miércoles, 31 de agosto de 2011

Libro: " Recetas de cocina adaptadas para pacientes en hemodiálisis"



Portada del libro


Los pacientes con enfermedad renal tenemos siempre una lucha con nuestra alimentación, sobre todo aquellos que están en tratamiento de hemodiálisis. La restricción de comidas y de determinados alimentos nos causa más de un quebradero de cabeza.
Por eso quiero presentaros el libro escrito por la Licenciada en Nutrición María Florencia Alassia y que lo podeis descargar de internet.


 



María Florencia Alassia en la
presentación de su libro

 Texto de la autora:

Sabemos que la nutrición es un pilar fundamental en el tratamiento de la enfermedad renal, que varía según cada estadio. Sin embargo, en hemodiálisis es donde más problemas surgen con la alimentación, ya que se necesita restringir diferentes grupos de alimentos para evitar desequilibrios en sangre, habiendo limitaciones en el consumo de sodio, fósforo, potasio y líquidos, principalmente.

La idea de este libro surge con la intención de construir una herramienta práctica para que aquellas personas que se encuentren en tratamiento de hemodiálisis puedan preparar recetas sencillas, cotidianas y al mismo tiempo "permitidas" que no conlleven desequilibrios en su dieta.

El libro consta de una primer parte teórica, con consejos y sugerencias sobre la adecuada selección de alimentos, y una segunda parte, con un recetario, donde se detallan recetas aportadas por pacientes, que fueron adaptadas por criterio profesional, ya sea modificando técnicas de preparación y/o cocción así como restando y/o sumando ingredientes, a los fines de obtener las mismas preparaciones, caseras y sabrosas, y permitidas para estos pacientes renales.

Se puede encontrar el libro en Internet a través de Facebook, con su nombre: "Recetas de cocina adaptadas para pacientes en hemodiálisis"
       
Me atrevo a decir que se trata de una herramienta práctica, de fácil comprensión, con información clara sobre el tipo de alimentación que deben seguir los pacientes en hemodiálisis, y que ofrece al mismo tiempo diversas recetas cotidianas y accesibles a todos.
Deseo que les sea de utilidad y puedan poner en práctica a la hora de cocinar!

Nota de la autora: No hay que dejar de tener en cuenta que el libro fue escrito aquí en Argentina, por lo que los hábitos culturales y alimenticios difieren con otros países, pudiendo o no aplicarse algunas recetas.  



Lic. en Nutrición María Florencia Alassia.
31 de Agosto de 2011, Buenos Aires, Argentina.


    alassiaflorencia@gmail.com


Ana Hidalgo

martes, 30 de agosto de 2011

La danza del vientre



La danza del vientre es una de las danzas más antiguas del mundo, y se cree que tiene su origen como forma de ritual pagano de culto a la fecundidad.

Con el paso del tiempo esta danza se ha ido sostificando e incorporándose a la danza clásica de los paises de Oriente Medio y Norte de ÁFrica.
A través del cine se ha ido introduciendo en occidente, y sus movimientos sensuales y sinuosos han conquistado a muchísimas mujeres. Hoy en día, se trata de una de las actividades más de moda para mantener la línea.

La danza del vientre se puede practicar a cualquier edad, talla o peso que tenga la mujer, es un baile para todas donde la diversión está al máximo. Algunos médicos lo recomiendan a sus pacientes para recuperarse del parto, así como preparación del mismo, ya que los movimientos fortalecen y aportan tono muscular a la zona pélvica.

A través de los movimientos pélvicos y abdominales , apoyados en una respiración profunda y firme, estimulan los órganos internos ayudando a controlar el ciclo menstrual y disminuir los cólicos menstruales.

Y es que, para quien no conozca aún los puntos positivos de practicar la danza del vientre, debe saber que posee muchos beneficios que se pueden dividir entre los denominados físicos y los mentales
Los físicos:

 Los mentales :

De todas formas, aunque este baile no tiene apenas contraindicaciones, antes de empezar culaquier actividad física, lo mejor es consultarlo con tu médico.


Ana Hidalgo

La obesidad en el trasplante renal

                 
                           

 El aumento de peso en el trasplante renal es algo bastante común, sobre todo al principio del injerto. La medicación, sobre todo los corticoides, el cambio de alimentación, de restringida a prácticamente normal, y el buen estado físico que hace que aumente nuestro apetito, son factores importantes a la hora de poder mantener el peso adecuado.

 El paciente trasplantado debe tener claro que está en su mano el controlar su alimentación y mejorar su calidad de vida. Es importante saber que el aumento de peso y la hipertensión arterial, además de perjudicar a nuestro riñón, son factores elevados de riesgo cardiovascular.

 Existe una clara relación entre la obesidad, el aumento de la tensión arterial y la elevación del colesterol, por lo que es muy importante controlar las grasas con una dieta adecuada.

 Los pacientes trasplantados obesos padecen angina de pecho o infarto de miocardio con mayor frecuencia,   y la cardiopatía es la principal causa de muerte; además aumenta la posibilidad de la pérdida de injertos funcionantes en estos pacientes.

 La administración de corticoides aumentan el apetito y contribuyen a la ganancia de peso después del trasplante, por eso el paciente debe ser consciente de que una buena alimentación mejorará su calidad de vida y la de su trasplante.

 Si no se cuida es muy fácil que desarrolle sobrepeso y obesidad. Para evitarlo, hay que seguir una dieta equilibrada y hacer ejercicio de forma regular.

 El ejercicio es muy importante, porque además de prevenir la obesidad, fortalece los músculos, huesos y articulaciones, favorece la agilidad y la flexibilidad, mejora el estado de ánimo y disminuye el estrés.

 Por eso os animo a que lleveis una vida sana con una dieta equilibrada y ejercicio regular. Ya sé que a veces cuesta, pero vuestro órgano trasplantado y vuestra calidad de vida se verán recompensados.

Ana Hidalgo

lunes, 29 de agosto de 2011

Trasplantados de Castilla-La Mancha disfrutan su 'segunda oportunidad' en los Picos de Europa


Afán de superación. Participantes en la marcha de la Ruta del Cares;
los trasplantados quieren destacar que las donaciones salvan miles de vidas.:: LV

Recientemente, varios miembros de la Asociación de Trasplantados de Castilla-La Mancha, entre los cuales se encontraba el villarrobledense José Luis Sevillano Calero, trasplantado hepático hace catorce meses en el Complejo Hospitalario de Murcia, se han trasladado al Parque Nacional de Los Picos de Europa.

