jueves, 26 de mayo de 2011

La dolencia que da la espalda al sexo


Los jóvenes con insuficiencia renal dejan a un lado las relaciones sexuales por los efectos que tiene en su salud: descenso del deseo, alteraciones de la menstruación, disfunción eréctil e, incluso, infertilidad
De las X que cada uno va despejando a lo largo de su vida sexual, la más difícil es la que aparece en plena adolescencia. Y si ésta ya se presenta complicada per se, más aún si se añade una dolencia crónica, como la insuficiencia renal. En estos casos la sexualidad parece quedar relegada a un segundo plano. Temor, ansiedad y falta de libido son algunos de los problemas a los que se enfrentan los jóvenes afectados.

Carmen es un claro ejemplo. Hoy, a sus 26 años, es sexualmente activa, pero durante un tiempo no fue así. «Hace ocho años me diagnosticaron la enfermedad. Estuve un año en diálisis y después llegó el trasplante. Cuando enfermé, la relación con mi pareja se rompió. Tenía 18 años y no aceptaba mi situación, y yo tampoco le podía pedir que siguiera conmigo en esas circunstancias». La joven añade que «con la diálisis no tienes ganas de sexo, porque estás más a otras cosas y terminas manteniendo relaciones sólo por tu pareja, no porque quieras realmente».

Y de este problema se habló precisamente esta semana en el IV Encuentro de Jóvenes con Enfermedad Renal, organizado por la Fundación Renal Alcer  y Alcer Córdoba. En la jornada distintas especialistas señalaron que las alteraciones hormonales influyen en esta disfunción sexual. En el caso de las mujeres, se produce una disminución de los niveles de testosterona, progesterona y estrona. Las consecuencias principales son las alteraciones de la menstruación, una menor lubricación vaginal, infertilidad por ausencia de ovulación y la disminución de la libido y del orgasmo.

En ellos, además, desciende la calidad del semen y existe posibilidad de infertilidad y de disfunción eréctil. Por no hablar de los medicamentos  (antidepresivos, ansiolíticos, antihistamínicos y antihipertensivos, sobre todo las  tiazidas y los beta bloqueantes), que también pueden influir.

Complejos

Pero, factores orgánicos aparte, en las primeras etapas lo que más les atormenta es tener que llevar puesto un catéter, la fístula, las cicatrices o la hinchazón abdominal. Carmen lo corrobora. «La fístula, la cicatriz del trasplante o el catéter hace que la gente te mire y resulta incómodo, porque te corta mucho y te avergüenzas de lo que puedan pensar de ti».

La psicóloga Araceli Granados añade que «incluso salir de marcha se complica, porque no pueden apenas beber al tener que ir cada dos días a diálisis».

Aunque no hay que desesperar, porque hay solución. Granados matiza que «se debe afianzar la autoestima, comunicarse con la pareja y tener en cuenta que el abanico de posibilidades del sexo es muy amplio. Es necesario redescubrir el cuerpo a través de masajes y juegos sexuales y sensuales». Un ejemplo que siguió Carmen, y hoy asegura que tiene una vida sexual plena. «Hay cosas que me molestan más tras el trasplante, pero hay que normalizar la situación. Es cierto que tengo que tener cuidado con las infecciones y no puedo tomar anticonceptivos orales, pero disfruto como cualquier joven».

