martes, 31 de enero de 2012

El contacto de una mano y una mirada


Os voy a contar algo que me ocurrió cuando estaba recién trasplantada; de hecho, me sucedió cuando todavía estaba ingresada.

Habían pasado unos quince días desde que me realizaron el trasplante y el riñón no acababa de arrancar. La operación había sido muy complicada, pues intentaron colocar el injerto en la zona del abdomen derecho pero fue imposible (trasplante heterotópico) , lo que derivó en otra incisión en la parte lateral izquierda trasera, para colocarme el riñón en su lugar natural (trasplante ortotópico).

En todo ese tiempo el riñón se había deteriorado y, como he dicho anteriormente, después de quince días seguía sin funcionar. Me dializaba a diario, y a pesar de mi cáracter optimista y alegre, el ánimo empezaba a decaer.

Había sufrido mucho en esta operación; once horas de quirófano y dos incisiones a la vez, hacían que mi cuerpo se encontrara bastante dolorido durante muchos días.
Estaba bastante baja de moral y se notaba en mi humor; estaba de mal humor y triste.


Una doctora del equipo que me llevaba, vino a verme. Se sento a mi lado, me cogió una mano, y estuvo así sin decirme nada un rato. Luego, comenzó a hablarme, sin soltarme la mano, y me dijo que estaban haciendo lo imposible para que mi riñón comenzara a funcionar. Me estuvo explicando todo el proceso que estaban siguiendo, mirandome a los ojos y con una voz tranquila y sosegada.

La doctora venía a diario a verme y me contaba todos los detalles de mi seguimiento. Siempre con palabras amables y siempre con explicaciones claras.
Yo no se si esto influyó en el proceso de funcionamiento de mi riñón, pero sí que lo hizo en mi estado de ánimo y en mi fuerzas para luchar.

Tras esa visita, yo empecé a sentirme un poco mejor. El caso es que, al cabo de 5 días, empecé a orinar... (en total 21 días sin orinar nada)... hasta hoy, que sigo con una buena calidad de vida.

Aquí nos podemos dar cuenta de lo importante que son las palabras y las miradas, sobre todo en el entorno paciente-hospital-médico-enfermería.
Son los pequeños detalles los que provocan grandes resultados. La comunicación no verbal tiene, muchas veces, mejores resultados que un tranquilizante o sedante.


A veces, unas palabras, una mirada y el contacto de una cálida mano, pueden influir mucho en nuestro ánimo y hacer que nos sintamos más fuertes y con más ganas de seguir adelante. A menudo es el mejor de los medicamentos para conseguir que renazca de nuevo en el paciente, las ganas de seguir luchando, la esperanza y la confianza.



Ana Hidalgo

lunes, 30 de enero de 2012

"Una esperanza de vida" de Ramón L. Morales. CAPITULO 30



La vida tiene que seguir su curso, y aunque estábamos a la expectativa del trasplante, eso no nos apartaba de las rutinas de cada día, a las que ya nos habíamos acostumbrado. De hecho en más de una ocasión llegué a plantearme la idea de poder seguir con la diálisis, sin necesidad del trasplante.
Nos enteramos de una persona, una mujer, que llevaba años viviendo así, haciendo su vida lo mejor que la enfermedad le permitía, realizando sus recambios y en sus ratos libres ocupándose en ayudar a otros enfermos de IRC. Pero la verdad es que la insuficiencia renal te acorta mucho las funciones, aun sean meras usanzas domesticas y de trabajo, y siguiendo así lo cierto es que el enfermo se va apagando poco a poco, como todos lo vamos a hacer en un momento, la diferencia radica en que es más rápido que los demás.

Pero es también importante recalcar que el paciente tiene que estar acudiendo seguido a urgencias, sobre todo por la presión elevada, o al menos eso me ocurrió a mí. Hubo momentos en que, al darme de alta los doctores por haber recaído por dolor de cabeza, o por simple chequeo médico donde mis signos vitales rebasaban la norma, donde un sentimiento de miedo me embargaba; miedo a salir a la calle y que de pronto comenzara otra vez ese malestar que me obligaría a correr a que me canalizaran una vez más, a que me internaran, a que temiera que en esa vez encontrarían algo peor en mí que los obligara a cambiar de tratamiento por uno más agresivo.
Sí, a veces era muy difícil salir del hospital y pisar la calle, pensando en que pronto volvería a estar en ese lugar. Esto me ocurrió las últimas veces que me vi en la necesidad de que me internaran. Y estoy seguro que poco a poco se pondría peor en caso de haber seguido así.

Una semana antes me tocó ir con el nefrólogo. Cuando entramos a su consultorio nos informó que sus colegas analizaron las placas de la arteriografía y que encontraron, en el riñón que era más factible para ser donado, una especie de lunar, pero que todavía necesitaban corroborar la información. Nos reiteró que si cualquier cosa les indicaba que podría existir un problema, ya sea con el donador o con el receptor, el protocolo pararía y comenzaríamos de nuevo con otro candidato, o seguir esperando un órgano de cadáver, cosa que era —y sigue siendo- algo muy difícil; la lista de espera se antoja interminable.
Salimos del hospital con lo de siempre: un montón de medicinas y cita para dentro de un mes.

Me sentí raro por las declaraciones del galeno; por un lado era que teníamos la posibilidad de que todo se reiniciara, provocando que todo lo hecho hasta entonces se perdiera. Por otro, que mi papá se librara de la cirugía y así ya no tendría ese sentimiento de culpa que me atosigaba. Pero de pronto, todas las vacilaciones quedaron muy atrás con tan sólo unas cuantas palabras de una mujer: la rutina seguida por casi un año, para mi bienestar, cambiaria substancialmente.

https://www.facebook.com/librounaesperanzadevida

Capítulo 31- "Una esperanza de vida " 31

Ana Hidalgo

domingo, 29 de enero de 2012

La enfermedad coronaria, letal para los pacientes en diálisis



La enfermedad coronaria es la principal causa del estado de muerte súbita en los pacientes en diálisis. Estos pacientes y el propio tratamiento sustitutivo condicionan que la muerte súbita sea más frecuente, pero, evidentemente, en la población dializada es el resultado de tener un corazón "estructuralmente enfermo", ha apuntado Eduardo Vázquez, del Complejo Hospitalario de Jaén, en el XLI congreso de la Sociedad Española de Nefrología, que se ha celebrado en Sevilla.

Por tanto, para disminuir la muerte súbita en la población en diálisis hay que identificar los factores de riesgo. La modificación del estilo de vida, la revascularización en la población coronaria, asociada a algún tipo de fármaco que ha demostrado algún beneficio, y los dispositivos de desfibrilación externos en las unidades de diálisis, así como los automáticos implantables son las principales medidas para evitar la muerte súbita.

