domingo, 19 de noviembre de 2017

Puerros en vinagreta


Hoy os quiero proponer esta fácil y riquísima receta.
No os creáis que es un plato aburrido, porque en realidad es muy sabroso y se puede tomar tanto en tibio como en frío.

Ingredientes (para 4 personas)

  • Puerros (dependiendo del tamaño serán 2 o 3 por persona)
  • 1 o 2 cebolletas (depende de lo grande que sean)
  • 1 huevo
  • ¼ de pimiento rojo
  •  ½ pimiento verde        
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de vinagre de jerez
  • 1 cucharadita de perejil picado

Preparación:

Primero se preparan las verduras. Se retira la parte más verde de los puerros, se trocean por la mitad y se ponen en remojo con agua. En otro recipiente se añade el pimiento rojo, el  pimiento verde, la cebolleta y el perejil, picados muy finamente, también con agua. Se dejan en remojo varias horas (o toda la noche), cambiando varias veces ese agua.

Elaboración:

En primer lugar, pondremos una olla con agua a calentar y echaremos los puerros. En cuanto comiencen a hervir se tira esa agua y se vuelve a poner otra limpia, dejando cocer durante 18-20 minutos, hasta que estén bien cocidos. Reservar encima de un papel absorbente.
Aparte coceremos el huevo durante 10-12 minutos. Una vez cocido, enfriaremos y pelaremos.
Escurriremos las verduras (pimientos, cebolleta, perejil) y añadiremos la clara de huevo también picadita.
En un bol mezclaremos el aceite, el vinagre y la yema de huevo. Batiremos bien esta mezcla hasta que emulsione.
Después se mezclan las verduras con la vinagreta y se prueba el punto de vinagre (rectificar al gusto)
Servir los puerros cocidos con la vinagreta por encima y ...¡A disfrutar!

¿Lo sabías? Puedes realizar este plato con puerros frescos o en conserva, siempre sabiendo que hay que cambiarles más veces el agua para eliminar la sal que contienen. Estos últimos al ser en conserva contienen menos potasio. Los puerros son ricos en fibras y diuréticos. Este es un plato ligero por lo que las personas en diálisis deberán acompañarlo de un plato de carne o pescado. Es un plato aconsejable en la etapa de prediálisis, al contener pocas proteínas.

Huevo (100g)Potasio- 138 mg  Fósforo-  205 mg  Proteínas-  12,8 gr
Cebolleta-  Potasio- 250 mg   Fósforo-  26 mg
Pimiento verdePotasio- 120 mg  Fósforo-  19 mg
Pimiento rojo-   Potasio-  160 mg  Fósforo-  22 mg
Puerros-   Potasio- 267 mg Fósforo- 48 mg
Puerros en conserva-  Potasio 150 mg   Fósforo-  32 mg



Ana Hidalgo


lunes, 13 de noviembre de 2017

Tortilla de berenjenas


Una sencilla tortilla puede ser una buena solución para una cena. Podemos hacer tortillas con otros rellenos: calabacín, patatas, cebolla, espárragos... Hoy la he hecho de berenjena, una de las verduras más aconsejables para nosotros, los enfermos renales.

Ingredientes para dos personas:

  • Una berenjena
  • 3 huevos
  • Aceite de oliva
  • Ajo en polvo
  • Pimienta

Preparación:
La berenjena se corta a cuadrados, sin pelar, y se pone en un bol con agua para remojar. Se deja varias horas, cambiando el agua varias veces. 
Un rato antes de realizar la tortilla se deja escurrir la berenjena para que suelte todo el agua. 

Elaboración:
En una sartén con aceite se saltea la berenjena, bien escurrida,  añadiendo pimienta y ajo en polvo al gusto. Se deja hacer hasta que esté bien blanda y a continuación se añaden los huevos. Mezclamos bien y cuajamos la tortilla. 
Servir muy caliente. 

