El vaso de agua y las preocupaciones




Hoy, navegando por internet, he encontrado este relato y me parecido interesante para compartir con vosotros. Leed con atención y reflexionad:

Una psicóloga en una sesión de gestión de estrés levantó un vaso de agua y todo el mundo esperaba la pregunta:
¿Está medio lleno o medio vacío?
Sin embargo, ella preguntó: ¿Cuánto pesa este vaso?
Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos.
Pero la psicóloga respondió: "El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo 1 minuto, no es problema; si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo; si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará. El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado se vuelve.
Y continuó: " El estrés y las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellos un rato, no pasa nada. Si piensas un poco más, empiezan a doler y, si piensas en ellos todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada.
Es importante acordarse de dejar las tensiones tan pronto como puedas; al llegar, a casa suelta todas tus cargas. No las acarrees días y días.
Por cierto..., ¡Acuérdate de soltar el vaso, si no lo hubieras hecho!.
Uno de los sitios del hogar donde no deberíamos llevar los problemas y preocupaciones es en la cama. Lo mejor es, como he comentado alguna vez, escribir todo lo que nos ronda por la cabeza o todas las tareas pendientes para el día siguiente. Una vez hecho esto, olvidarnos por completo para poder descansar. De lo contrario, ocurrirá como con el vaso del relato; las cargas de las preocupaciones serán cada vez mayores y pueden desencadenar problemas de salud, aparte de los que ya tenemos.
Ya sé que es difícil, pero se puede, y se debe, intentar. Con el tiempo nos resultará más sencillo, desconectar.




Ana Hidalgo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Filtrado glomerular

Bañarse con un catéter de diálisis peritoneal es posible

Ideas de menús para pacientes en hemodiálisis