jueves, 22 de junio de 2017

Filetes de pechuga de pollo al limón


Hoy os traigo una idea para variar los típicos filetes de pollo a la plancha con mucho sabor. Es una receta muy sencilla y rápida de hacer.

Ingredientes:

  • Filetes de pechuga de pollo
  • Media cucharada de orégano
  • Media cucharada de romero 
  • Zumo de un limón
  • Aceite de oliva y pimienta.
  • Una cucharadita de azúcar 

Preparación:
En un recipiente o en un bol ponemos el zumo del limón, un chorrito de aceite de oliva, el romero y el orégano. Lo mezclamos todo bien y se lo añadimos a los filetes de pollo. Lo dejamos en esta maceración como mínimo media hora (si es más tiempo mucho mejor).


Elaboración:
Una vez que ha pasado el tiempo de maceración, sacamos los filetes del líquido y añadimos pimienta al gusto.
En una sartén, con un poquito de aceite (muy poquito), se van friendo con cuidado de que no salpique (yo lo hago con la sartén tapada para evitar accidentes). Una vez dorados los filetes se reservan aparte.
En el mismo aceite de freírlos, añadiremos el líquido que nos quedó del macerado con una cucharadita de azúcar y lo movemos bien  para que se despeguen todos los jugos de la carne.
Lo dejamos al fuego durante un par de minutos o hasta que la salsa empiece a espesar.
A la hora de servir colocamos los filetes en los platos y añadimos un poco de salsa por encima.


¿Lo sabías? En vez de romero y orégano, puedes añadir la mezcla de hierbas Provenzales si las tienes.
 Es un plato ideal para trasplantados y para los que están en diálisis. Si estás en prediálisis y tienes que reducir las proteínas, come una pequeña porción y controla durante el resto del día la ingesta de proteínas.

Pollo-    Potasio- 359 mg   Fósforo- 200 mg    Proteínas-   20,6 g 
Limón-  Potasio- 148 mg   Fósforo-   16 mg


Ana Hidalgo


domingo, 18 de junio de 2017

"Sala de espera" Donar vida no cuesta nada...¡Dona!





Os invito a leer la revista "Sala de espera"  en la que su autor, Israel Gil López, @Israel_GL, periodista y redactor de TV, habla sobre las donaciones y los trasplantes.
En ella me realiza una estupenda entrevista, junto a la de el Dr. José María Ferrer.

"Decisiones como la de ser donante de órganos, tejido y médula resulta fundamental para salvar vidas. No olvidemos que podemos necesitar que nos trasplanten un órgano un día para seguir viviendo".


¡DONA Y REGALA VIDA!


Entra en la revista  "SALA DE ESPERA"  y lee


Israel Gil López (autor de la revista)





Ana Hidalgo






lunes, 12 de junio de 2017

Tabulé (para enfermos renales)



El tabulé es una ensalada fría, muy refrescante, oriunda de Siria y Libano. Se prepara con sémola de trigo (cous-cous). Una receta ideal para tomar en época de calor. El ingrediente principal, como he dicho es el cous-cous. El resto de ingredientes varía en función de los gustos.

Ingredientes para 4 personas:

  • 250 gr de cous-cous
  • La misma cantidad de agua que de cous-cous
  • 1 pepino
  • 1 o 2 tomates 
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde pequeño
  • Un trocito de cebolleta o cebolla
  • El zumo de 1 o 2 limones
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Perejil y hierbabuena o menta fresca
  • Aceitunas negras

Preparación:
La noche antes, o varias horas con antelación se cortan en cuadraditos las verduras y se ponen a remojar, cambiando el agua un par de veces en ese tiempo. De ese modo quitaremos bastante potasio a las verduras. Igualmente se puede poner a remojar el perejil y la menta.
Las aceitunas negras también se pueden poner en remojo e ir cambiando el agua varias veces, para eliminar un poco la sal.

Elaboración:
Se pone el cous-cous en un recipiente y se añade la misma cantidad de agua fría. Se deja que esponje, se hidrate y se absorba durante unos cinco minutos. Pasado este tiempo, iremos removiendo con un tenedor para que el cous-cous quede sueltecito.
A continuación se añaden las verduras (bien escurridas del agua), el zumo de limón, el aceite de oliva, el perejil y la menta. Se remueve todo para que quede bien mezclado y se ponen las olivas negras para dar más colorido a esta estupenda ensalada.
Se mete en la nevera hasta la hora de servirlo bien fresquito.
¡Y a disfrutar!



