lunes, 11 de julio de 2011

Entrevista a Luz Nelly, que tuvo su hijo estando en diálisis


Luz con sus tres hijos
Luz Nelly, colombiana, comenzó con la enfermedad renal a la temprana edad de 14 años. Cuando tenía 19 años se quedó embarazada, y cuando quedaban 15 días para que naciera su hijo, tuvieron que provocarle el parto por sufrir una preeclampsia leve (complicación del embarazo que se asocia a hipertensión, hinchazón y grandes cantidades de proteínas en la orina). Los médicos le dijeron que sería díficil que volviera a quedar embarazada, así que no se cuidó demasiado, y al cabo de 6 años volvió a quedar embarazada. Esta vez fue un embarazo más complicado, pero llegó al final del embarazo, aunque el bebé nació muy pequeño, arrugadito y amarillo y lo tuvieron que colocar durante 8 días en una incubadora.
A partir de ahí comenzó la diálisis, y al cabo de un tiempo, volvió a quedar embarazada y tuvo su tercer hijo.
Luz Nelly en una sesión de diálisis
estando embarazada
 Pregunta- ¿Cómo te tomaste el quedar embarazada por tercera vez estando en diálisis?
Respuesta- Bueno siempre quise tener tres hijos, pero al estar enferma me había conformado. Al quedarme embarazada sentí una mezcla de sentimientos, una felicidad con temor, incertidumbre, ansiedad y miedo a lo desconocido.

P- ¿Cuánto tiempo llevabas en diálisis cuando quedastes en estado?
R- Llevaba casi 7 meses en hemodiálisis, me dializaban dos veces a la semana, mi tensión era baja y eliminaba líquidos.

P- ¿Qué opinaban los nefrólogos?
R- Recién empecé el tratamiento me decían que no podía quedar en estado, después de llevar más de 6 meses allí, pero ya embarazada, varios médicos me decían que no me ilusionara con el bebé, que no llegaría sino hasta el quinto mes de gestación, y me preguntaban que si yo quería, me desembarazarían legalmente a lo cual siempre dije que no. Sólo hubo un nefrólogo que me dijo que el haría todo lo humanamente posible para sacar adelante el embarazo y así fue.

P- ¿Y tu familia?
R- Mi familia siempre me apoyó en todas mis decisiones, aunque sé que también tenían miedo, por sus miradas.

P- ¿Cómo transcurrió tu embarazo?
R- Me dializaban 2 horas de lunes a sábado, solo descansaba los domingos. Me cuidaron mucho, ordenaban desayuno y almuerzo para mí, a la entrada y salida de diálisis y me dejaban comer en el tratamiento. Me daban muchas vitaminas en la diálisis y en la casa, tenia controles seguidos de nefrología y de gineco-obstetricia de alto riesgo. Eso sí, los primeros 3 meses de embarazo vomitaba toda la diálisis desde que me conectaban hasta el final,  lloré mucho, pero después fue un embarazo muy normal.
Hablar con la psicóloga me ayudó mucho porque yo no quería consentirlo, ni encariñarme, porque el médico decía que el bebé no llegaría ni al 5º mes de gestación, pero ella me dijo que le diera todo mi amor mientras estuviera embarazada y si se perdía, no me quedaba el dolor de no haberlo consentido, y así lo hice; cambió mi mentalidad y no dejé que nadie, ni los médicos, me dijeran nada malo de mi embarazo.
Cuando tenía ya 8 meses de embarazo me colocaron un medicamento para maduración pulmonar del bebé 2 veces.


P- ¿Tuviste miedo en algún momento ?
R- Muchas veces sentí miedo, no sabía que pasaría más adelante, y el miedo no era por mi vida sino por perder el bebé, no quería vivir una experiencia como esa que debe ser muy difícil.

P- ¿Que sentimientos tenías a medida que se acercaba la hora del parto?
R- Llegar al octavo mes de gestación me dio más tranquilidad, pues lo peor ya había pasado, ya podía nacer en cualquier momento y eso era lo que más deseaba.

P- Los pacientes en diálisis llevan una dieta muy estricta en cuanto al potasio y fósforo ¿Llevabas la misma alimentación estando embarazada ?
R- Claro que sí, aunque no tan estricta, dependía siempre de como salieran los exámenes del mes, pero como también me daban suplementos nutricionales eso me ayudó mucho.

P- ¿Cómo te cuidaban en diálisis ?
R- Con buena alimentación, suplementos, siempre estuvo una auxiliar a mi lado en el tratamiento pues me bajaba mucho la tensión, tenía un conductor para desplazarme al tratamiento, entrada y salida, muchos controles y exámenes y al bebé también. 

P-¿Fue parto natural o cesárea?
R- En mi caso fue cesárea, porque tenía problemas en mis huesos y dijeron que no resistiría un parto normal.

P- ¿Tu hijo nació sano?
R- Muy sano gracias a Dios. De los tres hijos que tengo, el que tuve estando en diálisis, es el más fuerte y es muy inteligente.

P- ¿Quieres decir algo más a las enfermas renales que estén pensando en tener un hijo?
R- Quiero decir que no hay cosas imposibles mientras estés con vida, que la última palabra siempre la da Dios, y que gracias a El primeramente y luego a los médicos, la ciencia avanza a grandes pasos, nunca se debe perder la fe ni la esperanza.

Yo- Muchas gracias por contestar a mis preguntas.
Luz- Gracias Ana por esta entrevista y espero sea de ayuda.

Ana Hidalgo

2 comentarios:

  1. Bueno en ese tiempo fue algo extraordinario, pero no se, he visto que como que ahora se ha vuelto común, ya ve visto muchos casos, ya no es tan complicado gracias a Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es bastante común en personas trasplantadas; aunque en diálisis no lo es tanto... pero de todos modos, la tuya fue una historia de valor y coraje.
      Un abrazo

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info