lunes, 31 de marzo de 2014

Diario de una trasplantada: Volver a empezar. De Londres a Gibraltar


Foto de: Eva Palomeque
¿Os acordáis de Eva Palomeque? Hace algún tiempo nos contó en su "Diario de un trasplante", la preparación, intervención y post-operatorio de su trasplante de donante vivo (su marido). Hoy vuelve a relatarnos su historia con motivo de un cambio de domicilio y de país debido a la necesidad de buscar una segunda opinión médica sobre su trasplante. Leed y entenderéis: 

“Tienes que tener la mente abierta, una mente cerrada es igual que un paracaídas cerrado”
Estas fueron las palabras del profesor, director del Hospital de Nefrología, donde el pasado Abril del 2013 me hicieron mi trasplante.

Las mismas fueron pronunciadas cuando lleno de impotencia me decía que lo único que tenían claro, después de la segunda biopsia, era que había daño progresivo en el riñón pero no no sabían los motivos. Ni rechazo, ni infección, ni bloqueo… y cuando le cuestionamos sobre cuánto tiempo puede durar el trasplante tampoco fue capaz de respondernos.

Según el equipo médico del hospital (al ser un caso tan especial, mi historial es tratado en las reuniones semanales y no tengo médico asignado sino todo el cuadro médico) lo que sospechaban era que tal vez la medicación anti rechazo que me estaban dando fuera tóxica. 
En Enero se tomó la decisión de reducirla en 3mg menos, así pasé a tomar 12 mg 2 veces al día de Adoport en vez de 15 mg tres veces al día.

Lograron, con esta medida, que la creatinina que había vuelto a subir, bajara por debajo de 200. Desde entonces ahí se ha mantenido rozando o superando levemente esta cifra. La cifra ideal sería 120 o menos.
Me comentó que tal vez podrían cambiar la medicación, pero esto aquí en Inglaterra donde resido no es tan sencillo ya que cada hospital tiene a todos sus enfermos con la misma medicación.

Y los enfermos no la pagan. No tengo idea de si el motivo sea económico o no, el caso es que estamos casi en Abril, a punto de cumplir un año del trasplante, y seguimos igual.

Cuando escuchamos aquellas palabras tanto mi marido como yo nos dimos cuenta de que era hora de tomar una decisión. Tal vez no fuera la más acertada, pero ambos necesitábamos tener una segunda opinión.
Esto nos llevó a buscar la manera de regresar a casa. Era hora de volver a mi tierra y poder comunicarme con los médicos en mi propio idioma. No es que en inglés no me defienda, es simplemente otra cultura y yo siempre tengo muy presentes las palabras de mi padre, como en nuestra tierra en el tema de nefrología, ninguna.

Así pues y tras un breve tiempo de búsqueda, mi marido encontró trabajo en Gibraltar. Que no es lo ideal, pero si el lugar que nos permitirá regresar a casa. Lamentablemente Madrid no pudo ser. 

Y este es el motivo que hoy, a fecha de 26 de Marzo, me encuentre sola en Londres y en las siguientes circunstancias:
  • Trabajando los últimos días en la empresa donde he trabajado durante 3 maravillosos años.
  • Organizando la mudanza de mi hijo el mayor que se quedará en Londres con unos amigos por sus estudios.
  • Sin mi marido y donante que se marchó ya a trabajar a Gibraltar a mediados de Febrero.
  • Organizando nuestra mudanza a Gibraltar.
  •  Pidiendo informes médicos y medicaciones para llevar conmigo y poder empezar de cero en mi nuevo hogar.
Mañana tengo mi última visita en la clínica de trasplante del hospital donde me operaron, se supone que deberían tener preparado el informe que pedí en mi visita de hace unas semanas. 
No tengo ni idea de qué me voy a encontrar, ni si en Gibraltar tendré medicinas gratis como aquí, ni tampoco si hay especialidad de nefrología, aunque sé que hay una unidad de diálisis, por lo que supongo que sí la tienen. Lo que tengo claro es que el gobierno de Gibraltar paga a la sanidad española cuando necesita enviar a sus residentes a que los vean los médicos en España, ya que tienen convenios.

De momento son muchas dudas y pocas respuestas, pero estoy segura de que poco a poco encontraré la salida. Y si en mi tierra me terminan diciendo lo mismo que aquí… eso de“Tienes que tener la mente abierta, una mente cerrada es igual que un paracaídas cerrado”, al menos sabré que hemos hecho todo lo posible por salvar este precioso regalo que mi marido me hizo ahora hace casi un año.

