¡Bienvenido!

Bienvenido a mi blog: Vivir con insuficiencia renal

Espero que lo que veas aquí sea de tu agrado y pases un buen momento conmigo.

¡Estás en tu casa! Por lo cual puedes leer y comentar lo que quieras.

domingo, 28 de junio de 2015

Zumba: ejercicio y diversión




Desde que empecé a practicar zumba, entre otras disciplinas, en el gimnasio Estudi 10, ha sido un cúmulo de buenas vibraciones y acontecimientos que han hecho que acuda cada día allí con una sonrisa. 

Este viernes, fue nuestro primer Festival de fin de curso del gimnasio, y como podéis comprobar en el vídeo que hay más abajo, yo también bailé. Fue un día agotador e intenso pero muy gratificante. 

(En la foto estoy con las chicas marchosas de mi grupo de baile y con mi profesor, Julio)

La zumba es un ejercicio de baile muy divertido, que se puede practicar a cualquier edad. Mejora nuestra condición física, da bienestar al cuerpo, ayuda a adelgazar, reduce el estrés y mejora notablemente nuestra autoestima.

Como en cualquier ejercicio físico hay que tener constancia para conseguir resultados visibles. Si quieres perder peso, tendrás que practicarlo varias veces por semana.

Si estás pensando en bailar zumba te voy a explicar unos cuantos detalles de los beneficios que conlleva la práctica habitual de esta rutina:

  1. Se trata de un ejercicio cardiovascular por lo que cuando lo practicas fortaleces tu corazón, mejoras la circulación sanguínea y aumenta tu capacidad pulmonar.
  2. Quemas calorías y te ayuda a evitar el sobrepeso y la obesidad. Con este baile, puedes perder grasa ya que se queman entre 500 y 800 calorías aprox. en una clase. Si a esto le añades comer de forma saludable, seguro que perderás peso.
  3. El ritmo de la música y los ejercicios aeróbicos ayudan a fortalecer brazos, piernas, glúteos y abdominales. Es un estupendo tonificante corporal.
  4. Te ayuda a sentirte bien. Como en cualquier deporte o ejercicio liberas una buena cantidad de endorfinas, que estimulan el buen humor y la relajación. Con la zumba liberas tensiones, te desestresas y sales con las pilas cargadas. Si estás bajo de ánimos tienes que probarlo pues te sentirás mejor.
  5. Es un ejercicio en el que no te aburres para nada gracias a la música que se utiliza para practicarla (reggaeton, salsa, merengue, rumba, bachata... entre otros). Con esta música te olvidas de los problemas del día a día y te abandonas a los sonidos enérgicos y divertidos de la clase.
  6. Te sube la autoestima, ya que dejas en casa la vergüenza y te concentras en seguir los pasos del profesor o profesora, comienzas a divertirte y te sientes bien contigo mismo/a.
  7. Te ayuda a conocer a otras personas y a pasar un rato agradable entre compañeros y profesores.
  8. Es adictivo porque te sientes mejor anímica y físicamente. Sueles salir de la clase con una agradable sensación de bienestar. 
  9. Es un ejercicio ideal para todos. Lo pueden practicar hombres, niños, mujeres, personas mayores... pues no requiere una gran preparación física. Debes adaptar el ejercicio a la situación en que te encuentres en esos momentos.
  10. Mejora la coordinación y la memoria al tener que memorizar los pasos de baile y las coreografías
¿Qué te parece? ¿Te animas?

         



Image Hosted by ImageShack.us


miércoles, 24 de junio de 2015

Disfruta del verano, pero cuídate del calor


Foto extraída de:
 http://www.especialistasya.com/medio-cabecera/654-ola-de-calor.html
Ya ha llegado el verano; ahora comienza la época de mayor temperatura del año y debemos tener ciertas precauciones ya que en días de calor intenso el cuerpo debe realizar un gran esfuerzo de adaptación para mantener la temperatura normal. Este esfuerzo es mayor cuando llegan las olas de calor, cuando ese calor es continuo, día y noche, y cuando la humedad del aire es muy alta. Cansancio, calambres, dolor de cabeza, debilidad, insomnio, falta de apetito... son algunos de los efectos negativos que pueden provocar las altas temperaturas.

