¡Bienvenido!

Bienvenido a mi blog: Vivir con insuficiencia renal

Espero que lo que veas aquí sea de tu agrado y pases un buen momento conmigo.

¡Estás en tu casa! Por lo cual puedes leer y comentar lo que quieras.

martes, 21 de octubre de 2014

Vencer la apatía y la pereza



Como cada día, esta mañana ha sonado el despertador; con ojos soñolientos, lo apago y pienso: - "me tengo que levantar que tengo miles de cosas que hacer"-.  
Al final pasan diez minutos cuando, poco a poco, comienzo a levantarme. Soy una persona que me gusta cumplir con mi horario y que tengo bastante fuerza de voluntad, aunque la anemia que tengo en estos momentos no me ayuda demasiado.

Una vez levantada, hago mis estiramientos... en esos momentos noto las agujetas que el zumba de la tarde anterior me ha dejado de recuerdo. No me desagradan, pero... ¡ cómo duelen, corcho!

Poco a poco me activo y me pongo en marcha, no dejo que la pereza y el cansancio me venzan. Si tengo que ir más despacio, voy, pero yo cumplo mi rutina y mis tareas. 

Es difícil, para las personas con una enfermedad crónica, no dejarse vencer por la apatía y la pereza cuando no se está en las mejores condiciones. Pero lo peor que puedes hacer es, sentarte en el sofá o quedarte en la cama todo el día sin moverte, porque no tienes ganas de hacer nada o estás cansado.


Aunque sea poco a poco, hay que realizar las actividades que se puedan, y aunque parezca contradictorio, realizar algo de ejercicio suave ayuda a fortalecerse y tener más energía.


En cambio, si te encuentras demasiado mal, no es conveniente moverte. Hay que reposar hasta que el cuerpo se recupere de nuevo. Un esfuerzo sobrehumano tampoco es conveniente. Si tienes mucho dolor y malestar, es mejor descansar y tener paciencia.

Todos pasamos momentos de sentirnos apáticos, desganados o simplemente cansados, bien sea por la anemia, por una mala noche, o por el trabajo... 

En resumen puedo decir que, después de un pequeño esfuerzo, mi día está concluyendo de forma positiva. Parece como si a medida que pasara la jornada mis fuerzas hayan ido aumentando y a pesar del día ajetreado que he tenido, me siento mucho mejor que esta mañana. 


Image Hosted by ImageShack.us



jueves, 16 de octubre de 2014

¡Mi riñón cumple 23 años!




Hace 23 años que llevo este trasplante. Y cada año me acuerdo de mi donante y de la familia que a pesar de la gran pérdida y del dolor y en esos momentos más duros, donaron los órganos de su familiar para que personas como yo pudiéramos tener otra oportunidad de seguir viviendo. 
No soy poetisa pero este año he querido hacer un esfuerzo y he escrito un pequeño poema para agradecer y recordar a mi donante.


23 años trasplantada

Hoy es un día especial, 
un día para celebrar,
un día para recordar
a mi "ángel" donante.

Veintitrés años viviendo,
con un riñón donado,
que una persona generosa
mi vida ha mejorado.

Pero no puedo olvidarme,
de la familia del donante,
que con tristeza y dolor
sus órganos donó.

Por ese motivo,
y con gran emoción,
le doy las gracias
con todo mi corazón.

Y mientras, sigo cuidando,
con atención y esmero,
ese pequeño riñón
para que siga funcionando.

Gracias, gracias, gracias,
querido donante te doy,
un millón de gracias
por ser mi salvador.



Image Hosted by ImageShack.us

sábado, 11 de octubre de 2014

Relación entre la salud dental y el corazón


Algunas personas tienen la buena costumbre de acudir puntualmente a sus revisiones con el dentista y a realizarse una higiene dental aproximadamente una vez al año (yo soy una de ellas). Esto ayuda a cuidar la salud de la boca y a evitar que el día de mañana puedan padecer infecciones, tener piorrea e incluso perder varias piezas dentales, con el inconveniente de restar calidad de vida. Pero además de todo esto están cuidando... ¡su corazón y también el cerebro!


En el interior de nuestra boca conviven cientos de bacterias en un equilibrio casi perfecto. Pero si hay algo que rompe ese equilibrio -y una mala higiene bucal puede ser la causante-, las bacterias "malas" van ganando terreno. Además de alterar el estado del interior de nuestra boca, debilitar las encías y dañar los dientes, estas bacterias pueden decidir salir "a explorar" otros territorios y viajar a través del torrente sanguíneo.


