sábado, 9 de diciembre de 2017

Fideos a la cazuela



Hoy os traigo un plato ideal para este tiempo: fideos a la cazuela;  que se pueden hacer de pescado o de carne. Yo los voy a preparar con costilla de cerdo, pero también se pueden hacer con pavo, pollo, atún, mariscos...
Es una receta muy sencilla, pero muy sabrosa.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1/2 Kg. de costillas de cerdo cortadas a trocitos
  • 400 gr. de fideos perla o del nº 4
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla pequeña o cebolleta
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • Una cucharada de tomate frito
  • 150 gr. de alcachofas congeladas
  • Pimienta
  • Agua o caldo casero (de carne o verduras)
  • Especias para estofado (opcional)

Preparación:
La noche antes se trocean las verduras (ajo, cebolla, pimiento rojo y pimiento verde) y se ponen a remojar, cambiando varias veces el agua.
Cuando se vaya a preparar el guiso, un rato antes se sacan las alcachofas del congelador y se ponen en agua.

Elaboración:
Se pone una cacerola al fuego con aceite y cuando esté caliente se añaden las costillas sazonadas con pimienta. Se deja que se doren bien, y cuando están bien doraditas, se retiran hacia un lado de la cazuela y, en el hueco que queda, pondremos las cebolla, los ajos y los pimientos (bien escurridos). Bajamos el fuego y se deja pochar.
Cuando esté todo bien pochado, añadiremos la cucharada de tomate frito, las alcachofas, las especias para estofado (si tenéis) y la pimienta al gusto. Se dan unas cuantas vueltas y se añade el agua o el caldo. Dejamos hervir unos 15 minutos para que las costillas se pongan tiernas. A continuación echaremos los fideos y un poco de colorante.
Dejaremos hervir el tiempo que pone en el paquete de los fideos.

¿Lo sabías? Este plato ha de quedar caldoso. Si os habéis pasado con el caldo, no pasa nada, lo sacáis y lo reserváis. Los fideos se tragan el caldo enseguida, por eso, si os quedan muy secos, hay que ir añadiendo agua o caldo, si es necesario. Quedan igual de buenos y son muy agradecidos. Si os sobran podéis hacer lo mismo, calentarlos con un poco más de agua o caldo. Esta receta es ideal para prediálisis ya que si os echáis poca carne aportará poca proteína.
IMPORTANTE: Recordad que el caldo cuenta como líquido, si tienes restricción debes comer los fideos secos, sin caldo

Cantidad por cada 100g de alimento:
Costilla de cerdo-              Potasio- 260 mg Fósforo- 240 mg  Proteína- 17,10 g 
Fideos (pasta)-                   Potasio- 67 mg    Fósforo- 165 mg  Proteína- 12,5 g
Cebolla-                              Potasio- 130 mg   Fósforo- 36 mg
Ajo-                                     Potasio- 446 mg  Fósforo- 134 mg 
Pimiento rojo-                    Potasio- 160 mg   Fósforo- 22 mg
Pimiento verde-                 Potasio- 120 mg   Fósforo- 19 mg
Alcachofa congelada-        Potasio- 248 mg   Fósforo- 58 mg
Tomate frito-                      Potasio- 280 mg   Fósforo- 39 mg


Ana Hidalgo




domingo, 3 de diciembre de 2017

Pronto llega la Navidad y con ella el estrés Navideño


Se acercan las fechas Navideñas y para muchas personas el estrés se acentúa. Un amplio porcentaje de la población asegura que a medida que se acercan las Navidades se van poniendo más nerviosos.

Es verdad que en estas fechas llegan las luces de colores, las tiendas decoradas, las calles llenas de gente cargadas con paquetes y regalos; aunque, al igual que en años anteriores, con esta crisis más bien son paquetitos.
Llegan los días de comer y beber sin parar, de hacer excesos, y de empachos, gastritis y de las sales de frutas.
Llegan las eternas sobremesas y reuniones con familiares y amigos que solo vemos muy de vez en cuando. Llegan los días de dejar la Visa temblando, y temblando nosotros pensando en el mes siguiente cuando lleguen las facturas.
Llegan los días de las risas y los nervios de los niños esperando lo que les traerá el Papá Noel o los Reyes Magos o ambos a la vez.

Pero también llegan los días, para muchas personas de los agobios, del cansancio, del desear que pasen pronto, de las depresiones y de la tristeza, si en ese momento falta un ser querido. Llegan las eternas discusiones familiares, el tener que repartir bien las Fiestas para no quedar mal con nadie y evitar enfados, y ,¡cómo no! los quebraderos de cabeza para preparar y elaborar los menús Navideños.