"La población en diálisis tiene un nivel de riesgo superior al de la población general, pero aún se desconoce si los fármacos que se han mostrado eficaces en otros colectivos también benefician a los dializados. Por el momento, los betabloqueantes parece que son los que tienen mejor perfil para la prevención de mortalidad en pacientes en diálisis".

Factores destacados
Hay cuatro factores que han demostrado que tienen mayor riesgo en estos casos: aquellas personas con fracción de eyección reducida, hipertrofia ventricular izquierda, marcadores de riesgo arrítmico y enfermedad coronaria, pero gracias a la revascularización coronaria o al tratamiento farmacológico se puede conseguir la supervivencia de estos pacientes.

Fuente: Revista ADER


Ana Hidalgo

viernes, 27 de enero de 2012

Las palabras afectan a las personas

Pablo Motos ha dedicado un emotivo monólogo a las consecuencias que las palabras pueden tener en las reacciones humanas. El monólogo empieza hablando de la discapacidad de una joven modelo y sigue con las consecuencias de un estudio realizado a unos jóvenes en Estados Unidos. La emoción invade el plató con el poema final. ¡No te lo pierdas!


Más vídeos en Antena3


La modelo de la que habla Pablo Motos es  Aimee-Mullins .Modelo sin piernas y guapísima.


Ana Hidalgo

Cuidados de la piel en enfermos renales



No sé la cantidad de cremas que tengo en los armarios del cuarto de baño para poder tener una piel hidratada y un cutis resplandeciente.

Los enfermos renales debido a la diálisis unos y a las fuertes medicaciones inmunosupresoras otros, tenemos que cuidar muchísimo nuestra piel si la queremos tener hidratada y luminosa.

Cada día, tras la ducha me aplico una cantidad generosa de una crema corporal de buena calidad, la cual alterno, de vez en cuando, con aceite de rosa mosqueta que es un regenerador excelente para la piel. Tener la piel hidratada es muy importante sobre todo cuando se padece el más que molesto prurito (picor), algo frecuente en personas que se dializan.

Siempre procuro utilizar un gel para la ducha que sea suave, respete el ph de mi piel y que sea neutro. Es importante secarse muy bien por todos los pliegues de la piel, para evitar cualquier posibilidad de crecimiento de gérmenes por la humedad.

Siempre que nos exponemos al sol debemos estar muy protegidos de los rayos ultravioletas. Un factor de protección alto será lo ideal  (50). Los enfermos renales debemos tener mucho cuidado con el sol, sobre todo los trasplantados, ya que tenemos el sistema inmunológico debilitado por los medicamentos, y no sólo por las manchas, eritemas y envejecimiento prematuro que nos pueda provocar la exposición solar, sino porque estamos más expuestos a la aparicion de cáncer de piel.
Hay que examinarse a menudo la piel y cuando veais una manchita o una herida que no cicatriza, acudid al especialista.

Nosotros, los trasplantados, tenemos la piel muy sensible y estamos más expuestos a padecer neoplasias de la piel, que engloba varios tipos de lesiones, muchas de ellas de cáracter maligno. Por eso es muy importante acudir al dermatólogo, una vez al año, para que nos revisen cualquier manchita, lunar o verruga que pueda aparecer o que cambie de color o tamaño.

La piel del rostro también debe cuidarse con mucho mimo. Cada día, mañana y noche, me limpio el cutis y me aplico las cremas faciales que me corresponden, ya sea de día y de noche, contorno de ojos y de labios. ¡¡ Sobre todo no hay que acostarse con el maquillaje !!

No podemos olvidarnos de salir a la calle con una buena pantalla solar en la cara, incluso en invierno, ya que, como he comentado anteriormente, debido a la inmunosupresión, nos volvemos intolerantes al sol y debemos proteger la piel para evitar manchas y ezcemas.

   Por cierto, todos estos consejos (menos el de desmaquillarse) sirven también para los hombres; ellos, aunque con la piel más gruesa que la nuestra, también deben cuidarse y aplicarse cremas que les hidraten la piel y factores de protección para evitar lesiones solares.



Ana Hidalgo

miércoles, 25 de enero de 2012

ALIMENTACIÓN SALUDABLE EN LOS PACIENTES CON E.R.C. :4. Aliños para alimentos cocinados a la plancha




 Empiezo por este grupo de recetas por una razón básica: A LA PLANCHA es la forma de preparación más socorrida y la que menos potasio y fósforo aporta, dado que sólo tendrá las propias del alimento que se prepare. Los alimentos que con más frecuencia preparamos a la plancha son las CARNES y los PESCADOS, aunque también le viene muy bien a las VERDURAS.
En general, todas estas recetas no valen para las verduras a la plancha, pero algunas sí; por ello lo iré indicando en cada caso.
Os voy a dar todos los truquillos que conozco para conseguir que los alimentos a la plancha tengan más sabor, teniendo en cuenta que irán sin sal, y sean así  más variados. El aburrimiento en la dieta, sobre todo en dietas tan restrictivas como son las propias de pacientes con ERC, es el motivo más frecuente de anorexia y de abandono de la dieta que, recuerdo, aunque pueda resultar pesada, es fundamental y básica en el tratamiento de las ERC, tanto o más que los propios medicamentos.
     
Vamos allá:

1. Salsita con agua (sí, agua)
Sirve tanto para pescados como para carnes.

Preparar una sartén y echar una cucharada de aceite de oliva, si es virgen extra, mejor. Cuando esté caliente cocinar el alimento a la plancha al gusto, pero recordad la no conveniencia de que esté crudo, tanto en pescados como en carnes, por los microorganismos que puedan contener (un calor de 60ºC aplicado de forma uniforme y durante unos 3-5 minutos acabaría con ellos) como por los parásitos tipo anisakis (propios de pescados) que se destruyen con el calor (y mediante la congelación a -20ºC, mínimo de 2horas). Evitar también que esté excesivamente churruscado; el negro quemado del alimento es perjudicial para nuestra salud (1).

Una vez cocinado el alimento, y con mucho cuidadito porque salta mucho, en la misma sarté que hemos utilizado, se añade una cucharada o dos de agua.
Con una espátula de madera o silicona removemos sobre el aceite restante y sobre la sustancia que ha dejado el pescado o la carne al cocinarse; dejamos reducir al gusto, es decir, hasta que esté lo espeso que a cada uno le guste más y lo echamos sobre el pescado o carne.