¿Lo sabías? La tortilla se puede considerar un plato ligero que nos aporta una cantidad adecuada de calorías y no mucha cantidad de proteínas, fósforo y potasio. Hay que decir que la proteína del huevo es muy buena, lo que la hace un plato adecuado para cualquier etapa de la enfermedad renal. Para las personas trasplantadas es ideal acompañarla de un plato de ensalada.

Huevo-  potasio- 138 mg  fósforo- 205 mg  proteínas- 12,8 gr

Berenjena- potasio-  190 mg  fósforo- 26 mg




Ana Hidalgo



domingo, 12 de noviembre de 2017

Inspiración... ¿Dónde estás?



He leído en algún sitio que la inspiración "es la sensación que nos lleva a escribir", pero hay días que por más que pienso no se me ocurre ningún tema sobre el que hablar. ¿Dónde están las musas de las que tanto hablan los escritores?. Bueno, en mi caso serían "musos".

A veces, siento como si me estuviera estrujando el cerebro para extraer algo de zumo en forma de escritura. Pero aquí me tenéis escribiendo sobre mis dificultades y mi falta de inspiración para escribir.

Es difícil escribir cuando sientes que tienes un bloqueo mental.  Intentas que te llegue la inspiración necesaria para poder redactar un nuevo post, pero nada, te quedas en blanco.
Aunque la mayoría de veces, la inspiración llega de repente, ¡zas! y dejo todo para ponerme a escribir antes de que se me olvide. Siempre procuro llevar una libreta en el bolso para anotar las ideas que me vienen a la cabeza ya que soy bastante olvidadiza.

Yo misma me sorprendo del resultado cuando publico el artículo... me digo: ¡Esto lo he escrito yo! Ni siquiera me doy cuenta de como lo hago... lo escribo y punto. Escribo lo que me sale en esos momentos, como lo que estoy escribiendo ahora.

¿Dónde estará la dichosa inspiración?. Esto de escribir es bastante complicado. Realmente, valoro el trabajo de los escritores cuando escriben un libro. Es sorprendente tanta imaginación, tanta creatividad, y como consiguen llenar hojas y hojas con un tema, logrando mantener al lector interesado en la lectura, y no sólo eso, sino que incluso, a veces, te sientes parte de la historia que están relatando.

Normalmente mis inspiraciones llegan de maneras muy diversas: una idea, algo que me ha ocurrido, alguna frase que he leído, unas palabras que alguna persona me ha comentado, algún artículo, una noticia de la televisión... Es muy importante la inspiración, por  supuesto, pero también lo es saber plasmar la idea y escribirla correctamente.

Por eso, de un tiempo a esta parte, he reducido un poco la frecuencia de los artículos, porque es bastante difícil escribir a menudo; no sólo es el blog, sino la página de facebook, Twitter y algunas colaboraciones. A veces me siento un poco saturada.

En fin, a lo tonto, a lo tonto, he vuelto a escribir un artículo sin tener por el momento "las musas" de mi parte.


Ana Hidalgo


miércoles, 8 de noviembre de 2017

No te quedes colgado viendo la vida pasar




Si tienes una mala época, si tienes una enfermedad crónica, si los problemas y las preocupaciones te agobian... no te dejes vencer, no te quedes parado viendo la vida pasar, como si de esa forma, quedándose quieto y cerrando nuestra mente, los problemas, enfermedades y preocupaciones desaparecieran, pasaran de largo o se solucionaran.

Lo que tienes que hacer es remontar, "coger el toro por los cuernos" y enfrentarte al problema o a la enfermedad que te haya tocado vivir, aprendiendo a conocerla y adaptándola a ti.

¿Por qué quieres aferrarte al dolor? Sé valiente y atrévete a enfrentarte a las situaciones a medida que vayan llegando, pero mientras tanto...
NO te quedes colgado viendo la vida pasar ¡APROVÉCHALA!

Disfruta y saborea los pequeños momentos; ahí, en esos pequeños detalles, es donde se encuentra los momentos de felicidad. Esos momentos que guardarás en tu mente para las épocas que no sean tan benévolas.