El objetivo ha sido, según han explicado los promotores de esta iniciativa, ara realizar dos rutas senderistas solidarias con el objetivo de fomentar la cultura de la donación de órganos y tejidos en España.
Los excursionistas, en lo alto del Pico Canto de la Tabla
. :: LV

Las citadas rutas, han tenido lugar en el Desfiladero de Los Beyos en la provincia de León y en el Desfiladero del Cares en el Principado de Asturias. La ascensión al Pico del Canto La Tabla de 1.583 metros de altitud, cima en la cual, se domina toda el Valle de Sajambre con las grandes cimas de Los Picos de Europa al fondo, ha sido ascendida por tres personas trasplantadas de corazón y dos de hígado trasladando el mensaje inequívoco a la sociedad de que 'Donar órganos es donar vida'.

En la Ruta del Cares de veinte kilómetros de distancia, la intención de los miembros de la Asociación de Trasplantados, era disfrutar de un entorno único en el Macizo Central, portando el lema del agradeciendo a esta segunda oportunidad que nos ha brindando la vida a través de la donación de órganos a nuestra gran familia de donantes.

Desde la Asociación de Trasplantados de Castilla-La Mancha, se afirma que con la realización de estas dos rutas senderistas, se pone en relieve el poder de lucha y el afán de superación que tienen las personas que han sufrido el trasplante de un órgano.

Se añade que dichos trasplantes no sólo salvan miles de vidas anualmente en España, sino que la calidad de vida de las personas trasplantadas es excelente.

Por último, desde esta institución se matiza que la única batalla que se pierde es la que se abandona, y que por tanto, a través de ésta actividad la Asociación de Trasplantados de Castilla-La Mancha en la provincia de Albacete, quiere hacer un llamamiento solidario a continuar la lucha por la vida a través de la donación de órganos.
JOSÉ MIGUEL ALITE | VILLARROBLEDO.


Fuente: laverdad.es


Ana Hidalgo

"Una esperanza de vida" de Ramón L. Morales. CAPITULO 9

Camino a lo que fue ©Giorgina Savio -Su uso es puramente ilustrativo.
La idea de tomar mi orina no me gustó para nada, pero en una cita con la homeópata, con la que seguía yendo para tratar de reforzar mi organismo, le pregunté si sabía algo de esto:
—Uroterapia —me comentó mientras asentía un par de veces—, sí, he escuchado de ello pero, para ser honestos, es muy poco factible que se la recomiendes a alguien y esta persona la practique de inmediato. La uroterapia es un proceso de asimilación y aceptación de tu cuerpo, pero te reitero, como la mayoría de la gente piensa que la orina es un desecho, algo sucio, es muy difícil de convencerla de que esto puede traerle un bien.
— ¿Y usted cree que yo debería hacerla? —Pregunté con el rostro mostrando entre rechazo y temor.
—Como te mencioné, tienes que pasar por un proceso de aceptación —me sonrió amable y se acercó un poco más a mí, de forma confidente—. Mira, si crees que esto podría hacerte un bien, podríamos hacer lo siguiente: tú me traerías la orina que juntes en la mañana y yo utilizaría el método que usamos para la homeopatía, en otras palabras, lo que yo te entregaría sería un preparado homeopático de tu orina. ¿Qué opinas?
—Que me parece bien —contesté contento teniendo en mente que con la uro terapia que yo haría no tendría que beber, al menos no directamente, de mi orina.


Le agradecí a la doctora y me dispuse a llevar a cabo lo que me pidió y así, al día siguiente y muy temprano, le di una botella con el líquido amarillo que ese día había orinado.
—Muy bien —me dijo sonriente—, ahora tengo que prepararlo y en dos días te tendré tu medicamento.
—Gracias —me despedí contento con la promesa de volver el día que me indicó.


Al llegarse el día me presenté en su consultorio; ella me entregó una bolsita de plástico transparente que contenía un frasquito tipo gotero de color blanco translucido con un líquido transparente, me dio indicaciones de como tomarlo y me instó a regresar por más cuando se me acabara.
— ¿Cuánto le debo? —Pregunté señalando la bolsita.
—No, nada. Tú no te preocupes por eso —me comentó con su natural sonrisa—, ésta va por cuenta de la casa.
— ¿Segura? —Insistí.
—Sí, tú no te apures. Pero te reitero: no dejes tu tratamiento ni tus exámenes del hospital.
Yo asentí un par de veces y me alejé del lugar.  Después de varios metros caminados, volteé y me aseguré que la doctora ya no me viera.
“Bueno —pensé—, a ver cómo nos resulta la orino terapia “Light”. Vamos a ver a qué huele.”


Saqué el frasquito de su envoltorio y lo destapé, me lo acerqué a la nariz lentamente y con mucha precaución le di un par de olfateadas.
“¡Qué chido! —exclamé gustoso—. Huele a puro alcoholito. Así deberían de hacer todas las medicinas. Tendríamos un mundo sin guerras, por lo menos sin guerras entre madres e hijos, porque con eso de “¡Tomate tu medicina!” “¡No, mamá, no quiero! ¡Sabe muy feo!” “¡Me importa un churro a qué te sepa, te la tomas o te la tomas!”, y luego agarra al pobre escuincle y le enjareta toda la botella. Pobres de nuestros niños.


En cambio si la medicina fuera como ésta… —reflexioné un poco—. No, creo que de cualquier manera seguirían los enfrentamientos, pero ésta vez al revés: “¡Qué onda, mi mamashita! Hic, ya me toca mi medishina ¿verda’?” “No, hijo, ya no tienes almorranas, ya no es necesario que tomes más” “Peros’que me duele la uña del dedo gordo del pie deresho. Nomás deme unos traguitos y ya‘stuvo.” “No, mijo, entiende que ya no te voy a dar” “Me sheva la shin… ¡Le’stoy dishiendo que me dé másh! ¡Qué me siento que me voy a morir!” “¡Se muere madres, pinche escuincle neurótico! ¡Ahora se me va a su cuarto a que se le baje el efecto de la dosis de la mañana!”  Y después le da un sopapo. Ni modo, así es la vida.”

Llegando a este punto yo ya me atendía en el hospital con el nefrólogo quien me daba medicina para mantenerme estable; me atendía con la zahorí para tratar de que se regeneraran mis riñones, y comencé a tomar la homeopatía hecha con mi orina para tratar de equilibrar el buen funcionamiento de mis órganos. Estaba probando con tres diferentes opciones… y aún faltaban más.

https://www.facebook.com/pages/Una-esperanza-de-vida/140564576022832

CAPÍTULO 10 - "Una esperanza de vida" 10

Ana Hidalgo

domingo, 28 de agosto de 2011

Mascarillas cítricas, para salvar la piel de los rigores del verano



Una vez más el calor y el sol del verano nos recuerdan la importancia de cuidar nuestra piel, no sólo por estética, sino también por salud. Al margen de los productos elaborados y de venta en tiendas, siempre podemos crear nuestra propia mascarilla en casa.