Uno de cada cinco españoles sufre del llamado estrés navideño. En esta época el estrés puede alcanzar niveles insospechados.La causas que más estrés provocan en estas fiestas son:

  • La compra de los regalos en el último momento.
  • No saber que regalar, o verse " forzados" a regalar por compromiso.
  • La preocupación que conllevan los gastos extras.
  • Ir de compras, dar mil vueltas y no encontrar lo que se busca.
  • Tomar decisiones de dónde y cómo se van a celebrar las fiestas.
  • El estrés de las preparaciones; tanto de menús, como vestido, peluquería etc.
  • Sentirse forzados a "estar felices" porque es Navidad y es casi una obligación quererse en esta época.

La forma de enfrentarse a estas situaciones es teniendo mucha tranquilidad y anticiparse a todo:

  1. Organízate. Hay que preparar la lista de las compras y de los alimentos que se vayan a preparar con tiempo.
  2. Prepara un presupuesto y no te pases de ahí.  Evita los desastres económicos. Las compras y los regalos deben estar de acorde con lo que puedes pagar.
  3. Hay que comprar los regalos poco a poco y fijarse una fecha tope. No dejarlo todo para el último minuto.
  4. En estas fechas se reúnen las familias que a veces tienen conflictos. Evita hacer comentarios que puedan causar molestias y arruinar la fiestas. Recuerda que la manera de pensar y las costumbres no se cambian porque llegue la Navidad.
  5. Ten expectativas realistas, no pretendas que todo vaya a quedar perfecto y que todo el mundo se vaya a portar a las mil maravillas.
  6. Evita quedar exhausto. Establece prioridades y piensa bien el tiempo que tienes disponible tú y tu familia.
  7. Planifica un tiempo para estar con tu pareja o para estar a solas.

La Navidad puede ser muy relajada si decidimos tomarnos un tiempo para nosotros mismos, pequeñas acciones como salir a caminar, dormir una siesta, hacer respiraciones profundas (un arma ideal contra la tensión y el estrés) y disfrutar de un buen momento con amigos, puede ayudar a manejar el estrés, y estaremos así cuidando de la salud de nuestro corazón.
Intenta dormir 8 horas diarias para funcionar bien durante el día. No podemos pretender rendir si no le hemos dado suficiente descanso a nuestro cuerpo

En fin, paciencia y a disfrutar.


Ana Hidalgo

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Etapas de la enfermedad renal




La enfermedad renal consta de cinco etapas. Es el nefrólogo quien determina en qué etapa se encuentra el enfermo, en función del daño renal y la filtración glomerular que tenga, es decir, la medición de su nivel de funcionamiento renal. Normalmente, los riñones van perdiendo su capacidad para filtrar residuos de la sangre y de eliminar la orina de forma gradual. Cada etapa tiene su tratamiento y un tipo de alimentación.
A continuación, os explico en qué consiste cada etapa:

Enfermedad renal en Etapa 1 y Etapa 2
Normalmente en estas etapas apenas hay síntomas, se suele descubrir en alguna revisión médica o por algún otro motivo que lleve a acudir al médico. Es importante diagnosticar la enfermedad en estas etapas ya que ayudará a controlar y retrasar el deterioro renal.
Generalmente se diagnostica cuando se presenta: hipertensión arterial, niveles superiores de creatinina o urea en sangre, sangre o proteínas en la orina, antecedentes familiares de enfermedad renal poliquística, a consecuencia de la diabetes...
En estos estadios es importante tomarse la tensión arterial de forma regular y mantenerla controlada. Si es diabético es necesario tener muy controlados los niveles de glucosa en sangre.

Enfermedad renal en Etapa 3
En esta etapa, la función renal se reduce notablemente, entre un 30% y 60% de su capacidad máxima. Aquí comienzan a aparecer la anemia y alteraciones óseas. Es probable que el nefrólogo comente la necesidad de comenzar con tratamiento oral. También habrá que seguir, a partir de ahora, una dieta que ayude a mantener los niveles correctos de potasio, fósforo, proteínas... Habrá que estar en contacto regularmente con un equipo de nefrología para controlar de forma adecuada la situación. En este momento es de extrema importancia vigilar el avance de la enfermedad y hacer todo lo posible para retrasar el deterioro de la función renal.