No te quedes quieto, no dejes que la tristeza o la pena se adueñen de ti durante mucho tiempo. Es preciso cambiar nuestro "chip" y pensar que la vida pasa, y que depende de nosotros que pase de manera gratificante, a pesar de las circunstancias, y aprovecharla al máximo, día a día, hora a hora, minuto a minuto.

 ¡VIVE!


Ana Hidalgo






viernes, 27 de octubre de 2017

A mis seguidores...



Hace más de siete años que estoy en este mundo del blog y de las redes sociales, y a lo largo de todo este tiempo me han escrito y me escriben todo tipo de personas:

Los más numerosos son los que descubren mi blog, o algunas de mis redes sociales, y sienten que se les cae la venda de miedo e ignorancia que les tapaba por completo los sentidos, dando lugar a una mirada de esperanza y comprensión. Son, principalmente, los que hace poco que acaban de ser diagnosticados.

Hay otros que se asombran de que se pueda seguir teniendo una vida, una buena calidad de vida, con una enfermedad crónica como la nuestra, con sus épocas malas, regulares y mejores. No lo entienden, y aunque intento con mis palabras que lo comprendan, es muy díficil transmitirles, a través de la red, la energía y la esperanza necesaria. Estas personas, que son las menos, necesitan otro tipo de ayuda, la profesional, y ahí poco puedo hacer yo.

Muchos seguidores son, al igual que yo, pacientes expertos y llevan también su enfermedad con coraje y optimismo. Son personas que quieren seguir aprendiendo y compartiendo conocimientos para poder tener una buena calidad de vida y poder llevar un vida activa, aún con una enfermedad crónica.

En cambio, hay unos pocos, que no son ellos los que me siguen, sino que es alguien de su familia. Estos enfermos, no quieren saber nada de su enfermedad, se limitan a acudir al médico cuando toca y a cumplir con el tratamiento y poco más. Es alguien de su familia (un hermano, la esposa, la madre....) el/la que me sigue y procura informarse para ayudar a su familiar. Este tipo de pacientes se les llama pacientes pasivos. Aunque también hay enfermos renales que me siguen, ellos y su familia, para aprender y conocer mejor la enfermedad e interactuar con otros enfermos renales.

A todos ellos les doy las gracias por seguir mi página y por comentar y mandarme sus dudas, sus agradecimientos y sus felicitaciones. No dudéis en dejar vuestros comentarios y vuestras preguntas.

Intento transmitir en mi blog los conocimientos que la experiencia de la enfermedad me ha dado, así como inyectar optimismo y esperanza a mis lectores... creo que lo estoy consiguiendo, a juzgar por la cantidad de mensajes que recibo.

Y voy a terminar diciendo que aquí estoy para ayudar en la medida que sea posible y para contestar a vuestras dudas siempre que esté en mi mano; que esta página, como he dicho muchas veces, es un apoyo moral frente a la enfermedad y un lugar donde encontrar consejos para mejorar nuestra calidad de vida. Las preguntas y dudas de carácter médico deben ser respondidas por nuestros nefrólogos o médicos de familia.

Gracias por seguirme y estar a mi lado.


Ana Hidalgo


martes, 24 de octubre de 2017

Sin miedo a sonreír. Por Belén Pazos


Me encanta la energía que se transmite en esta página. Aquí te dejo mi aportación como energía y toque de humor. Mil besos:

Mis riñones, esos pequeños celosos compulsivos y acaparadores de mis atenciones, me hacen pasar por situaciones surrealista. Una acude a un nutricionista esperando encontrarse con la famosa frase "somos lo que comemos"; y juro que piedras no he comido nunca.

He de confesar que me senté con pocas ganas de cambiar y mejorar mi dieta, pero lo que me encontré, en casi dos horas de consulta, es para contar. La "nutricionista", primero me preguntó por mi alimentación; y en tono serio me explicó que mi alimentación no era mala.¡Ufff!, eso lo sabía, tengo de maestra a mi abuela Isabel y sus recetas ancestrales.