Hay muchas posibilidades. No hace muchos días, coincidiendo con la crisis de los pepinos, te contamos cómo hacer una mascarilla de pepino. En este caso te hablamos de cítricos, de las mascarillas que podemos preparar con limón, lima, naranja, mandarina o pomelo.
Entre las bondades de los cítricos está su capacidad antioxidante, que podrá ayudar a retrasar los efectos del envejecimiento prematuro y mejorar la apariencia de nuestra piel.

Cinco mascarillas de cítricos

Contra la grasa de la piel
Esta mascarilla te servirá para combatir la grasa del rostro. Mezcla un yogur natural con tres cucharadas de limón con pulpa. Una vez hecho, extiende la mezcla por tu rostro. Hazlo con movimientos circulares y suaves. Déjala reposar sobre tu piel y que actúe durante unos 20 minutos. Finalmente, enjuaga la cara con agua.

Para una piel limpia
Mezcla una cucharada de polvo para hornear con una cucharada del zumo de un cítrico. Aplica sobre el rostro recién lavado. Deja que haga su efecto (aunque a principio puedas notar picor) durante unos 15 o 20 minutos. Enjuaga con agua fría.

Piel nutrida
Mezcla dos cucharadas soperas de miel con el zumo de medio cítrico (puedes valerte de una naranja, un limón o un pomelo). La masa resultante, aplícala sobre el rostro. Deja que actúe unos 15 minutos. Para limpiar tu piel bastará con retirarla con agua fresca.

Otra posibilidad para la piel grasa
Mezcla una cucharada de yogur natural con una cucharada de zumo de limón, otra de zumo de naranja y una cuarta de zumo de zanahoria. Cuando tengas una crema compacta aplícala sobre tu rostro.
  
Revitalizar tu piel
Mezcla el zumo de media naranja, con una cucharada de limón y una clara de huevo batida. Aplícala sobre la piel y deja que actúe 10 minutos. Aclárate con agua y a continuación sécate la cara con cuidado con una toalla de algodón.

 
Fuente: 20 minutos.es



Ana Hidalgo

viernes, 26 de agosto de 2011

La puesta a punto después de las vacaciones


Ahora que la mayoría de personas están terminando, o han terminado, su periodo vacacional, se encuentran, a su regreso, con que han ganado algo de peso, tienen la piel deshidratada, el pelo áspero y sin brillo, y con baja forma física.

Es en estos días cuando se plantean nuevos própositos y nuevas actividades: apuntarse a un gimnasio, hacer dieta, aprender algún idioma etc...

No es aconsejable empezar todo de golpe y a pleno rendimiento, sino que lo ideal es comenzar fomentando los buenos hábitos. 

En vez de hacer una dieta estricta, con la cual al cabo de unos días o unas semanas terminarás por aburrirte y cansarte, es preferible y más sano comer de todo pero en menor cantidad. Usa un plato pequeño para la comida en vez de uno normal o grande. Con ello conseguirás un efecto óptico y engañarás al cerebro que pensará que hay una gran ración de comida. Tampoco lleves la fuente de la comida a la mesa, porque tendrás la tentación de repetir. Pon en el plato lo que te vayas a comer.
Poco a poco te irás acostumbrando a no ingerir más calorías de las que necesitas.

Otro punto importante es el ejercicio. Si no sueles hacer ejercicio o deporte durante todo el año, en vez de apuntarte a un gimnasio para machacarte el primer y el segundo día, con el resultado de que al tercero no acudirás por estar "hecho polvo", comienza con incrementar poco a poco tu actividad física diaria: evita coger el coche cuando puedas, si vas en bus bajate una parada antes y recorre el camino andando hasta llegar a tu destino,  sube las escaleras en lugar del ascensor.... y baila. Algo tan sencillo y tan divertido como bailar es un ejercicio aeróbico excelente.

En cuanto a la piel y el cabello es necesario reparar los estragos que han sufrido con el sol. La prioridad es hidratar convenientemente la piel. Una vez a la semana o cada quince días, depende del tipo de piel, utilizaremos una exfoliante para eliminar las células descamadas en la superficie de la piel. Con un poco de constancia volverás a tener la piel en buen estado de hidratación.

El cabello necesita también que lo cuidemos y tratemos, pues la exposición al sol, el mar y el cloro lo sensibiliza y lo vuelve seco, frágil y quebradizo. Lávalo con champú reparador e hidratante y aplica una máscarilla que hidrate y revitalice una o dos veces por semana. La dejas actuar unos minutos bajo una toalla caliente: el calor aumenta la eficacia del producto.

Y...feliz vuelta a la rutina !!


Ana Hidalgo

jueves, 25 de agosto de 2011

Lo que necesitas saber para mantener en buen estado una fístula


Interesante información sobre la fístula arteriovenosa para hemodiálisis:

                        


                        FÍSTULA ARTERIOVENOSA



Ana Hidalgo

"Una esperanza de vida" de Ramón L. Morales. CAPITULO 8

Cierto día me encontraba trabajando normalmente mientras escuchaba la radio en una estación donde suelen pasar programas de información, ya sea general, de noticias o de entretenimiento, cuando escuché algunas palabras que llamaron fuertemente mi atención.
Dejé lo que estaba haciendo para colocarme a un lado del aparato receptor para así no perder detalle de lo que se decía.

Las personas que hablaban desde cabina eran tres o cuatro comentaristas y la invitada, quien era especialista en un tratamiento alternativo llamado organoterapia, el cual consistía en hacer que los órganos del cuerpo, cualquiera de ellos, que estuvieran atrofiados se regeneraran y recuperaran su función normal por medio de ésta técnica. La mujer comentaba que este tratamiento tenía sus bases en la homeopatía debido a que el proceso con el que se realiza el medicamento es básicamente igual.

—Para lograr esta medicina lo que se hace es —aclaró la especialista—, básicamente, criar un ganado vacuno de forma especial, completamente natural y sin ningún tipo de químico, para de ese animal tomar el órgano similar y después pulverizarlo para diluirlo varias veces hasta que quede preparado para ser ingerido y haga la labor para la que fue creado.
— ¿Es decir que si yo padezco del hígado, el órgano a preparar es un hígado de una res? —Preguntó un comentarista.
—Así es, y lo mismo se hace con todos los demás órganos.
—Digamos que yo padezco de la vista —cuestionó otro de los comentaristas— ¿en ese caso lo que me tengo que tomar es esa disolución hecha con el globo ocular de una vaca?
—Sí. Suena un poco gracioso, pero así es.
— ¿Y cuánto cuesta este tratamiento y cuánto tiempo tiene que tomarlo alguien enfermo para que pueda ver resultados favorables?
—El precio varía un poco dependiendo del tratamiento a seguir y del tiempo que necesite el mismo. La organoterapia es lenta en su acción, pero los resultados son excelentes.