Nuestra amiga Ana, me brinda una vez más un rinconcito en su casa, esta vez para contaros mi aventura del traslado y la búsqueda de nuevos médicos y tratamiento.
Si todo va bien, vuelo el 4 de Abril a mi nuevo hogar, ya os iré contando!!

Eva Palomeque



Image Hosted by ImageShack.us


miércoles, 26 de marzo de 2014

Lola Montalvo: Enfermera. Escritora. Cuidadora.


Foto de: Lola Montalvo
Hoy quiero presentaros a una gran persona, una amiga, Lola Montalvo, que ha colaborado alguna vez en mi blog. Creo que debéis leer atentamente su historia, llena de fuerza, sabiduría y sinceridad. Y si podéis, leed sus libros que son magníficos. 
Ahora dejo de escribir yo para que Lola explique su historia:

Mi querida Ana Hidalgo me ha hecho una oferta que no he podido rechazar, es más, que me hace mucha ilusión llevar a la práctica: que hable, que explique mi triple personalidad como enfermera, escritora y cuidadora de un paciente con ERC en Hemodiálisis… y ama de casa y estudiante.

* Soy enfermera desde hace ya 25 años. Antes fui también auxiliar de enfermería, aunque trabajé poco como tal, sólo unos meses mientras estudiaba Enfermería en la universidad. También soy Técnico de Laboratorio pero nunca he ejercido de ello.

      Mi profesión de Enfermera es absolutamente vocacional, no me entiendo mi me veo ejerciendo otra labor. Nací para ello y a ello he dedicado mi vida hasta hoy. Mi camino comenzó en Madrid en hospitales: La Paz, El Clínico San Carlos, Virgen de la Torre y 12 de Octubre, la mayor parte del tiempo en servicios de Medicina Interna…  y cinco años en un centro del IMSERSO (CAMF-Leganés); jamás estuve en un servicio de Nefrología ni, menos aún, en Hemodiálisis. Desde hace 15 años mi vida personal y profesional está ubicada en Sevilla; he trabajado en el SAS (varios centros de Atención Primaria y varios meses en Neonatos del Virgen del Rocío), en docencia y en el sitio donde trabajo hoy día como enfermera de Análisis Clínicos, desde hace ya 8 años.

      Mi trabajo actual como enfermera es un poco monótono, no es lo más lucido ni lo más fascinante y estimulante a nivel profesional, pero hubo un día en el que tuve que dar prioridad a mi vida personal sobre mi carrera y nunca me he arrepentido… Necesitaba cuidar a uno de los míos.

* Hace 10 años ya, justo cuando había nacido mi primera hija y estando embarazada de 7 meses del segundo, a mi marido le diagnosticaron una ERC, una nefropatía poco habitual y que ni se podía prevenir ni tenía cura ni se podía frenar. En pocos meses le hicieron su fístula en el antebrazo y comenzó la hemodiálisis. Desde el ingreso al comienzo de su patología (en situación muy grave) hasta que inició diálisis trascurrió poco más de 8 meses. A eso se le puede llamar «caer en picado…» pero siempre hay un paracaídas de emergencia y nosotros lo abrimos con éxito. De corazón digo que a todo se acostumbra uno, a lo bueno, por supuesto. Pero a lo malo… lo malo hay que afrontarlo de cara, saber qué posibilidades existen, qué debes hacer para llevar una vida lo más parecido posible a lo normal y tirar para delante. 

      Desde el inicio mi marido fue puesto en lista de trasplante y a esperar la ansiada llamada. Eso sí, comenzamos una dura andadura de hemodiálisis en centro concertado que empezaba tres días a la semana a las 20:00 horas. Yo me quedaba sola con un bebé de pocos meses y mi nena de un año; baños, cenas, cuento y a la cama. Cena rápida y a esperar que llegara, nunca antes de las 00:30 horas. Le acompañaba mientras cenaba y a dormir. Él nunca ha dejado de trabajar e, incluso, al principio trabajaba mañana y tarde, adaptando sus hemodiálisis a su horario o más bien, al revés… ¡¡tela!! Y yo en mi labor por esos días de docente en cursos de FPO para auxiliares de Geriatría. Pienso hoy día en ello y me entristezco muchísimo. Fue muy duro.

      Es curioso que la vida me haya jugado esta mala pasada... Mi padre fue un hombre enfermo los últimos 15 años de su vida... sus excesos nos amargaron lo suyo créanme. Los últimos 3 estuvo en lista de trasplante para hígado. Le llamaron 2 veces y no llegaron a intervenirle nunca. Los últimos meses estaba tan deteriorado que le sacaron de la lista hasta que murió. Con 55 años. Años después, cuando mi vida recuperó una cierta «normalidad», cuando me decido a irme a vivir con mi marido a Sevilla, tenemos a mi nena y me embarazo del segundo… pasa esto y mi marido debe entrar en lista de trasplante. A veces una mira al cielo esperando que alguien le oiga… y a veces soy yo la que escucho una risita socarrona de alguien cuyo sentido del humor me está hinchando un poco las narices.
      Pero se supone que la vida es esto ¿no? Uno asume lo que llega y sigue viviendo… Pues eso hicimos y eso hacemos.

