¡Bienvenido!

Bienvenido a mi blog: Vivir con insuficiencia renal

Espero que lo que veas aquí sea de tu agrado y pases un buen momento conmigo.

¡Estás en tu casa! Por lo cual puedes leer y comentar lo que quieras.

viernes, 25 de julio de 2014

Como preparar la visita al médico



Una persona con una enfermedad crónica, establece durante muchos años e incluso durante toda la vida, una relación con el personal médico que le atiende. Es importante que se establezca una relación de confianza y respeto mutuo, siendo la clave para entender, comprender y manejar mejor la enfermedad que se padece. Por eso, preguntaremos y nos aseguraremos de entender las respuestas.


Antes de ir al médico:
  • Anota en una hoja de papel o en una nota en tu móvil todas las preguntas y todas las dudas que tengas, de esta forma no se te olvidará nada una vez estés en la consulta. Hazlo por orden de importancia y prioridad... por ejemplo:
 -Algún síntoma extraño (explicar cuándo comenzó, si empeora en algún momento del día o al realizar alguna  actividad). 
-Un medicamento que no te sienta bien (no lo dejes de tomar por ti mismo)  
-Alguna duda o preocupación que tengas, aunque no sea de la especialidad médica que te tratan (si quieres empezar a hacer ejercicio, si vas a viajar al extranjero, dudas sobre vacunas...)
  •  No olvides preparar la lista de medicamentos que tomas en esos momentos.
  • Ten preparado todos los papeles que necesites (papel de la visita, resultados de pruebas, control de la tensión arterial)
En la consulta del médico:
  • Habla claro y con franqueza al médico, no enmascares ni ocultes ningún síntoma. Ves directamente "al grano", no te andes con rodeos... el tiempo en consulta es oro.
  • Explica como te encuentras desde la última visita y si hay alguna novedad. Empieza por lo más importante.
  • Pregunta todas tus dudas, presta atención y si es necesario toma notas en un papel para que no se te olvide nada.
  • No dudes en pedir que te repitan algo que no has entendido. Para manejar bien tu enfermedad tienes que salir de la consulta habiendo entendido todo lo que te han explicado.
  • Si tienes otras consultas con otros especialistas es conveniente comentarlo (pruebas ginecológicas, colonoscopias, oftalmólogo, dentista) 
  • Si el médico te receta algún medicamento nuevo es necesario que preguntes:
-Qué tipo de medicamento es.  
-Por qué te lo recetan. 
-Cuándo y cómo hay que tomarlo y durante cuanto tiempo.
Al salir de la consulta:
  • Repasa bien todo lo sucedido en la consulta y asegúrate de que no ha quedado ningún tema por resolver. Mira bien todas tus pruebas y tus papeles, por si hubiera algún error.
  • Si es necesario anotar algo más, hazlo en este momento, antes de que se te olvide.
  • Pide hora para tu próxima cita, programa tus pruebas y análisis ... (al llegar a casa actualizarás tu lista de medicamentos y anotarás en la agenda el día de tu próxima visita y pruebas).

Recuerda que el tiempo de consulta con nuestro médico es limitado por lo que hay que preparar bien la visita.




Image Hosted by ImageShack.us


lunes, 21 de julio de 2014

Vivir el presente, el día, el momento...




La vida es, aunque a veces no lo parezca, muy corta. En un instante se puede acabar, en un instante te puedes derrumbar, en un instante... sólo un instante.

Cuántas veces hemos oído decir "Seré feliz cuando termine mis estudios, cuando consiga trabajo, cuando me case, cuando tenga hijos, cuando viaje por todo el mundo..." De ese modo vas postergando las posibilidades de vivir en el momento, dejando la vida pasar sin aprovechar otras oportunidades de ser feliz . 

Por otra parte, hay personas que no viven en el presente porque se queden añorando el pasado que no puede volver, o aquellas que se quejan continuamente de su mala suerte en el trabajo, en la salud, en el amor... provocando la infelicidad de ellas mismas y de su entorno. Además esta postura conlleva a sufrir más enfermedades o a agravar aquellas que ya se tienen.
Vivir en el pasado o en el futuro no tiene sentido, porque nosotros estamos en el hoy, en el presente y es eso lo que debemos intentar disfrutar y aprovechar. El pasado es algo que ya pasó y que no puede volver, por lo tanto, lo dejaremos aparcado en un rincón de nuestra memoria. El futuro es algo que todavía no existe y que todavía no sabemos que nos deparará. ¿Entonces para que "calentarnos la cabeza" pensando?.

No se puede ser feliz si te pasas la vida esperando, ya sea para terminar el trabajo, para que llegue el fin de semana, para realizar ese viaje... en resumen, para que llegue el futuro. 