2. Salsita con zumo de limón:
Sirve tanto para carne como para pescados, pero ojo que limita mucho el sabor del alimento, por ello recomiendo que se utilice diluido, es decir el zumo  de medio limón (con pulpa y todo) y una o dos cucharadas de agua.


Se procede como en el caso anterior: sartén, aceite y cocinar a la plancha. Una vez finalizado, retiramos el alimento y, con extremo cuidado de no quemarnos (salta más todavía que el agua) echar la mezcla de limón y agua en la misma sartén. Mover con cuchara o espátula para que se mezcle con el aceite restante y la sustancia del alimento, dejar reducir y verter sobre la carne o pescado.

3. Salsita con vino:
A diferencia de las otras dos, para mi gusto, ésta sirve también para las verduras a la plancha.
Proceder como en los otros casos: sartén, aceite y cocinar a la plancha. Tras retirar el alimento, en la misma sartén echamos dos o tres cucharadas de vino (al gusto: blanco, tinto, oloroso…) y removemos al tiempo que reduce, vertiéndolo al final sobre el alimento.


Esta salsita proporciona al alimento cocinado a la plancha un sabor muy rico. Podemos potenciar su textura añadiendo un chorrito extra de aceite en crudo por encima del alimento cocinado a la plancha tras verter la salsita reducida de vino.

4. Salsa de ajo:
También viene muy bien a verduras a la plancha.

Aparte, se necesita:
  • Ajo picado muy finito (un ajo o dos; recomiendo retirar el centro verde; una vez retirado y troceados, se pueden poner a remojo un par de horas para reducir cantidad de potasio, cambiando agua un par de veces)
  • Vino blanco, ½ vasito
Cocinar el alimento como se ha explicado en las recetas anteriores. Una vez hecho al gusto, retirar y añadir un poquito más de aceite, una cucharada sopera o una y media; freír el ajito sin dejar que se queme, sólo que se ponga blandito y remover para que se mezcle con la sustancia que ha dejado el alimento al hacerse a la plancha.

Una vez que ya está el ajo, echar vino y dejar a fuego vivo hasta que se reduzca y quede sólo una salsita con aceite.
Cubrir con esta salsa el alimento.



5. Salsa de cebolla:
Esta salsa es adecuada para todo tipo de alimento cocinado a la plancha. Se necesita:

  • Cebolla picada muy finita (1 cebolla pequeñita o media de tamaño normal; se puede trocear antes la cebolla y dejarla a remojo un par de horas antes, cambiando agua dos veces, para reducir concentración de potasio)
  • Cerveza, ½ botellín
Se cocina el alimento a la plancha y se retira. Añadir dos o tres cucharadas de aceite en la misma sartén. Freír la cebolla hasta que esté hecha, es decir, transparente. Una vez llegado a este punto bajar el fuego y seguir cocinando la cebolla hasta que esté marrón; no supone esto que esté quemada, sino es el punto justo anterior.
Estará muy hecha y marrón, pero no quemada, tarda unos 15 minutos o algo más. En este momento se sube el fuego, se añade la cerveza y se deja a fuego vivo hasta que se evapore el alcohol,removiendo de vez en cuando. Dejar reducir (tarda unos minutos, 15 o 20, depende de la fuerza del fuego). Se formará una salsa oscura espesa, en la que la cebolla apenas es visible, y se separa ligeramente del aceite en el que se ha guisado.
Una vez llegado a este punto, cubrir el alimento cocinado a la plancha con ella


TRUCO: tanto la salsa de AJO, como la de CEBOLLA, pueden hacerse en más cantidad de la necesaria y se puede congelar, en pequeñas dosis, guardada en recipientes pequeños que cierren herméticamente. Así, cada vez que cocinemos a la plancha solo hay que descongelar y añadir al alimento.

http://lolamontalvo.blogspot.com/p/2-alimentos-y-nutrientes-que-los.html

 (1) Ver BENZOPIRENOS


 

Lola Montalvo
Ana Hidalgo

martes, 24 de enero de 2012

DIÁLISIS PERITONEAL «Es una técnica muy fácil que la puede hacer cualquiera tras unas clases de unos días»



Emma Huarte .
 Juan Marín
Emma Huarte, responsable de la Unidad de Nefrología del Hospital San Pedro, asegura que la diálisis peritoneal domiciliaria es una apuesta de futuro, ya que es una técnica que permite al paciente normalizar su vida social y laboral.

- ¿En qué consiste la diálisis peritoneal domiciliaria?
- Es una técnica de diálisis que utiliza la cavidad peritoneal para poder hacer la depuración de las toxinas existentes en la sangre cuando hay insuficiencia renal. Se utiliza la membrana peritoneal como filtro y a través de ella se introduce en la tripa un líquido a través de un catéter blando de silicona que se le ha implantado al paciente previamente mediante una sencilla intervención quirúrgica. La sangre va vertiendo toxinas a ese líquido, que a su vez vierte una serie de sustancias necesarias pero que faltan cuando existe insuficiencia renal. Es una técnica muy fácil que la puede realizar cualquiera después de un breve entrenamiento de una semana.

- En su día se dijo que hay dos tipos de técnicas, ¿es así?
- Sí, una es la peritoneal manual y los intercambios de toxinas y sustancias se realizan a mano entre tres y cuatro veces al día. En la automática, una máquina cicladora realiza durante la noche los intercambios y deja en la tripa del paciente una pequeña cantidad de líquido que se mantiene a lo largo de todo el día para realizar durante la jornada una diálisis más suave.


- ¿Todos los enfermos renales pueden aprovecharse de esta técnica?
- A priori, sí. No obstante existen condicionantes físicos, por ejemplo, que el paciente haya tenido una intervención quirúrgica previa, que suele provocar que esto no sea factible porque se generan fibrosis y adherencias que hacen que el abdomen no sea válido para esta técnica. También están los condicionantes personales, que el paciente no quiera, los domiciliarios, familiares, de apoyo... Pero casi todos los pacientes, a priori, son aptos.


- Todo parecen ventajas, ¿hay algún inconveniente?
- Bueno, la diálisis peritoneal es una técnica que tiene una caducidad, en el sentido de que el peritoneo, en unos pacientes antes y en otros después, deja de ser suficiente como para mantener al paciente en una situación óptima.