* A mi marido le llamaron muchas veces para una alerta de trasplante. Una, incluso, le dijeron que fuera al hospital que era para él. Pero una vez allí nos echaron para atrás porque al revisar los riñones no eran aptos para ser utilizados para este fin… Al final una noche (¡siempre de noche, jolín!) fuimos al hospital tras una llamada. El riñón estaba sano y era para él. Ilusión, ingreso, vía y sueros, quirófano… esperar mucho; UCI y habitación de aislamiento. No voy a entrar en detalles aburridos para los que esto puedan leer y dolorosos para mí. En dos semanas le intervinieron tres veces, dos de ellas con riesgo de muerte inminente. Todo fue mal, le quitaron el riñón nuevo y vuelta a empezar. Y hoy día sigue en hemodiálisis, con mucha dificultad para ser trasplantado porque le transfundieron muchas veces y está hipersensibilizado.

      Al poco conocimos la oferta de hemodiálisis domiciliaria y nos apuntamos. Como soy enfermera no me costó aprender a manejar la máquina y a llevar a cabo todo los cuidados que son necesarios para ello, que puedo afirmar casi todo el mundo puede llevar a la práctica si alguien le forma para ello. Por eso animo a los que se lo planteen a que se animen. (hemodiálisis domiciliaria) La vida cambia mucho y los cuidados también mejoran lo suyo, cuando uno sale de los centros asociados de hemodiálisis, porque adaptas la diálisis a tus verdaderas necesidades en horas, en turnos, en días. Mi marido tiene pautadas unas 3 horas al día, 5 días a la semana. Y ha mejorado notablemente desde que empezamos.

* Sufrí una crisis como enfermera cuando estaba embarazada de mi hija. Mis últimos destinos en centros de salud de una comarca de Sevilla me hicieron compartir trabajo con «elementos» humanos que mejor se podrían haber dedicado a picar piedras y que me dejaron con el culo al aire en más de una ocasión. En tres pueblos distintos de tres distritos distintos sufrí varias situaciones que me hicieron añorar el recinto cerrado de un hospital y los turnos horripilantes… Como consecuencia tuve una crisis vocacional brutal. No deseaba ser enfermera más. Un choque para alguien que nació con una vocación como la mía. Me puse a escribir… aún no sé por qué. En unos cuatro años nació mi primera novela. Entre medias, pusimos la máquina de hemodiálisis en casa y yo debía pasar horas junto a él vigilando y administrando medicamentos y tomando tensiones. Ello supuso que tuve tiempo suficiente para escribir dos novelas más y un libro de relatos. Ahora ya no me concibo sin escribir. No entiendo mi vida sin experimentar otras vidas, investigando otras vidas, otros tiempos. Estudiando… porque sigo estudiando. Cuando escribo no existe mundo para mí, ni bueno ni malo. Me ausento sentada a mi mesa, que está junto a la máquina y junto a mi marido. Escribir me ha permitido quizá sobrellevar nuestra situación con otra mentalidad… y a él también. Porque mi marido participa de mi creación corrigiendo mis textos, opinando, puliendo, según él, mis primeros borradores. Lo que es cierto es que mis escritos sin él no serían posibles…

      ¿Habría escrito alguna vez si no hubiéramos tenido diálisis…? Sí, probablemente sí, porque el inicio de mi ansia narrativa fue debido a una crisis en mi vocación profesional, mientras él aún estaba en hemodiálisis en un centro concertado. Pero lo que está claro es que mi nueva vocación como escritora se ha mantenido gracias a estas horas de hemodiálisis domiciliaria, esas interminables horas, a veces, esperando que la máquina pite y diga «fin».

* Hace unos meses, tras muchas negativas, muchísimas, de las editoriales me publicaron mi primera novela (la segunda que escribí) «SANATIO». Debe ir bien, porque ya vamos por la segunda edición. Tengo otras dos: la primera de tema enfermero «A AMBOS LADOS», y la tercera, «A TRAVÉS DEL PASADO», policíaca. Tengo tres blogs: «LOLA MONTALVO. ENFERMERÍA» en este blog complemento con textos de salud-enfermedad y cuidados lo que echo en falta en mi trabajo cotidiano, haciendo mayor hincapié en las patologías renales-ERC. «LOLA MONTALVO. ESCRITORA». En el que comparto todas mis creaciones literarias. Y «UN SACO CON FONDO». En el que me expreso a nivel social, comento la actualidad o protesto-critico lo que veo a diario por esos mundos humanos, que hay muchas injusticias, mucho dolor.