Enfermedad renal en Etapa 4
A medida que la función renal se va deteriorando y se alcanza esta etapa, es el momento de comenzar a prepararse para la diálisis y/o un trasplante renal. En este estadio suele aparecer el picor en la piel, fatiga, dificultad para concentrarse, pérdida de apetito, hinchazón (sobre todo en piernas y alrededor de los ojos), palidez, náuseas,... entre otros síntomas. El nefrólogo hablará de los tipos de diálisis que existen, para que se pueda ir decidiendo por el tipo de tratamiento llegado el momento. Las visitas y las pruebas serán más frecuentes en esta etapa. Se seguirá con la dieta estricta y seguramente que se tendrá que limitar la ingestión de líquidos. Cuando el filtrado sea inferior a 15, posiblemente el médico comentará la necesidad de comenzar con la diálisis.

Enfermedad renal en Etapa 5
En esta etapa avanzada de la enfermedad renal, los riñones han perdido casi toda la capacidad de hacer su trabajo con eficacia. El resultado es una acumulación de productos de desechos, agua y otras sustancias que podrían ser peligrosas si permanecen en la sangre. Cuando la enfermedad ha avanzado hasta este punto, se necesita la diálisis o un trasplante para seguir con vida.




Ana Hidalgo



domingo, 19 de noviembre de 2017

Puerros en vinagreta


Hoy os quiero proponer esta fácil y riquísima receta.
No os creáis que es un plato aburrido, porque en realidad es muy sabroso y se puede tomar tanto en tibio como en frío.

Ingredientes (para 4 personas)

  • Puerros (dependiendo del tamaño serán 2 o 3 por persona)
  • 1 o 2 cebolletas (depende de lo grande que sean)
  • 1 huevo
  • ¼ de pimiento rojo
  •  ½ pimiento verde        
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de vinagre de jerez
  • 1 cucharadita de perejil picado

Preparación:

Primero se preparan las verduras. Se retira la parte más verde de los puerros, se trocean por la mitad y se ponen en remojo con agua. En otro recipiente se añade el pimiento rojo, el  pimiento verde, la cebolleta y el perejil, picados muy finamente, también con agua. Se dejan en remojo varias horas (o toda la noche), cambiando varias veces ese agua.

Elaboración:

En primer lugar, pondremos una olla con agua a calentar y echaremos los puerros. En cuanto comiencen a hervir se tira esa agua y se vuelve a poner otra limpia, dejando cocer durante 18-20 minutos, hasta que estén bien cocidos. Reservar encima de un papel absorbente.
Aparte coceremos el huevo durante 10-12 minutos. Una vez cocido, enfriaremos y pelaremos.
Escurriremos las verduras (pimientos, cebolleta, perejil) y añadiremos la clara de huevo también picadita.
En un bol mezclaremos el aceite, el vinagre y la yema de huevo. Batiremos bien esta mezcla hasta que emulsione.
Después se mezclan las verduras con la vinagreta y se prueba el punto de vinagre (rectificar al gusto)
Servir los puerros cocidos con la vinagreta por encima y ...¡A disfrutar!

¿Lo sabías? Puedes realizar este plato con puerros frescos o en conserva, siempre sabiendo que hay que cambiarles más veces el agua para eliminar la sal que contienen. Estos últimos al ser en conserva contienen menos potasio. Los puerros son ricos en fibras y diuréticos. Este es un plato ligero por lo que las personas en diálisis deberán acompañarlo de un plato de carne o pescado. Es un plato aconsejable en la etapa de prediálisis, al contener pocas proteínas.

Huevo (100g)Potasio- 138 mg  Fósforo-  205 mg  Proteínas-  12,8 gr
Cebolleta-  Potasio- 250 mg   Fósforo-  26 mg
Pimiento verdePotasio- 120 mg  Fósforo-  19 mg
Pimiento rojo-   Potasio-  160 mg  Fósforo-  22 mg
Puerros-   Potasio- 267 mg Fósforo- 48 mg
Puerros en conserva-  Potasio 150 mg   Fósforo-  32 mg



Ana Hidalgo


lunes, 13 de noviembre de 2017

Tortilla de berenjenas


Una sencilla tortilla puede ser una buena solución para una cena. Podemos hacer tortillas con otros rellenos: calabacín, patatas, cebolla, espárragos... Hoy la he hecho de berenjena, una de las verduras más aconsejables para nosotros, los enfermos renales.

Ingredientes para dos personas:

  • Una berenjena
  • 3 huevos
  • Aceite de oliva
  • Ajo en polvo
  • Pimienta

Preparación:
La berenjena se corta a cuadrados, sin pelar, y se pone en un bol con agua para remojar. Se deja varias horas, cambiando el agua varias veces. 
Un rato antes de realizar la tortilla se deja escurrir la berenjena para que suelte todo el agua. 

