¡Bienvenido!

Bienvenido a mi blog: Vivir con insuficiencia renal

Espero que lo que veas aquí sea de tu agrado y pases un buen momento conmigo.

¡Estás en tu casa! Por lo cual puedes leer y comentar lo que quieras.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Adaptación del ejercicio en cada etapa de la enfermedad renal


Los beneficios de realizar alguna actividad física o deporte es conocida por todos. Voy a citar algunas de la ventajas que nos aporta la práctica regular de ejercicio: 
  • Nos ayuda a mantener el peso y a bajarlo. El ejercicio es la clave para mantener un peso saludable.
  • Disminuye la posibilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular, nos ayuda a reducir la tensión arterial y a bajar los niveles altos de colesterol.
  • Los huesos se fortalecen y disminuye el riesgo de sufrir fracturas y evita o detiene el curso de la osteoporosis.
  • Nos ayuda a mantener los músculos fuertes.
  • Tenemos más resistencia, nos cansamos menos y se tiene más energía durante el día.
  • Mejora nuestra coordinación, nuestra flexibilidad y nuestra capacidad física.
  • Nuestro ánimo y nuestra autoestima suben al sentirnos mucho mejor
  • Disminuye el estrés y mejora la calidad del sueño.

Estos son algunos de los beneficios que podemos comprobar al realizar algún tipo de actividad física, pero hay muchos más.

Las personas con una insuficiencia renal crónica, pasamos por diferentes etapas a lo largo de nuestra vida, y no sólo eso, sino que incluso estando en una etapa buena (como en un trasplante), podemos tener momentos de "bajón", por diferentes motivos (anemia, una gripe, una infección, un dolor muscular...). También es importante tener en cuenta la edad de la persona y el deterioro físico que deriva de muchos años de diálisis u otras patologías.
Por eso, es muy importante adaptar nuestro esfuerzo físico y el tipo de actividad que realizamos a cada momento de nuestra vida.

Se ha demostrado que hacer ejercicio físico de manera regular mejora el bienestar y la tolerancia a la diálisis y las personas que lo hacen tienen menos cansancio después de las diálisis. En las personas trasplantadas, nos ayuda a mantener nuestro peso, fortalece nuestro corazón, nuestros huesos y muchos beneficios más.
En general, en todos los enfermos renales, el ejercicio mejora enormemente la calidad de nuestra vida.

Si estás en una fase en la que tienes mucha energía y te encuentras estupendamente, aprovecha para realizar ejercicios aeróbicos y cardiovasculares a diario y una media hora como mínimo. Te sentirás muy bien y tu cuerpo te lo agradecerá. 
Pero, si por el contrario, estás pasando un época en la que te sientes cansado o con algún tipo de dolor, baja el ritmo pero no te quedes inactivo.
Caminar o pasear, subir escaleras despacio, realizar las tareas del hogar con buenas posturas, practicar yoga o tai-chi, son ejercicios que se pueden realizar a un ritmo pausado y con tranquilidad... Aunque notes que no puedes hacer mucho, lo mínimo que hagas será muy beneficioso y, poco a poco, irás de nuevo recuperando las fuerzas.

De todos modos, antes de comenzar a realizar una actividad física, sobre todo en el caso de que nunca hayas practicado ningún deporte o ejercicio, hay que consultar con el médico.


Image Hosted by ImageShack.us


miércoles, 17 de septiembre de 2014

¡Qué cansancio llevo!


Dos noches de tormenta intensa (incluso la anterior noche con pequeños tornados) que me alteran y me ponen muy nerviosa. El ruido de los truenos y la intensidad de la lluvia es algo que no llevo demasiado bien y que me hacen estar con los ojos como platos y dando vueltas en la cama sin parar. A eso le sumamos la situación de mi perrita recién operada y también temblorosa por el ruido de la tormenta, con lo que me he pasado las tres últimas noches levantándome de la cama para vigilar su estado. 
Y para postre vengo arrastrando cansancio del palizón de mis clases de zumba. 
Resultado: hoy camino como una "zombie"; las piernas me pesan y me duelen y los ojos me escuecen por el sueño atrasado. 

A pesar de todo, he seguido con mi ritmo de vida, un poco más ralentizado y hoy voy a ir a mis clases de zumba como siempre, aunque me lo voy a tomar con tranquilidad y disminuiré la intensidad del ejercicio. Una pequeña siesta de media hora me ha ayudado mucho a recuperar algo de energía y me ha hecho sentirme mejor.


El ejercicio, aunque no lo parezca, ayuda a reducir el cansancio, aunque hay que ajustarlo a la situación del momento. A primera vista, el ejercicio puede representar una quema importante de reservas energéticas, pero el hecho es que nos ayuda a mejorar la circulación sanguínea y a oxigenar cada célula de nuestro cuerpo, aumentando el nivel de energía de todos los órganos. 

Otro de los innumerables beneficios de practicar ejercicio es que ayuda a que el cuerpo y la mente consigan una mejor relajación, lo cual garantiza un descanso reparador.

Seguro que esta noche caigo "en redondo" en la cama... si no hay tormentón de nuevo.

