lunes, 31 de octubre de 2011

"Nana para un ángel donante y su madre" de José Luis Sevillano Calero



Duérmete vida mía y no tengas miedo de nada.
La muerte se te clavado muy pronto en tu alma.
Mi angelito, te veré resucitado en la vida de otros niños.

Soñaré con tus abrazos.
Sentiré tus dulces besos.
Oiré tus risas por otros labios,
y así, mi niño, nunca me abandonarás.

Madre, tu ángel no se ha desvanecido.
Madre, yo lo he encontrado caminando junto a otros niños.
Lo veo en sus juegos, lo veo alegre en sus gestos,
lo siento vivo y feliz dando luz divina a otros hijos.

Escucha madre y observa ese cielo estrellado.
Allí, en la profundidad del firmamento,
se encuentra el resplandor radiante y luminoso del alma de tu ángel.
Y aquí, en La Tierra, se encuentra la juguetona VIDA de tus otros angelitos.

Nana para un ángel donante.
Nana para la estrella más luminosa de tu cielo.
Nana para el reflejo de tu luz mecida por las olas del mar.
Nana para el gesto doliente de una madre donante.

de    José Luis Sevillano Calero.



Ana Hidalgo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info