Esta soy yo… a grandes rasgos, como enfermera, como cuidadora y como escritora. Pero en esencia sólo soy una mujer que no se siente indiferente por esta vida en nada de lo que ve. Deseo ser útil a los demás compartiendo mi experiencia personal y profesional en mis blog de enfermera, deseando poder ayudar a otros que pudieran esta tan perdidos y asustados como lo estuvimos mi marido y yo un día, hace ya 10 años. Cuando sabes que lo que te pasa a ti le ha pasado a otros, el miedo se atenúa o se hace más llevadero; me produce una enorme satisfacción el pensar que ayudo en algo a otras personas.
Sí, esta soy yo.
Y, por ahora nada más. Besos miles

     



  Image Hosted by ImageShack.us



martes, 25 de marzo de 2014

RenalHelp: Plataforma web y aplicación móvil para familiares y personas con enfermedad renal




Tomar muy poca cantidad de líquidos, apartar el salero de las comidas y evitar los alimentos que contienen fósforo y potasio son algunas de las medidas que tenemos que adoptar si convivimos con una enfermedad renal. Cuidar los riñones es fundamental desde los estadios iniciales de la insuficiencia renal y no solo al llegar a la diálisis para prevenir el desarrollo de otras enfermedades y complicaciones.

Las dietas que deben seguir las personas que conviven con una enfermedad renal son complicadísimas. Y no solo la dieta, sino la toma de medicación que puede llegar a un número de medicamentos sorprendente.

Así, es muy difícil comer de forma adecuada, o acordarse de qué medicamentos puedo y/o debo tomarme. Si eres familiar de una persona dependiente con enfermedad renal el acceso a la información para cuidarles de forma correcta a veces se complica. 

Con la aplicación móvil y plataforma web “RenalHelp” pretendemos hacer más accesible la información de los cuidados de la enfermedad y facilitar el cumplimiento de la dieta, incorporación del deporte y la toma de medicamentos. Pero además, nuestro objetivo es hacer motivante el proceso del cambio de estilo de vida para retrasar tu entrada en diálisis, sumar calidad a tus años de vida, sentirte mejor e incluso reducir tus visitas al hospital.

RenalHelp es una aplicación móvil y una plataforma Web (www.myrenalhelp.com) creada para dar respuestas y ofrecer apoyo y ayuda a los familiares y personas que conviven con una enfermedad renal crónica. Al alcance de unos clics tendrás solución a cualquier duda que te surja durante el proceso de tu enfermedad. Simplemente haz tu pregunta y otras personas que están en tu misma situación, así como el equipo de profesionales sanitarios que trabaja en RenalHelp te resolverán tus dudas.

También dispondrás de tablas de ejercicio estándar e incluso podrás pedir una personalizada para que incorpores el deporte en tu vida.  Además te ofrecemos dietas y recetas ajustadas a tu tratamiento y personalizadas según tengas diabetes o no, seas hombre o mujer. Si no sabes con seguridad si puedes tomarte alguna medicación podrás consultarlo en nuestra base de datos. De esta manera esperamos poder ayudarte a que dejes de vivir para tu enfermedad y empieces a vivir para ti. 



www.myrenalhelp.com









Image Hosted by ImageShack.us


domingo, 23 de marzo de 2014

Magdalenas caseras (aptas para diabéticos y enfermos renales)


Foto de: Rafa Fuster
Hoy, nuestro amigo Rafa, nos deleita con unas magníficas magdalenas que podemos tomar para desayunar o en la merienda. 

INGREDIENTES
  • 2 huevos
  • 30 g de fructosa
  • 30 ml de leche 
  • Ralladura de naranja o limón
  • 5 g de levadura
  • 80 de aceite de oliva
  • 110 g harina
  • canela en polvo
ELABORACIÓN

Batimos los dos huevos y agregamos la fructosa (las personas diabéticas lo podrán comer y es indicado también para personas en diálisis peritoneal ya que tampoco pueden abusar del azúcar).

Agregamos la leche, el aceite, la ralladura de limón o naranja, la canela y la levadura en polvo; mezclamos bien y agregaremos la harina. Con las varillas mezclamos todo bien hasta que no haya ningún grumo.


Foto de: Rafa Fuster
Ahora rellenaremos los moldes de las magdalenas que previamente habremos colocado en una bandeja especial para magdalenas, como la de la foto. Esta bandeja no es imprescindible pero ayudará a que las magdalenas no se salgan del papel cuando suban. Si no la tienes une dos o tres moldes de papel juntos, así reforzaremos el molde.

