viernes, 22 de julio de 2011

La importancia de desayunar bien


Mi desayuno (a veces cambio algo, pero
más o menos es esto)
¿Os habéis parado a pensar alguna vez la importancia que tiene el desayunar bien ?. Siempre vamos con prisa y la mayoría ni siquiera se sienta para desayunar; con un simple café salen disparados a sus quehaceres diarios.
Luego, a mediodía, ocurre el bajón; los adultos en su trabajo no rinden como debieran y se cansan antes y los niños en el colegio no se concentran y prestan poca atención a las actividades.


Tenemos que recordar que a la hora que solemos desayunar, nuestro cuerpo lleva ya muchas horas en ayunas, con lo que los niveles de glucosa en sangre están muy bajos. Además, no desayunar puede hacer que una persona engorde, ya que cuando llega la hora de la comida se ingiere mucha más cantidad de la necesaria y muchas veces sin fijarnos en el tipo de alimento que comemos.

Siempre se pone la excusa de la falta de tiempo, pero si dejamos el desayuno medio preparado el día anterior, no supone más de diez minutos. Lo ideal sería levantarnos esos diez minutos antes de la cama, en vez de apurar la hora al máximo y salir corriendo al trabajo o al colegio.

Otra excusa es que no se siente hambre al levantarse. Es cuestión de acostumbrarse, iniciarse poco a poco, hacerlo diariamente y con el tiempo, el desayuno se convertirá en unos minutos agradables que nos prepararán para afrontar la jornada.

A mi siempre me ha gustado levantarme con un poco de tiempo para poder tomar un desayuno completo, que me de la suficiente energía para llegar a la comida sin estar muerta de hambre y desfallecida. Suelo tomar un zumo, un café con leche sin lactosa, y tostadas con aceite y fiambre, unos días y tostadas con queso fresco y membrillo otros.

Para empezar bien el día, hay que tomar un buen desayuno, y no sólo los adultos, sino que hay que educar a los niños para que lo adopten como una costumbre sana y agradable.

Un buen desayuno debe incluir fruta, lácteos, pan o cereales, y alguna proteína como el jamón o huevo. A media mañana, podemos tomar un tentempié ligero: una fruta, una tostada, una zanahoria cruda etc..

"Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo". Un refrán muy sensato... vamos a hacerle caso.


Ana Hidalgo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info