Image Hosted by ImageShack.us


domingo, 14 de septiembre de 2014

Mis cosas: Mi rostro y sus cuidados.



Os presento mi nuevo aparatito. Como sabéis me encanta cuidarme la piel, sobre todo la del rostro, y mantener un aspecto cuidado a pesar de que las arrugas ya han hecho su aparición. 


En una persona con una enfermedad crónica, con muchos ingresos hospitalarios, operaciones, pruebas, diálisis ...y tal, y tal, y tal... la piel se resiente mucho más que en una persona sana. Ese es mi caso y siempre he procurado llevar una rutina estricta con la limpieza y cuidado (nutrición, hidratación, protección solar...).


Ahora, acercándome a la cincuentena, mi piel comienza a demandarme cuidados más intensos, si cabe, y más nutrición y productos para reafirmar (la ley de la gravedad no tiene compasión).


Así que decidida me compré este "cacharro", que además de nutrir mi piel tiene efecto tensor (lifting). La verdad es que hay que ser constante (como en todo) para notar sus efectos... y de hecho, yo los estoy notando. 


Con esto quiero decir, que la piel hay que cuidarla, sobre todo si sufre muchos estragos debido a la diálisis, las estrictas dietas de los enfermos renales, las operaciones, las medicaciones, los rechazos y todas las demás visicitudes por las que tenemos que pasar los enfermos con insuficiencia renal. 


Image Hosted by ImageShack.us

jueves, 11 de septiembre de 2014

¡Ya son 4 años con el blog!



Si hace cuatro años me dicen que el blog que comencé, sin saber bien a ciencia cierta qué hacer y cómo hacerlo, iba a llegar a este punto, me río a carcajadas. Tampoco me podía imaginar, por aquella época, el éxito que iba a tener y la cantidad de personas que iban a seguirme con interés, así como las muestras de apoyo y de confianza que iba a recibir.

Para mí es una gran satisfacción saber que detrás de la pantalla del ordenador o del móvil, hay personas que leen mis artículos, mis frases, mis consejos... y que aunque sea por un momento se sienten acompañados y aliviados en sus penas y dolores. 

Cuando me escriben para contarme que les he subido la moral, cuando me cuentan cosas que no cuentan a nadie y con mi respuesta logro ayudarles un poquito, cuando están desorientados y asustados por desconocer la enfermedad y consigo aportarles algo de luz y tranquilidad, o simplemente cuando me escriben para charlar un poco conmigo... me siento muy bien y muy orgullosa de seguir con esta tarea. 

No voy a negar que hay momentos en que siento que ya no sé que más escribir, que no encuentro inspiración, que pienso que ya he escrito todo. Pero, de repente, se me vuelve a ocurrir otro tema que escribir... ¡y allá que voy!.

Por eso, como cada año, quiero volver a daros las gracias por continuar conmigo, por estar junto a mí , por participar activamente, tanto en el blog, como en Facebook, Twitter o Google+, y os animo a colaborar con alguna historia o artículo en mi página. Estaré encantada de compartirlo.

¡¡¡Gracias !!!

Image Hosted by ImageShack.us



viernes, 5 de septiembre de 2014

El camino de la vida



La vida es muy dura, el camino que debemos recorrer es largo, sinuoso, lleno de baches, hoyos, zarzales espinosos... que nos hacen caer, tropezar y nos arañan. 

A veces caminamos a ciegas, otras veces las lágrimas y el dolor nos impiden ver el camino o no es posible ver más allá de nuestra situación. 
Pero hay que seguir adelante, a pesar de las caídas, de los tropiezos y de las heridas, porque es nuestra vida, la que nos ha tocado en suerte y la que debemos aprovechar. 

Por eso, en ese arduo y duro camino, rodearemos los baches, saltaremos los hoyos y evitaremos los zarzales.
Seguiremos luchando para hacer ese camino de la vida más suave, relajado y un poco más fácil... 
viviendo con intensidad los momentos agradables, disfrutando de cualquier detalle que nos haga más liviano nuestro pesado caminar y que nos inunde de agradables experiencias que queden en nuestra memoria para siempre.

Image Hosted by ImageShack.us

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Rocío Starry, trasplantada y cantante: "La música es mi terapia"


Cuando una persona tiene una enfermedad crónica, no puede pensar sólo en que ya es un enfermo y que no puede hacer aquello con lo que soñaba o que todos sus planes se han ido al traste. Puede que se tengan ciertos límites, pero siempre encontraremos algo que nos haga sentir que vale la pena luchar por conseguir nuestros objetivos o nuestro sueño. Eso ha hecho, Rocío, que a pesar de todo lo que ha pasado, nunca ha dejado de luchar por su sueño... ser cantante. Tampoco se dejado vencer por los complejos.Y ella misma nos lo cuenta:

Mi carrera como cantante no ha sido nada fácil al principio de mi enfermedad renal, pero una vez trasplantada, todo empezó a ser distinto... ni siquiera ha sido un impedimento. Al contrario; haciendo lo que hago, mis nuevos órganos están bien adaptados, soy de las personas que piensa que sientiendote bien moralmente, te sientes mejor físicamente. La música es mi terapia, tanto para el riñón y el páncreas, como para mi deficiencia visual. 

