¡Bienvenido!

Bienvenido a mi blog: Vivir con insuficiencia renal

Espero que lo que veas aquí sea de tu agrado y pases un buen momento conmigo.

¡Estás en tu casa! Por lo cual puedes leer y comentar lo que quieras.

miércoles, 16 de abril de 2014

El buen tiempo y la "operación bikini"



Ya tenemos aquí el buen tiempo; los rayos de sol empiezan a calentar y comenzamos a quitarnos algunas capas de ropa. A la vez que nos quitamos ropa, también asoman los "michelines" y los excesos cometidos en este invierno. 
¿Comienzan a aparecer?. No. Ya estaban allí, pero ocultos por kilos de ropa y por abrigos amplios, y mientras no se veían, pues tranquilos... pero ahora, a la mayoría de personas, les corre prisa por quitarse esos kilillos que les sobran. Y sobre todo quieren perder ese peso de forma rápida y sin esfuerzo para poder volver a ponerse el bikini del año pasado o los pantalones que le sentaban tan bien.
Pero.. ¡¡Atención!! es ahí, donde comienzan los errores que mucha gente comete.

Hay que tener mucho cuidado con las dietas en las que anuncian que puedes perder kilos rápidamente. En un anterior post ya comenté  como identificar las dietas fraudulentas. Además las dietas rápidas o de efecto yo-yo, son peligrosas para la salud. No existen las dietas milagrosas, todas, absolutamente todas, tienen un efecto rebote. Estas dietas tan famosas para la "operación bikini" te hacen perder, sí, pero cuando las dejas vuelves a ganar lo perdido, más algún otro kilo más. El cuerpo es muy sabio y cuando nota que hay restricciones alimenticias, se prepara para guardar bien (en las cartucheras, cintura o barriga) las grasas que se ingieren una vez terminada la dieta y vuelves a comer como antes.

La obesidad es perjudicial para nuestro organismo, pero tampoco las fluctuaciones de peso continuas o la falta de algunos nutrientes son situaciones recomendables para la salud

Si las personas que están sanas tienen que tener mucho cuidado con este tipo de dietas, las personas con insuficiencia renal tienen que evitar a toda costa hacer régimen sin un estricto control del médico. Sobre todo los trasplantados, ya que somos los que más cantidad de peso podemos ganar, debido a que podemos comer un dieta normal y que al encontrarnos bien tenemos más apetito.

Lo mejor, y no me cansaré de repetirlo, es comer una dieta equilibrada, y comer acorde a las calorías que gastemos durante todo el día. El ejercicio ayuda a tonificar y fortalecer, con lo que se reducen centímetros y el cuerpo se ve mucho más esbelto.

Tampoco es cuestión de negarnos algún que otro capricho, pero siempre con moderación y compensándolo en la siguiente comida. Los verdaderos entendidos en nutrición saben que lo único que de verdad funciona y no roba la salud es comer de todo y no abusar de nada.

Por eso, lo que se debe hacer es aprender a comer, y no sólo cuando llega el buen tiempo, sino durante todo el año, y poco a poco vuestro cuerpo os lo agradecerá, porque además de no ganar peso y mantener una figura estilizada, ganaréis en salud. 



Image Hosted by ImageShack.us


domingo, 13 de abril de 2014

Brochetas con arroz



Foto de: Rafa Fuster
Un plato completo, muy rico y para quedar bien. Hoy, nuestro amigo Rafa, se ha lucido con esta receta. ¡Qué os aproveche!

INGREDIENTES

Para la brocheta:
  • 1 kg de magro de cerdo cortado en tacos
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento pequeño rojo
  • 1 pimiento pequeño verde
  • El zumo de un limón
  • Pimentón dulce
  • Pimienta
  • Romero
Para el arroz:
  • 300 gr de arroz
  • Un trozo de pimiento rojo
  • Un trozo de pimiento verde
  • Un diente de ajo
  • Romero
  • Pimentón dulce
  • Agua

PREPARACIÓN
Necesitaremos unos palillos o pinchos largos o unos palillos de metal para brochetas.
Con 1 kilo de carne salen aproximadamente 6 brochetas, depende de lo cargadas que las hagas.

