martes, 11 de octubre de 2011

Beneficios personales de la lectura



La lectura no sólo proporciona una sana distracción para quien la practica, pues además de los beneficios intelectuales y sociales, juega un papel importante en el desarrollo emocional de la persona, ya que, una persona que tiene cultura y conocimientos se siente a gusto en cualquier ambiente y para hablar de cualquier tema.

El conocimiento unido a la facilidad de palabra proporciona a la persona una mayor seguridad y confianza en sí misma, que servirán de apoyo para tener una alta autoestima. Una persona que tiene el hábito de lectura difícilmente se siente sola.

El gusto por la lectura ayuda a los niños a despertar la imaginación y creatividad, y en la vida adulta esto les ayudará a encarar los problemas con una mejor actitud y buscando varias alternativas para solucionarlos.

Un niño que lee , en general es más independiente intelectualmente que uno que solo ve la televisión. La lectura en los niños es esencial para aprender el dominio del lenguaje, para enriquecer su vocabulario y para saber transmitir sus ideas y sus sentimientos. Por eso es importante empezar a inculcar a los niños, desde pequeños, el amor por la lectura, porque de mayores serán lectores asiduos.

También es muy importante la lectura a medida que vamos envejeciendo, pues leer requiere esfuerzo, concentración y atención, cosas que se van perdiendo a medida que nos vamos haciendo mayores (si no leemos).

La lectura es un ejercicio fantástico para la memoria y además te transporta al mundo que se crea en el libro, ayudando a relajarte y a olvidarte de los problemas por un rato.


Aunque tampoco tenemos que leer por leer; hay que escoger un tema o un libro que te "atrape" y te transporte al interior del libro, un libro que nos emociona, que nos deja pensando una vez cerrado el libro, que estimula nuestra curiosidad y que estamos deseando volver a tener un ratito para seguir leyendo.

No te sientas mal si comienzas un libro y no consigue atraer tu atención, o te aburre. Lo mejor es dejarlo y buscar el tipo de lectura que nos hace sentir bien.  Cada persona es un mundo y cada persona tiene sus gustos.

Personalmente, me gusta leer en la cama, aunque sean cinco minutos. El irme a la cama con un buen libro, es un tranquilizante para mi y me relaja. Hay veces que tengo que repetir varias noches la misma página porque no alcanzo a leerla entera, o leo sin ver porque el sueño me vence. Pero me encanta; lo he hecho toda mi vida y lo seguiré haciendo.





Ana Hidalgo

4 comentarios:

  1. Quien dude de esto es que no está en sus cabales. Mi nieto de 10 años lee tanto que ahora está con la colección original de Harry Potter. Desde pequeña me enseñaron a leer y hago lo que tú, siempre leeo un cuarto de hora en la cama, y el sueño llega con dulzura.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Yo también recuerdo que mis padres desde bien pequeñitos nos inculcaron ,a mis hermanos y a mí, en la lectura. Recuerdo que empecé leyendo los "tebeos" y algunos de mis amigos me decían que sus padres no les dejaban leer, que eso era una pérdida de tiempo.
    Menos mal que a mi no me pasó y poco a poco me fui enganchando en la lectura.
    Un abrazo, Katy.

    ResponderEliminar
  3. Ana, a mi tambien me encanta leer en la cama y me `pasa lo mismo que a ti, aveces repito la misma linia varias veces y al final decido cerrar el libro, eso si no me duermo con el libro en las manos :)
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Yo no me llego a dormir, porque cuando ya no distingo las palabras dejo el libro, pero sí que es para mi un relajante y somnífero natural.
    Un beso, Isa

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info