... porque ellos lo quieran. Si no te encuentras con las fuerzas necesarias para dejarlo por completo, lo mejor es que no lo hagas. Cuando estés plenamente predispuesto a ello, lo harás, ya sea principio, a mediados o final de año.

De todas formas hay propósitos que sí se deben intentar cumplir a toda costa, como el cuidar de nuestras salud y disponer un poco de tiempo para nosotros. 

Y esto es todo por el momento. FELIZ 2015
Ana Hidalgo

lunes, 29 de diciembre de 2014

Consejos para recuperarse de la fiesta de Nochevieja



Después de una noche "movidita" como la Nochevieja, en la que se come y se bebe más de la cuenta y te acuestas a altas horas de la madrugada... ¡Qué mal te despiertas al día siguiente !.

Hay algo que muchas mujeres hacen y que no deberían, y es acostarse con el maquillaje. Es muy importante retirarse todo resto de maquillaje para ir a dormir, sea a la hora que sea, ya que la mezcla de maquillaje, sudor, contaminación y tabaco (aunque se fume en el exterior), hace que nuestra piel no pueda respirar libremente mientras dormimos. Por eso, a la mañana siguiente, la piel se presenta opaca, con impurezas, puntos negros, manchas provocadas por la suciedad... Si esto se repite muy a menudo la piel se va deteriorando hasta el punto de que aparecen arrugas prematuras.

A la mañana siguiente, mójate la cara con agua muy fría e incluso puedes pasarte un cubito de hielo para tonificar y "despertar" a la piel. Lo ideal, es una ducha tibia y acabar con agua fresca. Eso hará que te reanimes y además activará tu circulación sanguínea. Hay que procurar (aunque estemos agotados) no dormir hasta altas horas de la tarde. De hecho, es mejor levantarse a una hora que puedas tomar un pequeño desayuno (aunque no tengas hambre) y después, a la tarde y si la ocasión te lo permite, realizar una siesta. 

Como lo normal es que en Año Nuevo también haya "comilona", intentaremos no abusar demasiado de la comida y de la bebida. 

Al día siguiente, es aconsejable ingerir zumos naturales de frutas o infusiones con propiedades antioxidantes y depurativas que ayudaran a limpiar nuestro organismo. También hay que hidratarse muy bien, y la mejor manera es bebiendo mucha agua, porque la piel durante la noche y los días de fiesta tiende a deshidratarse y a acumular toxinas por causa del alcohol, la comida, la falta de sueño etc.
Durante un par de días la comida será ligera, predominando vegetales y frutas que nos ayudaran al bienestar digestivo.

Si tienes los ojos irritados puedes usar un colirio o un spray ocular liposomal que es ideal para las irritaciones y la sequedad, y que se aplica con los ojos cerrados. Es muy cómodo.

Y, sobre todo, descanso y relax...


Image Hosted by ImageShack.us


martes, 23 de diciembre de 2014

Haz más sencilla tu vida

Imagina que intentas abrir una maleta a la que le has puesto un montón de candados. La maleta es tu vida y los candados todos tus miedos, inseguridades, dudas, conflictos internos y externos, malhumores, prejuicios, batallas sin sentidos, disgustos, discusiones, preocupaciones futuras... en fin, todas esas cosas a las que damos mucha importancia y que terminan por arrastrarnos y provocarnos estrés. Esa maleta "emocional" que acarreamos y que cada vez nos pesa más. 

Nadie nace con un manual de instrucciones para vivir, dónde nos explique cómo hacer para tener una buena vida y que ésta nos resulte más fácil y feliz.


Pero, poco a poco, después de muchos años de acarrear una pesada carga de preocupaciones, temores, dudas... me he dado cuenta, que en muchos casos, la vida podría ser más sencilla siendo capaz de disfrutar con mayor intensidad de ella. ¿Cómo? Aligerando la pesada carga para quedarnos con lo imprescindible. 


Lo ideal sería poder ir soltando los candados y soltar el lastre y la pesada carga, para caminar hacia donde deseamos, evolucionar como personas, sin dejarnos arrastrar por lo que no nos conviene ni nos sirve para nada en nuestra vida.


La verdad es que somos complicados. El ser humano en general es muy complicado. Muchas veces confundimos, inconscientemente, la idea de una vida intensa con una vida difícil y llena de obstáculos que nos ponemos nosotros mismos, con discrepancias y hostilidades. Lo que ocurre es que muchas personas están tan acostumbradas a tener conflictos y a buscarse problemas que, si no los tienen, se sienten vacíos y parece que pierdan su razón de ser.