El día anterior pondremos en remojo los pimientos abiertos por la mitad y la cebolla también cortada por la mitad; cambiaremos el agua una vez.
Se pone la carne en un bol. Echamos el zumo de un limón, la pimienta, el romero seco y, por último, el pimentón dulce (cantidades al gusto) y ahora, con las manos bien limpias, removeremos todo para que se empape toda la carne con la mezcla, taparemos con papel film y dejaremos en la nevera para que coja todo sabor.
Foto de: Rafa Fuster
ELABORACIÓN
Al día siguiente ya podemos hacer nuestras brochetas, cortando trocitos de cebolla, pimiento rojo y pimiento verde y pinchándolos con los palillos, junto con la carne. Iremos alternando: un trozo de carne, uno de pimiento, uno de cebolla, otro de carne... y así hasta llenar el pincho.
Reservamos en la nevera mientras hacemos el arroz.Una vez terminado este proceso las podrías congelar si no se quieren cocinar en ese mismo día.

Para hacer el arroz, picaremos el trozo de pimiento finamente y el ajo y sofreiremos en la cazuela donde vayamos a hacer el arroz; damos un par de vueltas y añadimos el arroz. Lo rehogamos un poco sin que se nos queme, añadiendo ahora un poco de romero fresco y pimentón dulce, solo para darle color. A continuación se echa el agua, dos partes de agua por una de arroz que hayamos  usado, y dejaremos cocer durante aproximadamente unos 20 minutos.

En una sartén con un poco de aceite de oliva, en una plancha o incluso en el horno en la función de grill podemos hacer nuestras brochetas. Yo en este caso las he hecho a la plancha;  en unos 10 minutos estarán listas, pero has de ir dando vueltas a las brochetas para que se hagan por todos los lados.

Las serviremos con el arroz para acompañar y tendremos un plato completísimo.




Receta de Rafa Fuster


 
Image Hosted by ImageShack.us

viernes, 11 de abril de 2014

Diario de una trasplantada: Volver a empezar. Papeleos


Gibraltar. Foto de: Eva Palomeque
Hoy viernes 11 de Abril, y justo una semana después de haber llegado a Gibraltar, voy a ir a ver al médico de cabecera.
El lunes, lo primero que hice fue ir al hospital, ya que en Londres me habían dicho que me iban a inscribir ellos mismos en la consulta del nefrólogo... Pero aquí me dijeron que ni hablar, para comenzar, ni me iban a decir dónde quedan las consultas externas del hospital... No me dejaron ni entrar apenas, simplemente me preguntaron si ya estaba registrado en el GHA que es el sistema de salud de Gibraltar.
Cuando mi respuesta a dicha pregunta fue negativa, me mandaron a sus oficinas a preguntar. Casualidad que esas mismas quedan junto a mi casa y allí está también el centro de atención primaria.

Me dieron los papeles para registrarnos y también para solicitar la tarjeta de salud europea al mismo tiempo. Esto último parece que es general aquí el emitirlas. Supongo que por la frecuencia con que la gente visita Inglaterra donde las necesitarán para ser atendidos allí en caso de emergencia.
El caso es, que tenía que volver a llevar papeles, que si la nómina de mi marido, que si el certificado de matrimonio en versión multilingüe, la partida de nacimiento de mi hijo y las tarjetas de identidad de Gibraltar que te da el gobierno al registrarte como residente.
Afortunadamente tenía todos estos documentos, siempre viajo con copias y con originales.