Mientras escuchaba el reportaje se me vinieron varias preguntas a la mente, por lo que agucé oído mientras anotaba mis interrogantes en una hoja para mandarlas por fax al programa, para ver si era posible que le dieran respuesta a mis diferentes inquietudes. Poco tiempo después, mis preguntas fueron expuestas a la mujer.

—Pasamos ahora a algunas preguntas que nos hacen los radioescuchas —anunció el locutor de manera clara y pausada—: nos piden que le preguntemos a nuestra invitada lo siguiente: ¿La organoterapia sirve para casos de insuficiencia renal? ¿Es posible que, realizando la organoterapia, se pueda evitar el trasplante renal? ¿Cuál es el costo del tratamiento? ¿Cuánto tiempo dura el tratamiento?
—Bueno —contestó la invitada—, he tenido casos de gente ya dializada que, haciendo la organoterapia, incluso se les ha retirado la diálisis, por lo que han evitado una operación más grande como lo sería un trasplante renal. El costo del tratamiento influye directamente en el tiempo del mismo, si se es constante es muy probable que en algunos meses pueda obtener resultados positivos.
— ¿No hay un tiempo determinado para ver la mejoría? —Cuestionó uno de los comentaristas.
—La mejoría puede observarse en unas semanas o en algunos meses, depende mucho del avance de la enfermedad.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Campaña para el uso responsable de los antibióticos

  SIN TU AYUDA , LOS ANTIBIÓTICOS PUEDEN PERDER SU EFICACIA
                         
Pincha aqui  para acceder


Ana Hidalgo

Tipos de rechazo de órganos y factores que influyen en él. La compatiblidad.





Tipos de rechazo  
Dependiendo de la velocidad con la que se produzca, se distinguen 4 tipos de rechazo:
El rechazo hiperagudo, que se produce sólo horas o incluso minutos después de realizado el injerto, y el rechazo acelerado que se manifiesta durante los primeros días postrasplante se producen, en la mayoría de los casos, por la presencia de anticuerpos preexistentes en el suero del receptor frente a las moléculas HLA del donante. El rechazo agudo, es aquel que se produce en el primer mes postrasplante. No se conoce el mecanismo exacto por el que se produce un rechazo agudo, pero los hallazgos histológicos y la respuesta a la terapia inmunosupresora indican que en él intervienen  tanto la inmunidad específica (humoral y celular) como otros mecanismos no específicos (respuesta inflamatoria con estimulación de polimorfonucleares, plaquetas y macrófagos, etc.). Por último, el rechazo crónico, se produce meses o años después del trasplante y su etiología no se conoce con exactitud.
Debemos aclarar que este esquema es sobre todo válido en el caso del trasplante renal, que al ser el mas extendido, sirve de modelo general para el resto de los injertos. 


Factores que influyen en el rechazo de órganos  
Nos hemos referido ya a que el éxito o el fracaso de un determinado trasplante, depende en gran medida de la relación genética existente entre donante y receptor. Pues bien, cada especie animal posee un conjunto de genes denominado genéricamente Complejo Mayor de Histocompatibilidad (MHC), y en el caso de los humanos sistema HLA (del inglés Human Leukocyte Antigens), que codifica para una serie de moléculas presentes en la superficie de las células, que son las que determinan en gran parte el grado de compatibilidad o incompatibilidad en el trasplante de órganos. Es evidente que la función fisiológica de estas moléculas no es el rechazo de órganos o tejidos, pero el conocimiento que se tiene en la actualidad de ellas, proviene en gran medida de la influencia que ejercen en la inmunología del trasplante.
La presencia en los órganos injertados de moléculas HLA distintas a las del receptor (situación de incompatibilidad HLA) provoca en éste el desarrollo de anticuerpos y células T citotóxicas dirigidas frente a dichas moléculas, lo que conduce al rechazo de dicho órgano. Por el contrario, si las moléculas HLA presentes en el órgano injertado son iguales a las del receptor (situación de compatibilidad HLA), se reduce en gran medida la incidencia y la severidad del rechazo, aumentando por tanto la supervivencia del injerto.
En la prevención del rechazo (y de la GVHD en su caso) se puede actuar a diferentes niveles. Antes del trasplante, buscando la máxima compatibilidad posible entre el donante y el receptor y asegurándose de que, en todo caso, el receptor no tiene anticuerpos preformados contra los antígenos HLA del donante; y después del trasplante con el uso de una terapia inmunosupresora adecuada a cada caso.

lunes, 22 de agosto de 2011

"Quisiera ser un niño al fin y al cabo" de José Luis Sevillano Calero


Palabras inspiradas en una conversación que mantuve con una madre coraje, por la enfermedad de su hijo. El niño espera un trasplante hepático para poder recuperar su infancia robada, y en esa charla me comentaba su madre, que él soñaba con recuperar la salud para poder jugar al futbol. En el poema, nuestro chiquillo sueña con seguir en la lucha contra la enfermedad a través de diversos oficios. Un saludo. José Luis.
QUISIERA SER UN NIÑO AL FIN Y AL CABO

Soñando regreso a mi casa sumando victorias.
A mi futuro le arrancan las horas.
 No siempre los planes salen como uno sueña.
¡Dulces sueños! ¡Eternos sueños!

Quisiera ser trovador de historias de amor,
dibujante de horizontes, médico de flores.
Quisiera ser sembrador de vida,
buscador de tesoros de ternura, revolucionario de alegría.
Quisiera ser niño al fin al cabo.

Quisiera ser arquitecto de esperanzas,
pescador de estrellas, cantante de nanas.
Quisiera ser cazador de arco iris,
navegante en la luna, gladiador de optimismo, Quijote de aventuras.
Quisiera ser niño al fin al cabo.

Llueve mientras sueño,
quizá cuando despierte
haya salido el sol.

Quisiera ser niño al fin al cabo.
¡Dulces sueños! ¡Eternos sueños!

José Luis Sevillano Calero.
(Dedicado a todos aquellos niños que luchan por recuperar su infancia robada por la enfermedad).



Ana Hidalgo

"Una esperanza de vida" de Ramón L. Morales. CAPITULO 7


Vela apagada. ©Hermel Orozco. -Su uso es puramente ilustrativo.
Prácticamente al día siguiente de la consulta con el doctor, y después de una larga plática con mi familia acerca de lo que se tendría que hacer, opté por buscar alguna alternativa no tan drástica como el trasplante.