Llenamos los moldes hasta un poco mas de la mitad y lo llevamos al horno a 180 grados, que previamente habremos calentado. En unos 10 minutos estarán listas, solo tienes que pinchar una y si el palillo sale limpio es que ya están en su punto.


A mitad de la cocción puedes abrir el horno y espolvorear un poco de fructosa por encima, pero poco ya que no carameliza como el azúcar y la intención es darle un poco más de dulzor.


Déjalas enfriar y consérvalas tapadas con film trasparente.


¡¡Que os aprovechen!!


Receta de Rafa Fuster




Image Hosted by ImageShack.us


jueves, 20 de marzo de 2014

Dudas en una sesión de hemodiálisis (sobre todo al principio)


Si empiezas la diálisis, seguro que habrán muchas preguntas y dudas respecto a todo. Es normal; entras en un mundo desconocido para ti. 
Lo que debes hacer es preguntar. Pregunta, pregunta y pregunta... el personal de enfermería estará encantado de ayudarte y darte a conocer de qué se trata y en qué consiste tu tratamiento, el proceso y la conexión, entre otras cosas.

Algunas preguntas frecuentes:

Pregunta -¿Qué complicaciones suelen ocurrir en una sesión de hemodiálisis?
Respuesta- Como la sangre recorre un circuito externo, en ocasiones puede coagularse parte del circuito, o puede que haya una entrada de aire, o algún otro problema con dicho circuito.
También pueden aparecer en la sesiones: sed, mareos, sudoración, dolor de cabeza, picores, bajada de tensión arterial, calambres, náuseas o vómitos, fiebre. Si notas alguno de estos síntomas no dudes en llamar a la enfermera que te atiende.

Pregunta- ¿Qué son los calambres?
Respuesta- Son contracturas muy dolorosas, que se presentan en los músculos de las piernas, brazos o abdomen. Las causas, entre otras, pueden ser la extracción de mucho líquido al paciente en poco tiempo, o por las alteraciones que se producen en los músculos por las toxinas retenidas.

Pregunta- Me pica todo el cuerpo, es insoportable ¿Qué puedo hacer para aliviarlo?
Respuesta- El picor suele aparecer antes de la diálisis, pero en la sesión de hemodiálisis se puede agravar en algunos pacientes. Los picores son difíciles de corregir y entre las medidas están: Llevar la dieta adecuadamente (disminución del potasio y el fósforo), medicamentos antihistamínicos, aplicación de abundante crema hidratante corporal, geles fríos refrescantes...

Pregunta- ¿Por qué cuando traigo muy poco peso me hacen las mismas horas de diálisis?
Respuesta- En una sesión de diálisis se realizan dos procesos: uno es la eliminación del líquido sobrante y otro la eliminación de las toxinas acumuladas en nuestro cuerpo. Las horas que tienes que hacer son las necesarias para la eliminación de las toxinas, aunque ese día no lleves demasiado peso acumulado. Es decir, lleves poco o mucho peso, las horas de diálisis serán siempre las mismas.

Pregunta- Las horas posteriores a mi sesión de diálisis, me encuentro peor. ¿A qué es debido?
Respuesta- El salir mal de la diálisis puede deberse a que en tu cuerpo se han producido alteraciones internas por las toxinas y el líquido eliminados (mucho trabajo en el interior de tu cuerpo). Una vez restablecida la situación, te encontrarás mejor.

Pregunta- ¿Qué hacer si al salir del centro de diálisis comienzo a sangrar por la punción?
Respuesta- Si estás cerca, vuelve para que te cambien el apósito, en caso contrario, presiona con un dedo durante 10 minutos el lugar del sangrado (sin cortar la circulación). En caso de no cortarse la hemorragia, acude al centro más cercano sin dejar de presionar sobre el punto de sangrado.

Pregunta- ¿Qué es el peso seco?
Respuesta- Es aquel en el cual, te vas a encontrar mejor, sin asfixias, calambres, edemas... Sería el resultante de quitar el sobrepeso que hay entre dos o más sesiones de diálisis.
Este peso puede ir variando, dependiendo de lo que coma el paciente, según la época del año (más o menos ropa), y otros motivos que se vayan presentando.


Ana Hidalgo

lunes, 17 de marzo de 2014

Croquetas caseras

Foto de: Rafa Fuster
Deliciosas croquetas aptas para enfermos renales. Otra receta de nuestro amigo Rafa.