Fuente: La Razón.es


Ana Hidalgo

9 comentarios:

  1. Querida Ana,gracias por el post. Llevo años esperando que alguien me clarifique qué pasa con la sexualidad de las mujeres con IRC. Yo a partir de detectármela y de empezar a tomar medicamentos, noté cambios fuertes relacionados con la anorgasmia. Cada vez que he preguntado a mi nefróloga me ha dicho que es mi coco. De eso nada!!!. Ahora en diálisis, sigo igual. Es verdad lo mal que llevas al principio el rollo de fístulas y catéter. No sé qué pasará con el trasplante. No se habla de sexualidad y menos si hablamos de mujeres.
    Gracias mil por publicar este post. Es necesario que se nos escuche. Un beso desde Valencia

    ResponderEliminar
  2. Hola Marisa. Yo también opino que sería muy conveniente que este tema fuera más estudiado y que las personas con enfermedad renal fueran convenientemente informadas sobre los problemas sexuales y las posibles soluciones. Es un tema importante que no se habla por pudor y vergüenza pero que a las personas que les ocurre les complica la vida afectiva y sexual.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola mi queridisima Ana,no tenia ni idea que tuvierais estos problemas, las personas con insuficiencia renal,yo tengo el mismo problema, pero es a consecuencia de mis problemas de depresion y ansiedad. Claro siempre acabamos con lo mismo, los antidepresivos y ansioliticos, que por lo que cuentas, tambien teneis que tomar.La verdad, tu pareja o tu marido te tiene que querer muchisimo para aguantarlo.Por suerte nosotras tenemos unos maridos que nos quieren muchusimo, eso es una gran prueba de amor.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Hola Isa. Bueno esto no le ocurre a todas las personas con insuficiencia renal, pero suele ser algo frecuente por las molestias y las incomodidades que provoca la diálisis, además de la anemia y de no sentirse en forma. Y también va por temporadas. Personalmente yo nunca he tomado ansioliticos y antidepresivos puesto que mi forma de ser siempre ha sido muy optimista y con positividad. Por cierto, tampoco he tenido muchos problemas de líbido (seré un caso raro jeje).
    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  5. Hola Ana, aunque yo no padezco la dolencia yo creo que cuando hay realmente Amor hay muchas formas de expresarlo y de mitigar las posibles necesidades, todo es saber y querer.
    La enfermedad no es una exención para el sexo o la demostración del Amor, es más, es necesario sentirse querido para estar bien, siempre con consentimiento y poder realizar por ambas partas.

    ResponderEliminar
  6. Yo puedo dar mi opinión personal. En mi caso el que ha tenido insuficiencia renal es mi marido, trasplando hace casi un año. No llegó a dializarse y efectivamente las relaciones sexuales han disminuido hasta el punto de pasar hasta un mes sin ellas o más. Antes lo achacaba al cansancio, la pérdida de erección, depresión...Como no doy demasiada importancia al tema pq tampoco lo veo algo tan esencial, nunca lo hemos consultado. Nuestra relación funciona bien y aunque somos jóvenes estamos disfrutando de la segunda oportunidad q nos dió la vida con el trasplante y no pensamos en eso, pero igual ha llegado el momento de pensarlo y consultarlo para q le den importancia al asunto y estudiarlo. Quizás tanta medicación pueda influir, no sé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi. Gracias por dejar tu testimonio. La verdad es que cada persona es un mundo y cada pareja también. En vuestro caso lo más importante es la vuelta a la "vida" de tu pareja y la nueva oportunidad de hacer muchas cosas que antes por la diálisis no se podían.
      Los inmunosupresores, los corticoides, los betabloqueantes.... todo el cúmulo de medicación que tomamos los trasplantados influyen en algunas personas en pérdida de deseo y de erección.
      Lo mejor, la paciencia y el cariño.
      Un abrazo y que paséis un Feliz Año Nuevo.

      Eliminar
  7. Hola! Quiero dar mi opinión persona,cuando tengo relaciones con mi pareja al momento de terminar no eyaculo, es por el mismo diálisis o por algún otro motivo. Agradezco su respuesta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oscar. Todas tus dudas debes preguntarlas al médico, él valorará la necesidad de un tratamiento o no. Pero te puedo decir que la diálisis influye enormemente en las relaciones sexuales, tanto en el hombre como en la mujer. Lo mejor es no obsesionarse, porque nos puede generar más estrés que influya en nuestras relaciones.
      Habla con el médico
      Saludos

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info