miércoles, 26 de junio de 2013

Sabor en la comida cuando se reduce la sal en la dieta


Cuando por motivo de enfermedad, como la renal, tenemos que disminuir el sodio de nuestra comida, nos parece que vamos a tener que comer una comida insípida y aburrida. Al principio puede parecer así, ya que la mayoría de personas están acostumbradas a ingerir más sal de lo conveniente. Además, poco a poco, iremos descubriendo nuevos sabores que antes quedaban casi anulados por el sabor de la sal.

Lo mejor es que vayáis disminuyendo el consumo de sal gradualmente. Al principio es cuando más se nota el cambio en el sabor, aunque poco a poco os iréis acostumbrando a estos sabores.
 
A continuación os voy a dar algunos consejos y trucos para dar sabor a las comidas sin tener que añadir la sal:
  • El uso del aliño ajo+perejil+aceite: es muy socorrido y perfecto para pescados a la plancha,verduras, arroces, sopas etc...
  •  Hierbas aromáticas y especias: unas buenas aliadas que se pueden usar individualmente o una combinación de ellas. Algunas de las más corrientes son : perejil, laurel, romero, orégano, albahaca, cominos, azafrán, pimienta, pimentón, nuez moscada, tomillo etc..... y todas se pueden añadir según tus gustos y combinar con los alimentos.
    Si la hierba aromática es seca, es mejor añadirla en los últimos minutos del guiso, de esta forma sacaremos más provecho de su sabor.
  •  Hortalizas de condimentación : apio, ajo, puerro, cebolla, tomate, zanahoria .. (para rebajar el potasio siempre las pondremos muy cortaditas y habiendo sido puestas en remojo previamente)
  •  Aceites aromatizados: puede sernos muy útil para dar sabor al aceite que vamos a utilizar para aliñar un plato (ensalada, carnes o pescado), para cocinar con ese aceite o bien para acompañar en tostadas o con pan en un aperitivo.
    La forma de realizarlo es dejando macerar o infusionar los componentes aromáticos (hierbas aromáticas o especias) en el aceite durante 3 o 4 semanas al menos. Ej.: poner en el aceite , un par de dientes de ajo sin pelar y unas ramas de tomillo y dejarlo macerar durante aproximadamente un mes. Se puede usar también romero, laurel, unos granos de pimienta etc... El aceite resultante es de sabor intenso y muy gustoso.
    También se puede triturar la hierba junto con el aceite. Ejemplo: albahaca, perejil o cebollino (si es fresca, previamente, deberemos dar un hervor esta hierba aromática)
  • Utilizar caldos caseros para la realización de guisados: Cuando queramos elaborar una crema, un arroz, un estofado, u otro tipo de guisado, podemos utilizar un caldo casero en lugar de agua para hacer el guiso, de esta forma aportaremos mucho más sabor a la comida.
Seguro que con estos consejos, poco a poco, los que comenzáis una dieta pobre en sodio, iréis comprobando que comer sin sal no es tan malo como parece.
Las especias aportan aroma, sabor y color a nuestras comidas,
de esta forma resultan menos aburridas.


Los aceites aromatizados son excelentes para aliñar
nuestras verduras cocidas y para nuestras ensaladas.
Prueba y verás como no echas en falta la sal.




Ana Hidalgo

2 comentarios:

  1. Sabios consejos, se trata de darle más vida a los alimentos, echar mano de la creatividad y los recursos disponibles y descubrir nuevas sensaciones.
    Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ariel. La verdad es que si sabes echar mano de las hierbas aromáticas y las especias, puedes lograr comidas muy sabrosas. Algo hay que hacer para evitar comer las comidas insulsas y sosas.
      Un abrazo

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info