viernes, 12 de junio de 2015

La familia del enfermo crónico



Siempre hablamos de los pacientes con enfermedades crónicas, de lo mal que lo pasan, de lo que sufren, de sus depresiones y de la tristeza que les invade. Pero hoy quiero hacer un artículo dedicado a los familiares: a los padres, maridos, esposas, hijos, nietos, hermanos... Ellos también sufren tanto o más que la persona enferma.

No sienten su dolor físico, pero sufren por verlo en la situación en que se encuentra y no poder hacer nada por evitar su dolor y frustración.

Estas familias que intentan ayudar a los pacientes con todo su amor, su cariño y su apoyo, son una parte muy importante para que el enfermo acepte su enfermedad y para que retome su vida, con algunos cambios, pero con ilusión y esperanza.

El cambio de vida y de hábitos suele alterar la convivencia y la normalidad anterior, no sólo del paciente, sino de la familia más cercana.
Muchas veces, la alimentación estricta que tiene que llevar el paciente, es compartida por la familia, bien sea por acompañarlo, por no tentarlo con otros alimentos que no puede ni debe comer o por no cocinar varios platos a la vez.


La familia es un pilar donde los enfermos crónicos se apoyan, y es claro que aquellos pacientes que tienen un ambiente familiar adecuado responden mejor a los tratamientos y terapias, siguen mejor las dietas y sus relaciones sociales son óptimas.

De todos modos, no podemos olvidar que una enfermedad crónica es un golpe muy duro para todos y puede desestabilizar y hacer tambalear las relaciones familiares, poniendo a prueba las relaciones de amor y equilibrio existentes antes de la enfermedad. Será necesario tener paciencia e ir adaptándose poco a poco a la nueva situación.

Los enfermos que cuentan con un ambiente familiar positivo, una estabilidad emocional y afectiva y una forma de enfrentarse adecuada a los problemas cotidianos, pueden adaptarse de modo más positivo y optimista al desequilibrio físico y emocional que supone el proceso de su enfermedad, con la ayuda del resto de la familia.
Por el contrario, si antes de la enfermedad existían dificultades en las relaciones familiares y en la resolución de los problemas de la vida cotidiana, el cambio brusco que supone el diagnóstico de una enfermedad crónica desequilibrará y desestabilizará en mayor medida al núcleo familiar y las posibilidades de aceptación y manejo ante la nueva situación serán mucho más limitadas.


La existencia de un enfermo crónico dentro de la familia va a ocasionar una readaptación del resto de los miembros.
La familia tratará de adaptarse a la nueva situación y según sea la relación entre ellos habrá unos patrones diferentes de comunicación:
  1. La familia es capaz de hablar de todos los temas, sin tabúes y sin obstáculos, intentando establecer una buena comunicación.
  2. El paciente crónico conoce el pronóstico de su enfermedad, al igual que el resto de su familia, y ambos viven de forma positiva su proceso.
  3. La comunicación entre el paciente y la familia es prácticamente inexistente. En este comportamiento, todos los miembros de la familia llegan a un acuerdo de no hablar nada sobre la enfermedad del familiar enfermo y de no comentarlo a nadie. Por supuesto, este tipo de comportamiento no es nada aconsejable.
Un error en el que incurren algunas familias de pacientes crónicos es la sobreprotección, hasta el punto de que pueden convertir al enfermo en una persona introvertida, la cual es incapaz de realizar nada sin la familia. Una cosa es cuidar y ayudar en todo al enfermo y otra bien distinta es, no dejar que, debido a su enfermedad, pueda realizarse como persona y limitarle los movimientos por el miedo a que le ocurra algo.

La mejor forma de lograr la aceptación de la enfermedad por parte del paciente y de su entorno familiar es manejando los sentimientos de culpabilidad, enojo, desesperación e impotencia que surgen al principio, y aquí también es muy importante el trabajo de los profesionales médicos, quienes deben prestar apoyo y solucionar las dudas que se presentan en el círculo familiar en relación a la atención y cuidados del enfermo crónico.