Fuente: larioja.com


Mi comentario:
Hace mucho tiempo que me realicé la diálisis peritoneal; creo que fui de las primeras en realizarla, pero, entre la hemodiálisis y la peritoneal,  recuerdo que la época que me hice ésta última fue la que mejor pasé, pues tenía más libertad y sólo iba al hospital para las revisiones y análisis.
Os dejo el enlace de mi post Mi experiencia con la diálisis peritoneal



Ana Hidalgo

lunes, 23 de enero de 2012

Las sevillanas y mi grupo de baile


Aqui estoy con mi grupo Cervantes.
Yo soy la tercera de la derecha, con el pelo moreno
Como muchos sabéis, desde hace un tiempo bailo en un grupo de baile español y sevillanas.
La verdad es que es algo que siempre me ha gustado y durante un tiempo lo dejé para probar otros tipos de bailes, pero al final he decidido regresar porque me lo paso estupendamente y además es un ejercicio aeróbico excelente.Y no sólo aeróbico sino que te ayuda a tener la mente ágil, al tener que memorizar tantos pasos y tantas coreografías.

Las sevillanas hacen que mis pies y mis manos se muevan al compás sin apenas darme cuenta, y me activa esté donde esté. Y si un día estoy un poco decaída, la música sirve como un estimulante y antidepresivo genial.

Los beneficios de las sevillanas (y del baile en general):

Físicos
  • Cardiovascular: Bailar facilita la circulación de la sangre y el tono de la piel. El sistema respiratorio y vascular también se benefician de esta actividad.
  • Grasa: Favorece el drenaje de líquidos y toxinas, así como la eliminación de las grasas.
  • Aspecto: Muchas de las posturas negativas derivadas de la vida sedentaria se corrigen con la danza. La cabeza y el cuerpo erguido y el paso armonioso mejoran la presencia física.
  • Obesidad: Combate el sobrepeso, la obesidad y los niveles elevados de colesterol.
  • Músculos: Fortalece los grupos musculares y mejora la flexibilidad, la fuerza y la resistencia.
  • Coordinación: Con el baile se ejercita la agilidad y la coordinación de movimientos, así como el equilibrio.
  • Madurez: En edades maduras es recomendable para paliar los dolores articulares y la osteoporosis y prevenir el envejecimiento.
  • Niños: Corrige trastornos congénitos y malas posturas. Como método pedagógico, les permite desarrollar el oído musical, el sentido del ritmo, la memoria y la expresión corporal.

Psíquicos
  • Socialización: El baile es un buen método para superar la soledad y la timidez y establecer nuevas relaciones.
  • Relajación: Permite desinhibirse y liberar tensiones.
  • Autoestima: Al son de la música se reduce el estrés, la ansiedad y la depresión, ya que ayuda a expresar las emociones y canalizar la adrenalina. Bailar levanta el ánimo y eleva la autoestima.
  • Confianza: Fomenta la confianza en uno mismo y la claridad de pensamiento.
Texto "los beneficios de las sevillanas" extraído de: Esencia de sevillanas


Ana Hidalgo

domingo, 22 de enero de 2012

La fístula arteriovenosa después del trasplante

                       



Cuando te realizan el trasplante renal, dejas de dializarte y la fístula no se utiliza. Y aunque el trasplante funcione correctamente, no está indicado cerrar la fístula arteriovenosa, a menos que te dé problemas como:

  •  Una dilatación importante que moleste demasiado
  • Causa problemas circulatorios 
  • Cuando sobrecarga el corazón debido a que la fístula tiene un gran tamaño.

Generalmente los médicos intentan mantener la fístula para facilitar la realización de hemodiálisis en caso de que fuera necesario.

Mi experiencia personal fue: que la primera se detuvo ella sola sin sentirla apenas  al año de mi primer trasplante. Y la segunda, con mi actual injerto, estuvo funcionando durante 16 años, sin ningún tipo de molestia .
Luego, de repente, tuve una trombosis en la fístula por insuficiencia de flujo y por falta de utilización, que hizo que se detuviera totalmente. Este tipo de trombosis es bastante frecuente y no es posible prevenirla ya que la causa fundamental de la misma es la falta de uso .

Las causas por las que una fístula puede trombosarse después del trasplante pueden ser:

  • Falta de utilización y 
  • Aumento de la viscosidad de la sangre debido al aumento del hematocrito y uso de esteroides (hiperlipemia)


Mi consejo es que cuides la fístula como cuando te realizaban la hemodiálisis, con el fin de mantenerla funcionante para el caso de que hubiera rechazo o alguna otra complicación que hiciese necesario la hemodiálisis. Además, cualquier molestia que observes, o calor o rojez en la zona, acude inmediatamente al hospital.


Ana Hidalgo

sábado, 21 de enero de 2012

Síndrome de la bata blanca




Seguramente que muchos conocéis la frase "síndrome de la bata blanca", es algo que me ocurre a cada vez que voy al médico, y eso que llevo toda la vida con ellos, pero es algo superior a mí.

La hipertensión de bata blanca es un problema bastante frecuente. Se produce cuando el paciente presenta medidas de tensión arterial elevadas al acudir a los controles médicos, y sin embargo su tensión es normal cuando se la toma fuera o en su domicilio.

Está demostrado por múltiples estudios que muchos pacientes presentan medidas elevadas de tensión cuando su médico o enfermera realiza la medición. En estos casos, es recomendable que el paciente lleve un control de su tensión en una farmacia de confianza o en su casa.

Aunque todavía es un misterio el motivo de esta conducta, todo parece indicar que el estrés, el nerviosismo y la incertidumbre del enfermo ante el resultado de la medición pueden ser causa de esos "subidones".

Hay que estar seguro de que se sufre este síndrome, pues si una persona tiene una presión arterial normal, pero a causa del síndrome de bata blanca es diagnosticado como hipertenso, puede recibir un tratamiento que le haría tener una tensión por debajo de lo normal, lo cual tampoco es bueno.

Para averiguar si mi tensión subía en la consulta por el síndrome  de bata blanca, me colocaron un Holter de Presión Arterial.  El Holter es un equipo de medida con un manguito que se encarga de recoger constantemente las medidas de tensión arterial durante todo un día.

Una vez comprobado que mi tensión se disparaba sólo en consulta y en casa estaba normal, me dieron una tarjeta donde llevo siempre mis tensiones anotadas.

 Para relajarse y hacer que la tensión no aumente demasiado se puede intentar el autocontrol emocional con técnicas de relajación, y aunque personalmente a mí no me funcionan, hay personas que logran tranquilizarse.