Los niños, las personas con enfermedades crónicas o medicadas, personas con mucho peso y las personas mayores son las más afectadas por los efectos de las altas temperaturas, pero si se extreman las precauciones se puede disfrutar plenamente del verano, las vacaciones y el tiempo libre. 
Seguro que todos sabéis que debéis hacer ante la llegada del calor, pero no está de más recordarlo:

  • Cuando estés en casa, evita que el sol entre en casa directamente; baja las persianas, toldos, cierra cortinas. 
  • Ventila la casa a primera hora de la mañana, pero cuando entre el sol cierra las ventanas, para mantener el frescor en el interior. Abre también durante la noche para que refresque el ambiente.
  • Haz comidas ligeras que te ayuden a reponer los líquidos y a refrescarte (ensaladas, verduras, cremas frías...).
  • Bebe mucha agua sin esperar a tener sed (si no tienes  restricción de líquidos, claro). Evitar bebidas alcohólicas, con cafeína , con cola o azucaradas.
  • En los días de intenso calor hay que permanecer en lugares frescos, a la sombra y si es posible acude a sitios climatizados por lo menos un rato para refrescarte (centro comercial, biblioteca).
  • Cuando tengas mucha calor, toma una ducha fresca y haz uso de ventiladores y abanicos.
  • Evita las actividades en el exterior en las horas de más calor, sobre todo si son actividades intensas.
  • Si sales a la calle procura estar a la sombra, usar ropa ligera y de color claro, y si es necesario utiliza sombrero. 
  • Mantén tus medicamentos en lugares fresco. No dejes nunca la medicación al calor ya que puede alterar su composición y sus efectos.
  • Si utilizas el aire acondicionado no lo pongas a una temperatura demasiado baja. Regula el termostato a una temperatura de unos 24º, para evitar al máximo los contrastes al salir y entrar de la casa.

Lee también : Consejos para mantener el calor a raya  

Image Hosted by ImageShack.us

viernes, 19 de junio de 2015

Trasplantados renales y calor... ¡A beber más agua!


Ahora que llega el verano, que el calor comienza a apretar y que todavía nos queda que pasar muchos más días con elevadas temperaturas, beber agua se convierte en algo muy importante para la población. Para los trasplantados renales, con buena función renal, esto se convierte en algo imprescindible y fundamental para hidratar nuestro riñón y facilitar de esta forma su trabajo de filtración de la sangre y eliminación de los deshechos que genera nuestro cuerpo. 

Por eso, para asegurar su correcto funcionamiento es importante mantener una adecuada ingesta diaria de agua, necesaria para garantizar el volumen de orina que necesitamos para eliminar los residuos.

Además con la llegada del calor hay que aumentar la cantidad que bebemos ya que se pierde bastante líquido a través de la transpiración. 

Unos consejitos:

  • Lo mejor para quitar la sed es el agua. Debemos evitar las bebidas con gas y azucaradas. También podemos tomar infusiones (a temperatura ambiente o incluso fresquitas) o podemos comer algo de fruta (como una rodaja de sandia que contiene mucha agua).
  • No esperes a sentir sed para beber, ya que cuando notas la boca seca es porque ya tu cuerpo necesita agua, es decir está comenzando la deshidratación.
  • Hay que beber unos ocho vasos de agua, más o menos, en total unos dos litros según el día. Si estás sudando mucho por el calor o por el ejercicio, conviene beber algo más. De todos modos, evita realizar ejercicio en las horas centrales del día.
  • Recuerda que el café, la cola, o cualquier bebida con cafeína, aceleran la deshidratación.
  • A ser posible bebe agua de mineralización débil.
  • Beber un vaso de agua en ayunas, cuando te levantas, ayuda a depurar el organismo y a reponer el líquido que se pierde durante el sueño a través del sudor y la respiración.
  • Beber agua no solo cuida tu riñón y tu salud en general, sino que mejora visiblemente tu piel y la mantiene tersa y radiante
Image Hosted by ImageShack.us


