miércoles, 6 de junio de 2012

El temor al rechazo renal





Algunas personas no disfrutan completamente de su trasplante al estar siempre con el temor de un posible rechazo; no se puede estar siempre pendiente de que nos vaya a rechazar el órgano trasplantado, ya que de esa forma no vives ni disfrutas de la vida.

Sabemos que esa posibilidad está ahí y que tarde o temprano (mucho mejor tarde, claro), nuestro riñón nos puede fallar... pero que eso no te condicione la vida. Hay que tener confianza y una actitud positiva.
Lo mejor que puedes hacer es cuidarte y hacer todo lo que el médico te dice, sin obsesionarte pero tampoco sin despreocuparte del todo. Tiene que haber un equilibrio.


Hay pacientes que la preocupación por el rechazo del órgano trasplantado, el temor a una infección, la adaptación a la vida cotidiana y el uso de los inmunosupresores con todos sus efectos adversos, pueden provocarles problemas emocionales, con el riesgo de desarrollar una depresión.

Si mantienes una actitud positiva y una buena calidad de vida, con buenos hábitos de alimentación y ejercicio, tendrás mucho a tu favor para que tu riñón "esté a gusto" y se mantenga estable. Parece una tontería, pero tener el ánimo alto hace mucho bien a nuestra salud. Es casi como... un medicamento que ayuda a nuestro riñón. Estar contento, tener alta la autoestima, ser optimista, estar animado y disfrutar de la vida, son factores que nos ayudan, y mucho, a cuidarnos mejor y a cuidar de nuestro riñón.

Es normal, (a mi también me pasa), que cada vez que vayas a consulta, tengas una cierta inquietud por lo que te puedan deparar los resultados de los análisis; lo que no es tan normal, es que aún teniendo un riñón que te funciona, te deprimas y te baje la autoestima y el ánimo sólo pensando en: ... ¿y si me falla?, ... ¿y si empieza a funcionar mal?... ¿y si contraigo alguna infección que repercute en el riñón?...
Con esto no sólo logras bajar tu calidad de vida y tener mal humor, sino que acaba repercutiendo en tu relaciones sociales y en tu comportamiento con tus personas queridas.


Los que hemos pasado por la experiencia de un rechazo, sabemos que es una experiencia traumática, en la que tus fuerzas y tus ánimos bajan de forma desesperante. Es algo imposible de evitar; hasta la persona más optimista y fuerte cae en esa etapa de su vida. Pero también hay que poner de nuestra parte, para poder volver a levantar el espiritu y dedicar nuestras fuerzas a adaptarnos de nuevo a la diálisis.

Pero... mientras estés con el trasplante, no pienses demasiado en ello... piensa en cuidarte, en vivir, en disfrutar y lo que tenga que venir ya llegará.



Ana Hidalgo

2 comentarios:

  1. Hola Ana, por distintas circunstancias he vivido unas fechas muy poco activas en internet. Cómo estás? Me imagino que muy bien, como siempre, de lo cual me alegro mucho.

    Muy buen artículo de ayuda, especialmente para aquellas personas que viven pendientes de que de un momento a otro les va a fallar el riñón o que van a tener problemas. Desde mi punto de vista, hay bastantes trasplantados que viven más pendientes de esto que acabo de citar, que de luchar cada día para alimentarse mejor, realizar ejercicio, plantearse tener mejor buen humor, reír y sonreír más y más cada día, estar más y mejor motivados, tener más entusiasmo e ilusión en vivir la vida de cada momento, de cada día. Algunos de ellos han llegado a comentarme que se esfuerzan mucho para conseguir tener buen humor, estar alegres y tener ilusión por vivir y sin embargo no consiguen un avance eficaz en todo ello. Tanto esto que comento, como lo que indicas tú a través del artículo, considero que no es fácil, pero qué es lo que resulta fácil en esta vida? Pues casi nada, para conseguir un hábito nuevo, una meta, un objetivo hay que estar dispuestos a luchar y sobre todo a aprender todo aquello que nos va a ayudar a conseguir hábitos buenos que consoliden nuestro equilibrio emocional colaborando a ser más feliz con todas las consecuencias que ello conlleva. Muchas veces hay que recurrir a especialistas, como son los psicólogos de Alcer (prácticos y económicos, especialmente por la situación que estamos viviendo) para alcanzar los objetivos y metas que ayudan a las personas a ser un poco más felices. Podemos decir que la felicidad es una elección? Yo digo que sí, pero con la constancia de realizar un trabajo duro y persistente y esto es lo que algunas personas no están dispuestas a llevar a cabo, llegando a vivir una vida con poco humor, poca ilusión y con una autoestima baja. Hace muy pocos días me comentaba una buena amiga, recién trasplantada, es que por más que me esfuerzo no consigo aumentar la autoestima, que qué podía hacer para conseguir aumentar algo la misma? Le comenté que esto no es trabajo de un día, pero es necesario ser una persona con entusiasmo, con ilusión, tener metas en la vida, un buen equilibrio emocional, etc… y tener la capacidad y el querer realizar una evaluación rigurosa y honestamente de sí misma, quien es y donde está en el momento actual de la vida y una vez realizada esta evaluación, aceptarse de una manera total y absoluta. Seguro que esto te ayudará mucho en mejorar tu autoestima. Me respondió, cuanta razón tienes que en muchas ocasiones es muy necesario recurrir a personas especializadas para que nos ayuden a centrar y equilibrar nuestra vida.
    Personalmente me ha ayudado mucho la ley de la atracción. Hay personas que focalizan mucho sus pensamientos en lo mal que están o en lo difícil que es seguir adelante estando en hemodiálisis o trasplantado y lo que les ocurre es que se sienten cada vez peor y se tienen que esforzar mucho más para "sobrellevar" la enfermedad. Por esto me gusta mucho este artículo, pues lo veo lleno de optimismo de buen humor y de ánimo.

    La mayoría de las veces no podemos hacer nada por eliminar el cansancio o el mismo sufrimiento y nos preocupamos, vivimos situaciones de malestar, incluso un poco ansiosos por no poder hacer nada por cambiar algo nuestra vida. Ante esta situación, me remito a la frase del médico psiquiatra y psicólogo austríaco Viktor Frankl: Cuando ya no podemos hacer nada para cambiar una situación, el desafío consiste en cambiarnos a nosotros mismos. Si algunos trasplantados enfocaran todo su esfuerzo en cambiarse un poco a sí mismos, en lugar de estar preocupados por vivir la situación que viven, les cambiaría la vida de tal forma que con este cambio y una actitud mental positiva, les permitiría plantearse la vida, desde un punto de vista mucho más optimista y hasta con la confianza de vivir la misma de manera exitosa.

    Un abrazo y mi mayor felicitación, por compartir estos artículos de mucha calidad.

    ResponderEliminar
  2. Gracias,Jaime, por tu comentario (casi más largo que mi articulo jajajajaja).
    Un fuerte abrazo y gracias por seguir ahí.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info