Ana Hidalgo

jueves, 19 de enero de 2012

"Una esperanza de vida" de Ramón L. Morales. CAPITULO 29



La arteriografía es un examen que consiste en canalizar un catéter por la arteria del paciente, más específicamente la aguja se encaja en la ingle, para introducir un liquido de contraste y así, por medio de una especie de radiografía, poder visualizar todo el sistema circulatorio, o al menos el que se necesita en ese momento, para que el cirujano sepa con exactitud qué y donde cortar. Todo esto, aunado a los exámenes anteriores, podría darnos una idea de lo complicado que es hacer un trasplante, de la cantidad de personas que se involucran y de los recursos que se necesitan. Es algo que parece de ficción.
A nosotros como pacientes o donadores, sólo nos toca ver por encimita el trabajo requerido, claro, esto no le quita ni una pizca de dolor y de sentirse avergonzado cuando se nos hacen los estudios. Pero los médicos… A veces imagino a los doctores pasando horas de arduo trabajo leyendo expedientes, estudiando radiografías, comparando exámenes… en fin.

Esta exploración es complicada y atormentante, porque cuando se inyecta el líquido éste provoca dolor, y dicen que es bastante fuerte. Es el examen en donde los donadores demuestran si en realidad van a seguir o no. Es feo, pero nos han contado historias de personas que dicen sí al momento de comprometerse, pero cuando llega la hora del examen simplemente “se rajan” o, como pasó en un caso drástico que según dicen fue real,  el donante se fue a el país del norte, huyendo con la esperanza del receptor y dejando a su pariente con el sufrimiento y la desolación que esto implica.
Para mí es válido decir que no, que se tiene miedo, que no quieren exponerse…, en fin, que no se animan a donar en vida; en lo que no estoy de acuerdo es que le formen la ilusión a su enfermo quizás únicamente por quedar bien, por compromiso, por creer que si no lo hacen toda su parentela los va a despreciar. Creo que es más vil decir sí, y al final huir, que decir no, perdóname pero tengo miedo, no quiero arriesgarme.

Bueno, pues ya sólo faltaba este examen para que la gran operación se hiciera realidad, cuando nos llegó la noticia de la cancelación de la cita. Esto pasó en unas dos ocasiones donde la respuesta era la misma: la máquina se descompuso y aún no ha venido el técnico a arreglarla. Al enterarse de esto, nuestro nefrólogo, el doctor Becerra, habló con nosotros y nos sugirió que, si estaba en nuestras posibilidades, mi papá se hiciera el examen por fuera, en un hospital privado.
Sin pensarlo mis padres aceptaron y preguntaron por alguna opción. El galeno les propuso un hospital que, aunque particular, no cobraba muy elevado por los servicios. Sin perder más tiempo mis padres fueron a aquel lugar para sacar una cita. Al día siguiente ya estaba mi papá hospitalizado.

martes, 17 de enero de 2012

Paperblog con motivo de su 2º aniversario, me ha entrevistado



Paperblog , la revista de los mejores blogs, cumple su segundo aniversario y lo celebran entrevistando, a los mejores blogueros. Yo he sido escogida como una de ellos y he accedido encantada y agradecida a responder a sus preguntas.

Paperblog - Cuando hablamos de "Vivir con insuficiencia renal" de quién y de qué estamos hablando?
Yo - "Vivir con insuficiencia renal" es una página realizada por mi, enferma renal crónica, actualmente trasplantada desde hace 20 años (tercer trasplante), con mucha experiencia a mis espaldas y que comparto con todo el que visite mi blog. Me gusta cuidarme y procuro mantener un estilo de vida saludable, que intento transmitir a mis lectores.
En mi blog aúno información, noticias relacionadas con la enfermedad crónica, consejos para mejorar nuestro aspecto físico, alimentación, testimonios, relatos, buen humor...en fin, de todo para mantener o mejorar nuestra calidad de vida.


P- ¿Cuánto tiempo hace que tienes el blog? ¿Por qué decidiste crearlo? ¿Cuánto tiempo le dedicas mensualmente?
Yo- El blog lo inicié hace algo más de un año. Es algo que surgió como una necesidad de ayudar con mi propia experiencia a otras personas enfermas, o no, que quisieran mejorar su calidad de vida. En la época que yo enfermé (hace muchisimos años), la falta de información era tremenda y poco se sabía de una enfermedad crónica como ésta.
El tiempo que le dedico es casi diario, a ratos, o cuando me viene una idea a la mente que no quiero olvidar. Procuro actualizarlo a menudo.


P- ¿Qué es lo que más te gusta de tu colaboración con Paperblog?.
Yo- Paperblog, a mi parecer, es un lugar excelente para nuestros artículos; son serios y la exposición de temas variados e interesantes. Bien clasificados y bien expuestos, los artículos de los blogueros, incluidos los míos, atraen nuestra mirada y nos incitan a leerlos. Además pueden dejar comentarios en los foros.


P- ¿A qué te dedicas fuera de la blogosfera ?
Yo- Soy ama de casa, pero el tiempo lo tengo bastante ocupado. Varias veces a la semana, por la mañana, acudo al gimnasio donde hago algo de musculación, y todas las tardes, ensayo en un grupo de baile español al cual pertenezco. Bailar me encanta y me aporta alegría, vitalidad y optimismo. Y, por supuesto, está el blog, al que dedico un rato casi todos los días: actualizando, buscando información, escribiendo.......

P- En tu blog, descubrimos cada día infinidad de consejos para llevar una vida más saludable. ¿De dónde sacas estos consejos? ¿Son recomendaciones fruto de tu propia experiencia?.
Yo- Es un poco de todo. Como he dicho anteriormente, siempre me ha gustado cuidarme. Con los años, he ido adquiriendo costumbres y hábitos de vida sana y buscando información (revistas, libros, televisión, internet, de personas con experiencia). Siempre he comprobado que, a pesar de mi enfermedad, el cuidarme tenía muchos beneficios. Ahora estos consejos los aplico en mi blog, junto a noticias e información documentadas, éstas últimas siempre, por supuesto, enlazadas con la fuente de dónde provienen. Y un apunte......hace muchos años estudié estética y eso ayuda a que cuide mucho más mi imagen personal y corporal.


P- Tu blog desprende una enorme energía positiva. La vida que muchos llevamos hoy en día está dominada por el estrés y no siempre es fácil poner "al mal tiempo buena cara". ¿Podrías contarnos cuál es tu secreto para mantener una actitud positiva y hacernos alguna recomendación para gestionar mejor el estrés y tener una actitud más positiva hacia nuestra vida diaria?
Yo-  En primer lugar quiero decir que tener una actitud positiva y ser optimista no es sinónimo de estar todo el tiempo contento y alegre; hay temporadas que tenemos de "bajón". Es normal tener días malos, levantarnos decaídos o tristes. Pero, cuando eso ocurre, hay que tener paciencia, pensar y esperar que pasará pronto.
Una de las cosas más importantes, creo yo, para mantener una buena actitud ante la vida es querernos, sentirnos a gusto con nosotros mismos. Si no te quieres tú mismo, dificilmente tu actitud será positiva. Dedicar algo de tiempo a alguna actividad que nos guste, ya sea deporte u otra afición, relajará nuestra mente .
Otra cosa que pienso que genera mucho estrés es querer abarcarlo todo, y debemos priorizar las tareas más importantes. Tenemos que pensar que los periodos prolongados de gran estrés debilitan el sistema inmunitario. En épocas en que siento que todo se me agolpa, suelo tumbarme unos minutos y realizar respiraciones profundas, hinchando el abdomen al inspirar y llevándolo hacia adentro al expirar. No dejo que los acontecimientos malos me superen e intento sobreponerme.
En resumen puedo decir que procuro aferrarme a las cosas buenas de la vida y aprovechar los buenos momentos.