martes, 16 de junio de 2015

Los ¡Ays! que nos repetimos cuando nos trasplantan


Continuamente, recibo mensajes preguntándome que qué hago para cuidar mi riñón. Hace un tiempo escribí un artículo donde explicaba como cuidar nuestro injerto renal, y daba unas pautas para mantener una buena calidad de vida.
Es complicado para una persona, pasar de estar en diálisis o en pre-diálisis a estar trasplantada. Es un quebradero de cabeza, sobre todo al principio, todos los cuidados que tiene que recibir el injerto (tratamientos, controles, atención, revisiones con otros especialistas...) y todos los cuidados que hay que tener con infecciones oportunistas y demás. Sí, es verdad que es una tremenda alegría y te sientes afortunado/a, pero en los primeros meses, los sentimientos se entremezclan y el "ay, ay, ay" lo tienes siempre presente: 
-¡Ay! que creo que estoy comiendo demasiado- 
-¡Ay! que no recuerdo si me he tomado la inmunosupresión- 
-¡Ay! Me molesta el costado, ¿que será?- 
-¡Ay! Aquí hay mucha gente, ¿Puedo pillar alguna infección?- 
-¡Ay! me ha subido la creatinina ¿Estaré rechazando?... 
y así muchos y muchos más ¡Ays! que continuamente nos asaltan cuando nos trasplantan y que al principio son muy frecuentes, pero que después, a medida que van pasando el tiempo, se suavizan pero tampoco dejan de rondar por nuestras cabezas. 

Está muy bien que nos cuidemos y que nos preocupemos, pero lo que ya no es tan saludable es que nos obsesionemos con los cuidados y con las preocupaciones por todo. Es insano y agotas tus energías en estar siempre con el ¡Ay! a cada momento, y eso no sólo repercute en tu bienestar mental, sino que también te impide disfrutar de tu trasplante, tu salud recuperada, de la vida y del instante...

Lo ideal es tener un equilibrio y relajarnos un poco. Si un día te pasas comiendo, al día siguiente lo compensas. Si un día no te has tomado la medicación por olvido, la tomas al día siguiente como siempre y anotas lo sucedido para comentarlo con el nefrólogo. Si tienes molestias o dolores, acude al médico y ellos te harán las pruebas necesarias para valorar y dar con el diagnóstico. Si te sube la creatinina, sigue cuidándote como siempre y ten en cuenta que para que se dé un rechazo deben concurrir varios niveles, no sólo la creatinina. En fin, que dentro del cuidado a nuestro injerto renal, también está el tomarse las cosas con más calma y no sufrir continuamente con los ¡Ays! que vayan surgiendo. 

Hay que saber disfrutar de la oportunidad y del "regalo" que se nos ha concedido, cuidándonos, sí con esmero y dedicación, pero también con positividad, alegría y sensatez. Y, sobre todo, no pensar en lo que pueda pasar, porque como digo continuamente, lo que tenga que ser, será, y por el momento... ¡VIVE!

Image Hosted by ImageShack.us

viernes, 12 de junio de 2015

La familia del enfermo crónico



Siempre hablamos de los pacientes con enfermedades crónicas, de lo mal que lo pasan, de lo que sufren, de sus depresiones y de la tristeza que les invade. Pero hoy quiero hacer un artículo dedicado a los familiares: a los padres, maridos, esposas, hijos, nietos, hermanos... Ellos también sufren tanto o más que la persona enferma.

No sienten su dolor físico, pero sufren por verlo en la situación en que se encuentra y no poder hacer nada por evitar su dolor y frustración.

Estas familias que intentan ayudar a los pacientes con todo su amor, su cariño y su apoyo, son una parte muy importante para que el enfermo acepte su enfermedad y para que retome su vida, con algunos cambios, pero con ilusión y esperanza.

El cambio de vida y de hábitos suele alterar la convivencia y la normalidad anterior, no sólo del paciente, sino de la familia más cercana.
Muchas veces, la alimentación estricta que tiene que llevar el paciente, es compartida por la familia, bien sea por acompañarlo, por no tentarlo con otros alimentos que no puede ni debe comer o por no cocinar varios platos a la vez.