¿Qué hacer para simplificar tu vida?... No complicarse. Si no quieres algo en tu vida, no le prestes atención, no le hagas caso. Deja que pase de largo. No te "comas el coco" pensando y pensando. Esa es la clave. Los pensamientos negativos hemos de dejarlos de lado, tratar de salir de ellos para que no nos absorban y no caigamos en la desesperación. Muchas veces un problema crece y se hace enorme porque uno mismo lo alimenta, prestándole más atención de la necesaria.


Cuando empiezas a simplificar tu vida y vas soltando los candados de esa maleta (llena de rencores, disputas, disgustos, pensamientos negativos, miedos...) es cuando la vida adquiere mayor intensidad, es más satisfactoria y maravillosa.


¡Atrévete a soltar tus candados! Disfruta de las cosas sencillas y no te compliques. Disfruta de tu familia, encuentra tiempo para ti, para ese masaje que vas posponiendo, ese paseo por la montaña, ese café con los amigos. 



Ana Hidalgo


martes, 16 de diciembre de 2014

Revisión en Nefro "diferente"



Hoy he tenido una nueva revisión en Nefro. Esta vez sólo han pasado dos meses desde la última visita, ya que tenía una anemia importante que querían solucionar. 

El riñón sigue estable, aunque con los años comienza a estar un poco "cansado", pero de momento sigue como un campeón (creatinina 1,8). He tenido algunos cambios en la medicación, entre ellos, que me han quitado el hierro en polvo que tomaba mezclado con agua, de bastante mal sabor por cierto, y me han metido un "chute" de hierro intravenoso de efecto duradero (menos mal que me he llevado la tablet, porque durante una hora he tenido que estar con la vía puesta).No tenía planeado este rato de "entretenimiento", pero me han preguntado si quería hacerlo hoy y les he dicho "que cuánto antes mucho mejor".

Ya he superado la anemia, al menos de momento. Me lo siento... me siento más fuerte y no me canso.
De todos modos, estoy muy contenta... contenta porque llevo más de 23 años con este preciado regalo, que cuido y pienso cuidar mucho más. Estoy contenta, porque estoy consiguiendo hacer lo que quiero y cumplir muchos de mis proyectos. 

Y ahora, a seguir disfrutando de la vida y de los pequeños detalles.
No lo olvidéis: todo depende de como mires la botella, o medio llena, o medio vacía.


Image Hosted by ImageShack.us

jueves, 11 de diciembre de 2014

¿Feliz Navidad?... No para todos


Llega otra Navidad. Las calles lucen en todo su esplendor con sus bombillas de colores, los escaparates atraen la atención de la gente que se paran ante ellos pensando, quizá, en si alguna de las cosas que en ellos se exponen será adecuado para regalar a alguien de la familia.
La gente va de un lado a otro comprando artículos y entrando en las tiendas, en las que suenan sin parar los villancicos.

Estrés, prisas con las compras de última hora, la visa que ya echa humo de tanto usarla (luego vendrán los quebraderos de cabeza para pagar las facturas al mes siguiente), despensas a tope de comidas y dulces, calles repletas de personas cargando con paquetes y bolsas...
Llegan las dudas en la elección de los regalos y en la de los menús Navideños, sobre todo teniendo mucho cuidado en no pasarse del presupuesto, porque la mayoría de españoles, de una forma u otra, estamos padeciendo la crisis.

Pero este artículo lo quiero dedicar a otras personas y desear de corazón que ocurra un milagro y pasen unas Felices Fiestas.
  • A aquellas que este año no podrán ni siquiera degustar una pequeña pieza de turrón, porque a duras penas pueden siquiera alimentarse. Esto lo he podido comprobar por mí misma este año, ya que colaboro como voluntaria de Cruz Roja repartiendo alimentos y hay familias que tendrán que pasar con lo que les damos.
  • A aquellas personas que pasarán las Fiestas Navideñas con una orden de desahucio pendiente sobre sus cabezas, sin saber si pasarán la Navidad o el Año Nuevo en el que hasta ese momento era su hogar.
  • A aquellas personas que ya han perdido su casa y no tienen un techo donde cobijarse del frío. 
  • A esos niños que, en su corta edad, no entienden porque Papa Noel, o los Reyes Magos, no pueden pasar por su casa a dejar un regalo. 
  • A esos abuelos que en la Cena de Nochebuena cenarán un bocadillo de mortadela para poder hacer un regalo a sus nietos. 
  • A esa madre que en estas fiestas hace milagros para preparar un menú con el dinero que antes se gastaba en polvorones. 
  • A los que están sin trabajo y están hundidos en un túnel negro como la boca del lobo. 
  • A todos los que lo están pasando mal por cualquier motivo. 
  • A todas las personas que luchan para hacer justicia y por la dignidad de las personas. 
Este año, en muchos hogares la Navidad será una Navidad triste (¡ojalá no fuera así!) 