P- ¿Qué blogs podrías recomendar a los lectores? ¿Por qué?
Yo- Es díficil elegir. Sigo con interés bastantes blog, por poner alguno:
"Lola Montalvo. Enfermería". Lola, enfermera y escritora pone mucho corazón y entusiasmo en  todo lo que escribe, hasta el punto de que muchas veces emociona.
"Luna serena", blog con hermosos pensamientos, reflexiones y poesía.
"Para hincar el diente", Katy y María me ayudan a solucionar a menudo el menú del día. (además Katy tiene otros dos estupendos blogs; "Pasitos cortos" y "Tocando otros palillos")
"+QDiálisis". Blog de paciente renal que se dializa en casa, un blog también muy variado y muy interesante.
"La sexta reflexión", blog de temas muy variados y actuales, con humor y con un punto rebelde.

En fin que estos son algunos de los blogs que me interesan y que pueden gustar a los lectores.

Muchas gracias a Paperblog por haberse interesado por mi y por mi blog,

Espero que os haya gustado la entrevista.


Ana Hidalgo

domingo, 15 de enero de 2012

Relación Riñón-oídos


Dicen que nunca te acostarás sin saber algo nuevo. Pues, resulta que eso me ha pasado a mi hace poco.

Yo padezco una hipoacusia bilateral, que es la disminución de la percepción auditiva en los dos oídos, de un 50% (oigo la mitad). Utilizo audífonos, aunque no los llevo siempre; los suelo llevar cuando me interesa no perderme la conversación, o ver la tele, el cine etc...

En fin, que pensaba que mi sordera se debía a todos los antibióticos que había tomado en mi vida, ... y sí, gran parte es debido a los antibióticos y otras sustancias que terminan en "ina"... penicilina, aspirina, tetraciclina etc...

En una de las revisiones con el otorrino, me comentó que más de la mitad de pacientes con enfermedad renal crónica tienen pérdida de audición.

No obstante, muchos de estos pacientes que pierden audición lo hacen de forma leve, aunque a otros, como a mí, por tener más sensibilidad, junto con los antibióticos y la gran cantidad de medicación que tomamos, nos afectan más.

Explicaciones posibles

“Se puede explicar la relación entre la pérdida de audición y la enfermedad renal crónica por similitudes estructurales y funcionales entre los tejidos del oído interno y del riñón. Además, las toxinas que se acumulan por una insuficiencia renal pueden dañar los nervios, entre los que se incluyen los del oído interno. Otra razón de esta relación es que la enfermedad renal y la pérdida de audición comparten muchos factores de riesgo, como la diabetes, la hipertensión y la edad avanzada”.

Si quieres saber más: http://spanish.hear-it.org/Mas-de-la-mitad-de-pacientes-con-enfermedad-renal-cronica-tienen-perdida-de-audicion-



Ana Hidalgo

viernes, 13 de enero de 2012

El tiempo en la consulta médica






Leyendo un post excelente en "El paciente y tú" he pensado que tenía que exponer mi parecer en relación a las visitas médicas de rutina.
Como enferma crónica, debo acudir cada 3 o 4 meses a mis visitas en nefrología. Siempre procuro llegar con bastante antelación a la consulta, aunque lo normal es que tenga que esperar como mínimo una hora y media. Una vez, recuerdo que llegué unos 20 minutos más tarde de la hora que tenía prevista la cita, y cuando llegué ya me habían nombrado. Tuve que  esperar que visitaran a todos los pacientes que se encontraban en ese momento en la sala de espera y me quedé la última. ¿Esto es justo?.

Yo no suelo quejarme, aguanto con resignación todo el tiempo de espera (¿será por eso que se nos llaman "pacientes"?) y procuro llevar lectura para pasar el rato entretenida e intentar relajarme, pero mis nervios están ahí. La incógnita de cómo van a salir los resultados de los análisis, va logrando que mi tensión poco a poco vaya subiendo, con el resultado de que al entrar mi corazón ya está galopando.
Intento concentrarme en la lectura, contemplo a las otras personas que a su vez contemplan a los demás, me remuevo contantemente en las incómodas sillas que están hechas para dejarnos la espalda molida después de horas de espera. Con todo esto, lo normal es que cuando me toca el turno para entrar esté como  "una moto".

Una cuestión que me enerva bastante, aunque ni digo "ni pio", y disimulo con la mejor de mis sonrisas, es que estando en consulta y esperando a que el médico, en mi caso el nefrólogo, termine de anotar todos los resultados y consultar el historial, entre de repente alguien sin llamar (otro médico, enfermera, administrativos etc) y entretenga al médico que en esos momentos me está visitando.
Mientras, con disimulo, voy consultando las preguntas, que llevo anotadas previamente en un papelito y que quiero formular al doctor.


Después de la interrupción, tengo que exponer mis dudas y preguntas "a toda leche", es decir, rápidamente porque de pronto el médico tiene prisa por terminar las visitas. Al salir, la gente que espera me mira con cara de "anda que no te has tirado rato dentro". 

Me gustaría que ese tiempo que los médicos disponen para dedicar a cada paciente, sean para nosotros, exclusivamente para nosotros. Que no tengamos que exponer nuestras dudas de carrerilla y olvidarlas en el transcurso de una interrupción.

Y me gustaría que los médicos, aunque nos conozcan de toda la vida, levantasen la cabeza, dejasen el ordenador o el bolígrafo a un lado unos minutos... y nos dedicasen una mirada y  nos escuchasen con paciencia.

Esto no quiere decir que todos sean igual, yo misma tengo algunos que me atienden y me escuchan e incluso me hacen reir. Pero no todos son así.

Espero que aquellos facultativos que lean esto, tengan estos pequeños detalles en cuenta; pequeños detalles, pero que para los enfermos representan un gran apoyo moral en nuestras visitas médicas de rutina.


