miércoles, 4 de diciembre de 2013

Una pausa por favor




A veces tenemos que ralentizar un poco el ritmo de vida que llevamos. No siempre podemos estar en las mismas condiciones físicas, aunque mentalmente estemos "a cien". Esto conlleva a que queramos hacer lo que nuestra mente quiere que hagamos, pero vemos que nuestro cuerpo físico no nos acompaña, bien sea por cansancio, malestar, dolor... Esta situación puede provocarnos irritabilidad, estrés y todavía más cansancio. 
Las consecuencias la sufrimos en nuestro día a día: no rendimos en el trabajo o en las tareas de la casa, no descansamos, estamos de malhumor, el ejercicio nos resulta agobiante y nos fatigamos con facilidad. 

No debemos ser superheróes, hay que pensar un poco en nosotros mismos, mimarnos y darnos un tiempo para recuperar nuestra energía. Debemos parar, realizar una pausa... aunque esta sociedad en la que vivimos nos obligue a situaciones estresantes y horarios ajustados. 

Llegados a este punto, debemos detenernos un momento y:
  1. Primero, averiguar las causas de ese cansancio o malestar y buscar la solución.
  2. Luego, es conveniente establecer un orden de prioridades en las tareas, de mayor importancia a las de menor.
  3. Delega en otros algunas actividades o trabajos; nadie es imprescindible y no tenemos que tener reparos a la hora de pedir ayuda cuando la necesitemos.
  4. Si el ejercicio que anteriormente realizábamos fácilmente, ahora nos fatiga y no podemos terminar la sesión, será cuestión de cambiar de actividad, temporalmente, a otra que no implique tanto esfuerzo físico (caminar, yoga, tai-chi...).
  5. Aunque no estés acostumbrado/a  a echarte una siesta, si es posible, túmbate un rato y descansa para reponer energías.
  6. Realiza respiraciones profundas para que los pulmones y el cerebro reciban una mayor oxigenación que te relajará y aportará mayor energía y vitalidad.
  7. No te sientas mal por no poder hacer en esa etapa de tu vida todo lo que te gustaría hacer, ya llegarán tiempos mejores. Cuídate y quiérete... eso es muy importante.


Ana Hidalgo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info