La mejor solución que se me vino a la mente fue el recetarme con homeopatía, para lo cual fui a consulta con una doctora que se dedicaba a dicha profesión.
“Anda mal ese doctor —me convencía a mí mismo durante el camino—, ¿cómo voy a estar enfermo si me siento bien? Y dice que necesito trasplante —hice una mueca de desprecio—, pa’ mí que andaba borracho. Ni siquiera me checó un poco más a fondo y ya quiere partirme en dos y manosearme las tripas. No debió de haber estudiado para doctor, su verdadera profesión está en un rastro.”


La ignorancia y el miedo se unieron para desquiciar mi pobre mente, haciéndome creer que lo que tenía no era tan grave, y mucho menos algo que necesitara operación.
Al llegar con la doctora, y ya después de esperar por mi turno de consulta, le expliqué mi situación y el por qué de mi visita con ella. Después de escucharme, suspiró hondamente antes de darme su opinión.

—Mira —me dijo—, lo importante aquí es tratar de que tus riñones se fortalezcan con la esperanza de que no llegues a necesitar el trasplante, pero una cosa sí es muy importante: —me miró fijamente y recalcó sus palabras despacio— no dejes tus citas ni tus medicamentos con el doctor, ya que tu enfermedad sí es seria, muy seria, y no la debes de tomar a la ligera.
Después de unos minutos más, ella me dio un frasquito con el medicamento que serviría para reforzar mis riñones pero no para curarlos. La meta era tratar de mejorar su función.

Durante algún tiempo me dediqué a seguir con mis citas con el nefrólogo, donde se me recetaban distintos medicamentos para ayudarme a controlar la presión, que es una consecuencia de la IRC, y forzar un poco la función de mis órganos dañados, es decir, ayudar a provocarme el orinar, ya que incluso hay gente que deja de hacerlo por lo avanzado del daño, todo esto mientras me mandaba a hacer exámenes de sangre y algunas radiografías, conforme lo indicaba el protocolo de trasplante.

Al tiempo que seguía las instrucciones del doctor, continuaba viendo a la homeópata con la esperanza de que mis riñones volvieran a hacer su trabajo de manera normal.
“¡Ándenle, par de flojos —me regañaba al tiempo que me acariciaba la espalda en ambos lados arriba de la cintura—, a trabajar! ¡Ya estuvo bueno de echar la hueva!”
En mi trabajo nada había cambiado: yo seguía haciendo mis labores normalmente, esforzándome por no mostrar debilidad.

En lo único que había cambiado era en mis hábitos: ya no fumaba el cigarro habitual en algún momento de descanso y sustituí los refrescos por agua o jugos, siguiendo la recomendación del médico la cual, por cierto, no me pareció muy bien en la forma en la que me la hizo.

Fue en la consulta cuando mi mamá y mi esposa me acompañaron. El doctor me preguntó que si fumaba y, sintiendo que las orejas se me encendían por haberme cuestionado tal cosa frente a mi madre (estoy seguro que ella ya sabía que yo fumaba, pero aun así me dio mucha pena), le contesté que sí lo hacía.
— ¿Cuántos cigarros fumas al día? ¿Tres, cuatro o más?
—Normalmente uno o dos —contesté aún incomodo por la situación.
—Pues ya no debes de fumar y debes de cuidar tu dieta: cero refrescos, cero bebidas alcohólicas, poca carne roja, poca grasa, no comidas irritantes. Debemos controlar la ingesta de líquido, proteína, sodio, potasio y fósforo. Déjame ver tus tobillos.
“Ya vamos a empezar con insinuaciones” —pensé al tiempo que hacía lo que me pedía.

Después de revisarme, presionándome la parte descubierta y observando que no tenía hinchazón, volvió a su lugar.
—Al parecer no hay retención de líquidos, pero debemos cuidar los puntos antes mencionados con el fin de retardar la progresión de la enfermedad. ¿Cómo andas de apetito?
—Bien —dije a la ligera.
—Eso ya es ganancia. Es muy común que los pacientes que comparten tu enfermedad rechacen la comida.
—Doctor, ¿es bueno que él beba mucha agua? —Preguntó mi mamá.
—Todos los líquidos se deben de controlar para evitar la retención de los mismos, ya que éstos provocan aumento en la presión sanguínea, por eso también es muy importante el manejo que se le da al sodio: se debe cocinar con poca sal y —dirigiéndose muy enfático hacia mí— no se le debe agregar a los platillos ya preparados.
Afortunadamente nunca he sido una persona que disfrute mucho de este condimento. Lo que me pesó más es el dejar de tomar refresco, bebidas alcohólicas y dejar de fumar, aunque no fue algo muy difícil ya que nunca fui muy dependiente de la nicotina ni de “echarme algunos tragos” aunque, siendo sinceros, añoro estas costumbres.

En fin, traté de no modificar mucho mis hábitos, al menos no más de lo estrictamente indicado, y no pensar demasiado en mi padecimiento para no hacerme más daño mentalmente, pero a pesar de esto, siempre estaba atento a lo que sucedía alrededor mío con referencia a algo que pudiera ayudarme en la situación en la que me encontraba, hasta que un día, como por arte de magia, escuché algo que pareció traer luz en mi noche más oscura.
¡La esperanza volvió a asentarse en mí! Pero en muy poco tiempo, la luz se apagaría con el ligero soplo de un viento gélido.

https://www.facebook.com/pages/Una-esperanza-de-vida/140564576022832

CAPÍTULO 8- "Una esperanza de vida" 8


Ana Hidalgo

sábado, 20 de agosto de 2011

Prurito del paciente en hemodiálisis




INTRODUCCIÓN
El prurito o picor es una sensación desagradable que produce el deseo de rascarse. Es un síntoma preocupante que además de causar molestias, pone en peligro la eficacia de la piel como barrera de protección. Debido a la naturaleza subjetiva de este desorden, a la ausencia de una definición precisa y a la falta de modelos animales, el prurito es una condición que no ha sido debidamente investigada. El prurito puede ser considerado como una forma leve de dolor ya que en las zonas cutáneas de hipoalgesia un estímulo normalmente doloroso sólo provoca prurito. Por el contrario, las zonas cutáneas analgésicas no son pruriginosas (por ejemplo en la lepra), en la analgesia congénita no hay prurito y en las heridas, una vez iniciada la cicatrización, el dolor se transforma en prurito.

MECANISMO DEL PRURITO
Se han hipotetizado mecanismos a partir de estudios sobre el dolor, ya que el dolor y el prurito comparten algunos mecanismos moleculares y neurofisiológicos. Tanto el dolor como el prurito son el resultado de la activación de los terminales nerviosos en la epidermis de toda la red nerviosa. Esta activación puede ser el resultado de una estimulación interna o externa de origen químico, mecánico, eléctrico o térmico. La estimulación de los terminales nerviosos cutáneos está mediada por una serie de sustancias como la histamina, los péptidos vasoactivos, las encefalinas, las takininas y las prostaglandinas. Se cree que algunos factores no anatómicos (como el estrés o la presencia de otras sensaciones) determina la presencia de picores en diferentes regiones del cuerpo.