INGREDIENTES

  • 3 o 4 filetes de pechuga de pollo (pueden ser hechos a la plancha o los restos de otro plato)
  • Media cebolla
  • 400ml de leche
  • 3 cucharadas de harina
  • Una cucharada grande de mantequilla sin sal
  • Aceite de oliva
  • Nuez moscada
Para el rebozado
  • Huevo
  • Pan rallado (mejor si lo hacéis en casa con pan duro sin sal)

PREPARACIÓN
En una olla plana pondremos la cucharada grande de mantequilla con un poco de aceite de oliva, cuando se haya fundido agregaremos la cebolla que previamente habremos tenido en remojo 24 horas y cambiado el agua 2 veces; sofreímos sin que llegue a dorarse.

A continuación, añadimos las 3 cucharadas de harina y removemos para cocinar la harina y que no nos sepan las croquetas a harina cruda. Se nos formará una pasta, es ahora cuando agregaremos la leche, pero poco a poco , agregamos un poco y removemos, otro poco y seguimos removiendo, no debemos dejar de remover en ningún momento.
Cuando hayamos agregado toda la leche incorporamos la nuez moscada en polvo y seguimos removiendo; tiene que formarse una especie de papilla e irá espesando. 
Mientras removemos, y cuando se haya espesado lo suficiente, agregamos el pollo desmenuzado y removemos un par de minutos más; nos habrá quedado una pasta ligera, que colocaremos en una fuente untada con mantequilla y cubrimos con film trasparente y la dejaremos reposar un día.

En este tiempo la masa espesará aún más hasta quedar muy compacta, es ahora cuando podemos hacer las croquetas, con dos cucharas o con las manos limpias, haremos la forma de las croquetas, las pasaremos por huevo y por pan rallado después, las freiremos en abundante aceite y en un minutos se harán. Se hacen muy rápido, no las pierdas de vista.
Consejo: Es conveniente no tomarlas como plato principal pues contiene leche y cuenta como líquido.

Espero os gusten, aunque no tengan sal, quedan muy sabrosas.




Receta de: Rafa Fuster


Image Hosted by ImageShack.us


viernes, 14 de marzo de 2014

Pequeño reportaje en el Prat TV sobre el Día Mundial del Riñón




Ayer, como sabéis, se celebró el Día Mundial del Riñón. Era el día para dar un toque de atención a la población y que tomen conciencia de que deben cuidar sus riñones, que deben llevar una vida activa y sana y que con un simple análisis se puede saber si sus riñones funcionan correctamente.
Con ese fin se colocaron muchas mesas informativas en toda España; en una de ellas estuve yo. Y nos hicieron un pequeño reportaje que cuelgo aquí para que podáis ver y escuchar.
(me veo rarísima en la tele... jeje)


      Pincha el enlace para ver el vídeo:  

  http://elprat.tv/2014/03/14/crida-la-prevencio-de-les-malalties-renals-les-patologies-silencioses/



Image Hosted by ImageShack.us


jueves, 13 de marzo de 2014

13 de Marzo, Día Mundial del Riñón




Hoy, 13 de marzo, es el día Mundial del Riñón, cuyo objetivo es dar a conocer la importancia que tienen los riñones para nuestra salud.

Es muy importante detectar precozmente cualquier patología renal, para que se pueda evitar el deterioro irreversible de los riñones.

Hay que realizarse controles anuales de sangre, mantener unas cifras de tensión arterial dentro de la normalidad, llevar una dieta sana y sin excesos de grasas y sin excederse en la sal. También es muy importante practicar algún tipo de ejercicio o deporte con regularidad.
Los pacientes con diabetes y con hipertensión arterial deben saber que tienen factores de riesgos para la enfermedad renal crónica (ERC) y que deben controlar su diabetes y su hipertensión.

Los principales objetivos en el Día Nacional del Riñón son:
  • Hacer que la población tome conciencia sobre la importancia de la prevención.
  • Promover un estilo de vida sana y saludable.
  • La prevención de enfermedades renales crónicas y la detección temprana de la enfermedad.
  • Promover la donación de órganos para trasplante.
  • Fomentar en la población el conocimiento sobre las enfermedades renales.
  • Informar sobre los factores de riesgo frente a una enfermedad renal.


Ana Hidalgo



lunes, 10 de marzo de 2014

Arroz al horno



Foto de: Rafa Fuster
Receta para pacientes renales sobre todo aquellos que están en diálisis.

INGREDIENTES

  • 350 gramos de arroz
  • 150 gramos de garbanzos secos
  • Unos 8 trozos de costillas de cerdo
  • 2 patatas medianas
  • 3 tomates medianos no muy verdes
  • Una cabeza de ajos
  • Aceite de oliva
  • Azafrán o colorante
  • Pimentón dulce
EN REMOJO
Se pondrán en remojo:
  • Los garbanzos, 24 horas, cambiando el agua varias veces.
  • 2 patatas peladas y cortadas en rodajas de 1 cm de grosor, cambiando el agua 2 veces.
  • 3 tomates partidos por la mitad cambiando el agua 2 veces.