En esta fotografía realizada por Elena Martinez, se refleja perfectamente que estoy muy orgullosa de mis cicatrices abdominales y mi fístula en el brazo derecho, no tengo ningún complejo.

Mis próximos proyectos, y quizás los más importantes hasta ahora serán: 

  • El próximo 4 de octubre estaré con mi banda homenajeando a la gran Amy Winehouse en la Sala Clamores de Madrid a las 19.30h.
Compra las entradas en Ticketea

  • El 11 de Octubre participaré en el Festival de Jazz Jazzbegote de Carboneras, Almería
https://www.facebook.com/pages/Starry-Jazz-Trio/272749569430506?ref=hl

  • En Diciembre iré a Sudáfrica por tercer año consecutivo a realizar un mini-tour presentando mis temas en colaboración con mis productores de Johannesburgo:

Sígueme en Facebook:
https://www.facebook.com/STARRYDEEPSOULJAZZ?ref=hl
https://www.facebook.com/pages/Amy-Amy-Amy-Tribute-Band/498398876948671?ref=hl

                          

Miss Starry
Vocalista


Image Hosted by ImageShack.us

¿Qué ocurre cuando dejas un tiempo de realizar ejercicio?



Después de haber pasado un verano estupendo, sin entrenar, sin madrugar, el helado riquísimo, que si las tapitas, que si la cervecita bien fresquita, en la hamaca tomando el sol y como mucho nadando o paseando un poco..., te preguntas: 

<<¿Cómo es posible que en un mes de "parón" del gimnasio, o del entrenamiento, el cuerpo pierda tanto? ¿Cómo será el retorno al gimnasio, o al ejercicio que hacía antes?>>

No pasa nada si en un par de días no realizas tu ejercicio rutinario, pero la cosa cambia cuando se trata de un mes o más tiempo de inactividad.


Si dejas un tiempo, por ejemplo un mes, de hacer ejercicio, nuestro organismo lo acusa considerablemente.  La capacidad aeróbica se reduce notablemente, las pulsaciones aumentan, la masa muscular tiende a bajar y aumentan las grasas... es decir te pones más "fofo. Se puede notar en esa barriga cervercera que comienza a aparecer o que ha aumentado y en los brazos que están más débiles o en las piernas que se resienten cuando subes escaleras, cuando hace poco las subías sin apenas esfuerzo. Ahora notas que te falta el aire y piensas... <<Tengo que espabilar y ponerme las pilas... debo ponerme de nuevo en forma>>


Sí, volver a hacer ejercicio después de las vacaciones es bastante duro, pero no debes de pensarlo demasiado y hay que ponerse de nuevo a ello.


Por otra parte, la inactividad afecta más a las personas mayores, es decir, que si dos personas dejan de realizar una actividad física durante un tiempo, la que sufrirá mayor pérdida de masa muscular será la de mayor edad. 

Ocurre más o menos lo mismo con las personas con alguna enfermedad crónica. A los enfermos crónicos nos cuesta mucho volver a retomar la rutina de ejercicio, porque además tenemos problemas añadidos derivados de la enfermedad (anemia, medicación, diálisis, menor capacidad pulmonar...). 

Ahora es cuestión de volver a la rutina, sin prisa, de forma progresiva. No te empeñes en volver a realizar el ejercicio que hacías antes, con el mismo tiempo, o el mismo peso o la misma intensidad. Tienes que ser consciente de que has estado durante un tiempo inactivo, ocioso y te has "pasado" con la comida y la bebida. Los músculos se encuentran muy relajados y necesitas volver a prepararlos e ir estimulándolos poco a poco.



Unos consejitos:
  • En primer lugar no debes sentirte culpable por ello y sí que debes tomar conciencia de que hay que entrenar como si empezaras de cero. Tu cuerpo se ha acostumbrado a estar ocioso (hay que ver lo rápido que se acostumbra).
  • Si acudes a un gimnasio, seguro que te indicarán que lleves un ritmo más tranquilo y te irán controlando. Si vas por libre, comienza de forma suave y progresiva.
  •  No debes olvidarte, nunca, de comenzar con ejercicios de calentamiento y de estiramiento para ir preparando el cuerpo para el entrenamiento, así como los estiramientos después de terminar la sesión.
  • Hay que evitar que aparezcan demasiadas agujetas (aunque algunas si que aparecerán), las lesiones y el cansancio, porque de este modo te costará mucho más volver a tu próxima sesión de gimnasia o ejercicio.
  • La alimentación es muy importante. En vacaciones, el desorden y el caos en las comidas es algo habitual; ahora hay que intentar desintoxicar el cuerpo y comer sano y equilibrado.
  • Escucha a tu cuerpo y acepta tus limitaciones. No quieras abarcar más de la cuenta.
  • Si no tienes restricción de líquidos, bebe abundante agua durante el día. Esto es algo que ya se sabe, pero que va bien recordarlo.

Image Hosted by ImageShack.us


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info