La sensación del picor es transmitida por los mismos nervios por los que viajan los estímulos dolorosos (es decir, desde los terminales nerviosos de la piel, hasta los cuernos dorsales de la médula espinal, ascendiendo por el tracto espinotalámico hasta llegar a los núcleos laminares del tálamo contralateral). A la percepción del picor sigue la respuesta motora del rascado, respuesta que es modulada por el centro córtico-talámico y que es un reflejo espinal. Después del rascado, se consigue un alivio que puede durar entre 15 y 25 minutos. Aunque se desconoce el mecanismo por el cual el rascado alivia el prurito, se cree que el primero genera unos impulsos sensorales que rompen los circuitos en las áreas de la médula espinal. Sin embargo, el rascado puede aumentar la sensación de prurito, creando un círculo vicioso picor-rascado-picor. Los estímulos físicos pueden disminuir el picor y, un pinchazo en el mismo dermatoma que controla un área pruriginosa elimina la sensación de picor, sustituyendo esta sensación por dolor. Se piensa que esto se debe a una modulación espinal de los estímulos aferentes (teoría de la compuerta) y que algunos mecanismos centrales juegan un papel en el alivio de los picores.

La patogénesis del prurito asociado a algunas condiciones patológicas ha sido objeto de varias hipótesis. Las enfermedades biliares, hepáticas, renales y malignas pueden producir prurito al introducir en la circulación sustancias tóxicas.

El prurito urémico (PU), es uno de los síntomas más frecuentes en los pacientes con Insuficiencia Renal Crónica ( IRC ). De todos los síntomas que padecen los enfermos de diálisis, el prurito lo padecen según estadísticas entre un 20 y un 85% en algún momento de la enfermedad, afectando a su calidad de vida, este se intensifica cuando el paciente comienza a recibir tratamiento de hemodiálisis La presentación del PU suele ser lo normal de manera generalizada, pero hay pacientes que solo lo sufren en la cara, dorso o miembros.
A nivel anatómico, podemos resumir los factores favorecedores del Prurito Urémico.

1.- Atrofia de las glándulas sebáceas dérmicas 2.- Neuropatía sensitiva. 3.- Hiperparatiroidismo. Deposito de Ca y P en la piel y sistema nervioso.

viernes, 19 de agosto de 2011

Bailando en Rosa - Unidad de Mama, Cádiz

 La Unidad de Mama del Hospital Universitario de Puerta del Mar ha realizado este video para mandar un mensaje de optimismo a todas las personas que han pasado o estan pasando un mal momento, como dicen ellos: con todo su respeto y todo su cariño.

                       


Ana Hidalgo

Humor gráfico: Donación



Ana Hidalgo

Vida más larga "in corpore sano"


Un cuarto de hora es suficiente para vivir más tiempo. | Jaime Villanueva

¿Quién no ha abandonado alguna vez el chándal para dejarse caer entre los mullidos brazos del sofá? Si usted es de aquellos que 'no tienen tiempo' para practicar ejercicio o prefiere el tópico de 'estoy agotado tras el trabajo', quizá el último estudio publicado en 'The Lancet' le haga cambiar de opinión.

Y es que según una investigación realizada por el Instituto Nacional de Investigación de la Salud de Taiwán, practicar tan sólo 15 minutos al día de ejercicio ayuda a reducir el riesgo de mortalidad en un 14% o, lo que es lo mismo pero medido en otros parámetros, alargar la expectativa de vida en tres años.

Hasta ahora, la cantidad recomendable de ejercicio según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y diversas instituciones médicas situaba en media hora el tiempo mínimo para que nuestro cuerpo notara los beneficios del ejercicio; así con una caminata un poco rápida o algo de bicicleta se podía cumplir las expectativas.

Pero para aquellos que no pueden o no tienen entre sus aficiones al deporte pueden darse una nueva oportunidad.... en tan sólo un cuarto de hora. "Queríamos saber si periodos de ejercicio más cortos conseguían producir algún tipo de mejora en los que lo practicaban y, por lo que hemos comprobado, los resultados son muy positivos", explica el doctor que lidera este estudio, Chi-Pang Wen.

Para este estudio se siguió la progresión durante un promedio de ocho años (de 1996 a 2008) de algo más de 400.000 taiwaneses de más de 20 años, dividiendo a estos participantes en cinco grupos según su estilo de vida: desde los sedentarios hasta aquellos que realizaban deporte con una intensidad muy alta. El resultado no se hizo esperar. Incluso en aquellos que afirmaban tener una 'actividad baja' -unos 92 minutos de ejercicio a la semana, lo que equivale a algo menos de un cuarto de hora al día-, mostraban una reducción del riesgo de mortalidad de un 14% en comparación con aquellos que no practicaban nada de ejercicio. A ello se le añadía la constante de que si se sumaban 15 minutos más de ejercicio, ese riesgo se reducía un 4% más.

Ventajas en varias enfermedades

"Estos datos no han variado dependiendo del sexo o la edad de los pacientes", comenta el doctor Wen, "como tampoco han alterado el resultado dependiendo de si el participante sufría alguna enfermedad cardiovascular que, en principio, le limitase la práctica de ejercicio. Es más, estos datos constatan que al ser poco tiempo pueden llevarlo a cabo y mejorar su esperanza de vida", comenta este especialista.

Pero hay más. "Descubrimos que el ejercicio también aporta beneficios en aquellas patologías que no están directamente relacionadas con el sedentarismo", explica el doctor Jackson Pui Man Wai, de la Universidad del Deporte de Taiwan.

Así, y según esta investigación, el riesgo de mortalidad por cualquier cáncer es de un 10% menos en aquellos cuya intensidad en el ejercicio era baja en comparación con los que nunca lo hacían.

"Esperamos que si la gente sabe que con tan sólo 15 minutos de ejercicio se reduce sustancialmente el riesgo de morir se anime a muchas más personas a abandonar la vida sedentaria e incorporar una pequeña cantidad de actividad física por muy ajetreadas que sean sus vidas", señalan los doctores canadienses Anil Nigam y Martin Juneau, del Instituto del Corazón de Montreal.

