lunes, 11 de abril de 2011

“Tomar solo un comprimido sería inviable en la insuficiencia renal”


Portada del libro
Conseguir una correcta adherencia de los pacientes a los tratamientos es uno de los principales retos a los que se enfrenta cualquier especialista. En el caso de los nefrólogos, este desafío se agudiza por el elevado número de fármacos que deben tomar los enfermos y las especificaciones necesarias para que sean efectivos, muchas veces desconocidas e ignoradas por los pacientes. Por ello, el Dr. Alcázar, miembro del Servicio de Nefrología del Hospital 12 de Octubre de Madrid editó en 2005 el libro “Medicamentos en la Insuficiencia Renal”  cuya reedición acaba de ser presentada con motivo del Día Mundial del Riñón.

Lo primero que me gustaría que me comentase es cómo surge la idea de crear un libro como este en el que se habla de la toma de medicamentos por parte de los enfermos renales.

La idea surge porque el paciente con insuficiencia renal crónica (IRC), como cualquier paciente crónico, necesita una toma de fármacos continuada que supone la ingesta de muchos tipos diferentes de pastillas y que complica su adherencia a los tratamientos. Así, además de las medicinas que debe tomar para su propia IRC, el paciente renal tiene que tomar una serie de compuestos para el tratamiento de las patologías que tradicionalmente acompañan a los daños renales como pueden ser la hipertensión, la arteriosclerosis o la cardiopatía isquémica, con lo cual el número de fármacos que llega a tomar a lo largo del día oscila entre los 8 y los 10.


Si el enfermo no tiene muy claro por qué se los tiene que tomar y cómo debe hacerlo, su adherencia al tratamiento es más pobre. Por ejemplo, cuando el enfermo renal empieza la diálisis, la máquina es capaz de depurar una serie de moléculas del organismo, pero hay determinadas moléculas que, porque tienen un tamaño mayor, como sucede con el fósforo, hacen necesario tomar una serie de fármacos llamados captores que impiden el paso del fósforo a la sangre a través de la barrera intestinal. Esto es algo que para los médicos es conocido, pero que los enfermos desconocen. Además, algunos de estos fármacos deben tomarse durante la comida, pero hay otros que por su farmacocinética deben tomarse media hora después de comer para que sean efectivos.  Si el paciente desconoce qué fármacos tiene que tomar y cómo debe tomarlos, los fármacos no serán igual de eficaces y que el enfermo no seguirá el tratamiento porque hay fármacos que no parecen claramente ligados a la patología renal. De hecho, en muchos casos a los enfermos renales se les prescriben antiagregantes como la aspirina para evitar la cardiopatía isquémica. Ellos pueden pensar que la toma de la aspirina no tiene nada que ver con su enfermedad y no tomarla de la manera adecuada. De ahí la importancia de que exista un libro como este en el que se les explique por qué tienen que tomar esos fármacos.

Supongo que a los enfermos renales, y más cuando están polimedicados, se les plantean muchas dudas sobre su tratamiento. ¿Es eso es algo que los nefrólogos tienen en cuenta a la hora de prescribir?

Lo primero que tenemos que tener presente cuando recetamos es que para el enfermo es tremendamente molesto tener que tomarse más de un comprimido al día y que cuantas más tomas dispersas se tengan a lo largo del día, más complejo se vuelve para él tener una buena adherencia al tratamiento. Esto es algo que se pone de manifiesto cada vez que pasamos consulta en una unidad de hemodiálisis. Cuando preguntamos a los pacientes qué tratamiento están tomando, vemos que menos de la mitad de los enfermos se medica de forma adecuada, esto es, en el momento correcto, con la dosis correcta y de manera mantenida en el tiempo.

Nosotros consideramos que la correcta toma de la medicación es un problema común para los médicos y los enfermos y de ahí la idea de publicar este manual que lo que busca es educar al paciente en los fármacos que tiene que tomar y el porqué debe hacerlo. Este año, lo que hemos hecho ha sido actualizar la primera edición del 2005 con los nuevos medicamentos que se prescriben y las dosis adecuadas, quitando también algunos fármacos que ya no se utilizan.

¿Cómo está estructurado este manual?

Este libro consta de una primera parte en la que se explica toda la patología asociada que puede tener un enfermo renal, como la cardiopatía isquémica, la hipertensión arterial, problemas respiratorios o diabetes (que es en estos momentos la patología que más desencadena la enfermedad renal). El objetivo es que sepan cuidarse también de todos estos aspectos que pueden influir después en la evolución de su patología. Deben saber qué es la insulina y que alimentos deben tomar. Por otro lado, el 90 por ciento de los enfermos renales tiene anemia, por lo que deben saber que tendrán que tomar factores estimulantes de la eritropoyesis y suplementos de hierro.

En general, cuando estos fármacos se administran por vía parenteral no suele haber problemas porque el paciente no tiene que hacer nada. Pero no siempre se pueden administrar los fármacos de esta manera, por lo que es importante que el enfermo conozca bien su patología asociada para que sea consciente de la importancia de tomar la medicación.

Después, hay una segunda parte en la que se describen todos los fármacos que puede tener que tomar un enfermo renal y una tercera en la que se intenta establecer una especie de guía detallada sobre cómo debe tomarse la medicación, las dosis y las horas en la que debe ingerirse, así como pequeñas nociones de posibles interacciones entre los fármacos.  SEGUIR LEYENDO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info