Por eso, vive este momento, disfruta de cada pequeño detalle (un paseo, el sol, tomar una taza de café, una brisa de aire, la lluvia, el olor de una flor, la contemplación de un hermoso paisaje, un momento de tranquilidad) y piensa que el futuro nos llegará, queramos o no, y que si tu presente lo tomas de forma amable y lo disfrutas tienes mucho ganado. 


Image Hosted by ImageShack.us

jueves, 17 de julio de 2014

¿Eres un paciente activo y responsable?


El paciente es el principal responsable de su salud, ya que es mediante la prevención de posibles riesgos, el hábito de una vida sana, la adherencia a su tratamiento, el conocimiento de su enfermedad... que puede conseguir tener una buena calidad de vida, a pesar de su dolencia.

Los pacientes jugamos, actualmente, un papel muy importante, e incluso a veces, decisivo, en nuestra salud y en nuestro tratamiento. Nosotros, intervenimos y opinamos cada vez más en la consulta médica, estamos mejor informados y nos preocupamos por conocer y saber, aprendemos a manejar nuestra enfermedad de manera que forme parte de nosotros, y sabemos detectar cualquier pequeño síntoma anómalo y consultarlo con nuestro médico. 
También procuramos, antes de nuestra cita con el médico, anotar todo lo que queremos preguntar y todas las dudas que tenemos para que no se nos olvide nada.Y no salimos sin haber comprendido bien todo (si es necesario le haremos repetir al médico lo que no hayamos entendido).

Un paciente activo y responsable, también tiene que tener una actitud positiva ante la enfermedad y la vida, de esa forma afronta las cosas de manera más adecuada, es consciente de su situación y hace lo necesario para informarse, cuidarse, sentirse mejor. Un paciente con actitud depresiva y de "no tener ganas de nada", suele pensar que "no sirve de nada" cualquier esfuerzo por estar informado o cuidarse. También hay pacientes pasivos o que "pasan de todo".Con estos dos últimos tipos de pacientes se hace necesario un cuidador al lado que controle y gestione todo lo relacionado a su tratamiento y cuidado.

Un buen paciente es aquél que está bien informado, maneja las dificultades adecuadamente y comprende las situaciones, confia en él mismo, es responsable y dispone, también, de un buen apoyo (familia, médicos, amigos). Este paciente también podrá ayudar a otros pacientes a entender y conocer su enfermedad.

Tipos de pacientes:

Podríamos decir que hay tres tipos de pacientes:`
  1. Paciente pasivo. Es una persona que acepta las indicaciones, no pregunta, no quiere saber nada... simplemente obedece y es disciplinado. No conoce su enfermedad, sólo hace lo que le indica el médico o su cuidador. Con este paciente sería conveniente hacerle ver las ventajas de ser más activo y responsable.
  2. El paciente impaciente. Es una persona que no está de acuerdo con nada, es a veces hasta agresivo, que rechaza cualquier tratamiento y se lo pone difícil al personal médico. Suele ser un paciente que quiere resolver su dolencia de forma rápida y con la menor implicación por su parte. Con este paciente es importante el diálogo, más información, y si es necesario, una ayuda profesional para que acepte la enfermedad y sepa que es necesario que se involucre en el proceso de su enfermedad o dolencia y su tratamiento.
  3. El paciente activo y responsableUna persona es un paciente activo y responsable cuando:
  • Se preocupa de conocer su enfermedad.
  • Pregunta a los médicos y/o al personal sanitario todo lo que no ha entendido y todas sus dudas.
  • Conoce todo el tratamiento que debe tomar y cómo tomarlo, además de nombrarlos por su nombre.
  • Intenta llevar una vida sana y procura mantener su cuerpo en buenas condiciones físicas y psicológicas, a pesar de la enfermedad. 
  • Toma el control de su cuidado.
  • Colabora con su médico.
  • Tiene una postura moderadamente positiva y optimista ante la vida.
  • Si tiene una época mala o la moral "por los suelos", intenta ser paciente y hacer todo lo necesario para superar ese bache que ha surgido en su camino.                                                                 


Image Hosted by ImageShack.us


martes, 15 de julio de 2014

Carta a mi donante



Muchos son los que me piden que vuelva a publicar la carta a mi donante, por ello vuelvo a actualizarla para recordar no sólo a mi donante, sino a todos los donantes en general. A todas aquellas personas que gracias a su altruismo y su generosidad han logrado que muchos enfermos vuelvan a tener otra oportunidad de vivir y de tener una buena calidad de vida.

Querido donante:

Nunca te había escrito una carta, no sé por qué, pero no se me había ocurrido. Ahora pensando en que pronto cumpliré 23 años con el trasplante, he sentido la necesidad de expresar mi agradecimiento escribiendo esta carta y compartiéndola con el resto del mundo.