¿Lo sabías? El tabulé es importante prepararlo con tiempo para que pueda estar en la nevera al menos un par de horas y los ingredientes se "fusionen" bien entre sí.
Como he dicho anteriormente los ingredientes se pueden usar al gusto o necesidad de cada uno. Si no se quiere echar tomate no se pone, lo mismo con la cebolleta, con las aceitunas  y con otros ingredientes.
El perejil tiene mucho potasio, en 100 gr, 811 mg, pero como siempre se usa en pequeñas cantidades no resulta un aporte demasiado notorio. Por ejemplo: unas hojas (unos 2g) equivalen a 16,22 mg. Lo mismo sucede con la menta y la hierbabuena.
La cantidad de zumo que se añade es muy relativa ya que eso va a gustos. Es mejor empezar con poco e ir añadiendo más. Tiene que tener un gusto a limón refrescante que nos agrade.
Es importante intentar que no predomine ningún sabor, hay que crear una sensación de mezcla de aromas.
Este plato, a excepción del tomate, contiene verduras que no son demasiadas altas en potasio. También es pobre en proteínas, por lo que es ideal para personas en prediálisis. Para los que están en diálisis, lo pueden acompañar con un filete de pollo a la plancha.

Pepino-               Potasio: 140 mg      Fósforo: 23 mg
Pimiento verde-  Potasio: 120 mg     Fósforo:  19 mg
Pimiento rojo-   Potasio: 160 mg      Fósforo:  22 mg
Tomate-              Potasio: 242 mg      Fósforo:  24 mg
Limón-               Potasio: 148 mg       Fósforo:   16 mg



Ana Hidalgo






jueves, 8 de junio de 2017

Entrevista a Sonsoles Hernández (Traïnsplant). Ejercicio para enfermos renales



Hoy quiero presentaros a Sonsoles Hernández, fundadora (Directora General) en Traïnsplant. Es una entrevista que sacará de dudas a muchos enfermos renales sobre si se puede o no realizar ejercicio y cómo hacerlo. Y ahora os dejo con la entrevista:

1. Háblame un poco de ti y de tu trabajo relacionado con el deporte y los enfermos renales. 
Soy una abulense de 34 años apasionada del ejercicio físico y la salud. Desde que nací estoy en contacto con la enfermedad renal, ya que mi padre estuvo más de 20 años en diálisis y le acompañaba desde pequeña a sus sesiones.
Cuando finalicé la Licenciatura en Ciencias del Deporte me propuse seguir estudiando y aquí estoy. Tras finalizar, pasé casi la totalidad de mi tiempo dedicada a estudiar los beneficios del ejercicios en personas con ERC y trasplante. Me doctoré en Biomedicina. Como no podía ser de otra forma, mi investigación versa sobre los efectos del ejercicio físico en personas con enfermedad renal en diálisis y trasplantados. Me interesa muchísimo el entrenamiento de fuerza y las pruebas de larga distancia tras un trasplante renal. Actualmente asesoro a deportistas y profesionales de varios países y trabajo como profesora en la Universidad. ¡Me encanta mi trabajo!

2. ¿Qué es Traïnsplant? ¿Qué objetivo tiene?
Tras años de investigación y de preparación física a deportistas trasplantados y en diálisis creé Traïnsplant.
TRAÏNSPLANT nace de la necesidad de conseguir un espacio donde pacientes y profesionales de la salud puedan acudir para un buen asesoramiento sobre el deporte. La plataforma se compone de diferentes apartados:

  • Información y formación para pacientes y profesionales del sector del deporte y la salud
  • Proyectos de investigación en personas con enfermedad renal crónica y trasplante relacionados con el ejercicio físico y el deporte de alto rendimiento
  • El Club deportivo TRAÏNSPLANT y organización de eventos deportivos, como la Transplant Bike o los Campeonatos Nacionales de Deporte y Salud.

El término es la unión de dos palabras inglesas “train= entrenamiento” y “transplant=trasplante”. La “Ï” con diéresis hace alusión a los DONANTES y a las SEGUNDAS OPORTUNIDADES. A la VIDA. #givemelife.
Se trata de una plataforma que engloba toda la información referente al ejercicio físico para personas con enfermedad crónica o trasplante de órganos y médula.