Después, se dedicó a preguntarme por cosas que nada tenían que ver con nutrición. Eso me puso nerviosa, lo reconozco. Terminó clavando sus pupilas para afirmar rotundamente "Todos ; absolutamente todos tus problemas renales están en tus miedos. Miedos infantiles y miedos adultos disfrazados de seguridad. Somos emociones, has tenido mucho miedo y lo tienes". -me dijo-. Así terminó la consulta entre evoluciones de animales varias, pero eso ya es otra historia.

Al llegar a casa pensé en mis pobres riñoncitos. ¡Toda mi vida guardando mis miedos en ellos; pensando en lo malísimos que eran, y los pobres, sólo se defendían a pedrada limpia de ese hijo puta del miedo! Un miedo que crecía y se escondía callado para aniquilar, herir y paralizar mis decisiones mientras mis dos héroes luchaban valientes y decididos mostrando su supremacía y poder. Mis dos pequeños camaradas, batallando con ese asesino mutilador para que no lograse salirse con la suya.

Y ahora, después de tantos años de trabajo no agradecido, con todo el dolor de su riñón , han protestado y se han puesto de huelga. En el cartel reivindicativo se puede leer "¡Basta ya!, defiéndete tú!" . Y yo, que no quiero perder unos trabajadores tan leales, he mirado en mi interior y he podido ver a ese seductor de Don Miedo dominante y poderoso. Lo he agarrado por la solapa y le he gritado con valentía:
He venido a este mundo para hacer realidad mis pequeños grandes sueños. No me cansaré de luchar. Y tú, JAMÁS, me arrebatarás las ganas de VIVIR.

Belén Pazos



Ana Hidalgo


domingo, 22 de octubre de 2017

Salsa chimichurri



¿Quién dice que no se puede comer sabroso sin sal?... Prepara una salsa chimichurri y tenla en la nevera siempre lista.
La salsa chimichurri es una salsa de origen argentino que sirve normalmente para acompañar carnes, patatas y lo que te apetezca. Es una salsa que se prepara en muy poco tiempo y que casi todo el mundo conoce.
Lo mejor es, que esta salsa lleva ingredientes muy comunes que normalmente tenemos siempre a mano en casa. Además al llevar aceite y vinagre puede durar bastante tiempo en la nevera, y se conserva estupendamente. Cuanto más tiempo esté, más concentrados serán los sabores.
Lo ideal es probarla y añadir más o menos hierbas y especias según el gusto de cada uno.
Se puede preparar de varias formas, pero os dejo esta receta que es muy sencilla y otra opción más sencilla aún.

Ingredientes:

  • 4 dientes de ajo
  • 1 pizca de guindilla cayena
  • 2 cucharadas de orégano
  • 1 cucharadita de tomillo
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1/2 vaso de aceite 
  • 1/2 vaso de vinagre

Elaboración:
Echa en una sartén un chorro de aceite y añade el comino, el orégano, el tomillo y la guindilla cayena (tritúrala un poco antes). No lo cocines, solo que se temple un poco el aceite  para que suelten los aromas. Cuando empiece a coger algo de calor, incorpora el perejil picado, el pimentón dulce, los dientes de ajo picados y el vinagre. Mezcla bien y retira a un bol. Vierte el aceite y guarda en un frasco a ser posible de cristal.



Otra opción es comprar en una tienda un preparado de especias para chimichurri

Ingredientes:
  • Preparado para chimichurri
  • Aceite (girasol que es menos intenso)
  • Vino blanco
  • Vinagre

Elaboración:
En un bol se añade la cantidad de la mezcla para chimichurri que queramos. A las hierbas se le añade el doble de cantidad de aceite, una parte de vino blanco y una parte de vinagre. 
Se irá probando hasta encontrar el punto adecuado.



Ana Hidalgo




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info