Como he mencionado anteriormente, hace casi 23 años que vivo con una pequeña parte de ti, y a medida que se va acercando el día de mi "cumpleaños", pienso más a menudo en esa persona, que me donó el órgano que necesitaba para tener una mejor calidad de vida . Me gustaría pensar que otras personas siguen viviendo también con un órgano tuyo.

Todos los aniversarios de mi trasplante, me paro a pensar que también es un aniversario en la que tu familia te echa de menos y que sienten tu pérdida. Precisamente es gracias a ellos, que con todo el dolor del mundo  y en los momentos más angustiosos y terribles, dijeron Sí, a la donación de tus órganos para que vivieran en otras personas.

Por eso, tu familia también está en mi recuerdo, ya que en el momento que recibieron la noticia de tu fallecimiento, las emociones y el dolor los dejaría paralizados y espantados. Tomar la decisión de la donación de tus órganos en ese momento justo, es digno de toda mi admiración.



Ojalá pudieras verme por un agujerito y ver como he cuidado tu precioso riñón, como lo sigo cuidando y mimando para que siga funcionando en mi cuerpo. Quiero demostrarte que tu altruismo y tu generosidad y la de tu familia, ha servido de mucho, y espero que siga siendo así.

Deseo que sepas que con ese gesto salvaste mi vida y la de otros. Gracias a ti volví a nacer, volví a tener proyectos, a viajar, a VIVIR.

No soy una persona muy religiosa, pero tú eres el ángel que me sacó de las ataduras de la hemodiálisis y me dió la libertad y el comienzo de una nueva vida; una vida plena y llena de acontecimientos, que de otra forma, sin tu generosidad, quizás no hubiera vivido.

Por eso te doy las gracias de corazón y siempre, siempre, te tendré en mi recuerdo. GRACIAS



Ana Hidalgo

lunes, 14 de julio de 2014

10 consejos para prevenir la cistitis


 La cistitis es un clásico de cada verano. Es una infección del tracto urinario y afecta sobre todo a mujeres entre 20 y 60 años. Las causas más comunes son: la alteración de la flora vaginal, el frío, la humedad, llevar mucho tiempo ropa húmeda... (leer artículo "La cistitis").


Para prevenir esta infección tan molesta es necesario seguir unos consejos:
  1. Hay que beber abundante agua. Beber entre 1,5 y 2 litros de líquido ayuda a eliminar de forma rápida las bacterias del aparato urinario.
  2. Para el aseo íntimo diario se usarán jabones neutros. La higiene será cuidadosa y no se abusará de los jabones que contengan perfumes. Mejor utilizar productos adecuados para esa zona tan sensible.
  3. Ir al servicio después de mantener relaciones sexuales. El acto sexual incrementa de manera notable la posibilidad de contraer una infección y de que ciertos microorganismos queden alojados en la uretra. Por ese motivo es importante orinar tras las relaciones sexuales.
  4. Procurar orinar con frecuencia. Cuanto más tiempo pasa la orina en la vejiga, mayor es el crecimiento de las bacterias. La manera de eliminar estas bacterias es orinando, por lo que es aconsejable ir al servicio siempre que se tengan ganas, aunque sean pocas, y no aguantarse demasiado. 
  5.  No permanecer mucho tiempo con el bañador húmedo. En la época estival se acude más a las playas y a las piscinas, por eso es la época más propicia para la cistitis. La humedad del traje de baño, o el cambio de temperatura que hay entre el agua y el exterior producen con frecuencia enfriamientos bruscos en el vientre y la zona vaginal.
  6. Evitar las ropas ceñidas y utilizar ropa interior de algodón. La ropa demasiado estrecha o la ropa interior sintética favorecen la transpiración, y por tanto, la proliferación de microbios. 
  7. Ducha mejor que baño. La mejor opción para la higiene diaria es la ducha, antes que el baño, ya que el agua de la ducha al correr, evita la acumulación de bacterias que sí se pueden encontrar en una bañera.
  8. Si se tiene tendencia a contraer cistitis, es conveniente el consumo de arándanos rojos. El arándano tiene propiedades antibacterianas. Se puede consumir directamente la fruta o en forma de zumo. También se pueden tomar en forma de suplementos. Muy importante consultar antes con el médico o el farmacéutico.
  9. Cuidado con el uso de tampones si tienes cistitis frecuentes. Los tampones no son aconsejables si la infección aparece antes de la regla, ya que pueden favorecer la humedad, impedir la correcta eliminación de bacterias y favorecer el crecimiento de éstas. 
  10. Evitar el estreñimiento. El estreñimiento representa un factor de riesgo de la cistitis. Tampoco se deben posponer las defecaciones, ya que la concentración de heces a nivel del recto favorece la proliferación de microbios.


Image Hosted by ImageShack.us


viernes, 11 de julio de 2014

¡Mi primera orina! ¡Qué ilusión!