Foto de Sonsoles: Enfermos renales realizando ejercicios en hemodiálisis

3. Hablando de personas que están en hemodiálisis ¿Es conveniente que realicen deporte?
 Las personas con enfermedad renal crónica pueden mejorar su salud general mediante la actividad física y son muchos los beneficios que los pacientes obtienen por el mero hecho de ser más activos. Por ejemplo…
Los ejercicios de resistencia aeróbica, de baja intensidad y de larga duración, tienden a disminuir los marcadores de índices inflamatorios y aumentan el anabolismo en pacientes en prediálisis, hemodiálisis y diálisis peritoneal. Este tipo de ejercicio también incrementa el consumo de oxígeno mejorando la capacidad cardiorrespiratoria del paciente lo que le permite desarrollar actividades de la vida cotidiana con menor fatiga.
Se ha demostrado que, a menudo, pacientes en hemodiálisis padecen depresión y ansiedad. El ejercicio físico ayuda a mejorar la capacidad funcional facilitando un estado de independencia física y, por tanto, el estado de bienestar evitando situaciones psicológicas adversas.
El cansancio de piernas es un síntoma habitual de la enfermedad renal. Con el entrenamiento de fuerza muscular esa debilidad y fatiga se puede mitigar considerablemente, lo que se traduce en una mejora de la capacidad de caminar, subir escaleras o mantenerse de pie sin cansancio durante más tiempo.
Todos los beneficios de la actividad física expuestos anteriormente engloban una meta final: mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedad renal crónica, tengan tratamiento en diálisis o hayan sido trasplantados. 
Los pacientes con ERC, sobre todo los pacientes de diálisis, sufren una acusada pérdida muscular y una fatiga excesiva. Se sabe que la inactividad, la atrofia muscular y la función física reducida se asocian con una mayor mortalidad en ERC. Las causas conocidas incluyen miopatía urémica,  neuropatía, inactividad, y anemia. El ejercicio en pacientes que reciben tratamiento de diálisis fue introducido por primera vez hace tres décadas, pero es un tratamiento que se ofrece en pocas unidades renales en todo el mundo, a pesar de la evidencia científica que apoya su aplicación

4. ¿Qué beneficios tiene el ejercicio para las personas que están en hemodiálisis? ¿Y en general, para los enfermos renales?
La actividad física ha demostrado estar asociada con la mejora del nivel de salud de la población general y de pacientes con insuficiencia renal. Los Centros de Control de Enfermedades y el Colegio Americano de Medicina Deportiva (ACSM) recomiendan que todos los adultos realicen ejercicio al menos 30 minutos todos los días. Son muchas las razones para fomentar la actividad física en la población general. Entre ellas, podemos destacar la mejora de la salud general, la reducción del número de hospitalizaciones y la mejora de la calidad de vida relacionada con la salud. Puesto que se ha demostrado que la actividad física disminuye los factores de riesgo cardiovascular en la población general cabe preguntarse si el beneficio de la actividad física también puede transferirse a pacientes con enfermedad renal crónica (ERC), que son una población de alto riesgo cardiovascular. La respuesta es sí.
Es necesario trabajar para aumentar la conciencia de los beneficios potenciales de un mayor nivel de actividad física para los pacientes con ERC. Una de las causas más características del crecimiento de población con enfermedad renal se deriva del sedentarismo, lo que se traduce en un aumento de la morbilidad y la mortalidad. Los pacientes con ERC que reciben hemodiálisis (HD) y diálisis peritoneal (DP) tienen una disminución considerable de la tolerancia al ejercicio, de la capacidad funcional y de la resistencia y la fuerza, así como una menor masa muscular que los sujetos sanos o que pacientes con insuficiencia renal crónica severa que todavía no necesitan tratamiento renal sustitutivo.
Para mejorar la calidad de vida de pacientes sometidos a diálisis o trasplante deberían ser incluidos en su rehabilitación programas de ejercicio planificados y supervisados por profesionales.

jueves, 25 de mayo de 2017

Medicamentos genéricos ¿nos confunden?



Muchos de nosotros tomamos medicamentos que son genéricos, es decir fármacos que salen al mercado una vez caducada la patente del fármaco de marca. Los medicamentos genéricos contienen exactamente la misma cantidad de principio activo y producen exactamente el mismo efecto que los de marca. En resumen, son idénticos en calidad, eficacia y seguridad.

Estamos acostumbrados a identificar los medicamentos por la marca comercial que tomábamos o que son muy conocidos (Ejemplo: es frecuente que se hable de Nolotil en lugar de Metamizol, o de Gelocatil en vez de Paracetamol, o de Aspirina, en vez de ácido acetilsalicílico). Esto puede suponer un riesgo de duplicidad en la administración. Si quieres evitarlo, aprende el nombre de tus medicamentos no sólo por el nombre comercial, sino también por el principio activo correspondiente.