Fuente:  elmundo.es Salud


Ana Hidalgo

jueves, 18 de agosto de 2011

"Una esperanza de vida" de Ramón L. Morales. CAPITULO 6

Imagen encontrada en Internet. ©Sus respectivos dueños.
Su uso es puramente ilustrativo.
Siempre traté de negar mi enfermedad, de convencerme de que no existía, de pensar que eso no me podía suceder a mí, de que todo era mentira: mis resultados en los exámenes, mis visitas con los doctores y sus diagnósticos. A pesar de esto, continué con los estudios.
Mi esposa me llegó a acompañar varias veces a mis consultas, nuestro hijo se quedaba encargado, la mayoría de las veces, con mi suegra o con mi mamá.
Cuando asistí a hacerme el ecosonograma, mi esposa me acompañó.
Al nombrarme, entré al consultorio. Dentro había una enfermera encargándose de los controles del aparato mientras un muchacho, no sé si doctor o enfermero, me pedía que me quitara la playera y que me recostara boca abajo. Al terminar de obedecerlo, él me colocó un gel en la zona renal y comenzó con su trabajo. Durante todo el tiempo no dejó de platicarme amenamente a la vez que me preguntaba mis datos personales para que la chica los introdujera a la computadora.
— ¿Y cómo te sientes?
—Bien, sólo un poco cansado. ¿Es malo lo que tengo? —Insistía en mi creencia de que algo en los estudios había salido mal y que mi condición no era grave.
—Sí, pero no estés pensando en eso todo el día, estás joven y ya verás que vas a salir adelante.
— ¿Qué es lo que indican mis estudios? —Pregunté mientras me quitaba los residuos del gel con pañuelos desechables y me ponía otra vez la camisa. Después de meditarlo por unos segundos, me dio su respuesta.
—Tus riñones están algo pequeños para tu peso y estatura, pero échale ganas y no dejes tus citas ni tus exámenes —él sonrió amablemente y me palmeó la espalda—. ¡Ánimo!
“¿Ánimo? ¿Por qué me dicen eso? Sólo te dan ánimos de esa manera cuando las cosas están mal… o van a empeorar.”
El día de la siguiente cita, ya en el consultorio, el médico revisó mis exámenes y después de unos segundos habló como si no pasara nada:
—Pues bien, —señaló las hojas con los resultados de mi ecosonograma— aquí se nos confirma que tu enfermedad es IRC y que tenemos que trasplantarte.
Al escuchar sus palabras, las cuales parecían no haber penetrado en mi cerebro, me quedé muy confundido.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Electromiograma y Síndrome del Tunel Carpiano



Debido a que llevo algún tiempo que el dedo meñique de la mano izquierda se me queda dormido, acudí al médico de cabecera el cual me derivó al neurofisiólogo para realizarme una prueba.
Hoy me han realizado un electromiograma y me han confirmado lo que yo me imaginaba, síndrome del tunel carpiano a nivel de la muñeca. Es algo leve, por lo que no me han indicado nada para ello, salvo visita con mi médico de cabecera y repetir el electromiograma dentro de un año.

Para el que no lo sepa, un electromiograma o electromiografía es un examen que verifica la salud de los músculos y los nervios que controlan los músculos.
El síndrome del tunel carpiano es la presión sobre el nervio mediano, el nervio de la muñeca que proporciona sensibilidad y movimiento a partes de la mano. Esto puedo ocasionar entumecimiento, hormigueo, debilidad o daño muscular en la mano y en los dedos.

Según he podido comprobar esta afección es muy común, hasta los médicos me han confesado que ellos mismos lo padecian.

Sobre todo es muy común en personas que ejecutan movimientos repetitivos de la mano y de la muñeca. Lo más normal.....teclear en el ordenador.
Otras causas : coser, conducir, pintar, escribir, tocar algunos instrumentos musicales etc.


La afección ocurre con frecuencia en personas de 30 a 60 años y es más corriente en las mujeres que en los hombres.

En la prueba, he tenido "la grandisima suerte" de toparme con un grupito de médicos residentes y con sus adjuntos. Así que me ha tocado el premio gordo de hacer de cobaya.

En primer lugar he recibido una sesión de descargas de una médico residente que parecía no estar muy segura de lo que estaba realizando. Yo la tranquilizaba diciendo: "tranquila, no pasa nada", a la vez que saltaba de la camilla debido a las descargas.

Se ve que los números en el ordenador no le cuadraban muy bien, y se han acercado los otros médicos y han estado hablando como si se tratara de una clase..... en ese momento, me he sentido más cobaya que nunca.

Luego,el médico que hablaba, me ha vuelto a conectar los electrodos para demostrar como se realizaba y vuelta a las descargas.

En fin, que yo parecía un enchufe para conectarme y desconectarme.
Pero tampoco ha sido tan malo como pensaba. Ahora ya estoy tranquila.



Ana Hidalgo

martes, 16 de agosto de 2011

Los peligros de la carne...roja


Muestra de varios trozos de carne roja. | El Mundo
Son una de las principales fuentes naturales de hierro, nos aportan diferentes proteínas, vitaminas... y además ¿a quién no le apetece de vez en cuando tomarse un rico chuletón? Pues como todo en la vida, la 'tentación roja', ya sea en la forma de un bistec o en las clásicas salchichas, también cuenta con su parte negativa si cometemos excesos.

Así se afirma en el número de agosto de la revista 'American Journal of Clinical Nutrition', que publica los resultados más amplios que hay sobre este tema. En este informe, los investigadores de Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard (EEUU) recopilaron diferentes análisis sobre los efectos de este tipo de carne en la salud y actualizaron esos datos con cuestionarios sobre los hábitos alimenticios de miles de personas. Con este proceso, analizaron los resultados de más de 400.000 personas de las que cerca de 30.000 desarrollaron una diabetes tipo 2 en los 20 años que abarca este estudio.

Tras ajustar a los pacientes en diferentes parámetros que abarcaban la edad, el índice de masa corporal, los estilos de vida y los hábitos dietéticos descubrieron que era esta última la clave para sus pesquisas. "Tras organizar los resultados descubrimos que tomar diariamente unos 100 gramos de carne roja no procesada -lo que equivaldría al peso de una baraja de cartas- aumentaba en un 19% el riesgo de sufrir este tipo de diabetes", asegura Frank Hu, autor principal del estudio y profesor de nutrición en Harvard. "Sin embargo, los principales daños los encontramos asociados a la carne procesada -como los famosos hot dogs-, pues su riesgo pasa a un 51% con sólo ingerir 50 gramos", añade este especialista.

¿Y qué pasa con el jamón ibérico?
"Estos resultados vuelven a incidir en la importancia de seguir una dieta mediterránea y variada en la que no predomine el exceso de ningún tipo de alimento y, por supuesto, que no se abuse de la carne", explica el director del grupo de nutrición del CiberOBN y médico del Hospital Clínico de Barcelona, Ramón Estruch. "Actualmente se están haciendo investigaciones en las que se comparan los beneficios de una dieta sin nada de grasas y una mediterránea, donde hay grasas vegetales y cárnicas, y es la segunda la que ha dado mejores resultados para la salud", añade este doctor.