La familia es un pilar donde los enfermos crónicos se apoyan, y es claro que aquellos pacientes que tienen un ambiente familiar adecuado responden mejor a los tratamientos y terapias, siguen mejor las dietas y sus relaciones sociales son óptimas.

De todos modos, no podemos olvidar que una enfermedad crónica es un golpe muy duro para todos y puede desestabilizar y hacer tambalear las relaciones familiares, poniendo a prueba las relaciones de amor y equilibrio existentes antes de la enfermedad. Será necesario tener paciencia e ir adaptándose poco a poco a la nueva situación.

Los enfermos que cuentan con un ambiente familiar positivo, una estabilidad emocional y afectiva y una forma de enfrentarse adecuada a los problemas cotidianos, pueden adaptarse de modo más positivo y optimista al desequilibrio físico y emocional que supone el proceso de su enfermedad, con la ayuda del resto de la familia.
Por el contrario, si antes de la enfermedad existían dificultades en las relaciones familiares y en la resolución de los problemas de la vida cotidiana, el cambio brusco que supone el diagnóstico de una enfermedad crónica desequilibrará y desestabilizará en mayor medida al núcleo familiar y las posibilidades de aceptación y manejo ante la nueva situación serán mucho más limitadas.


La existencia de un enfermo crónico dentro de la familia va a ocasionar una readaptación del resto de los miembros.
La familia tratará de adaptarse a la nueva situación y según sea la relación entre ellos habrá unos patrones diferentes de comunicación:
  1. La familia es capaz de hablar de todos los temas, sin tabúes y sin obstáculos, intentando establecer una buena comunicación.
  2. El paciente crónico conoce el pronóstico de su enfermedad, al igual que el resto de su familia, y ambos viven de forma positiva su proceso.
  3. La comunicación entre el paciente y la familia es prácticamente inexistente. En este comportamiento, todos los miembros de la familia llegan a un acuerdo de no hablar nada sobre la enfermedad del familiar enfermo y de no comentarlo a nadie. Por supuesto, este tipo de comportamiento no es nada aconsejable.
Un error en el que incurren algunas familias de pacientes crónicos es la sobreprotección, hasta el punto de que pueden convertir al enfermo en una persona introvertida, la cual es incapaz de realizar nada sin la familia. Una cosa es cuidar y ayudar en todo al enfermo y otra bien distinta es, no dejar que, debido a su enfermedad, pueda realizarse como persona y limitarle los movimientos por el miedo a que le ocurra algo.

La mejor forma de lograr la aceptación de la enfermedad por parte del paciente y de su entorno familiar es manejando los sentimientos de culpabilidad, enojo, desesperación e impotencia que surgen al principio, y aquí también es muy importante el trabajo de los profesionales médicos, quienes deben prestar apoyo y solucionar las dudas que se presentan en el círculo familiar en relación a la atención y cuidados del enfermo crónico.

Reeditado


Image Hosted by ImageShack.us

domingo, 7 de junio de 2015

Las cabinas de rayos UVA: un riesgo elevado de cáncer

Ahora, con el buen tiempo y con estos calores más propios de agosto que de este mes de junio en el que nos encontramos, a muchas personas les corre prisa por lucir bronceado y presumir durante varios meses. Claro, que con el trabajo, la casa, los estudios, etc. no hay tiempo para ir a menudo a la playa. Y ahí es donde aparecen las populares cabinas de rayos UVA, un método rápido y eficaz de "tostarse" el cuerpo, pero muy agresivo y peligroso para la salud. Cuanto más rayos UVA se toman, más aumenta el riesgo de melanoma; y cuanto más joven se empieza a usar este tipo de cabinas más probabilidades se tienen de tener un melanoma cutáneo. Porque las radiaciones, tanto en cabina como solares, se van acumulando con el tiempo. Se ha demostrado que las cabinas de rayos UVA incrementan hasta un 75% las probabilidades de desarrollar un melanoma  en la piel cuando empiezan a utilizarse antes de los 30 años.  

