domingo, 23 de noviembre de 2014

Lumbago



Estás limpiando los cristales (por poner un ejemplo) y cuando te agachas para limpiar la parte de abajo sientes un dolor en la parte baja de la espalda... y te quedas clavado/a. Es doloroso y te impide levantarte, además sientes que el dolor se irradia también por la pierna. Es lumbalgia. 

El lumbago o lumbalgia suele ocurrir, por lo general, al agacharse de una manera forzada, al levantar pesos de manera incorrecta o debido a posturas poco recomendables.

Dejando aparte otros problemas graves de columna (artrosis, hernia discal, etc...) este tipo de dolor suele ser pasajero y circunstancial. Puede durar unos pocos días o varias semanas.

Para evitar sufrir de lumbalgia debemos tener cuidado con las posturas que se adoptan, tanto en casa, en el trabajo, al coger un bebé, conduciendo. 

Algunos consejos para prevenir y tratar la lumbalgia son:
  • Es conveniente mantener un peso adecuado, evitando la obesidad, y es recomendable realizar ejercicio suave habitualmente. Un ejercicio indicado para fortalecer la musculatura de esta zona es la natación. El yoga o el Tai-Chi también son ejercicios ideales pues ayudan a mantener la elasticidad de la espalda.
  • Normalmente, los médicos recomiendan que en las primeras horas de un ataque de lumbalgia se aplique frío, aunque luego conviene seguir con calor seco local.
  • Hay que mantener un reposo relativo, evitando realizar esfuerzos, sobre todo en pleno ataque de lumbago. Pero no es aconsejable quedarse en la cama todo el tiempo, sólo en los momentos de más dolor, ya que se debilita la musculatura y la recuperación es mucho más lenta.
  • En el momento de levantarte de la cama, no lo hagas de golpe, hazlo rodando, con cuidado y suavemente. Te deslizas hasta el borde de la cama y una vez allí haces que salgan las piernas primero, cuidando de mantener estable y rígida la espalda. Ese movimiento hará como de trampolín y elevará la parte superior del cuerpo.
  • Para prevenir futuras lumbalgias procura mantener una buena higiene postural. Si vas a permanecer mucho tiempo de pie, apoya el pie sobre una pequeña tarima o taburete y ve cambiando de lado. Aquí puedes encontrar consejos para una buena higiene postural.

Image Hosted by ImageShack.us

4 comentarios:

  1. Buen post sobre todo cuando esto te acaba de ocurrir. Aunque te lo sabes un tirón lo tiene cualquiera:-) Lo mío coger peso sin cuidar la postura.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Yo sufro de ese problema y lo que me recomendó un médico y puse en práctica es fortalecer los músculos abdominales, y además una serie de ejercicios de elongación, que cada uno hará en la medida se sus posibilidades, por ejemplo uno sencillo es acostado de espaldas, llevar lentamente una rodilla hacia el pecho, y luego bajar la pierna, y repetir con la otra, se hace varias veces, luego tratar de hacerlo con ambas a la vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nora, por dejar tu comentario y tu aportación.
      Saludos

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info