Por lo general, un enfermo renal en diálisis, poco a poco, va dejando de orinar o lo hace muy escasamente. Cuando es trasplantado, la alegría de volver a orinar de nuevo es algo incomparable y lleno de emoción; es tanto el impacto emocional de ver y sentir la primera diuresis (orina), que muchos pacientes rompen a llorar. Esto que puede sonar raro a personas que no viven esta situación, para los que hemos pasado por ello es algo que conocemos muy bien. 

Una vez entras en diálisis te llegas a olvidar de lo que es ir a "hacer un pis". Algunas personas, mantienen una función renal residual, por lo que puede que orinen durante el día un poco, pero lo más normal es que la función renal, una vez en diálisis, desaparezca.
Por ese motivo, el momento más esperado y deseado por cualquier paciente renal recién trasplantado, es su primera visita al inodoro. Muchos orinan mediante la sonda, pero también se emocionan al orinar por primera vez por ellos mismos.

Puedo decir, por experiencia, que esa primera vez te sientes muy extraño, ¡notas que tienes ganas de hacer "pis"!. Esa sensación, que hace mucho tiempo no sentías, vuelve a ti, poco a poco, y va cobrando fuerza día a día... Cada vez que vas al baño del hospital es una fiesta. 
A cada momento miras los enormes botes de dos litros donde debes meter la orina... una línea, otra línea y otra más... -¡Bien! ¡Llevo medio litro!-. Así, hasta que un día llamas a la enfermera y con una amplia sonrisa le dices: -Necesito otro bote-.

Una acción que la mayoría de personas realiza sin apenas darse cuenta, para nosotros es de vital importancia.
Por eso y para que las personas que están en tratamiento de diálisis puedan disfrutar de una buena calidad de vida, es muy importante la donación, para que puedan ser trasplantados y tener una vida plena.

DONA TUS ÓRGANOS, REGALA VIDA 


Image Hosted by ImageShack.us


miércoles, 9 de julio de 2014

Para beber, lo mejor... el agua



Cuando un enfermo renal entra en la etapa de pre-diálisis o diálisis, la restricción de líquidos se hace obligatoria; en cambio, una vez trasplantado y con buena función renal, el beber se hace imprescindible para mantener nuestro riñón bien hidratado y para ayudar a la eliminación de toxinas. 

El agua es ideal para estas funciones renales. También los caldos e infusiones (manzanilla, tila, poleo-menta) son perfectos y nos ayudan a la limpieza e hidratación de nuestro organismo.
Podemos decir que el agua:
  • No contiene calorías, ni carbohidratos, ni azúcar. 
  • Beber agua es una herramienta fundamental para perder peso, además reduce el apetito, sobre todo si te bebes un par de vasos cuando sientes que tienes hambre. 
  • Te ayuda a mejorar tu aspecto físico. Bebiendo agua tu piel se verá tersa, hidratada, con luminosidad, radiante y contribuye a ralentizar el envejecimiento.
  • Mejora tu forma física. La deshidratación puede reducir tu capacidad para hacer ejercicio. Si bebes agua, antes durante y después del esfuerzo físico notarás una mejoría en tu actividad. 
  • La digestión se ve mejorada y previene el estreñimiento. Si bebes con frecuencia agua, las digestiones serán mejores y la eliminación de deshechos se verá favorecida.
  • El riñón trabaja con menos esfuerzo y cumple mejor sus funciones si recibe suficiente aporte de agua. La orina es más abundante, diluida y de color claro.

Por todas estas razones los trasplantados (y toda la población en general) debemos tener el hábito de beber agua diariamente, para mantenernos saludables y evitar la deshidratación, sobre todo en época estival.

Lo que no debemos beber, o hacerlo puntualmente, son refrescos y zumos azucarados, abusar del café y tomar bebidas con alta graduación en alcohol. Tampoco es necesario hacerlo de forma estricta, pero siempre con moderación, a excepción del alcohol de alta graduación que los enfermos renales debemos evitar a toda costa.

Un café por la mañana y otro al mediodía, o algún refresco de vez en cuando, tampoco te van a hacer ningún mal. El consumo de cerveza o vino tiene que realizarse con mucha moderación, a no ser que se padezca del hígado o el médico lo prohíba por completo. Siempre preguntaremos a los nefrólogos porque cada caso es diferente.

Un consumo excesivo de refrescos y zumos azucarados conducen a una dieta desequilibrada, son adictivos, no son buenos para una buena hidratación, sólo nos aportan calorías vacías, incrementan el riesgo de sufrir obesidad y diabetes... Estos son algunos de los muchos motivos que hay para evitar tomarlos.


Así que ya sabéis, a beber agua ... a hidratarse y a sentir el agradecimiento de nuestro riñón. 


Leed también : El agua para los trasplantados.




Image Hosted by ImageShack.us



copyrigth info

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...