lunes, 8 de noviembre de 2010

Cómo adaptarse a vivir con la insuficiencia renal



Cuando una persona se siente enferma lo normal es que esté de mal humor y se sienta deprimida y ansiosa. Para manejar estos casos lo mejor es que hables con otras personas, con tus seres queridos, con otros pacientes renales o con el personal de tu unidad renal. Tienes que verte como una persona útil y que tiene mucho por ofrecer. Establece metas realistas. Intenta conservar el sentido del humor. Mantén una buena condición física y muéstrate activo.

La manera en que te adaptes, emocional y físicamente, tendrá un efecto muy importante en todos los aspectos de tu vida , incluyendo tu estado físico. Es muy posible que necesites ayuda de otras personas (familia, pacientes renales, asesores...) para poder aceptar tu condición de enfermo renal.

Al principio todo será nuevo. Escucharás una gran cantidad de nuevos y complicados términos médicos. No dejes de preguntar todo aquello que no entiendas. Es importante que comprendas bien tu tratamiento y el objetivo de los cambios en tu dieta.

La enfermedad renal y su tratamiento puede interrumpir tus anteriores actividades y tus relaciones familiares. Con el tiempo irás aprendiendo cómo incorporar los tratamientos de diálisis en tu trabajo, con la familia y las actividades sociales. Es importante que mantengas estas actividades tanto como sea posible.

La apariencia física es otro cambio que implica la enfermedad renal. Pueden surgir problemas con la fístula o el catéter para diálisis peritoneal. Si el grosor de la fístula te resulta un problema, existen unos manguitos que ayudan a tapar la zona. Si por la diálisis peritoneal el abdomen está distendido, usa ropa un poco más ancha a esa altura, de todos modos ahora se lleva la ropa amplia.

Al principio cuando te enteras de que la insuficiencia renal es una enfermedad crónica, que nunca desaparecerá, es estresante. Las personas pueden reaccionar de diferente manera: con enojo , con depresión, con baja autoestima. Procura no quedarte con estos sentimientos y habla con tu familia o con los médicos, suelta todo lo que tengas dentro y procura seguir con tus actividades. No te quedes quieto.

En cuanto al sexo, muchos pacientes pueden formarse una imagen negativa de su cuerpo. Los pacientes en diálisis, por ejemplo, pueden estar conscientes de su fístula o catéter.

Estos sentimientos, combinados con la ansiedad de vivir con insuficiencia renal pueden crear problemas en la relación con la pareja y problemas en las relaciones sexuales.También pueden causar problemas de intimidad los problemas físicos causados por los efectos secundarios de la insuficiencia renal como fatiga o impotencia en hombres y desgana y falta de deseo en las mujeres.

Los pacientes y su pareja pueden temer que la actividad sexual pueda afectar su salud. No tiene por qué haber ninguna limitación en el caso de diálisis o trasplante, sólo las que uno mismo se imponga por la tensión que le suponga o el nivel de debilidad que se tenga.
Hay muchas formas de expresión sexual, que requieren menos consumo de energía y son totalmente satisfactorias.

Solicita ayuda, de tu pareja, de tu médico o terapeuta habitual. Las asociaciones de pacientes y el hablar con personas con el mismo problema puede ser muy beneficioso. Si no estás contento con tu vida sexual y tu vida íntima, no lo calles. Tu satisfacción personal tiene que formar parte de tu tratamiento.

La mayoría de estos problemas pueden resolverse,y para casi todos los pacientes renales es posible una vida sexual normal.

Las mujeres con insuficiencia renal pueden quedar embarazadas, aunque si  estás en diálisis, tus oportunidades de embarazo y tener un bebé son relativamente bajas. Las oportunidades de un embarazo exitoso son mucho mejores para pacientes con trasplante.
Finalmente , os digo, que mucho ánimo y que no estais solos.  



Ana Hidalgo


6 comentarios:

  1. Luis Manuel Martinez Sierra-Trasplantado renal de vivo "mama"2 de octubre de 2012, 7:42

    Ana, no se puede explicar mejor en tan poco espacio, impresionante. Gracias por la ayuda que esto supone a nuestros compañeros con insuficiencia renal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis. La larga experiencia como enferma renal también ayuda a conocer todos los sentimientos y emociones que se sienten en cada etapa de la enfermedad renal, y eso tú lo sabes bien.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. yo tengo un hermano con una insuficiencia renal en agosto del 1996 le tramplantaron un riñon y ahora lo esta rechazando al cabo de 16 años,y como dice luis en tan poco espacio no se puede explicar,yo quiero dar las gracias a todas las personas que como yo somos donantes de organos y podemos hoy y mañana salvar vidas.un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Encarna. Siento mucho que tu hermano esté rechazando el injerto renal, pero así es este mundo del trasplante, no sabemos cuánto nos durará. Lo que debemos hacer es disfrutarlo hasta que nos llegue el momento. Dale muchos ánimos y un fuerte abrazo, y otro para ti.
      Gracias por tu comentario

      Eliminar
  3. Ana Maria del Grande17 de febrero de 2017, 0:38

    Eres muy valiente Ana. Gracias por tu testimonio y tus consejos.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario o tu testimonio. Esto da vida y anima mi blog. Os ruego que os identifiquéis con vuestro nombre o con vuestro nick, porque me gusta saber con quien estoy hablando.
NO PUBLICARÉ COMENTARIOS ANÓNIMOS.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info