El típico mono gibraltareño
Foto de: Eva Palomeque
Una cosa que me ha sorprendido es que me quedé sin partidas de nacimiento para mi hijo ya que me las han pedido en el gobierno, en el cole, en el médico... Y he descubierto que la regla que tenemos en España de que tiene que tener una caducidad desde su emisión de tres meses para ser válidas aquí no cuenta, he usado partidas de nacimiento emitidas en el 2010 y me las han aceptado como buenas... Menos mal, porque, de lo contrario, me habría tocado viajecito al registro civil central de Madrid.

Hoy espero poder averiguar cómo se hace aquí para obtener las medicinas anti rechazo, ya que en inglaterra me las mandaba el hospital a casa gratuitas y el resto de mis medicinas me las pedía la farmacia al médico, sin tener que pasar yo por consulta y también me las llevaban a casa si quería.

En Londres, tenía una tarjeta de prepago de medicamentos, ya que al no tener beneficios sociales yo sí pagaba mis medicinas, pero con la tarjeta prepago pagaba solo 114 libras al año por todos los medicamentos fueran los que fuesen y en la cantidad que fuese. Sin esa tarjeta en inglaterra, cada prescripción cuesta casi 8 libras.

Yo fui a mi farmacia y pedí medicinas para dos meses y el médico me las facilitó. Por ese motivo, de momento, no me corre prisa ya que tengo suficientes, pero lo que sí comienza a preocuparme es lo que van a tardar en verme en nefrología...
Gibraltar. Foto de: Eva Palomeque

Como os decía, hoy tengo cita a las 12 con el de cabecera que a su vez, debe derivarme al nefrólogo... Espero que no tarde mucho, yo llevaré conmigo todos mis informes a ver si hay alguna manera de acelerar el proceso, ya que en Londres me venían haciendo analíticas cada dos semanas y la última fue el 28 de Marzo y de esas ni siquiera tengo los resultados...

Ayer se cumplió un año de mi trasplante y haciendo balance tengo que decir que es verdad que se hace pesado cuando los médicos no te dan tregua y te quieren ver cada dos semanas, pero por otra parte supongo que es gracias a ese control tan continuado, que no he necesitado volver a ser ingresada desde que me dieron el alta a primeros de Mayo del 2013.

A la próxima espero contaros qué me ha parecido el médico de cabecera y qué ha pasado con la derivación...

De momento paciencia y  ¡buen fin de semana a todos!