PREPARACIÓN
Cuece los garbanzos en agua cambiando el agua a la mitad de la cocción.
Escurrimos las patatas y los tomates que teníamos en remojo.
Pica uno de los tomates y corta los otros dos por la mitad.

En una olla plana, pon aceite de oliva para sofreír los trozos de costillas de cerdo, y una vez hechos, resérvalo. Sofríe después la cabeza de ajos entera, a la que le habremos dado unos cortes finos pero sin que se suelten los dientes, sofríela y cuando coja un poco de color agrega las mitades de tomates y sofríelas por ambos lados. Cuando hayan cogido un poco de color agrega el tomate picado y dale un par de vueltas; añade después las rodajas de patatas y dos cucharadas de pimentón dulce. Remueve bien todo.


Foto de: Rafa Fuster
Añade entonces el arroz, rehógalo todo unos minutos y agrega los garbanzos escurridos. Por último, echa el agua, o si lo tenéis casero podéis usar caldo de verduras (no recomiendo usar caldo envasado o en pastillas ya que tienen sal, fósforo y potasio); necesitamos dos tazas de caldo o agua por una de arroz.

Guísalo todo durante 6 u 8 minutos y después mete la cazuela en el horno (asegúrate que tu cazuela es apta para horno también) que estará precalentado a 200 grados hasta que el arroz este en su punto, unos 8 o 10 minutos.
Sácalo del horno y sírvelo sin dejarlo reposar.

 Receta de : Rafa Fuster

Image Hosted by ImageShack.us


domingo, 9 de marzo de 2014

Yo no busco la felicidad completa



Yo no busco la felicidad completa, simplemente intento disfrutar y apreciar los pequeños detalles de la vida, día a día, hora a hora, minuto a minuto, que me hagan sonreír y sentir que vale la pena seguir luchando y seguir viviendo.

Aunque la enfermedad, el malestar o el dolor me acaparen muchos momentos y etapas de mi vida, siempre hay un resquicio, un pequeño hueco, donde el recuerdo de los buenos momentos se cuela en mi mente para seguir dándome esas fuerzas que necesito para salir del bache.

A veces pienso que todo lo que he vivido ha sido un sueño, todo lo que he sufrido le ha sucedido a otra persona y todas las lágrimas que he derramado por dolor no han sido mías. Pero sí, todo lo que he pasado ha sido real, y todo el sufrimiento ha sido mío, y el dolor lo he sentido en mis propias carnes... pero mis ganas de disfrutar de la vida, de realizar mis sueños y conseguir mis objetivos me han servido para que, una vez superada la mala época, volvieran a mí esas ansias de encontrar otra vez "mi felicidad", mi pequeña felicidad, esa que se encuentra en un pequeño gesto, en una caricia, en un paseo, en una reunión con amigos, en un abrazo, en un libro que te hace suspirar o estremecer, en una película que te hace llorar de risa, en las caricias de los rayos del sol, en una agradable siesta, en sentir la arena de la playa bajo tus pies, en la música y el baile...

Mientras yo esté satisfecha conmigo misma y con mi vida, la felicidad se encontrará, básicamente, en mi interior. Y aunque tenga días malos y pequeños "bajones" que puedan alterar mi ritmo de vida, sé que son temporales y que, una vez pasado ese pequeño bache o socavón vuelvo a ser la misma persona alegre y luchadora.

Ana Hidalgo



jueves, 6 de marzo de 2014

El lenguaje de los médicos




Los médicos usan en la consulta, a menudo, unas palabras y unos términos médicos que sus pacientes desconocen. A esto hay que añadir la corta duración de la visita y el poco tiempo del que disponen para cada paciente.
Hay personas que son curiosas y quieren saber y aprender, como yo, y que lo preguntan todo si no entienden algo de las explicaciones de su médico, pero también hay otras muchas que, ya sea por timidez, ignorancia o no querer molestar, no preguntan aunque no hayan comprendido nada. Esto se ve agravado en caso de pacientes ancianos que además de su dificultad por comprender ciertas "jergas" médicas, tienen añadidas otras dificultades visuales, auditivas y cognitivas, lo que puede llevar a múltiples errores en el manejo de su enfermedad.
No comprender lo que te han explicado puede hacer que no te cuides como debes.


Por ello, los médicos no deberían olvidar que es muy importante que los pacientes comprendan todas las explicaciones sobre su enfermedad, su tratamiento, sus controles y  las pruebas a las que van a someterse.

