viernes, 1 de julio de 2011

Evitar problemas gastrointestinales en verano



En esta época son muy comunes los problemas gastrointestinales, sobre todo en personas trasplantadas. Debemos extremar las precauciones en verano de lo que comemos y dónde comemos, pues las intoxicaciones alimentarias son bastante frecuentes. Las altas temperaturas favorecen la proliferación de gérmenes, y hay establecimientos donde no siguen como debieran las estrictas normas de higiene. No debemos consumir nada de lo que tengamos duda que esté en buenas condiciones.

Las infecciones gastrointestinales pueden ser bacterianas ( E.coli, salmonellas ..) o víricas (enterovirus) y algunas, como la salmonella, se convierten en verdaderas amenazas para la salud cada verano. El calor y la humedad favorece el desarrollo de virus y bacterias, así como la formación de toxinas ya que los alimentos expuestos al aire actúan como caldos de cultivo.

La gastroenteritis se caracteriza por diarrea, náuseas, vómitos y dolores abdominales. Cuando los síntomas son severos puede provocar deshidratación, lo que resulta muy peligroso sobre todo para niños muy pequeños, ancianos y personas que llevamos un trasplante renal. En estos casos hay que estar muy atentos y si en unas horas no cesa, se debe acudir urgentemente al hospital.

Por eso es muy importante tener presente algunos consejos para evitar en lo posible el contagio:

  • No dejar ningún alimento cocinado fuera de la nevera, pues en verano en pocas horas puede descomponerse.
  • Hay que tener mucho cuidado con los huevos, y con las salsas preparadas con huevo crudo, como la mayonesa, pues hay riesgo de que contengan salmonela.
  • Lavarse muy bien las manos antes de ingerir o manipular alimentos.
  • Limpiar muy bien todos los utensilios de la cocina, y si usas una madera para cortar y trocear, no usarla después de cortar carne cruda para otro alimento sin haberla limpiado bien.
  • No romper la cadena del frío cuando compremos congelados y si por algún motivo vamos a tardar más en llegar a casa, usar una bolsa isotérmica.
  • Si vas de viaje a lugares exóticos, no beber agua que no sea embotellada, ni beber refrescos con hielo.
  • Cuando el calor aprieta, hay que comprobar el estado de los alimentos. El olor es una señal de que el alimento no está en buenas condiciones, así como la apariencia y el color. No comer o beber nada de lo que tengamos la más mínima duda de su estado.

Ana Hidalgo

4 comentarios:

  1. Un postínteresant y útil sobre todo con estas noticias que corren tan alarmentes. En toda mi vida he tenido probñemas de este tipo ni mis hijos. Pero ahora con tanta bacteria habrá que duplicar los cuidados.
    Un beso y buen finde

    ResponderEliminar
  2. La verdad que el verano es una época donde hay que extremar la higiene, pues la calor favorece la proliferación de gérmenes.
    Un fuerte beso y buen finde para ti también

    ResponderEliminar
  3. Estupenda información y que hay que tener siempre muy en cuenta, sobre todo en verano.
    La calor excesiva ya de por si da problemas a mucha gente con más predisposición a los que padecen alguna tipo de enfermedad.
    Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, maric, por tu comentario. Yo también espero que tengas un buen domingo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info