El peligro existe, sobre todo, porque estos microorganismos (las bacterias malas) son capaces de provocar coágulos de sangre en personas predispuestas o con salud débil (inmunodeprimidos, enfermos renales, enfermos de corazón, diabéticos...). Por eso, una mala higiene oral puede acabar provocando un infarto al corazón o un ictus (derrame cerebral).


Recuerda estos consejos para mantener una boca en buen estado:

  • Cepíllate, como mínimo, dos veces al día los dientes, las encías y la lengua.
  •  Usa hilo dental una vez al día, sobre todo por la noche, o más a menudo si comes algún alimento pegajoso y que se quede entre los dientes.
  • Utiliza un colutorio o enjuague bucal un par de veces al día.
  • Acude de forma periódica a la revisión bucal una vez al año o dos (depende de lo que te aconseje el dentista). 


Image Hosted by ImageShack.us

domingo, 5 de octubre de 2014

Mis reflexiones: ¡Cómo está el país!


Foto: EDUCO  http://www.intervida.org/
Aunque en mi blog el tema es la enfermedad renal y la calidad de vida de los pacientes crónicos, la situación actual de la política y la economía española es un tema que influye mucho en esta calidad que, a duras penas, algunas personas  pueden conseguir. Los recortes en Sanidad y el desmantelamiento de ésta, el aumento del paro, los desahucios, los recortes en ayudas a la dependencia... van, poco a poco, minando la salud de muchas personas y empeorando la de las que ya están enfermas. 

Aumento de personas con depresión, abandono de la toma de medicamentos por la imposibilidad de pagarlos, no poder cumplir la dieta que tiene que llevar un enfermo crónico por falta de dinero, listas de espera interminables para realizar intervenciones quirúrgicas... son algunas de las consecuencias de este desastroso Gobierno. Un Gobierno que lo que menos le importa son las personas; sólo le interesa lucrarse sea como sea y a costa de quien sea.

Un ejemplo de estas personas a la que la desgracia le ha venido de cara es alguien que llegó al centro donde, junto a otros compañeros, reparto alimentos como voluntaria de la Cruz Roja. Los alimentos que repartimos son los que nos donan y cada familia tiene su lote adjudicado. Esta persona tiene insuficiencia renal crónica y no hace mucho que le pusieron el catéter para la diálisis peritoneal. Me comentó que estaba a punto de comenzar el entrenamiento para realizarse el tratamiento.

Todo los que padecemos esta enfermedad y los que la conocen, sabemos que hay muchos alimentos que están prohibidos o muy limitados (verduras: remojo y doble cocción, frutas limitadas... aparte de muchos alimentos más). Allí no pueden escoger, y esta persona tiene que comer lo que le damos, sin apenas posibilidad de realizar una dieta correcta para la insuficiencia renal. 

Se me parte el alma ver estas personas que, además de cargar con una enfermedad crónica, tienen que verse en una situación tan dura como ésta. 


Para que os hagáis una idea, en el punto donde realizamos el reparto se ha tenido que ampliar el horario, pues el número de familias en extrema pobreza va aumentando y las listas de espera, también.
Hay familias con dos o tres hijos que se ponen contentísimos cuando les damos golosinas, donuts o magdalenas. Además de los enfermos crónicos, también los niños sufren mucho esta crisis; sobre todo aquellos que están en pleno crecimiento y sus huesos necesitan buenos "materiales" para crecer fuertes y sanos que sólo una buena alimentación puede darles.

Y mientras, los de "allá arriba", viven en su mundo de "Alicia en el país de las maravillas", diciendo que todo está bien y que estamos saliendo de la crisis...
¡Ja! Me río por no llorar.



Image Hosted by ImageShack.us



miércoles, 1 de octubre de 2014

1ª "Trobada de personas grans" organizada por Cruz Roja


El 1 de Octubre es el Día Internacional de las personas mayores. Y para conmemorar ese día, Cruz Roja ha organizado un encuentro para estas personas a Montserrat, el cual ha tenido un éxito total, pues entre personas mayores y voluntarios nos hemos juntado unos 650.
El día ha comenzado con la llegada al pie de la maravillosa montaña. La subida hasta el recinto de Montserrat se ha realizado con el tren cremallera. Después de hacer cola para la identificación de nuestros mayores y la correspondiente bolsita con desayuno y varias cositas más, nos hemos dirigido a visitar el Museo, la Abadía y después hemos podido contemplar la exhibición de los estupendos perros de salvamento y rescate de la Cruz roja.