Sin embargo, todos los especialistas inciden en la importancia de vigilar la cantidad que ingerimos. "Han salido muchos estudios que hablan mal de la carne roja procesada, y es normal porque a la hora de tratarlos consiguen que tengan más grasa y más sal. Esto lleva a que si se abusa de este tipo de alimentos se aumente el riesgo de padecer diabetes o, incluso, cáncer colorrectal", comenta el doctor Estruch.

Vistos los riesgos y las ventajas, cabe preguntarse si no es peligroso seguir disfrutando de las famosas lonchas de jamón serrano. "Para nada, además porque por su proceso casi se le llama el olivo con patas", añade este especialista. "Y con el resto de carnes sólo hay que buscar la moderación a la hora de comerlos, pues lo que no es sano no son determinados alimentos, sino nuestros patrones dietéticos".

Para este doctor, España predica poco con el ejemplo de su dieta más famosa "pues cada vez comemos más carne y menos pescado, fruta y lácteos, cuando lo ideal es comer dos o tres veces a la semana algo de carne, tanto roja como blanca -la de las aves- y después alimentos más variados".

Una variedad que también recalcan los investigadores estadounidenses en las conclusiones de su informe: "Aquellos que sustituyen una porción diaria de carne por una de frutos secos rebajan su riesgo de diabetes en un 21%, si lo hacen por lácteos, llegan a un 17% menos", explica el profesor Hu.

"Por otra parte no sólo hay que culpar a los alimentos del desarrollo de ciertas enfermedades", matiza el doctor Estruch, "en el caso de la diabetes no basta con comer poca carne, sino que también es importante no llevar una vida sedentaria y no fumar ni beber en exceso".

Fuente: elmundo.es Salud


Ana Hidalgo

lunes, 15 de agosto de 2011

"Una esperanza de vida" de Ramón L. Morales. CAPITULO 5


Imagen encontrada en Internet. ©Sus respectivos dueños. -
Su uso es puramente ilustrativo.
Nos presentamos en el hospital el día señalado en la hoja; me acompañaban mi esposa y mi mamá, quien había insistido en ir con nosotros. Dejé mi tarjetón en el control 1 y después fui a tomar asiento junto a mis acompañantes.

El lugar a donde entraríamos sería al consultorio 1, ubicado en la planta baja, justo a un lado de la farmacia. Nos sentamos frente a la misma. El lugar se iluminaba con luz artificial ya que no lucía ventanas, lo cual, aunado al color de la pintura y a lo bajo del techo, lo hace ver un poco triste y algo deprimente, esto aparte del hecho de ser un hospital.
Como algo que se convertiría en rutina, la enfermera salió del consultorio y me nombró. Acudí rápidamente, con intenciones de ver al doctor pero la mujer me detuvo: sólo me había llamado para pesarme, tomar mi presión y medir mi estatura. Hecho esto, volví a mi lugar.Más tarde, tiempo en el que varios pacientes entraron antes que yo, la enfermera volvió a llamarme, esta vez era para entrar a consulta.

Los cuartos son pequeños; después de que pasamos el primero, que es donde toman la presión y el peso, se pasa al lugar del médico. La habitación mide aproximadamente lo doble de la primera, tiene una ventana que da a la calle, una cama de auscultación, que hace las veces de asiento, un locker frente a la ventana, y el escritorio sobre el cual descansa la máquina de escribir donde el doctor, un hombre delgado, sin cabellera en la parte superior de la cabeza, con las arrugas propias de alguien de edad madura y con cara de no muy buen carácter, tecleaba una hoja que terminó y guardó en un expediente. Tomó el mío y sin decir palabras lo hojeó mientras me preguntaba el motivo de mi visita. Una vez más conté la historia desde el intento de transfusión de sangre hasta el punto en donde estábamos.

—Bien, antes de emitir cualquier diagnóstico te mandaré a hacer algunos exámenes para determinar tu condición.
Dicho esto, tomó unos papeles y los comenzó a llenar con mis datos e indicando los análisis a realizar, que en esta ocasión serían un estudio de sangre, donde también se incluía los análisis de creatinina y de urea, y de orina, donde se pedía los valores de proteinuria (pérdida de proteína a través de la orina). En otra hojita me mandó a hacer un ecosonograma renal. Los exámenes se solicitaron con la mayor brevedad y sin más que decir, salimos del consultorio con la esperanza de que todo saldría bien…
…esperanza que pronto quedaría en la cuerda floja.


https://www.facebook.com/pages/Una-esperanza-de-vida/140564576022832

CAPÍTULO 6- "Una esperanza de vida " 6


Ana Hidalgo

domingo, 14 de agosto de 2011

Domingo de relax


Hoy es un domingo tranquilo; de esos que te tumbas en el sofá y pones la tele, viendo película tras película (de esas que no paras de hacer zapping), y sin mover un sólo músculo. Digamos un día de relax.
No es que sea una cosa que suela hacer, pero de vez en cuando me gusta "apoltronarme" sin tener que pensar que tengo que arreglarme para ir a algún sitio.

Hace un calor sofocante en la calle, y yo con el aire acondicionado en casita y con un heladito, estoy en la gloria.

Además, estos días en los que me quedo en casa suelo aprovechar para cuidarme y para mimarme, para hacerme la manicura, la pedicura, las cejas etc...... Además aprovecho para masajearme las piernas y los pies, a conciencia, con una buena crema especial .Nunca debemos descuidar nuestro cuidado corporal y nuestro aspecto.

Disfrutar de un día para nosotras y entregarnos a conciencia a nuestro cuidado es una receta ideal si te sientes "oxidada" a causa de una agotadora semana de trabajo y en la cual no has tenido tiempo para dedicarte como debieras al cuidado de tu belleza.

Por eso es aconsejable elegir un día para no hacer nada que no sea dedicado al capricho de regenerarte, de concentrarte única y exclusivamente en tí misma.
Así que ya sabes, organiza un fin de semana para tí, desconecta interiormente de tus problemas y preocupaciones y conseguirás recargar las pilas y llenarte de energía positiva.

Entre los cuidados que suelo optar por realizarlos en fin de semana "casero" están, aparte de los mencionados arriba: peeling corporal, ducha caliente-fría sobre todo en las piernas, mascarillas faciales etc.

El baño es una cosa que no me atrae demasiado (prefiero la ducha), pero a las que os gusta daros un baño relajante podeis organizarlo de manera que resulte lo más relajante posible; creando una atmósfera ideal con velas aromáticas, música suave, productos perfumados para el agua del baño etc.

¡¡A relajarse !!

Ana Hidalgo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info