Cambio de hora

Recordad que en la madrugada del próximo domingo 31 de marzo, debemos adelantar las agujas del reloj una hora.

Estos cambios, tanto en otoño como en primavera, implican una pequeña adaptación o ajuste por parte de nuestro organismo al nuevo ciclo horario.

Es frecuente que durante unos días, especialmente los niños, noten algunas dificultades al conciliar el sueño. Pero no hay que preocuparse demasiado porque nos adaptamos en una semana a la nueva rutina.

Lo mejor es afrontarlo con sentido del humor, alegría y optimismo. También es buen momento para hacer ejercicio, con lo que dormirás mucho mejor

El cambio de horario en primavera también tiene sus ventajas, ya que el día es más largo, y por tanto, invita a salir a la calle o al campo y realizar más actividades y planes sociales.


Ana Hidalgo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Filtrado glomerular

El prurito (picor) en la enfermedad renal

Entrevista a unos riñones deteriorados (con I.R.C.)