En el punto de salud constante la persona que lo ha querido ha podido comprobar el estado de su tensión arterial y recibir algunos consejos de salud.
 Luego, alguna compra típica de allí (carquiñolis, miel, caramelos...) y después, la comida, que por cierto no ha estado nada mal. 


Durante todo el día nos ha acompañado una espesa niebla, que nos ha dificultado poder contemplar el maravilloso paisaje. 
Después vuelta a bajar con el tren cremallera hasta el parking en busca de nuestro autocar.
Lo más importante de todo el día ha sido el buen ambiente que ha habido en nuestro grupo y lo contentos que han quedado nuestros mayores.
Y para mí... ha sido un día muy gratificante y que me ha llenado de satisfacción.
Nuestros mayores se merecen todo esto y más...

Image Hosted by ImageShack.us


domingo, 28 de septiembre de 2014

¡Aquí estoy yo!


En la vida, cada persona tiene su papel adjudicado. Para nosotros, las personas con una enfermedad crónica, ese papel está marcado con dos opciones: la de vivir y disfrutar de la vida a pesar de la enfermedad y el dolor que a causa de ella sufrimos, o la de refugiarnos en ese dolor y en la pena de estar enfermos, escondiendo la cabeza como un avestruz y perdiendo cosas maravillosas que la vida nos quiera deparar. 

Por eso, tenemos que levantar bien alta la cabeza y decir: -"¡Aquí estoy yo!, y puedo con todo lo que se me presente. Y aunque a veces las fuerzas parece que flaquean, me levantaré y volveré a enderezarme con orgullo y valentía"-.

La vida tiene momentos muy bellos y hay que disfrutarlos y atesorarlos en nuestra memoria, pues ello nos ayudará a superar los baches que se nos vayan presentando por este camino lleno de espinas, pero con hermosas rosas, a su vez.



Image Hosted by ImageShack.us


lunes, 22 de septiembre de 2014

Los hematomas




Un hematoma, vulgarmente conocido como "morado", "moratón" o "cardenal", es una acumulación de sangre, originada en general por la rotura de vasos capilares después de darse un golpe, una contusión o por alguna magulladura. Esta sangre se filtra hacia los tejidos justo debajo de la piel, por lo que se hace muy visible y llamativo.

Hay personas, como yo misma, que tenemos más tendencia a que nos salgan "moratones"con solo darnos un golpecito o con pequeñas contusiones. Suele ocurrir porque los vasos sanguíneos son débiles. Las personas con enfermedad renal o que toman anticoagulantes, son susceptibles de tener hematomas por roces o pequeños golpes.


Cuando te sale un moratón es normal que duela, se inflame y haya calor y enrojecimiento de la zona. Por estos motivos, también es muy normal que la zona esté muy sensible al tacto. Un pequeño roce te hace "ver las estrellas".


El moratón va cambiando de color a medida que pasa el tiempo. Pasa del rojo-morado al azulado y posteriormente a un tono verdoso y luego más amarillento, hasta que la piel vuelve a adquirir de nuevo su color normal. 


También suele ocurrir que el hematoma  "se mueva". Es decir que aunque sale en el punto que te has dado el golpe, se desplaza un poco, ocupando zonas de alrededor de donde sucedió el daño. Algunas veces incluso asusta ver como crece o "se expande", según el golpe que nos hayamos dado. Esto ocurre sobre todo en personas, como he dicho anteriormente, susceptibles de que les salga un hematoma con un pequeño roce. 


Si te das un golpe, es muy recomendable, sobre todo al principio, y cuanto antes, mejor, aplicar hielo para evitar la inflamación y que el hematoma se extienda. El hielo no se colocará en contacto directo con la piel, sino que se envolverá con un paño o tela. Si es necesario se mantendrá la zona del hematoma elevada.


Una vez ha salido el moratón, este seguirá su curso. Se pueden aplicar pomadas tópicas para favorecer la reabsorción del hematoma (consultar con el farmacéutico). Si el dolor es intenso, se puede tomar paracetamol (consultar con el médico).


Para prevenir los hematomas lo mejor es no darse golpes y evitar las caídas, pero si eres tan patoso o patosa como yo, lo tenéis claro. A mi me tienen manías las manillas de las puertas y las esquinas de las mesas bajas. 

Así que...cuidaos mucho.

Image Hosted by ImageShack.us



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info