miércoles, 26 de enero de 2011

La fuerza de voluntad




Hay días, como hoy, en que me cuesta un esfuerzo enorme ir al gimnasio. Necesito hacer acopio de una enorme fuerza de voluntad. Y es que, a veces, la pereza quiere instalarse dentro de mi y quiere arrastrarme. De hecho, hay días que lo consigue y luego siento remordimientos por no haber acudido a mi cita diaria con el gimnasio.

 ¿Y la sensación tan agradable después del deber cumplido?. Eso es lo que más me anima cuando me invade la pereza. Al terminar mi clase (zumba, tono o pilates), la relajante ducha y el cansancio agradable con el aumento de mis endorfinas, hacen que tenga una sensación de bienestar que me dura todo el día. Además me siento con mucha más energia que el día que no acudo al gimnasio debido a la pereza. Aparte queda el día que no acudo por estar enferma o por tareas importantes, esos días son fuerza mayor y no tengo sentimiento de culpabilidad.
                  
Pero no solo hay que tener fuerza de voluntad para hacer ejercicio, sino también para llevar nuestra dieta tal como nos indican los médicos, para no acumular kilos en exceso, para los estudios etc... Y ¡ qué mal repartida está!. Hay personas que tienen una fuerza de voluntad de hierro y hay otras que andan bastante escasas. Por eso tenemos que motivarnos con pensamientos positivos , que nos inspiren fuerza y entusiasmo (aunque a veces cuesta , ya lo sé).

                    
También debemos tener metas claras, paciencia y perseverancia. Estas son algunas de las cualidades que son necesarias a la hora de reforzar nuestra fuerza de voluntad.
Pero en esto creo que no estoy sola porque todo el mundo se enfrenta al díficil reto de mantener la motivación cuando se desea alcanzar algún objetivo.

Hay unas cuantas cosas que nos ayudarán a alcanzar nuestras metas y conseguir que nuestra fuerza de voluntad no se esfume:

  • Definir el objetivo con precisión y que éste armonice con los propios valores
  • Escribirlos en un papel.
  • Ponerles un plazo.
  • Encontrar buenas razones para querer alcanzarlos.
  • Hacerlos públicos.
  • Buscar compañía para el camino.
  • Usar afirmaciones positivas de apoyo.
  • Celebrar cada pequeña victoria.


¡¡Arriba esa fuerza y ese ánimo !!




Ana Hidalgo

5 comentarios:

  1. Hola Ana, la fuerza de voluntad se adquiere con el hábito, desde pequeños. Uno se entrena en ello. Hace falta para todo en la vida, Hasta la cosa más sencilla pasa por ella. Tu lista es muy completa, pero hace falta escribirla, y luego cumplirla. Cuesta pero al final como dices, te encuentras mejor si cumples con ella.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Tienes mucha razón, Katy. La fuerza de voluntad se adquiere poco a poco con el hábito, pero también hay que estar motivado. También depende de la época que estemos pasando, hay temporadas que se tiene más fuerza de voluntad que otras (por encontrarnos mal, por estar tristes, por estrés etc...)
    Un abrazo Katy y muchas gracias por estar ahi.

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana, la fuerza de voluntad es el todo. Sin ella nada se logra.
    Recibe un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A eso se le llama superación personal, tan necesaria como la vida misma. Siempre hay que mirar para atrás y estar agradecidos de lo que somos, esto ayuda a superarlo todo.

    Genial Post!!

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Un comentario muy adecuado, Carlos.
    Me alegro de que te guste el post, muchisimas gracias.
    Un enorme abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info