Ana Hidalgo

jueves, 12 de enero de 2012

PERSONAS Y VIDAS: "Tamara, comenzó con la enfermedad renal después de dar a luz"




Hoy en Personas y Vidas
encontramos a Tamara, una chica muy joven que se encontró de cara con la enfermedad en los momentos más felices para una mujer, después de tener a su hijo.
Ella misma nos resume lo que ha sido su vida después de su parto.


Hola, me llamo Tamara y esta es mi historia.
    Todo empezó en el año 2008, concretamente en agosto; tenía 25 años, fue cuando di a luz.
Era perfecto, nuestro hijo, por fin le teníamos.
Salí del hospital después de una cesárea, a los 4 o 5 días, todo normal y bien.
   A los tres meses, más o menos, de dar a luz, poco a poco empecé a sentirme mal, muy cansada, no tenía fuerzas para dar de comer a mi hijo recién nacido, no podía sostenerlo en brazos. Le echamos la culpa a la pérdida de sangre durante la cesárea, anemia normal después de dar a luz por ese método, y no le dimos más importancia.
   Por la mañana me levantaba y tenía que tomar zumo de naranja y una pastilla de hierro, pero era tomarlo y vomitaba, no estaba bien y decidimos ir a urgencias.
   Allí estuve largo rato, porque ya sabéis como son las urgencias de un hospital. Cuando me atendieron, me realizaron los controles normales; analítica de sangre y tiempos de espera para los resultados, tenía la tensión baja y hematomas por las piernas sin haberme dado ningún golpe.
   Cuando llegaron los resultados de la analítica, la doctora que me visitó en la consulta me comentó que mis riñones no trabajaban al 100% y que posiblemente me harían una punción lumbar para descartar patologías, y que estaría en observación de momento. La punción lumbar no me la efectuaron, pero pasé todo ese día ingresada en observación en espera de ver que pasaba.
   Cuando llegó la noche me dieron el alta con una cita para la consulta de la anemia, como me dijo la doctora, “tienes mucha anemia y tienes que mirartelo”.

   Pasaron los días y yo seguía encontrándome mal, acudí el día de la cita a la consulta y el doctor que me atendió dobló el tratamiento de hierro que tomaba, pero mis vómitos matutinos no cesaban, y el malestar que sentía seguía creciendo.
   A los doce días exactos volví a urgencias porque ya no solo era el cansancio, los vomitos, si no que había
comenzado a dolerme las piernas y casi no podía caminar.
   Al llegar allí y entrar en la primera consulta, la persona de turno, hizo un comentario que me hubiera gustado recordarle ahora para que supiera como acertó entonces;” me dijo que no me preocupara, que eso era solo cuestión de haber ido al médico de cabecera para ajustar mi tratamiento de hierro, que no tenía mayor importancia”, y lo que no sabíamos era todo lo que nos íbamos a preocupar después.


miércoles, 11 de enero de 2012

El trasplante de riñón, la cirugía



Técnicamente, según los expertos, la operación de trasplante de riñón es “sencilla” (aunque quizás la palabra teóricamente, estaría sin duda mejor empleada que técnicamente), y consiste en la implantación en el cuerpo del paciente de un riñón procedente de otra persona y que cumplirá perfectamente el trabajo que los dos riñones enfermos no pueden realizar.

Esta intervención consta fundamentalmente de dos tipos de uniones: las vasculares (arterias y venas del riñón del donante con las del receptor) y las urinarias (conexión con uréter y vejiga), siendo la duración de la intervención en el receptor de unas 3-4 horas y dependiendo de la naturaleza de dicho trasplante. La técnica quirúrgica más utilizada es aquella en la que se coloca el injerto en la fosa ilíaca derecha (parte inferior externa derecha del abdomen) dejando los riñones propios del receptor en su sitio y sólo extirpándolos si hubiera algún problema añadido.

Esta zona tiene las ventajas de su fácil acceso, tiene vasos a los que se unen la arteria y la vena del injerto, la vejiga está próxima, por lo que el conducto (uréter) que lleva la orina desde el riñón trasplantado a la vejiga se puede unir a ésta sin dificultad y además está protegida por los huesos de la pelvis sobre los que se acomoda el riñón.
Fuente:
ALCER


Este tipo de trasplante se denomina heterotópico. Es la técnica más habitual, si no hay algún problema.
En mi caso, tuve problemas en el tercer trasplante, y los cirujanos, después de intentar implantarlo en mi abdomen, tuvieron que cerrar y colocarlo en el mismo lugar que ocupaba el anterior riñón enfermo. A este trasplante se le denomina ortotópico.

En un primero o segundo trasplante no suelen extirpar los riñones, pero a mi, en mi tercer injerto, sí que tuvieron que extirpármelos para poder colocar el riñón que me iban a trasplantar.

Ana Hidalgo

martes, 10 de enero de 2012

Mírame, Diferénciate: Mucho por hacer


Mañana hará un mes que dió comienzo esta iniciativa y ya son muchos los que la han visitado, los que la han enlazado y los que nos están ayudando a difundir su mensaje. Las 30.000 visitas a la web, los más de 1000 amigos en Facebook®, los 700 seguidores en Twitter®, los 210 blogs adheridos y las 30 organizaciones que nos apoyan nos dicen que vamos por buen camino.

Pero pese a este relativo éxito, queremos seguir con los pies bien posados sobre el firme porque somos conscientes de que todavía nos queda mucho por hacer. Y una gran parte de ese esfuerzo futuro pasa por asumir que aún hay otros muchos que no han recibido aun el mensaje o, como valientemente hizo en su día Juan F. Yañez en un post, no han sabido entenderlo.

Sobre los primeros, tendremos que hacer esfuerzos para trasladar esta iniciativa 2.0 al mundo real y al pasillo hospitalario.
Sobre los segundos, es razonable pensar que algo de responsabilidad tendremos. De ahí esta reflexión sobre qué hacer para mejorar el mensaje y, sobre todo, hacerlo mas entendible. Seguramente habrá muchos de éstos que piensen que somos unos arrogantes al autonconcedernos la capacidad moral de decirles a los profesionales sanitarios, hastiados por sus cada vez peores condiciones laborales, cómo tienen que realizar su labor, qué es lo que tienen y no tienen que hacer.


Incluso algunos otros puede que piensen que aceptar nuestro mensaje y participar en esta iniciativa es concedernos la razón y admitir que hay un problema de humanidad en el modelo sanitario actual, lo que plantearía más de un dilema moral.

Tendremos que buscar la fórmula de transmitir, tanto a unos como a otros, que esta iniciativa no se hace con la intención de decirles lo que tienen que hacer. Faltaría más.