Eva Palomeque


Image Hosted by ImageShack.us


miércoles, 9 de abril de 2014

Pequeños gestos que pueden dañar tu piel




Hay hábitos diarios que pueden parecer inocentes pero que van, poco a poco, estropeando nuestra piel.  Si quieres lucir un piel bonita y cuidada, debes aprender a evitarlos y a tomar medidas.
  1. Tocarte mucho la cara. Las manos están constantemente tocando superficies sucias. Si después te tocas la cara, conseguirás ensuciar los poros, obstruyéndolos y pudiendo provocar un brote de acné. Lávate las manos con frecuencia y procura no pasarlas tan a menudo por la cara.
  2. Extraer los granitos. Hay que evitar rascarse o apretarse los granitos. Una extracción la debe realizar un/una profesional de estética. Si lo haces tú sin las debidas condiciones higiénicas puedes expandir la infección y hacer que salgan más granitos o puntos negros. Consecuencias en el tiempo: Si el hábito es algo continuo pueden aparecer manchas oscuras o feas cicatrices.
  3. No desmaquillarte. Es importante no acostarse sin limpiarse la piel del rostro, aunque no te hayas maquillado, porque la contaminación y las secreciones de la propia piel ensucian y taponan los poros. Ya puedes haber tenido un día agotador, llegar a las "tantas" a casa, o no tener ganas de desmaquillarte, que si no lo haces, a la larga tu piel te pasará factura. Usa toallitas húmedas o una limpiadora sin aclarado, de esta manera tardas sólo un minuto y no tendrás ninguna excusa.
  4. Aplicar demasiada crema. Usar mucho producto no es sinónimo de más eficacia contra las arrugas y no se reducirán aunque te pongas toneladas. Más bien puedes acabar obstruyendo la piel, impidiendo que pueda respirar libremente. Ten cuidado con el contorno de los ojos. Si abusas de un contorno que sea muy untuoso o aceitoso, puedes provocar bolsas o milia (granitos blancos de grasa que suelen formarse en la zona de las ojeras).
  5. Duchas muy calientes. El calor dilata los capilares favoreciendo la mala circulación y las varices; además debilita el manto protector de la piel. Haz duchas con agua templadas y utiliza leche corporal para mantener tu piel hidratada.
  6. Cuidado con los dulces y las golosinas. Si tienes debilidad por los alimentos dulces (repostería, chucherías, bollería industrial, zumos envasados) intenta limitar su consumo. El exceso de azúcar no conviene a nuestro cuerpo, ni a nuestra piel, pudiendo provocar o agravar la flacidez. ¿No te puedes resistir?. En lugar de consumir bollería industrial cámbialo por alguna otra cosa más sana: cereales integrales, un puñado de cerezas, una zanahoria...
  7. Atención al flequillo. Si tienes la piel o el pelo graso, el flequillo favorece la aparición de granitos en la frente. La mejor solución: retirar el cabello y dejar la frente despejada.
  8. Comer mal y deprisa. Si eres de los que comen deprisa, a deshoras, masticas poco, comes muchas frituras o platos precocinados, eres candidato a tener una mala digestión. A la larga, los trastornos intestinales, digestivos o hepáticos que derivan de los malos hábitos alimenticios se reflejan en la piel. Piel grisácea y apagada. Si este es tu caso, podría deberse a un problema de estreñimiento. Así que ya sabes, lleva una alimentación sana y come a tus horas... tu aparato digestivo lo agradecerá y tu piel también.
  9. Al secarte la cara, no la irrites frotando fuerte con la toalla, hazlo con suaves toques .

Image Hosted by ImageShack.us


domingo, 6 de abril de 2014

Pasta con verduras


Foto de: Rafa Fuster

Hoy, Rafa, nos trae una receta estupenda para saciar el hambre. Ideal para la temporada que llega.

INGREDIENTES
  • 300 gr de pasta (no utilizar pasta al huevo o de colores)
  • 100 gr de guisantes congelados
  • 1 pimiento verde
  • 1 puerro
  • 1 tomate 
  • 1 zanahoria grande
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
PREPARACIÓN
Corta toda la verdura fresca, en trozos, el día anterior  o como mínimo 8 horas y déjalos en remojo cambiando el agua 1 vez. Si vamos a comer este plato el día siguiente para la comida, lo pondremos en remojo la noche anterior y por la mañana cambiaremos el agua y para la comida ya estará todo listo para cocinar.

ELABORACIÓN

Cuece los guisantes congelados en agua sin sal brevemente, realizando la doble cocción; déjalos hervir un par de minutos después de cada cambio de agua, este proceso te llevara unos 8 minutos, ya que los guisantes no han de quedar muy blandos. 
Escurriremos y reservaremos. Haremos los mismo con la zanahoria cortada en dados pequeños, dejándola ''al dente''. Escurriremos y reservaremos.
Pica el tomate y reserva.
Trocea a daditos pequeños el pimiento, el puerro en juliana y los ajos picados finamente y pocha todo. A continuación, agregaremos un poco de pimentón dulce. Se añade, entonces, el tomate picado y le daremos un par de vueltas antes de agregar los guisantes y la zanahoria. Dejaremos cocinar todo mientras  se evapora el agua del tomate removiendo de vez en cuando.


