sábado, 28 de marzo de 2015

Aprender a aceptar lo negativo




Muchos piensan que siempre hay que estar contentos, alegres y positivos. Nada más alejado de la realidad. 
Es imposible para una persona permanecer siempre en esas emociones; imposible y nada aconsejable para una buen estado mental y un adecuado equilibrio emocional. Nunca podremos cambiar algo que no nos gusta si primero no somos capaces de aceptar que nos pasa algo que no deseamos.

Una cosa es que la persona sea optimista y positiva, pero cuando llega una época de dolor, tristeza o sufrimiento, hay que sacar hacia afuera el dolor, la rabia, la pena... los sentimientos que en esos momentos afloran y expresarlos sin miedo. Debemos darnos permiso para llorar, gritar y sacar todo lo negativo hacia afuera. No debemos disimular ni intentar bloquear algo que nos produce dolor o nos provoca tristeza o rabia. Ese sentimiento contenido y disimulado es algo que se puede ir acumulando y afectando, no sólo a nuestra salud psicológica sino también física. Al final, estas emociones acaban manifestándose en forma de explosión.
Lo que sí se debe hacer, es no estancarse en esas emociones, luchar por salir adelante, buscar la salida, ya sea por medio de familiares, amigos o profesionales. No dejaremos que la negatividad y el pesimismo nos atrapen y dirijan nuestra vida. Entonces sí que resultaría un problema. 

Aceptar las emociones negativas supone darse cuenta y asumir que no somos perfectos, que no tenemos que estar todo el tiempo con buena cara y con la sonrisa de oreja a oreja. Supone también que es algo que nos enriquece como personas y que tiene un resultado positivo: nuestro crecimiento personal.

Las personas positivas y optimistas saben que todo lleva un proceso y lo aceptan, para luego, poco a poco, ir saliendo de ese túnel hasta ver la luz de nuevo. En ese momento salen con más fuerza y ganas de luchar que nunca.
Las emociones negativas, lo queramos o no, al igual que las positivas forman parte de nosotros. La alegría, la risa, el buen humor, conviven con la pena, el dolor, la apatía... pero lo importante es saber cuándo hay que salir de ese estado para que no nos perjudique.


Los enfermos renales pasamos por muchas épocas y por muchas fases... continuamente. Por ello, debemos aceptarlo y adaptarnos a cada situación. Es importante estar preparado para lo que nos pueda deparar la vida y cuando ese momento se presenta, lo afrontaremos.

Debemos aceptar que habrá temporadas que no tendremos ganas de reír o de estar contentos, pero haremos todo lo posible por superarlo y que nuestro buen humor, ganas de luchar y optimismo vuelvan a surgir de nuevo, al igual que el "Ave Fenix" surge de sus cenizas. De esta forma aprenderemos de todas nuestras experiencias, ya sean malas o buenas.

artículo reeditado

Ana Hidalgo


5 comentarios:

  1. Muy buenos consejos amiga. Me han servido de mucho en estos momentos. Gracias por compartirlo con nosotros. Besito!! Andrea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Andrea, me alegro de mis consejos te sirvan de ayuda. Un abrazo y disfruta de este domingo.

      Eliminar
    2. Hola Ana! Yo pienso como tu, lo mejor es ser optimista y aceptar las cosas como vienen. Yo tengo diagnositicada poliquistosis renal desde los 20 años, aunque es ahora cuando he empezado la dialisis en mi caso peritoneal, mi problema es que no tengo espacio para el nuevo riñon y me tienen que practicar una nefrectomia, para luego cuando me recupere pasar a lista de espera para transplante.....el poco espacio tambien me perjudica a la hora de dialisis por la presion que ejercen los liquidos en el peritoneo...aunque de momento lo voy llevando....sabes de alguien que haya pasado por algo similar? gracias!!

      Eliminar
    3. Hola Javi.
      Ahora no recuerdo ningún caso en concreto, pero sé que a veces pasa, pero en cuanto te realicen la nefrectomía las diálisis serán de mejor calidad.
      Ten paciencia y cuídate mucho, ya que una persona que se cuida, hace ejercicio, lleva la alimentación y su tratamiento correctamente, tiene muchos puntos para que se recupere más rápido de las operaciones que tengan que venir.
      Y te digo lo de la paciencia, porque en esta enfermedad (como en muchas de carácter crónico) tenemos, en muchas etapas y fases de la misma enfermedad, que tener, no una poca, sino mucha paciencia.
      Un abrazo y ánimo

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info