lunes, 5 de marzo de 2012

Relato corto: Luz para el camino

Os dejo un bonito e ilustrativo relato....
Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida.
La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella.
En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce.
Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo. Entonces, le dice:
- ¿Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano? Si tú no ves...
Entonces, el ciego le responde:
- Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mi...
- No solo es importante la luz que me sirve a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella.
Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino para uno y para que sea visto por otros, aunque uno aparentemente no lo necesite.
Alumbrar el camino de los otros no es tarea fácil...Muchas veces en vez de alumbrar oscurecemos mucho más el camino de los demás...¿Cómo? A través del desaliento, la crítica, el egoísmo, el desamor, el odio, el resentimiento...
¡Qué bonito sería sí todos ilumináramos los caminos de los demás!

Autor desconocido


Ana Hidalgo

4 comentarios:

  1. Hola Ana, hay muchas personas que queriendo o sin saberlo, alumbran el camino de los demás. Al igual que otros queriendo y otros sin intención lo oscurecen, de tal manera que impiden su avance, complican, malogran una buena vida para ellos. Pero estos últimos no saben que al hacerlo oscurecen de igual forma su vida, incluyendo su interior, con lo que ello conlleva.
    Bonito relato.
    Hay personas que alumbran el camino de los demás, son gente predispuestas a ello, les sale. Al igual que al hacerlo alumbran su vida y su interior, es su recompensa. Viven bien de esa manera y saben como hacerlo.
    Un abrazo, compañera.

    ResponderEliminar
  2. Si sería hermoso, que no fueramos tan egoístas
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  3. Muy bonitas palabras Maric. Si todos aportasemos una pizca de ayuda al prójimo el mundo estaría mucho mejor.
    Un abrazo Maric y Nela.

    ResponderEliminar
  4. Lo bomito del cuento no es el cuento en sí sin no las conclusiones. Con nuesro egoísmo no solo que no iluminamos el camino si no que ahogamos la luz de nuestra lámpara también.
    Un beso

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info