Reeditado


Ana Hidalgo


9 comentarios:

  1. Hola Ana, se te echa de menos en el mudo virtual. Espero que estés bien y descansando. Simplemente quería asegurarme que estás bién.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Hola Katy.... Muchas gracias por tu preocupación. Estoy bien, pero nada de descansando.... Tenemos unos meses de bastantes actuaciones y ensayamos a diario dos horas como mínimo, además, la preparación de los trajes, visitas a la modista, los detalles etc....
    Hoy mismo hemos actuado en la Feria de uno de los barrios de mi ciudad.
    De todos modos, tampoco estoy muy alejada, voy visitando algunas páginas y publicando. Además ahora colaboro en una revista médica digital, y está pendiente que colabore en otra de nutrición ....No doy abasto y se me está agotando la inspiración jajajaja.
    Un besito y que sepas que te leo y que cocino tus platos.

    ResponderEliminar
  3. No se si visites tu blog con frecuencia o solo cuando recibes mensajes, el caso es que tengo interés en conocer más sobre este nuevo estilo de vida ya que mi papá está dialisandose desde el mes de abril, he procurado leer sobre la enfermedad, la calidad de vida que representa la dialisis y sobre la psique del paciente, mi mamá es quien tomó toda la responsabilidad de apoyar y cuidar a mi papá aunque se auxilia de una enfermera de medio tiempo, mi papá actualmente tiene 79 años y quizás sea en parte la edad que es en ocasiones hiriente pero con la enfermedad a la que llega a lastimar x sus actitudes y contestaciones es a mi mamá, no entiendo como puedo auxiliar a mi mamá pues yo no vivo en el mismo estado, me puedes orientar? gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eglantina.
      Los comienzos con la enfermedad renal, suelen resultar muy duros para los pacientes y también para la familia. Hay que armarse de paciencia y comprensión, porque los enfermos pasan una época de tristeza, depresión, rabia.........
      Puedes hablar con tu madre, apoyarla y estar pendiente de tu padre. Viviendo en otra parte, es complicado que puedas ayudar de otra forma.
      Saludos y ánimo

      Eliminar
    2. Los cambios de humor es normal y frecuente. Te lo dice la hija de una paciente que estuvo 27 años en dialisis. Saludos, ánimo y mucha fuerza.

      Eliminar
    3. Hola Ana. Sí, hay temporadas malas que las sufren, además del enfermo, todos los que lo rodean.
      Un abrazo y gracias por dejar tu comentario

      Eliminar
  4. Hola Ana me llamo Alicia, me identifico mucho con lo Que dices. Mi hijo de 23 años fue diagnosticado hace 2 mese. Yo estoy en el proceso de aceptarlo no ha sido fácil pero estoy buscando información para poder ayudarlo a el y también en sus comidas. Hay veces que siento que no puedo más y me suelto llorando cuando estoy a solas, Mi hijo hasta ahorita dice que no siente nada pero no sé cuánto pueda durar así . Su creatinina es 3.0

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alicia. Ya sé lo duro que debe ser para ti, lo sé bien porque mis padres y mis hermanos han pasado por el mismo proceso. Ten en cuenta que todavía es muy reciente y una cosa así no se asimila en unos días, e incluso meses... Es como un duelo... date permiso para llorar, para enfadarte y para quejarte, pero a la vez, ves pensando en positivo, en que tu hijo tiene una enfermedad que puede seguir viviendo muchos años, que es una enfermedad que te permite realizar todas las cosas que te propongas haces, que es una enfermedad no dolorosa y que si te cuidas bien puedes tener una buena calidad de vida.
      Mucho ánimo y un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Hola Alicia, si lees este mensaje me gustaria contactar contigo, lo digo por la edad de tu hijo ya que es dificil encontrar gente joven que tenga nuestra problema. Si podemos conversar me dices. Un abrazo

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info