Elaboración:
En una sartén con aceite se saltea la berenjena, bien escurrida,  añadiendo pimienta y ajo en polvo al gusto. Se deja hacer hasta que esté bien blanda y a continuación se añaden los huevos. Mezclamos bien y cuajamos la tortilla. 
Servir muy caliente. 

¿Lo sabías? La tortilla se puede considerar un plato ligero que nos aporta una cantidad adecuada de calorías y no mucha cantidad de proteínas, fósforo y potasio. Hay que decir que la proteína del huevo es muy buena, lo que la hace un plato adecuado para cualquier etapa de la enfermedad renal. Para las personas trasplantadas es ideal acompañarla de un plato de ensalada.

Huevo-  potasio- 138 mg  fósforo- 205 mg  proteínas- 12,8 gr

Berenjena- potasio-  190 mg  fósforo- 26 mg




Ana Hidalgo



domingo, 12 de noviembre de 2017

Inspiración... ¿Dónde estás?



He leído en algún sitio que la inspiración "es la sensación que nos lleva a escribir", pero hay días que por más que pienso no se me ocurre ningún tema sobre el que hablar. ¿Dónde están las musas de las que tanto hablan los escritores?. Bueno, en mi caso serían "musos".

A veces, siento como si me estuviera estrujando el cerebro para extraer algo de zumo en forma de escritura. Pero aquí me tenéis escribiendo sobre mis dificultades y mi falta de inspiración para escribir.

Es difícil escribir cuando sientes que tienes un bloqueo mental.  Intentas que te llegue la inspiración necesaria para poder redactar un nuevo post, pero nada, te quedas en blanco.
Aunque la mayoría de veces, la inspiración llega de repente, ¡zas! y dejo todo para ponerme a escribir antes de que se me olvide. Siempre procuro llevar una libreta en el bolso para anotar las ideas que me vienen a la cabeza ya que soy bastante olvidadiza.

Yo misma me sorprendo del resultado cuando publico el artículo... me digo: ¡Esto lo he escrito yo! Ni siquiera me doy cuenta de como lo hago... lo escribo y punto. Escribo lo que me sale en esos momentos, como lo que estoy escribiendo ahora.

¿Dónde estará la dichosa inspiración?. Esto de escribir es bastante complicado. Realmente, valoro el trabajo de los escritores cuando escriben un libro. Es sorprendente tanta imaginación, tanta creatividad, y como consiguen llenar hojas y hojas con un tema, logrando mantener al lector interesado en la lectura, y no sólo eso, sino que incluso, a veces, te sientes parte de la historia que están relatando.

Normalmente mis inspiraciones llegan de maneras muy diversas: una idea, algo que me ha ocurrido, alguna frase que he leído, unas palabras que alguna persona me ha comentado, algún artículo, una noticia de la televisión... Es muy importante la inspiración, por  supuesto, pero también lo es saber plasmar la idea y escribirla correctamente.

Por eso, de un tiempo a esta parte, he reducido un poco la frecuencia de los artículos, porque es bastante difícil escribir a menudo; no sólo es el blog, sino la página de facebook, Twitter y algunas colaboraciones. A veces me siento un poco saturada.

En fin, a lo tonto, a lo tonto, he vuelto a escribir un artículo sin tener por el momento "las musas" de mi parte.


Ana Hidalgo


miércoles, 8 de noviembre de 2017

No te quedes colgado viendo la vida pasar




Si tienes una mala época, si tienes una enfermedad crónica, si los problemas y las preocupaciones te agobian... no te dejes vencer, no te quedes parado viendo la vida pasar, como si de esa forma, quedándose quieto y cerrando nuestra mente, los problemas, enfermedades y preocupaciones desaparecieran, pasaran de largo o se solucionaran.

Lo que tienes que hacer es remontar, "coger el toro por los cuernos" y enfrentarte al problema o a la enfermedad que te haya tocado vivir, aprendiendo a conocerla y adaptándola a ti.

¿Por qué quieres aferrarte al dolor? Sé valiente y atrévete a enfrentarte a las situaciones a medida que vayan llegando, pero mientras tanto...
NO te quedes colgado viendo la vida pasar ¡APROVÉCHALA!

Disfruta y saborea los pequeños momentos; ahí, en esos pequeños detalles, es donde se encuentra los momentos de felicidad. Esos momentos que guardarás en tu mente para las épocas que no sean tan benévolas.

No te quedes quieto, no dejes que la tristeza o la pena se adueñen de ti durante mucho tiempo. Es preciso cambiar nuestro "chip" y pensar que la vida pasa, y que depende de nosotros que pase de manera gratificante, a pesar de las circunstancias, y aprovecharla al máximo, día a día, hora a hora, minuto a minuto.

 ¡VIVE!


Ana Hidalgo






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info