Para que no quede nada en el tintero, es preciso comprobar que el paciente ha comprendido todo, y para eso, es interesante que antes de salir de la consulta vuelva a repetir al médico las instrucciones que éste acaba de darle. Así el facultativo puede corregirle en caso de no haber entendido algo.

En consulta pueden ocurrir malentendidos porque muchas enfermedades son conocidas por otros nombres por los pacientes.

Por citar algunos ejemplos:
  • Un herpes zóster es popularmente conocido como la "culebrilla".
  • Si a un paciente le hablas de un ictus, puede que no sepa a lo que te refieres, pero si le hablas de una "embolia" entenderá que es una interrupción del suministro de sangre a cualquier parte del cerebro.
  • Las hemorroides son conocidas vulgarmente como "almorranas".
  • Cuando el médico pregunta al paciente si tiene extirpadas las amígdalas, éste puede decir que no, que lo que le quitaron fueron las "anginas" (las anginas no se pueden extirpar porque es una inflamación de las amígdalas).
  • Si lo que el paciente tiene es un edema, puede que no sepa a qué se está refiriendo el médico. Pero si le dice que lo que tiene es una "retención de líquidos" seguro que comprenderá enseguida.
Esto es un pequeño ejemplo del amplio abanico de palabras populares utilizadas por la gente para definir las enfermedades. También suele haber confusiones con las pruebas a realizarse y los tratamientos.

Me gustaría que este pequeño artículo sirva como un pequeño toque de atención para el personal médico, para que piensen que muchos de sus pacientes les agradecerían (especialmente las personas mayores) que utilizaran un lenguaje más corriente y de fácil comprensión en sus consultas.




Ana Hidalgo



domingo, 2 de marzo de 2014

Crean un iluminador de venas para facilitar el trabajo a los enfermeros


Foto de: Consalud.es
Cada vez que he tenido que ir al hospital a urgencias o me han ingresado, el momento de la vía para el suero es el más temido . Es rara la ocasión que me han pinchado a la primera y me han canalizado la vena sin problemas; en esos momentos me ha faltado poco para abrazarme a la enfermera o enfermero de turno y luego aplaudirle. Normalmente, los intentos de introducir la vía son varios y generalmente con "meneos" de la aguja o catéter que me enervan y me tensan. 
Por eso, cuando he leído la siguiente noticia me he alegrado mucho porque será una ayuda para facilitar el trabajo a las enfermeras, sobre todo para los que tenemos las venas pequeñas y que cuesta encontrarlas (se esconden y se escapan, no son listas "ni ná"). Y por supuesto, un alivio y menos dolor al tener la posibilidad de "encontrar" las venas esquivas y ver cual es la más idónea para la punción:
"La compañía de carácter internacional AccuVein ha anunciado recientemente el lanzamiento al mercado de un dispositivo electrónico que ilumina las venas, con lo que se facilita el trabajo del profesional enfermero a la hora de inyectar un fármaco a los pacientes o de extraerle sangre a una persona.
En concreto, este elemento, diseñado y desarrollado por los especialistas de esta entidad empresarial con sede en Estados Unidos, emite un haz de luz que, al enfocarlo sobre el brazo del paciente, ilumina las venas del mismo. De esta forma, la posibilidad de errar a la hora de inyectar una aguja se reduce enormemente.
Entre los pacientes a los que este dispositivo puede resultar muy eficaz a la hora de someterse a una inyección, se encuentran los obesos, los ancianos o las personas de piel negral u oscura, a los cuales, por razones evidentes, es más difícil localizarles las venas por parte de los profesionales sanitarios.
Hasta ahora, a lo hora de buscar la vena de una persona con acceso venoso difícil ha sido frecuente la agitación, la palpitación o los golpes ligeros. No obstante, con esta nueva herramienta de la compañía AccuVein estas molestias pueden ser erradicadas, como ya está sucediendo en cerca de 100 países.
AccuVein AV400, como así ha sido denominado este nuevo dispositivo de empleo profesional, tiene tal precisión que consigue que, al iluminarlos, sean visibles vasos sanguíneos y capilares tan finos como los del grosor de un cabello humano. De ahí su relevancia.
Por todo ello, los expertos de esta empresa internacional destacan su valor en la práctica clínica y en la mejor atención a los pacientes que acceden diariamente a los sistemas sanitarios de cada país."
 

Fuente: Consalud.es

Esperemos que esta novedad esté pronto en nuestros hospitales y podamos beneficiarnos tanto pacientes como enfermeros, con menos dolor por parte de unos y con menos intentos frustrados por parte de otros. 


Image Hosted by ImageShack.us


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info