Esta iniciativa nace precisamente por lo contrario. Nace de un grupo dispar de profesionales enamorados de sus profesiones que no quieren que nadie tenga que decirle a ningún profesional de la salud que ha dejado de hacer aquello por lo que se decidió a estudiar/dedicarse a su profesión en lugar de otra. Que nadie le diga a un compañero que ha dejado de hacer aquello por lo que decidió curar/cuidar/atender a personas en lugar de vender tornillos. Que por mucha presión, pésimas condiciones laborales, nefastos jefes y peor sueldo respiren hondo y recuerden que una sonrisa, una caricia o una mirada son las cosas que primero valoraron cuando pisaron por primera vez un centro sanitario o el domicilio de un paciente.

Como es posible que una imagen valga más que estas palabras, os dejamos este regalo de la amiga Rosa Mª Perez

Diferénciate on PhotoPeach

                 

Andoni Carrión Jiménez
Editor del Blog "La Comisión Gestora"


Artículo de: Mírate, Diferénciate



Ana Hidalgo

"Una esperanza de vida" de Ramón L. Morales. CAPITULO 28



En una mañana brillante, después de hacer el recambio habitual, quise ir a comprar algunos cubre-bocas, ya que nuestras provisiones ya estaban por agotarse, y decidí ir a una farmacia cercana a nuestro domicilio.
Esa mañana me sentía bien, tranquilo, con ganas de caminar. Dejé las llaves del vehículo, bebí un poco de agua y comencé la marcha al destino planeado. Caminé pasivamente, no tenía prisa. Este tiempo lo utilicé para pensar un poco de cualquier cosa menos de mis problemas; no quería arruinar la mañana con pesimismos.

Un poco más tarde llegué a mi destino y pedí a la persona del mostrador un paquete de esas telas azules que fui a buscar. En unos minutos ya estaba de vuelta en la calle observando el trajín de la gente; todos parecían tener prisa por ir hacía a un sitio, unos incluso mostraban un rostro estresado y su actitud corroboraba mis sospechas: caminar casi corriendo sin fijarse en lo que pasaba alrededor.
“¡Cuantas veces no habré hecho lo mismo! Un montón, estoy seguro. Si algún día me logran trasplantar y que todo salga bien, ¿Volveré a ser así? ¿Cómo todos ellos? Yo creo que no, al menos eso espero.”


Continué mi recorrido y me detuve en la esquina, la luz indicaba vuelta a la izquierda para los automovilistas. Esperé a que el semáforo cambiara de color y avancé. Pero al estar en medio del camino vi que un automóvil se me abalanzó llenando mis oídos de bocinazos. Corrí por instinto al camellón, brinqué  para alcanzar el machuelo pero el impulso me obligó a resbalar con la tierra suelta y tropezar con uno de los clásicos tornillos de postes que nuestro gobierno permite que queden en todas partes. Perdí el equilibrio, sentí como se zarandeaba mi cuerpo para provocarme una caída. En ese instante me vi estrellándome con el piso, viendo casi en cámara lenta como mi vientre iba reventando al igual que un globo hinchado de agua; casi pude experimentar el dolor que me traería la caída.
Afortunadamente logré poner un pie al frente y así, aunque trastabillando y casi pasando al otro lado del camellón, frenar mi caída. Ni siquiera respiré aliviado cuando voltee a ver al automóvil que no disminuyó su velocidad y mentalmente lo llené de groserías e improperios por el susto que me dejó.
“¡Hijo de toda su…! Ok, ok, ya comprendí una cosa: Este mundo está demasiado loco como para tratar de cambiarlo… y la verdad dudo que con toda esta exaltación pueda tener un cambio en mí… al menos no en lo externo… espero que internamente me haga una mejor persona… no lo sé.”

lunes, 9 de enero de 2012

El estrés de las rebajas



No suelo ir a las rebajas al principio del mes. Pero hoy me hacía falta algunas cosas para mi marido que en unos días no encontraría.
Hay personas que les gusta ir a las rebajas y hay a quien no. Yo soy de las segundas, y para mi, personalmente, es un estrés impresionante.


En una de las tiendas que hemos entrado, mi marido y yo, parecía que había pasado un tornado. La música estaba a una potencia que vibraba hasta el suelo, era imposible poder hablar, y las personas se gritaban para entenderse.
Había más ropa amontonada, arrugada y tirada por el suelo que en sus perchas. La verdad es que encontrar algo entre tanto caos era un poco difícil. 
La multitud en la tienda era tal que había que darse codazos para pasar de un lado a otro. Una cola enorme para probarse la ropa..... y una cola enorme para pagar.

He dado una vuelta rápida y he salido como alma que lleva el diablo y con el corazón latiéndome al compás del "pom pom" de la música. Creo que la tensión me ha subido en esos momentos y estaba sofocada.

Hemos intentado en dos o tres tiendas más y he terminado por rendirme y por mentalizarme de que esto no es para mí.

Para colmo la calefacción en las tiendas bien alta, con lo que .....quita abrigo y bufanda, póntelos al salir, vuelve a quitar abrigo y bufanda en otra tienda al entrar, vuelve a poner al salir..........Madre mía que estrés.....y el riesgo de pillar un buen resfriado.

Contemplando a la gente, veo que algunos compran compulsivamente, comprar por comprar, aunque no necesiten nada. Hay personas que tienen una fuerte tendencia a comprar lo que sea, es decir, son adictas a las compras. Esto se puede convertir en un auténtico problema emocional y puede producir problemas económicos graves en el ámbito familiar.

Cualquier persona que tenga problemas de este tipo es preciso que pida ayuda especializada de un profesional experto en psicología y estar apoyada por su familia.

Pero aparte de estos extremos, el ir de rebajas puede hacer que consigas ahorrar algo de dinero, siempre que acudamos en las horas de menos afluencia de público (eso es lo que haré yo la próxima vez), que puede ser a la hora de las aperturas de los comercios, o a la hora de la comida. Son los horarios donde puedes comprar con un poco más de tranquilidad, sin poner en riesgo nuestros nervios.



Ana Hidalgo

domingo, 8 de enero de 2012

No te rindas, sigue luchando


Para todos aquellos que luchan en la vida..... Hay que seguir luchando con esperanza y valentía....Hay que conseguir nuestros sueños y objetivos. Todo es posible si lo intentas, si no te rindes..... Y si ves que empiezas a decaer.... tómate tu tiempo, llora y grita si es necesario, pero no te hundas, vuelve a la batalla y vuelve a luchar....... Al final ganarás, con tu valor y tus ganas de VIVIR.

                                                                                          


Ana Hidalgo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info