Foto de: Rafa Fuster
En una olla aparte coceremos la pasta en abundante agua, junto a dos hojas de laurel, unos granos de pimienta y un chorrito de aceite de oliva. 
Una vez cocida, se escurre y se añade a las verduras. Ahora lo removeremos todo durante 3 o 4 minutos y sazonamos con la mezcla de especias que harán de sustituto de la sal; en este caso agrego pimienta negra molida, y hierbabuena, pero se puede añadir orégano si quieres un toque mas clásico e incluso, si quieres picante, una guindilla de canela de cayena será suficiente.

Sirve y A COMER!





Receta de: Rafa Fuster




Image Hosted by ImageShack.us


miércoles, 2 de abril de 2014

Me acaban de trasplantar... ¿Y ahora qué?



Estás recién trasplantado y una nueva vida comienza para ti. Tu vida va a ser, a partir de ahora, muy diferente a la que tenías cuando estabas en diálisis. Experimentarás un importante cambio, no sólo a nivel físico, sino también psicológico, y también en tu entorno social y familiar.

Sin embargo, a pesar de estar feliz, estás asustado, cualquier pequeño síntoma te aterra y te pone muy nervioso. Tienes temor a muchas cosas que antes pasaban casi desapercibidas: a una multitud de gente, a golpearte en la zona del trasplante, a comer demasiado, a engordar, a una infección... y por supuesto a un posible rechazo. 
Todo esto es lógico y pasa a toda persona que haya sido recientemente trasplantada, aunque con el tiempo te acostumbras a evitar, en la medida de lo posible, todo lo que te pueda acarrear problemas de salud.

Es normal que al estar bajos de defensas debamos cuidarnos mucho más que una persona que no tome los inmunosupresores, pero tampoco tenemos que olvidarnos de vivir y disfrutar de ese nuevo órgano que hemos tenido la gran suerte de recibir. 

Al principio del trasplante todo resulta nuevo: la medicación, los análisis y visitas muy frecuentes, el cuidado de nuestro injerto... todo esto conlleva que nos veamos afectados por algo de estrés, ansiedad y nervios. Pero, tranquilos, que es algo pasajero. 
Poco a poco, uno se va acostumbrando a esas nuevas rutinas que deberán ser cumplidas escrupulosamente pero sin obsesionarse. Trata de realizar tu vida lo más normal posible. Es importante que sigas siempre las indicaciones de tu equipo de nefrología y enfermería.
Ahora te toca vivir esta nueva etapa y hacer todo lo posible para tener la mejor calidad de vida posible y que tu nuevo órgano se adapte perfectamente. 
Lee : "Como cuidar nuestro injerto renal".

Comida sana, ejercicio, optimismo, alegría, nuevos proyectos... todo esto son elementos positivos que ayudan, y mucho, a fortalecer nuestro cuerpo y nuestra mente. También una información adecuada de nuestra enfermedad y nuestro trasplante es muy beneficioso porque ayudará a prevenir o detectar posibles complicaciones y además aportará tranquilidad y equilibrio.


Image Hosted by ImageShack.us

lunes, 31 de marzo de 2014

Diario de una trasplantada: Volver a empezar. De Londres a Gibraltar


Foto de: Eva Palomeque
¿Os acordáis de Eva Palomeque? Hace algún tiempo nos contó en su "Diario de un trasplante", la preparación, intervención y post-operatorio de su trasplante de donante vivo (su marido). Hoy vuelve a relatarnos su historia con motivo de un cambio de domicilio y de país debido a la necesidad de buscar una segunda opinión médica sobre su trasplante. Leed y entenderéis: 

“Tienes que tener la mente abierta, una mente cerrada es igual que un paracaídas cerrado”
Estas fueron las palabras del profesor, director del Hospital de Nefrología, donde el pasado Abril del 2013 me hicieron mi trasplante.

Las mismas fueron pronunciadas cuando lleno de impotencia me decía que lo único que tenían claro, después de la segunda biopsia, era que había daño progresivo en el riñón pero no no sabían los motivos. Ni rechazo, ni infección, ni bloqueo… y cuando le cuestionamos sobre cuánto tiempo puede durar el trasplante tampoco fue capaz de respondernos.

