domingo, 5 de octubre de 2014

Mis reflexiones: ¡Cómo está el país!


Foto: EDUCO  http://www.intervida.org/
Aunque en mi blog el tema es la enfermedad renal y la calidad de vida de los pacientes crónicos, la situación actual de la política y la economía española es un tema que influye mucho en esta calidad que, a duras penas, algunas personas  pueden conseguir. Los recortes en Sanidad y el desmantelamiento de ésta, el aumento del paro, los desahucios, los recortes en ayudas a la dependencia... van, poco a poco, minando la salud de muchas personas y empeorando la de las que ya están enfermas. 

Aumento de personas con depresión, abandono de la toma de medicamentos por la imposibilidad de pagarlos, no poder cumplir la dieta que tiene que llevar un enfermo crónico por falta de dinero, listas de espera interminables para realizar intervenciones quirúrgicas... son algunas de las consecuencias de este desastroso Gobierno. Un Gobierno que lo que menos le importa son las personas; sólo le interesa lucrarse sea como sea y a costa de quien sea.

Un ejemplo de estas personas a la que la desgracia le ha venido de cara es alguien que llegó al centro donde, junto a otros compañeros, reparto alimentos como voluntaria de la Cruz Roja. Los alimentos que repartimos son los que nos donan y cada familia tiene su lote adjudicado. Esta persona tiene insuficiencia renal crónica y no hace mucho que le pusieron el catéter para la diálisis peritoneal. Me comentó que estaba a punto de comenzar el entrenamiento para realizarse el tratamiento.

Todo los que padecemos esta enfermedad y los que la conocen, sabemos que hay muchos alimentos que están prohibidos o muy limitados (verduras: remojo y doble cocción, frutas limitadas... aparte de muchos alimentos más). Allí no pueden escoger, y esta persona tiene que comer lo que le damos, sin apenas posibilidad de realizar una dieta correcta para la insuficiencia renal. 

Se me parte el alma ver estas personas que, además de cargar con una enfermedad crónica, tienen que verse en una situación tan dura como ésta. 


Para que os hagáis una idea, en el punto donde realizamos el reparto se ha tenido que ampliar el horario, pues el número de familias en extrema pobreza va aumentando y las listas de espera, también.
Hay familias con dos o tres hijos que se ponen contentísimos cuando les damos golosinas, donuts o magdalenas. Además de los enfermos crónicos, también los niños sufren mucho esta crisis; sobre todo aquellos que están en pleno crecimiento y sus huesos necesitan buenos "materiales" para crecer fuertes y sanos que sólo una buena alimentación puede darles.

Y mientras, los de "allá arriba", viven en su mundo de "Alicia en el país de las maravillas", diciendo que todo está bien y que estamos saliendo de la crisis...
¡Ja! Me río por no llorar.




Ana Hidalgo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info