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha elevado la clasificación sanitaria de los rayos UVA  que emiten las máquinas de bronceado artificial, de probablemente cancerígenos, a cancerígenos.


Pero ahora los investigadores dan un paso más y piden que se equipare su riesgo al del tabaco. Creen que el bronceado con rayos UVA cumple con los mismos criterios que el tabaquismo como causa de cáncer y argumentan que explicar la relación causa-efecto entre las cabinas de rayos UVA y el cáncer podría prevenir millones de nuevos casos.

En Brasil, Inglaterra y Australia lo han prohibido y EEUU está en camino de prohibirlo. 

La creencia de que los rayos UVA ayudan a preparar la piel para la temporada veraniega es falsa. Las dosis de radiación ultravioletas que se reciben son muy superiores a lo considerado aconsejable, y eso no es nada bueno.


Desde hace un tiempo, se empiezan a conocer personas que son adictas a tomar el sol o a los rayos UVA. Es lo que se llama Tanorexia, y estas personas nunca se ven suficientemente morenas a pesar de estar negras como el carbón. Siempre están obsesionadas con estar más bronceadas y sienten una ansiedad enfermiza cuando piensan en que van a perder el bronceado.


Las personas trasplantadas y las personas que toman alguna medicación fotosensibilizadora NO debemos exponernos a este tipo de rayos. En general evitaremos la exposición al sol, ya sea natural o en cabina, y si se toma el sol natural con mucha precaución como ya he comentado otras veces. La incidencia de cáncer en estas personas puede ser tan alta como un 70% en los 20 años posteriores al trasplante. Los cánceres de piel crecen más rápidamente y tienden a ser más peligrosos en las personas que tenemos el sistema inmunológico deprimido.

El tratamiento con altas dosis de corticosteroides también pueden debilitar el sistema inmunológico. Así que la misma precaución tendrán todas aquellas personas en tratamiento con corticoides.

Así que ya sabéis, más vale estar blanquitos y sanos, que bronceados y arriesgarnos a contraer un cáncer cutáneo.

Si queréis tener un poco de color, hay autobronceadores temporales que se aplican después de la ducha y "dan el pego". Aunque hay que aplicarlo perfectamente, tal como indican en las instrucciones, para evitar que queden manchas o ronchas. 

Más información: http://www.donismunoz.com/index.asp?op=4&pg=42


Image Hosted by ImageShack.us

miércoles, 3 de junio de 2015

Día Nacional del Donante



Hoy es el Día Nacional del Donante; es un día para pensar en esas personas que en un gesto generoso y solidario deciden donar todos sus órganos; esas personas que una vez su cuerpo ha abandonado este mundo, pueden dar vida y mejorar la de otras personas.

Hay que tener siempre presente que cualquier persona puede necesitar el día de mañana el gesto altruista de una donación.
El Día del Donante:
  • Es un día para agradecer todas y cada una de las donaciones que de forma altruista e incondicional se dan. 
  • Es un día para seguir concienciando a la población de la importancia de la donación, pues son miles las personas enfermas que siguen esperando un órgano que necesitan. 
  • Es un día para recordar que con una donación se puede salvar y mejorar las condiciones de vida de muchas personas.


Pero no debemos olvidar que gracias a la familia del donante, se pueden realizar esas donaciones. 
Para esa familia, que en esos momentos cumbres de su dolor, le informan de la posibilidad de la donación, las emociones y los sentimientos deben ser terribles. Tomar esa decisión y en ese momento justo. Sin posibilidad de pensarlo detenidamente.
Resulta admirable que tantas familias en esos momentos tan duros de su vida, puedan reaccionar, y pensar en ayudar a otras personas que están enfermas y que sufren. Por eso, estas familias son merecedoras de todo nuestro respeto. 

GRACIAS a todos los DONANTES y GRACIAS a sus familias, que enfrentándose a su dolor, donaron los órganos de ese ser querido y nos dieron la oportunidad de vivir.

Reeditado




Image Hosted by ImageShack.us
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info