Las vueltas que da la vida: proyectos y sueños



Nunca se puede decir << yo no puedo hacer tal cosa >> o << a mi no me va a pasar esto >> porque la vida te puede cambiar en un instante, para bien o para mal. Por este motivo hay que sacar partido de todas nuestras experiencias y animarnos a hacer las cosas que uno se haya propuesto; "si arriegas puedes ganar, y si fallas, habrás aprendido".

¡Quién me iba a decir a mi que a estas alturas de mi vida iba a bailar en un grupo de baile!
No estaba segura de que aguantaría el ritmo de los ensayos, y de que no me quedaría petrificada delante del público, pero lo intenté y me lancé a probarlo, y ahora me siento muy contenta y feliz por haber conseguido superar mi pánico escénico.

Tampoco hubiese imaginado jamás que iba a tener tanto éxito una página creada por mi, y que con motivo de la página me hubiesen hecho una entrevista radiofónica. Y sólo con mi esfuerzo y mi tesón... sin ayuda de nadie...
Tenía que hacerlo, si salía mal por lo menos lo habría intentado.

Es por eso, que aconsejo a todas aquellas personas con una enfermedad crónica que se lancen a realizar, o por lo menos intentar, aquello que se hayan propuesto o aquello con lo que han soñado. Que sólo el hecho de intentarlo te mantiene el espiritu y el ánimo bien alto. Te olvidas de todo lo malo que has pasado o lo que te queda por pasar, y aumenta tu autoestima.
Tienes que creer en tus sueños y llenarte de energía para poder conquistarlos.

Hay una historia de un niño de siete años que se encontraba en una playa solitaria, a primera hora de la mañana. Recogía estrellas de mar que habían quedado en la playa y las devolvía al mar. De pronto, se le acercó un señor mayor y le preguntó:
-¿Qué estás haciendo?
El niño respondió:
-Estoy cogiendo las estrellas de mar que se han quedado atrapadas en la playa, y las devuelvo al mar, antes de que el sol de la mañana las queme y se mueran.
El señor mayor le dijo:
-¿Pero no ves lo enorme que es esta playa? Hay miles de estrellas de mar en la arena, y en todas las playas del mundo ¡millones! ¿No ves que lo que estás haciendo no sirve para nada?
El niño cogió otra estrella, la devolvió al mar, se paró, miró fijamente a los ojos del hombre y contestó:
-Ahora pregúntale a esta estrella de mar si lo que estoy haciendo no sirve de nada.
Desde aquel día, el hombre regresó a la playa cada mañana para ayudar al niño a salvar estrellas de mar.


El sueño de este niño era intentar salvar todas las estrellas de mar posibles y lo realizaba con ganas.

Tener proyectos y sueños es salir de la rutina; es el combustible que te da la energía y la ilusión día a día; es levantarse cada mañana con la mente ya puesta en tus metas y en tus logros obtenidos.

El resultado... te sientes mejor, tu estado anímico mejora y no te permites decaer puesto que tienes un objetivo y un sueño por cumplir.
Pero, sobre todo, comienza por metas cortas que te permitan ir comprobando tu avance y animándote. 
siéntete orgulloso de lo que sueñas y planeas.

Si fracasas...  pues si fracasas habrás pasado un tiempo distraído intentando conseguir tu objetivo y además siempre aprendes algo.


Ana Hidalgo

Comentarios

  1. Como siempre,gracias Anna.Por recordarnos que nuestros sueños estan al nuestro alcance por grandes o pequeños que sean.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Alex, por dejar tu comentario en mi página. Es algo que me encanta !.
      Un fuerte abrazo y... ánimo !!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Entradas populares de este blog

Filtrado glomerular

El prurito (picor) en la enfermedad renal

Entrevista a unos riñones deteriorados (con I.R.C.)