Según el equipo médico del hospital (al ser un caso tan especial, mi historial es tratado en las reuniones semanales y no tengo médico asignado sino todo el cuadro médico) lo que sospechaban era que tal vez la medicación anti rechazo que me estaban dando fuera tóxica. 
En Enero se tomó la decisión de reducirla en 3mg menos, así pasé a tomar 12 mg 2 veces al día de Adoport en vez de 15 mg tres veces al día.

Lograron, con esta medida, que la creatinina que había vuelto a subir, bajara por debajo de 200. Desde entonces ahí se ha mantenido rozando o superando levemente esta cifra. La cifra ideal sería 120 o menos.
Me comentó que tal vez podrían cambiar la medicación, pero esto aquí en Inglaterra donde resido no es tan sencillo ya que cada hospital tiene a todos sus enfermos con la misma medicación.

Y los enfermos no la pagan. No tengo idea de si el motivo sea económico o no, el caso es que estamos casi en Abril, a punto de cumplir un año del trasplante, y seguimos igual.

Cuando escuchamos aquellas palabras tanto mi marido como yo nos dimos cuenta de que era hora de tomar una decisión. Tal vez no fuera la más acertada, pero ambos necesitábamos tener una segunda opinión.
Esto nos llevó a buscar la manera de regresar a casa. Era hora de volver a mi tierra y poder comunicarme con los médicos en mi propio idioma. No es que en inglés no me defienda, es simplemente otra cultura y yo siempre tengo muy presentes las palabras de mi padre, como en nuestra tierra en el tema de nefrología, ninguna.

Así pues y tras un breve tiempo de búsqueda, mi marido encontró trabajo en Gibraltar. Que no es lo ideal, pero si el lugar que nos permitirá regresar a casa. Lamentablemente Madrid no pudo ser. 

Y este es el motivo que hoy, a fecha de 26 de Marzo, me encuentre sola en Londres y en las siguientes circunstancias:
  • Trabajando los últimos días en la empresa donde he trabajado durante 3 maravillosos años.
  • Organizando la mudanza de mi hijo el mayor que se quedará en Londres con unos amigos por sus estudios.
  • Sin mi marido y donante que se marchó ya a trabajar a Gibraltar a mediados de Febrero.
  • Organizando nuestra mudanza a Gibraltar.
  •  Pidiendo informes médicos y medicaciones para llevar conmigo y poder empezar de cero en mi nuevo hogar.
Mañana tengo mi última visita en la clínica de trasplante del hospital donde me operaron, se supone que deberían tener preparado el informe que pedí en mi visita de hace unas semanas. 
No tengo ni idea de qué me voy a encontrar, ni si en Gibraltar tendré medicinas gratis como aquí, ni tampoco si hay especialidad de nefrología, aunque sé que hay una unidad de diálisis, por lo que supongo que sí la tienen. Lo que tengo claro es que el gobierno de Gibraltar paga a la sanidad española cuando necesita enviar a sus residentes a que los vean los médicos en España, ya que tienen convenios.

De momento son muchas dudas y pocas respuestas, pero estoy segura de que poco a poco encontraré la salida. Y si en mi tierra me terminan diciendo lo mismo que aquí… eso de“Tienes que tener la mente abierta, una mente cerrada es igual que un paracaídas cerrado”, al menos sabré que hemos hecho todo lo posible por salvar este precioso regalo que mi marido me hizo ahora hace casi un año.

Nuestra amiga Ana, me brinda una vez más un rinconcito en su casa, esta vez para contaros mi aventura del traslado y la búsqueda de nuevos médicos y tratamiento.
Si todo va bien, vuelo el 4 de Abril a mi nuevo hogar, ya os iré contando!!

Eva Palomeque



Image Hosted by ImageShack.us


copyrigth info

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...