A veces, cuando voy a comprar a la farmacia mis medicamentos, veo que hay personas que se quejan de los cambios en la marca que les dan, con el trastorno que ello supone, sobre todo a las personas mayores o polimedicadas. Incluso en muchas ocasiones rechazan los medicamentos genéricos.

Para las personas polimedicadas puede suponer un quebradero de cabeza cuando un mismo medicamento tiene diferencias en la presentación; la apariencia es muy importante. Los genéricos también tienen diferentes "marcas", y cuando vas a la farmacia te pueden dar cualquiera, lo que puede crear confusión, sobre todo a las personas mayores. Yo misma he llegado a tener tres cajas diferentes de atorvastatina.

También es bastante frecuente que una misma pastilla, por ejemplo la atorvastatina, tenga diferentes formas y/o color, ya que los laboratorios que los fabrican no tienen la obligación de mantenerlas iguales. Esta complicación se añade a las diferentes cajas (más grandes, más pequeñas, con diferentes colores...). Las personas mayores o polimedicadas, una gran mayoría, están acostumbradas a nombrar las pastillas por su apariencia (es frecuente que hablen de sus pastillas como la pastilla grande y blanca, o la cápsula azul... por poner un ejemplo).
Como esto no se puede evitar, debemos tener algunos trucos que nos ayude en la identificación y evitar equivocarnos:
  • Es conveniente aprender, como he dicho más arriba, a identificar los medicamentos por su composición, además de la marca comercial. 
  • También es bastante útil tener siempre el mismo lugar para cada medicamento, de ese modo aunque tengan diferentes cajas y diferentes formas y colores, sabremos que ahí se pone, por seguir utilizando el mismo ejemplo, la atorvastatina, y al lado el atenolol... y así sucesivamente con los demás medicamentos.
  • A ser posible, pediremos en la farmacia que nos den siempre la misma marca; si es necesario llevaremos el cartón de la anterior medicación.
  • En caso de personas mayores o con las facultades cognitivas reducidas, siempre tendrán a otra persona que supervise la toma correcta de sus medicamentos.


Ana Hidalgo





domingo, 21 de mayo de 2017

Solomillo a la pimienta con patatas a la mantequilla



Ingredientes para el solomillo:

  • Solomillo de cerdo
  • Pimienta molida y en grano
  • Aceite de oliva 
  • 1 brick pequeño de nata para cocinar
  • Un vasito de brandy o whisky

Elaboración:
Lo primero que se hará es limpiar la carne de la grasa con un cuchillo y cortarla en medallones o en la forma que se quiera.
En una sartén, se echa una cucharada de aceite y se pone la carne a fuego medio o fuerte. Cuando la carne esté dorada se retira a un plato y se espolvorea de pimienta.
Para la salsa usaremos la misma sartén donde hemos preparado la carne. Lo primero que haremos es echar toda la nata dejando reducir un par de minutos minutos, removiendo los jugos que había dejado la carne. A continuación se añade un vasito de brandy o whisky y se añaden los granos de pimienta y un poco más de pimienta molida (si es al momento mejor) al gusto. Se deja evaporar el alcohol unos minutos, se vuelve a introducir la carne en la salsa y se deja un par de minutos más.



Ingredientes para las patatas:

  • Un bote de patatas cocidas
  • Una cucharada de aceite de oliva
  • 3 o 4 dientes de ajo
  • Limón
  • Mantequilla, unos 40g más o menos
  • Pimienta negra
  • Romero fresco o en especias.

Preparación: 
Las patatas al ser en conserva contienen menos potasio pero más sal. Lo que se puede hacer es, unas horas antes aclarar bien el agua de esas patatas y volver a ponerlas en remojo (puede ser en el mismo tarro). Esto se hace dos o tres veces más. De esta forma se consigue reducir además de la sal que contienen, todavía más el potasio.
Los dientes de ajo sin pelar y la ramita de romero fresco, también se pueden poner a remojo durante unas horas.

Elaboración:
En una sartén se echa una cucharada de aceite y las patatas bien escurridas. A continuación se agrega la mantequilla, los ajos sin pelar pero partidos por la mitad y el romero.
Lava y seca con papel de cocina un limón. Ralla un poco de la piel y añádela por encima de las patatas.
Seguidamente añade pimienta negra al gusto.
Saltea las patatas a fuego fuerte hasta que la mantequilla esté derretida y todos los ingredientes estén integrados.
¡Riquísimas!

