martes, 28 de mayo de 2013

Diagnóstico: I.R.C (Insuficiencia Renal Crónica)

Últimamente recibo muchos e-mails de personas que acaban de ser diagnosticados de I.R.C, (insuficiencia renal crónica). Se encuentran perdidos, asustados y con muchisimas dudas. Es normal. De tener una vida absolutamente normal, pasan a tener unas estrictas normas dietéticas, un arsenal de medicamentos, un sinfin de pruebas médicas, la diálisis etc..., lo que hace que sus vidas se vuelvan del revés. El mundo se detiene para ellos y piensan que cómo pueden seguir las personas viviendo como si tal cosa, cuando a ellos se les ha venido todo abajo.

 Al principio lo niegan, no quieren saber nada , se esconden como un caracol, sin querer saber ni conocer su enfermedad. Luego, viene la rabia, una rabia contra todo y contra todos, hasta que, poco a poco, van aceptando y acostumbrándose a su nueva realidad.

 Lo más probable es que los médicos intenten ralentizar el proceso del deterioro renal con medicación, y una estricta dieta, que se deberá cumplir al pie de la letra.

 Es conveniente buscar tanta información como sea posible acerca de la enfermedad y las opciones de tratamiento, ya que es una forma positiva que ayudará a sentirse bajo control.  Conocer a otras personas en la misma situación ayuda también muchisimo a aceptar la enfermedad. Sobre todo dejar que la familia ofrezca su apoyo en esos momentos tan duros.

 Es aconsejable procurar mantener un estilo de vida activo dentro de las posibilidades del momento de la enfermedad.  Es posible que haya que dejar o cambiar algunos aspectos de la vida a partir del diagnóstico. Hay etapas en las que puedes mantener un ritmo elevado en las actividades diarias: trabajo, casa, deporte, aficiones... y hay etapas en las que fisicamente, por anemia por ejemplo, no estás en condiciones de abarcar tanto, y tienes que ralentizar un poco; entonces se puede dar paseos, leer, hacer algún curso etc... pero sobre todo mantenerse activo. Es cuestión de adaptarse al momento.

 Otra cosa que suele pasar sobre todo al principio de la enfermedad es que baja la autestima, entre otras cosas, por la dependencia que puede crear la enfermedad, la imagen corporal negativa, las dificultades en las relaciones con otros... Por eso, no me canso de repetir que hay que realizar acciones que nos logren aumentar la confianza en nosotros mismos: ejercicio, bailar, salir con amigos o la pareja e hijos, trabajar, cuidar el físico, apuntarse a cursos, etc.

 Pero sobre todo, hay que pensar que la vida no se detiene ahí y que según como vivamos y como nos la planteemos, seremos más o menos felices y haremos a los que nos quieren más o menos felices.

VIVE EL DIA A DIA Y SABOREA LOS PEQUEÑOS DETALLES DE LA VIDA.            

 Podeis consultar también mi artículo
Como adaptarse a vivir con insuficiencia renal


Ana Hidalgo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info