domingo, 9 de marzo de 2014

Yo no busco la felicidad completa



Yo no busco la felicidad completa, simplemente intento disfrutar y apreciar los pequeños detalles de la vida, día a día, hora a hora, minuto a minuto, que me hagan sonreír y sentir que vale la pena seguir luchando y seguir viviendo.

Aunque la enfermedad, el malestar o el dolor me acaparen muchos momentos y etapas de mi vida, siempre hay un resquicio, un pequeño hueco, donde el recuerdo de los buenos momentos se cuela en mi mente para seguir dándome esas fuerzas que necesito para salir del bache.

A veces pienso que todo lo que he vivido ha sido un sueño, todo lo que he sufrido le ha sucedido a otra persona y todas las lágrimas que he derramado por dolor no han sido mías. Pero sí, todo lo que he pasado ha sido real, y todo el sufrimiento ha sido mío, y el dolor lo he sentido en mis propias carnes... pero mis ganas de disfrutar de la vida, de realizar mis sueños y conseguir mis objetivos me han servido para que, una vez superada la mala época, volvieran a mí esas ansias de encontrar otra vez "mi felicidad", mi pequeña felicidad, esa que se encuentra en un pequeño gesto, en una caricia, en un paseo, en una reunión con amigos, en un abrazo, en un libro que te hace suspirar o estremecer, en una película que te hace llorar de risa, en las caricias de los rayos del sol, en una agradable siesta, en sentir la arena de la playa bajo tus pies, en la música y el baile...

Mientras yo esté satisfecha conmigo misma y con mi vida, la felicidad se encontrará, básicamente, en mi interior. Y aunque tenga días malos y pequeños "bajones" que puedan alterar mi ritmo de vida, sé que son temporales y que, una vez pasado ese pequeño bache o socavón vuelvo a ser la misma persona alegre y luchadora.

Ana Hidalgo



16 comentarios:

  1. Totalmente compartido y como siempre, expresas lo que sentimos los que hemos pasado por esos momentos tanto buenos como malos. Gracias Ana por estar cada día ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marisa, por tus palabras y por compartirlas. Y gracias también a vosotros, los seguidores, por estar aquí y por seguirme, porque sois los que me animáis a seguir con más fuerza esta página.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. La felicidad pienso yo no debe ser buscada, se encuentra, se siente y se vive en nuestro caminar diario. Y cuando compartes con los demás lo mucho o poco que tienes la encuentras siempre. ¿Bajones? por supuesto muchos y a veces unos más duros que otros, pero con la alegría de vivir se sale como dices.
    Precioso post.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Katy por tu comentario. Un abrazo muy fuerte

      Eliminar
  3. Hola Ana. He descubierto tu blog en la red facilísimo y te admiro por esas ganas de vivir y las cosas tan bonitas que escribes. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eugenia. Gracias por tus palabras y... ¡oye! acabo de visitar tu blog " ¡Vamos a reciclar! y me ha gustado. Me quedo contigo.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Hola Ana, he leído algunos post tuyos y este me conmovió mucho. Dices verdades a las que yo he llegado también y algunas veces las emociones nos abruman tanto que nos olvidamos de todo eso desequilibra nuestro ser, más a nosotras las mujeres. En mi caso, hay momentos donde el estrés me arropa y debo de acudir de herramientas para salir de ese estado y eso lo incluye mi preocupación por la salud de mis riñones. He pasado por tres litotripsias (la última con punción) y dejé de ir al médico porque comprobé que era pesetero, busqué revisar mi estilo de vida y mejorar mi alimentación y no volví a tener esos dolores. Sé que mis riñones padecen cuando descuido mi alimentación y no bebo suficiente líquido, sintiendo un malestar en el lado izquierdo atrás (donde he tenido los cálculos) y corro a tomar agua. Nuestro bienestar es una de las razones por las cuales debemos sentirnos motivados a cuidar nuestro cuerpo, al buscar la felicidad en pequeños detalles de la vida diaria, al disfrutar de los momentos diarios que la naturaleza nos brinda debe llevarnos al equilibrio que coadyuva a normalizar nuestro sistema interno, no sé si me equivoco con esto. Ello debería darnos la fuerza para salir adelante.
    Te deseo mucha felicidad.
    Un abrazo desde Venezuela,
    Lheira Ruiz Quijano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Lheira. Me alegro de que te gusten mis artículos. Gracias por dejar tu comentario y sigue cuidando tu salud y sobre todo disfrutando del día a día y de los pequeños detalles.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. luzneira28lnln@gmail.com20 de septiembre de 2014, 11:03

    Ana soy Luz Neira, ¿no te llegó mi comentario?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luz... No, sólo me ha llegado este. ¿Lo has escrito aquí mismo?.

      Eliminar
  6. Que bonito
    Gracias por tus palabras como siempre Ana,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro de que te guste.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Gracias.....tus palabras son como mirarme a un esoejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo, me alegro de que te hayan gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Hola Ana, me gustan tus artículos y aunque no soy trasplantado soy diabético desde hace años y me ayudan a estar preparado por si las moscas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola PLavara. Muchísimas gracias. Me alegra de que te gusten mis artículos, ya que muchos de ellos está enfocados para todas las personas en general, para tener una buena calidad de vida y para ver la vida de forma más positiva.
      Un abrazo

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info