¿Lo sabías? Este es un plato que contiene bastante proteína animal, por lo que los que tienen que reducir su consumo deberán comer raciones pequeñas (una ración de 70-80 g). Como he dicho anteriormente las verduras y legumbres en conserva tienen menos potasio que las frescas, pero también contienen más sal. Hay que aclararlas bien e incluso dejarlas en remojo un tiempo cambiando el agua para quitar gran parte de la sal y reducir más el potasio.  Este plato es ideal para trasplantados con buena función renal. Para los demás enfermos renales, de forma ocasional. También se puede hacer con pollo o pavo

Solomillo de cerdo. 
Proteínas-22,30 g Potasio-370 mg Fósforo-196 mg
Patata         
Proteínas-2,10 g Potasio-410 mg Fósforo-53 mg

(nota: la patata está contabilizada como cruda, porque no he encontrado
la composición de la patata en conserva)


Ana Hidalgo

domingo, 7 de mayo de 2017

"No pienses demasiado en el mañana; el mañana llegará mañana"


Sentir y vivir... disfrutar de la vida, encarar los problemas y afrontarlos a medida que van llegando.
Para mí el día a día es lo más importante; no pienso demasiado en lo que pueda pasar mañana.

Es muy importante para cualquier persona vivir en el presente, disfrutar del momento, del aquí y ahora, sobre todo, junto a las personas queridas y a los amigos. No hay que pensar demasiado en el mañana, sólo lo suficiente para estar preparado cuando éste llegue. Aceptar, asumir y actuar en consecuencia.

La insuficiencia renal crónica es una enfermedad para toda la vida, y por la que se pasa por muchas etapas...continuamente. Debemos adaptarnos a cada una de ellas y aceptar la siguiente a medida que llega... no antes. De otro modo, se te va pasando la vida sin sentir y sin vivir. Ante todo, hay que afrontar las cosas con calma, porque de esta manera nos ayudará a tener mejor condición psicológica y a tener un buen estado de ánimo, influyendo también en la calidad de vida. Porque una persona que no se pasa la vida pensando en el futuro de manera negativa (me falla el riñón, voy a entrar en diálisis, me tienen que hacer una biopsia, tienen que operarme...) y tiene un buen estado de ánimo, tendrá siempre más disponibilidad de tener una mejor calidad de vida, sea la etapa que sea, ya que se preocupará más de cuidarse, de ser feliz, de aprender y de vivir, obteniendo resultados muy positivos para su salud.

Hay que enfrentarse a las circunstancias como vengan y a medida en que lo hagan. Esto no quiere decir que no debamos pensar en nuestro pasado o en nuestro futuro.  El pasado es algo que nos enseña, que nos guía y nos conduce; nos ayuda a progresar y a aprender. El futuro nos sirve para planear objetivos, para conseguir nuestras metas y nuestros sueños y sobre todo para motivarnos.

Sé, sin ninguna duda, que vivir el momento presente no siempre resulta fácil. A veces, tantas preocupaciones, dudas y pensamientos se encuentran atrapados con arrepentimientos y tristezas del pasado o la ansiedad de lo que nos depara el futuro, lo cual puede hacer que sea difícil disfrutar del presente. Si te cuesta vivir en el momento, hay algunas cosas que puedes hacer que te pueden servir. Por ejemplo:

  • Durante el día, busca unos minutos para realizar unas respiraciones profundas. 
  • Intenta prestar atención a aquello que estás haciendo en esos momentos. Concéntrate en lo que estás haciendo, viendo, oliendo, escuchando.
  • Si notas que tu mente comienza a pensar en el futuro o en aquello que puede o no pasar, vuelve a prestar atención a tu presente de nuevo. Tampoco te obsesiones con ello y te molestes contigo mismo cuanto tu mente se disperse. 
  • Sonríe y ríete con frecuencia. Rodéate de personas que te alegren el presente y que te animen a disfrutar de la vida. 
  • Haz deporte. El realizar actividades físicas nos ayuda a centrarnos en lo que estamos haciendo en el momento. El ejercicio nos exige esfuerzo y concentración y funciona estupendamente para "desconectar" de las preocupaciones durante el tiempo que lo realizas.
Así que ya sabes... disfruta... NO PIENSES EN MAÑANA,  VIVE HOY... AHORA



Ana Hidalgo





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

copyrigth info