Son tantos... tantos... que me gustaría que no fuera real, que sólo fuera una terrible pesadilla. Por eso, si es posible, es importante una pequeña ayuda, cualquiera: desde un juguete usado, alimentos, una prenda de ropa, algún dulce,cualquier cosa para hacer menos duras estas fechas tan señaladas.

Hace poco, mientras iba por la calle realizando mis recados,vi una señora de unos 60 años, de aspecto normal y cuidado, sentada en un taburete en la puerta de un comercio con un carrito de la compra al lado. Tenía en la mano estampitas de santos y calendarios pequeños. Ese era un día muy frío; me acerqué y le dije: -Señora, hace mucho frío para estar en la calle-.
Mientras tanto yo abría mi monedero para darle algunas monedas. 

La mujer me contó que tenía a su hijo de 22 años enfermo de cáncer y que acababan de cortarle la luz. Que llevaban noches sin cenar y apenas tenían para comer. Tenía los ojos rojos de llorar... y lo peor de todo es que creo que es una señora que lleva en el pueblo toda la vida.

Me fui con mucha tristeza y rabia por las situaciones que se ven a diario y continué con mis recados y asuntos, pero a la vuelta no pude evitarlo y volví a pasar por donde se encontraba la mujer. Entré en la tienda y compré huevos, salchichas, fiambre, pollo... y se lo dí a la pobre señora que cuando me vio con la bolsa rompió a llorar desconsolada dándome las gracias y diciendo que ese día podrían comer algo decente. 
Fue tremendo.

Ojalá todo esto cambie, pero mientras hayan intereses, codicia y egoísmo en las altas esferas y en la política, mucho me temo que las cosas seguirán como hasta ahora... o incluso peor.


Ana Hidalgo


viernes, 5 de diciembre de 2014

Preparar el cuerpo para las Fiestas Navideñas



Las Fiestas Navideñas se están acercando y es una época en la que se consumen gran cantidad de alimentos y bebidas en pocos días; son fechas en la que se dice: "total, si es una vez al año", "en estas fechas todo vale". Los kilos se disparan y luego tardamos mucho tiempo en perderlos, además de que no es nada sano.

Ahora convendría perder algún kilito que más adelante, aunque lo intentemos, ganaremos. Ahora es el tiempo de preparar nuestro cuerpo para los excesos navideños. 


Todavía faltan algunos días, pero ya los anuncios en la tele, los supermercados, y los escaparates comienzan a recordarnos que los "atracones" navideños se acercan. Turrones, polvorones, mazapanes, mariscos, foie, bombones, carnes con salsa, pescados elaborados... en unas sobremesas interminables, nos esperan cada año para adquirir calorías y más calorías.
 
Es el momento de evitar los malos hábitos y tomar en cuenta algunos consejos que nos ayudarán a pasar las fiestas de manera más sana y evitando aumentar de peso, los empachos y las sobrecargas de hígado y riñón.
  • Es conveniente llevar la dieta lo más sana posible, reduciendo la sal, evitando comidas muy elaboradas y cocinando al vapor, horno, plancha, papillote, hervido.
  • Así mismo, no debemos saltarnos ninguna de las comidas. El desayuno será completo para tener la suficiente energía hasta la hora de la comida, y la cena será la más ligera, pues por la noche se consumen menos calorías.
  • Es imprescindible beber mucha agua e infusiones que nos ayuden a arrastrar las toxinas y a facilitar el trabajo al riñón (menos para los que tienen el líquido restringido).
  • Aumenta el consumo de fibras, pues ayuda a eliminar las toxinas y limpiar el organismo.
  • Realizar ejercicio es muy importante para quemar calorías y para mantenerse en forma. Luego nos tocará las eternas sobremesas, sin moverse de la silla y con la mesa llena de dulces típicos de las fechas. Si no tienes tiempo para ir a un gimnasio, camina... ves al trabajo andando, bájate una parada antes o aparca el coche bastante antes de llegar al trabajo.

Si te cuidas antes de los "atracones" navideños tu salud y tu cuerpo te lo agradecerán.




Ana Hidalgo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info